CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

miércoles, 31 de mayo de 2017

Influencia de la luz LED en la calidad del cielo.

La contaminación lumínica, producida por el exceso de iluminación nocturna o una iluminación incorrecta, supone un derroche energético que pone en peligro la salud humana y la de los ecosistemas. Un estudio reciente muestra la importancia del color de la iluminación, un factor al que los sensores más utilizados son ciegos.
 
La preocupación por la contaminación lumínica surgió en el ámbito astronómico, por la pérdida de calidad del cielo que perjudica las observaciones y que ha provocado incluso el cierre de observatorios históricos, como el de Monte Wilson en Los Ángeles. Sin embargo, en la última década han proliferado estudios que relacionan el exceso de iluminación nocturna con problemas en nuestra salud y con perjuicios en los ecosistemas que, sumados al derroche energético, muestran la importancia de regular la contaminación lumínica.
Ahora, un estudio liderado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) muestra que los sensores más comunes para monitorizar la contaminación lumínica en todo el mundo -Sky Quality Meter (SQM) y los satélites VIIRS y DMSP- tienen un limitación fundamental para trazar la evolución de la contaminación lumínica: son sensores “daltónicos” y no ven en color.
"Aunque las imágenes de iluminación nocturna que estamos acostumbrados a ver muestran color, se trata de una interpretación artística de imágenes en blanco y negro -apunta Alejandro Sánchez, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía que encabeza el estudio-. Así, el recientemente publicado Atlas Mundial de la Contaminación lumínica solo representa la punta del iceberg, como los autores ya reconocían en el artículo, ya que fue calibrado principalmente con este tipo de dispositivos".
En el estudio se muestra cómo el sensor más popular para trazar la evolución de la contaminación lumínica desde tierra, el SQM, podría estar dando valores iguales para una ciudad iluminada con sodio y otra con LEDs blancos de 3000 kelvin cuando, en realidad, puede haber un 100% más de contaminación lumínica en el segundo caso (los kelvin son la medida empleada para medir la temperatura de color de los LEDs).
“Esto es muy importante porque nos hallamos en un momento crucial: en ciudades de todo el mundo se están sustituyendo las lámparas de sodio tradicionales por dispositivos LED, y vemos que en este caso es fundamental controlar el color ya que podemos tener la falsa sensación de estar reduciendo la contaminación lumínica cuando en realidad la estamos duplicando", señala Alejandro Sánchez (IAA-CSIC).
El estudio indica cómo el cambio a LEDs blancos puede llegar a contaminar lo mismo que las tradicionales lámparas de sodio, pero para ello es necesario bajar la potencia al menos a un 42% y no emitir luz directa por encima de la horizontal.
Gracias a las conclusiones de este estudio, ratificadas por un informe del Departamento de Energía de Estados Unidos publicado la pasada semana, los Ayuntamiento de Montreal y Quebec han decidido modificar su plan de alumbrado público, reduciendo a un tercio la intensidad de los nuevos LEDs, con el compromiso de no usar iluminación que supere los 2700 kelvin.
"La contaminación lumínica es un problema serio, que debe abordarse desde las agendas políticas. No solo por sus consecuencias sobre nuestra salud o los ecosistemas, sino porque solo en España supone un derroche de entre 655 y 1255 millones de euros anuales", señala Sánchez (IAA-CSIC).
Imagen de la iluminación nocturna en la Península Ibérica tomada desde la Estación Espacial Internacional. Fuente: NASA.

SOLUCIONES AL PROBLEMA
Existen actualmente sistemas para controlar de manera eficiente la evolución de la contaminación lumínica mediante nuevos sensores: la Universidad Complutense de Madrid ha diseñado un sensor sensible al color y Unihedron, el fabricante del SQM, trabaja en la solución del problema. También pueden resultar muy eficaces las imágenes tomadas por los astronautas con cámara reflex desde la Estación Espacial Internacional, un recurso empleado en el proyecto Cities at night (www.citiesatnight.org).
Además, el uso de nuevos modelos de propagación de la contaminación lumínica que tengan en cuenta estos factores es fundamental para su control. Otra solución reside en el uso de LEDs de tipo ámbar o temperatura de color inferior a 2200 k, que no presentan el problema que presenta el cambio de iluminación a LED blancos.
LA CALIDAD DEL CIELO DESDE EL INSTITUTO DE ASTROFÍSICA DE ANDALUCÍA (IAA-CSIC)
El IAA-CSIC creó en 2016 la Oficina de Calidad del Cielo para asesorar a instituciones y proteger los observatorios de Andalucía. En el primer año de existencia ha resuelto ya más de cincuenta consultas y lleva a cabo un trabajo de control vía satélite de las fuentes de contaminación que afectan a los observatorios.
Entre los trabajos que realiza la oficina se encuentra un estudio de la relación entre la luz detectada desde satélite y cáncer de mama y próstata, un nuevo modelo programa de modelización 3D de la contaminación lumínica, la teledetección usando globos estratoféricos, y un concurso de fotografías de CL en espacios protegidos. La Oficina también asesora a municipios que quieran promover el astroturismo en su región y obtener certificaciones de calidad del cielo.
"Desde la oficina hemos asesorado también a la plataforma MadridDecide, que estudia la realización del primer estudio de impacto ambiental de la contaminación lumínica de España a gran escala. Esta propuesta ya ha sido evaluada de manera positiva por los técnicos del ayuntamiento y necesita del apoyo de los ciudadanos para ser seleccionada. La investigación a la que se refiere este artículo ha sido fundamental, ya que analiza el posible incremento de la contaminación lumínica de grandes ciudades que han sustituido parte o todo su alumbrado por LEDs recientemente, como Madrid o Milán", apunta Alejandro Sánchez (IAA-CSIC).
Gran parte de estos trabajos se realizan dentro del proyecto Europeo Stars4all.
Referencias:
A. Sánchez et al. "Sky Quality Meter measurements in a colour-changing world". Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, 467, 2966–2979 (2017) DOI: 10.1093/mnras/stx145
Más información:
Proyecto Cities at Night: http://citiesatnight.org/
Web de la Oficina de calidad del cielo del IAA: http://www.iaa.es/page/starlight
Proyecto Stars4all: http://www.stars4all.eu/
Proyecto ORISON: http://www.orison.eu
Enlace a la propuesta de MadridDecide: www.salvemoslanoche.org
Contacto:
Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)
Unidad de Divulgación y Comunicación
Silbia López de Lacalle - sll[arroba]iaa.es - 958230532
http://www.iaa.es
http://divulgacion.iaa.es

domingo, 28 de mayo de 2017

Estimacion fecha caducidad medicamentos segun Arrehenius.

La ecuación de Arrhenius es una expresión matemática que se utiliza para comprobar la dependencia de la constante de velocidad (o cinética) de una reacción química con respecto a la temperatura a la que se lleva a cabo esa reacción, sin embargo, también la ecuación de Arrhenius se utiliza para calcular la degradación y validez de los medicamentos y sustancias farmacológicas activas en función de la temperatura.

Imagen: Transportemedicamentos.es.
El grado en que las propiedades de los medicamentos se ven modificadas, desde que finaliza su fabricación y envasado, es variable y efectivamente depende tanto de la temperatura alcanzada como del tiempo de permanencia de las especialidades farmacéuticas a dicha temperatura.
En los estudios acelerados habitualmente se trabaja a una temperatura al menos 15 grados por encima de la temperatura del estudio a largo plazo, y a una humedad relativa mayor.
Asumiendo una energía de activación de 83 kJ/mol, una pérdida de potencia del x % a los seis meses de almacenamiento a 40° C se correspondería con 30 meses (6 × 5) de almacenamiento a 25° C.
La ecuaciones de Arrhenius para dos temperaturas serían:
K40 = e-Ea/r x 1/313
K25 = e- Ea/r x 1/298
En donde:
R = 8,3 • 10-3 KJ °K/mol y Ea = 83 KJ/mol
En realidad, por supuesto, no en todos los medicamentos la energía de activación es de 83 kJ/mol. Este es un valor promedio, y lo correcto sería utilizar en este cálculo el valor de energía de activación obtenido experimentalmente para cada producto.
Entre las diferentes formas farmacéuticas, la energía de activación puede variar entre 5 y 240 kJ/mol, de manera que el factor de predicción de estabilidad a 25° C oscilaría entre 1,1 y 100.
En el caso de las disoluciones, con valores de energía de activación entre 40 y 125 KJ/mol, la oscilación del factor de predicción a 25° C sería más estrecha: de 2,2 a 11.
Es de destacar, no obstante, que también la humedad afecta a la estabilidad de los medicamentos.
En otras palabras, el objetivo es predecir de la caducidad; es decir, el tiempo en el que el producto permanece estable, en el tiempo, en determinadas condiciones de Temperatura  y humedad.
La detección rápida de las alteraciones en las distintas formulaciones elaboradas con el mismo peso atómico, permite seleccionar la que tenga mejores características. Este conocimiento rápido de la calidad del producto, asegura la no aparición de cambios inesperados durante su periplo hasta la puesta a disposición del consumidor.
Para estudiar la estabilidad de los medicamentos y las sustancias farmacológicas activas, así como también determinar la fecha de caducidad de los productos, se utilizan las cámaras climáticas de laboratorio, las cuales permiten reproducir, de forma simulada, diversas condiciones ambientales, según criterios establecidos en las normativas de evaluación de los diversos países,  tales como las ICH, FDA, etc.

Mars UPV. Exoesqueleto astronauta de exploracion marciana.

Dos años después de ganar con Space Helmet, la UPV vuelve a colarse entre los cinco finalistas mundiales del concurso organizado por la NASA.

Un proyecto desarrollado por alumnos, titulados y profesores de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha sido seleccionado como finalista del International Space Apps Challenge, el concurso de aplicaciones para el espacio de la NASA. 

Se trata de Mars UPV, un trabajo que combina tres ideas revolucionarias: un exoesqueleto inteligente, una mochila propulsora y un casco de realidad aumentada (HUD). El prototipo ha sido elegido por el jurado como Mejor Uso de Hardware, junto con otras cuatro propuestas de Inglaterra, Francia, Bulgaria y Argentina. 

La fase local del Space Apps Challenge 2016 se celebró del 22 al 24 de abril simultáneamente en 193 ciudades de 72 países y giró en torno a seis grandes áreas temáticas relacionadas con las misiones espaciales: la aeronáutica, la Tierra, la Estación Espacial Internacional, viaje a Marte, Sistema Solar y más allá, y la tecnología espacial. En total, se presentaron 1.286 equipos (cerca de 15.000 participantes de todo el mundo) que propusieron soluciones innovadoras para los retos planteados por la NASA. De todos ellos, solo 5 equipos por cada categoría han pasado a la ronda final.

Mars UPV, un prototipo revolucionario.
El proyecto Mars UPV consiste en un exoesqueleto inteligente que refuerza los movimientos de los astronautas desde el impulso del nervio y una mochila propulsora cuya característica principal radica en el uso como combustible de metano líquido y oxígeno, sintetizables in situ en el ambiente marciano. Todo ello se completa con un display integrado en el casco, que interactúa con el entorno gracias a un software específico y muestra información de interés sobre el planeta y las posibles señales de vida.
En su construcción, ha intervenido activamente hasta casi una veintena de miembros de la UPV: 15 son alumnos de grado y posgrado y titulados (integrantes todos ellos de la comunidad Makers UPV) y 3 son investigadores del Instituto Universitario CMT-Motores Térmicos. Luis Miguel García-Cuevas, profesor del Grado en Ingeniería Aeroespacial y miembro del Instituto CMT, explica la idea. "Hemos presentado un sistema de transporte personal para Marte que utiliza los recursos naturales que se pueden encontrar en el planeta rojo. El jetpack se compone de una mochila con depósitos de combustible y oxidante, y unas toberas propulsivas que permiten desplazarse de un lado a otro de la superficie de un planeta."
"Fundamentalmente, hemos trabajado en el análisis de la misión, el desarrollo teórico, el diseño de la mochila, la obtención de recursos en Marte, las imágenes 3D de todas las piezas, y el sistema de realidad aumentada que utiliza el astronauta para obtener información del terreno", añade García-Cuevas.
Entrenamiento de astronautas.
Germán Torres, ingeniero aeronáutico y coordinador del proyecto, comenta la sensación que produce un resultado como este. "Estar ahí ya es una recompensa muy grande. Supone todo un reconocimiento al esfuerzo realizado -no solo, pero sí muy especialmente- durante el fin de semana de la competición: dos días sin dormir, jornadas muy duras, con mucho estrés y tensión. Si sale bien, te llevas una satisfacción enorme."
"Hemos conseguido un demostrador que puede ser utilizado para el entrenamiento de astronautas. Ahora mismo no sirve para volar pero sí es útil para familiarizarse con el panel de control y demás herramientas. El prototipo que presentamos lleva detrás un estudio teórico y técnico importante que asegura que el equipamiento es viable", concluye Germán Torres.
En cuanto a la decisión del jurado, la NASA hará público el nombre de los ganadores al principio de la semana que viene. El premio consiste en una visita a Cabo Cañaveral, para visitar las instalaciones de la NASA, mantener encuentros con astronautas e ingenieros, y presenciar en directo el despegue de una misión.
Makers UPV y Generación Espontánea.
Los Makers UPV son una comunidad de alumnos y titulados integrados en la plataforma Generación Espontánea, lanzada desde la Universitat Politècnica de València para ayudar a sus estudiantes más competitivos e internacionales. Bajo este paraguas, la UPV despliega un programa de un apoyo institucional a las asociaciones más activas para que lleven a cabo sus actividades extracurriculares (participación en eventos, competiciones, concursos internacionales, programas de voluntariado.) y sirvan de ejemplo al resto de estudiantes. Entre los proyectos de los Makers UPV está el reciente diseño del tren supersónico Hyperloop.
Más información:
Proyecto Mars UPV. NASA Space Apps Challenge.

viernes, 26 de mayo de 2017

El CSIC en el cultivo espacial de vegetales.

Una investigación liderada por el CSIC buscará las claves de la adaptación de las plantas a la ausencia de gravedad.

La prueba formará parte de la misión espacial SpaceX-11 de la Estación Espacial Internacional.

El cultivo de plantas es imprescindible como apoyo de la exploración humana del espacio y la presencia en Marte.
El astronauta Tom Mashburn, en la ISS, con el experimento Seedling Growth. /NASA

Un equipo internacional liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) efectuará un experimento para estudiar el cultivo de plantas en condiciones de gravedad cero, como parte de la misión espacial SpaceX-11 de la Estación Espacial Internacional (ISS), que se lanzará el 1 de junio desde Cabo Cañaveral (Florida, EEUU). El objetivo es estudiar la viabilidad del cultivo de plantas como apoyo a la exploración humana del espacio.
El experimento, llamado Seedling Growth-3, está co-dirigido por el investigador del CSIC Javier Medina, del Centro de Investigaciones Biológicas. “Este experimento, resultado de la colaboración entre grupos de investigación europeos y norteamericanos, es el tercero y último de una serie cuyo objetivo es conocer los efectos de la ausencia de gravedad sobre el desarrollo de las plantas para hacer posible el cultivo de especies vegetales de interés en el ambiente espacial”, señala Medina. “El cultivo de plantas es imprescindible como apoyo de la exploración humana del espacio y, en concreto, para sostener la presencia de seres humanos en Marte”.
El experimento consiste en el envío a la ISS de semillas de la especie vegetal modelo Arabidopsis thaliana. “Esta planta, emparentada con la col, el nabo, el rábano y la mostaza, se utiliza en investigación porque se conocen muchos datos sobre ella (entre ellos su genoma completo). Es fácil de manipular y de cultivar y se pueden obtener numerosos datos biológicos con mucha más facilidad que en las especies de interés agrícola, en las que luego se aplica la información obtenida en esta especie modelo”, explica Medina.
Las condiciones ambientales del espacio, especialmente la ausencia de gravedad, representan para las plantas un estrés comparable a la salinidad, la sequía, el frío y el calor, de modo que el experimento que se va a realizar utilizará métodos similares a los que se emplean en las investigaciones sobre la respuesta de las plantas al cambio climático en la Tierra, añade el investigador.
La clave de la adaptación de las plantas a la falta de gravedad
Medina explica que “aunque investigadores norteamericanos consiguieron hace unos meses hacer crecer lechugas en la ISS, que fueron, de hecho, ingeridas por los astronautas, lo cierto es que no se conocen las claves biológicas de la adaptación de las plantas a la vida en un ambiente sin gravedad. Este es un factor ambiental esencial para el desarrollo de las plantas y existen numerosos estudios que muestran importantes alteraciones a nivel celular y molecular inducidas por la ingravidez”.
El conocimiento de los mecanismos biológicos de la adaptación -sostiene Medina- es imprescindible para que el cultivo de plantas en el espacio se realice sin incertidumbres, de modo sistemático, fiable y productivo. “El proyecto Seedling Growth, en sus sucesivas fases, analiza el papel de la luz en estos mecanismos de adaptación, con resultados satisfactorios hasta el momento, que se pretenden consolidar y ampliar en esta tercera parte”, detalla.
Medina lidera en este proyecto un equipo europeo, que incluye dos laboratorios franceses. Por parte norteamericana, el proyecto está dirigido por la Universidad de Carolina del Norte. Las Agencias Espaciales Europea (ESA) y Norteamericana (NASA) respaldan y gestionan los experimentos del proyecto en la ISS. En el ámbito español, el análisis de las muestras en el CIB está financiado por el Plan Estatal de I+D+i. El experimento Seedling Growth-3 incorpora tecnología espacial española. La preservación de las muestras para analizarlas en la Tierra se realizará con el instrumento FixBox, diseñado y construido por la empresa Sener S.A. con financiación de la ESA.
Fuente: CSIC 25/05/2017

martes, 23 de mayo de 2017

Picado por corrosion climatica del aluminio.

De todos los metales utilizados en la  actualidad, especialmente en la construcción, uno  de  los  más  resistentes a la corrosión climática es el aluminio.

Entre las principales propiedades del aluminio como elemento, cabe destacar su excelente resistencia a la corrosión. No obstante, el uso del aluminio puro es muy limitado por su baja resistencia mecánica. Esto ha originado el desarrollo de una gran variedad de aleaciones. 
 
La película de óxido formada sobre su superficie permite que con el tiempo su velocidad  de corrosión disminuya, incluso en atmósferas industriales muy  contaminadas o en ambiente marino. Sin embargo, cuando el aluminio se encuentra en contacto con otros metales, especialmente en atmósfera salina puede sufrir corrosión galvánica y consecuente deterioro por picaduras.
El comportamiento del aluminio en presencia de sales de NaCl corresponde al de un metal en cuya superficie se forma y se estabiliza una película protectora. La causa fundamental de la corrosión por picaduras se atribuye a la rotura localizada de la película pasiva formada,  lo que produce una disolución del material.
Por esto, la  resistencia a la corrosión por picaduras estaría determinada por la estabilidad  electroquímica de la película y por su capacidad para regenerarse en el medio agresivo.
Estudios realizados para examinar la influencia de algunos parámetros atmosféricos sobre  la formación y crecimiento de picaduras, durante la corrosión del aluminio, han demostrado  que la densidad de picaduras aumenta linealmente con el tiempo de exposición, especialmente en atmósferas contaminadas con sustancias que contienen azufre y cloruros, como es el caso de las atmósferas urbana y marina.

sábado, 20 de mayo de 2017

Corrosion caustica y corrosion por oxigeno en calderas de vapor.

Tanto las calderas de vapor como las de agua caliente se ven comúnmente afectadas por deterioros debidos a la corrosión.  Una de las medias para  evitarla es el uso de sistemas de dosificación.
En función de la causa que desencadene el fenómeno de la corrosión, distinguimos dos clases de corrosión: la Corrosión por Oxígeno, también conocida como “pitting”, y la Corrosión Cáustica. 
 
Corrosión por oxígeno
La Corrosión por Oxígeno ocurre cuando el oxígeno disuelto en el agua con los componentes reacciona con los componentes metálicos de la caldera, provocando su disolución o conversión en óxidos insolubles.
Corrosión Cáustica
La Corrosión Cáustica se produce por una sobreconcentración local en zonas de elevadas cargas térmicas de sales alcalinas como el hidróxido sódico, comunmente conocido como sosa cáustica. Este tipo de corrosión se manifesta en forma de cavidades profundas localizadas en aquellas zonas de la caldera en las cuales la temperatura es m´ñas elevada.

Prevención por dosificación química.
Con los sistemas de dosificación química se puede prevenir la corrosión, ya que se neutraliza la acción químicamente activa ácido-base. Gracias a ello es posible mantener el agua de la caldera en unas condiciones adecuadas de PH, oxígeno y conductividad, evitando también con ello que se precipiten sales en forma de incrustaciones.
Para que el proceso sea efectivo, los sistemas de dosificación deben actuar en el estanque de almacenamiento de agua. 
En el caso de los secuestrantes de oxígeno, la dosificación es más efectiva cuanto mayor es su tiempo de permanencia en el agua antes de llegar a la caldera, mientras que en el caso de los dispersantes, anti-incrustantes y tratamientos para las líneas de retorno de condensados, es más efectiva cuando se realiza directamente en el propio flujo de caudal de alimentación de agua.
El sistema de protección de las calderas de vapor y agua caliente, mediante los procedimientos de dosificación mencionada, representa un procedimiento muy eficaz para garantizar su funcionalidad y  durabilidad, así como para reducir riesgos de accidentes y efectos colaterales muy costosos.
Fuente: Ingeniería Arquigráfico.

viernes, 19 de mayo de 2017

El aluminio en automoción: Resistencia a la corrosion.

Una de las importantes luchas de los fabricantes de automóviles se libra contra la corrosión: Equipamientos y sistemas, accesorios, mecanismos, etc., y carrocería, son zonas muy vulnerables frente a las inclemencias atmosféricas. 

Imagen: Simbología Land Rover de resistencia a la corrosión marina.
La mayoría de las partes metálicas se fabrican en acero inoxidable, mucha piecería y guarnicionería, paragolpes, etc., en composites y plásticos, pero la mayor superficie expuesta a las condiciones atmosféricas, no cabe duda que es la carrocería.
La carrocería de acero se recubre con procedimientos de pintura por cataforesis, pero también existe la opción de emplear fibra de carbono y aluminio.
Recientemente están apareciendo los fabricantes de automóviles han ido empleando cada vez más el aluminio en la producción de carrocerías. El principal motivo radica en su ligereza, (traducida en un menor consumo), y  su absorción de energía por rigidez en caso de impacto, pero por otro lado los inconvenientes radican un coste mayor de adquisición y un mantenimiento más costoso y difícil en lo que a la reparación de abolladuras se refiere.
Pero, ¿Qué pasa con la corrosión?
El aluminio por sí mismo es muy resistente a la corrosión, pero si se combina con otros metales se producen fenómenos de corrosión galvánica debido a la diferencia de potencial entre ellos, siendo el más vulnerable el más bajo de la serie electroquímica, lo cual obliga a utilizar ánodos de sacrificio y/o tratamientos de rotura del puente galvánico, además de tener que emplear recubrimientos superficiales para evitar el impacto externo de los ambientes químicamente activos tales como el ambiente marino.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Nuevo refrigerante magnetico: Temperatura criogenica hacia el cero absoluto.

Un nuevo refrigerante magnético alcanza temperaturas cercanas al cero absoluto. El material, desarrollado por un equipo liderado por el CSIC, está basado en combinar moléculas magnéticas con nanotubos de carbono.

La investigación abre nuevas posibilidades en el campo de la criogenia a temperaturas muy bajas.
Imagen: Material compuesto basado en el acetato de gadolinio y nanotubos de carbono. Derecha: vista a escala nanométrica a través de un microscopio electrónico de transmisión. Izquierda: vista de la lámina (CSIC).
Un equipo del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas –CSIC- y la Universidad de Zaragoza) ha obtenido un nuevo refrigerante magnético combinando moléculas magnéticas con nanotubos de carbono. El material compuesto permite llegar eficazmente a temperaturas cercanas al cero absoluto (-273,15°C) por medio de la refrigeración magnética. La investigación, publicada en la revista Material Horizons, abre nuevas posibilidades en el campo de la criogenia a temperaturas muy bajas.
La versatilidad de los materiales moleculares y, en concreto, la posibilidad de manipularlos en una solución química, ha permitido a los investigadores desarrollar un material compuesto en el cual las moléculas de acetato de gadolinio, un refrigerante magnético molecular, están ancladas a nanotubos de carbono.
“La clave está en desarrollar materiales compuestos basados en la funcionalización de nanotubos de carbono con moléculas magnéticas, de tal manera que la alta conductividad térmica de los primeros se una con el alto efecto magnetocalórico de estas últimas”, explica el investigador del CSIC Olivier Roubeau.
El efecto magnetocalórico es el cambio de temperatura que algunos materiales experimentan como reacción a una modificación en el campo magnético aplicado. Este efecto es la base de la refrigeración magnética, una tecnología alternativa a las convencionales, las cuales emplean el helio líquido para alcanzar temperaturas muy bajas.
“En nuestro trabajo hemos medido por primera vez la conductividad térmica de un refrigerante magnético molecular, el acetato de gadolinio tetrahidrato, y también mostramos el impacto de su baja conductividad térmica en su poder refrigerante.
Cuando el material tiene un espesor muy reducido, no se experimenta una pérdida del poder refrigerante por unidad de masa, mientras que este decae fuertemente al emplear capas más gruesas, con lo que el material pierde interés tecnológico”, precisa el investigador del CSIC.
El estudio muestra cómo, al mejorar el intercambio térmico mediante el anclaje de las moléculas a un componente ligero y buen conductor, es posible alcanzar temperaturas más bajas. Asimismo, la investigación abre nuevas vías en el ámbito de los materiales híbridos multifuncionales.
Fuente: CSIC, 16/05/2017. 
O. Roubeau, E. Natividad, M. Evangelisti, G. Lorusso y E. Palacios. A magnetocaloric composite based on molecular coolers and carbon nanotubes with enhanced thermal conductivity. Materials Horizons. DOI: 10.1039/C6MH00533K.

lunes, 15 de mayo de 2017

Resistencia a la corrosion de aceros de intemperie: Durabilidad.

Definimos como durabilidad de los aceros de intemperie a la capacidad de las estructuras, equipamientos y sistemas, para conservar sus cualidades iniciales o mantener el desempeño de las funciones previstas durante el tiempo esperado para la vida útil de los mismos, incluso en las condiciones ambientales más adversas a las que se puedan someter, desde el inicio de la fabricación, hasta el final estimado del cumplimiento de su cometido, salvo en el caso de las grandes infraestructuras, las cuales no se puede permitir que caduquen.

Imagen: Goldengate.org.
 
Evidentemente, en el caso de las obras publicas singulares, no existe otra solución que asumir costes de mantenimiento muy elevados, no solo para garantizar su seguridad, sino por razones arquitectónicas y de simbolismo histórico.
    
Imagen: Goldengate.org.
 
Bajo estas premisas, resulta imprescindible realizar ensayos bajo condiciones climáticas extremas, como el ambiente corrosivo de la niebla salina marina, con el fin de delimitar las condiciones bajo las cuales, o bien se deterioran prematuramente los productos, o los materiales pierden sus cualidades físicas y químicas, o los equipamientos y sistemas comienzan a producir fallos estructurales o de funcionalidad.
Es necesario realizar las pruebas en condiciones mucho más agresivas que las reales de los escenarios normales de presencia de los especímenes, porque de lo contrario sería necesario esperar largos periodos de tiempo para poder establecer los periodos de caducidad o durabilidad. En otras palabras, se trata de acelerar las pruebas, para poder sacar las conclusiones que permitan extrapolar los resultados a la vida real.
En este sentido, existen diversos criterios de ensayo; por ejemplo, en el caso de la piecería metálica podemos decir que la resistencia a la corrosión salina se evalúa conforme a la norma UNE-EN ISO 9227 y sus equivalentes, es un método de prueba obligada. 
Para llevar a cabo este tipo de investigaciones se someten las muestras a la acción de las cámaras climáticas de laboratorio, tales como la prueba de resistencia a la corrosión por niebla salina marina.
Imagen: CCI.

Una vez realizadas las pruebas climáticas, se someten los especímenes a los análisis e inspecciones pertinentes para evaluar las variaciones resultantes entre las características iniciales y las finales, especialmente la velocidad de corrosión, tras lo cual se procede a la toma de decisiones respecto de las correcciones que sea necesario introducir, bien sea para mejorar las prestaciones, alargar la vida del producto o garantizar su correcto funcionamiento.

viernes, 12 de mayo de 2017

Ensayos de resistencia climatica de madera "cold check".

Los requisitos exigidos por la reglamentación interna del Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines AIDIMA, hacen referencia a la ausencia de defectos superficiales tras la realización de los ensayos conocidos internacionalmente como “cold check test”.

La norma UNE 48025, editada por primera vez en 1979-12-15, versión que fue confirmada en 1999-10-01, hace referencia a los ensayos térmicos de recubrimientos de madera, y más específicamente a la “Resistencia a los ciclos de enfriamiento de los barnices nitrocelulósicos aplicados sobre madera”.

La metodología a seguir, consiste en colocar las probetas en un soporte porta-probetas que las mantenga en posición vertical, de forma que se garantice la libre circulación de aire entre ellas, con el fin de someterlas al siguiente ciclo de choques térmicos:
• 1 hora en una estufa de aire forzado a 60ºC.
• 1 hora en un refrigerador a -20ºC.
• 15 minutos en condiciones atmosféricas ambientales.
Después de cada ciclo se examinan las probetas en busca de cualquier tipo de deterioro (cuarteamientos, ampollas, grietas, cambios de color y/o brillo, etc.)
El ensayo continúa hasta completar un máximo de 40 ciclos, considerando como resultado final el número de ciclo tras el cual se observa la aparición de alguno de los deterioros mencionados.
Consideraciones:
Son muchas las normas de ensayo, aplicables a diversas aplicaciones, como es el caso, que hacen referencia a la utilización de ensayos de choques térmicos utilizando como medios de simulación una estufa y una cámara frigorífica.
El empleo de este método obliga a tener que actuar manualmente en los procesos puntuales de tiempos precisos de extracción de las muestras de un recinto, trasladarlas al otro, repetir los procesos, y sí de una forma reiterativa, cuestión que consideramos una auténtica esclavitud y error metodológico, tal que hasta los mismos auditores consideran que es totalmente incomprobable y de muy dudosa fiabilidad que se pueda asegurar estrictamente el cumplimiento del provedimiento en tiempo y forma, lo cual implica muy frecuentemente la no aprobación del método por parte de los auditores.
Lo correcto y fiable es utilizar cámaras automáticas, en las cuales no pueda intervenir el error o la indisponibilidad puntual humana del técnico en el laboratorio.
Para ello, el equipo más correcto es la bicámara automática de choque térmico de triple acción, formada por dos cámaras superpuestas dotadas de un ascensor porta muestras accionado automáticamente mediante un mecanismo robótico, de tal manera que las muestras pasan de la cámara fría a la cámara caliente y viceversa, con una función climática adicional de tránsito térmico ambiental intermedio mediante un grupo generador de clima ambiental.
El sistema de adquisición de datos y registro gráfico garantiza al auditor la verosimilitud del ensayo y la trazabilidad de los resultados, sin la incertidumbre aplicable al error humano que inhabilitaría el ensayo realizado con una estufa y un congelador.

jueves, 11 de mayo de 2017

Alerta por corrosion en acumuladores de airbag Audi.

FACUA-Consumidores en Acción alerta de la llamada a revisión del Audi Q5, motivada por un problema en el sistema de airbag, que podría ocasionar lesiones de diversa consideración.

La compañía ha advertido que "con el paso del tiempo puede producirse corrosión en los acumuladores de presión del airbag para la cabeza en el supuesto que, debido a una anomalía en el sistema de desagüe del techo panorámico, haya podido entrar agua en el habitáculo del vehículo. Esto puede originar un funcionamiento incorrecto del acumulador de presión".

La empresa Volkswagen-Audi España ha comunicado a las autoridades de consumo de Cataluña el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios de los modelos afectados para actualizar los acumuladores de presión y cambiar, en su caso, el airbag para la cabeza.

miércoles, 10 de mayo de 2017

La responsabilidad humana en las cicatrices climaticas.

¿Cómo afecta el hombre al clima?
 
La Environmental Science Published for Everyobody Round the Earth estudia las siguientes bases relacionadas con el cambio climático y la responsabilidad del hombre en el mismo:
¿Cambio climático producido por el hombre?
Por primera vez en la historia del hombre, las personas están cambiando el clima de la Tierra emitiendo los llamados gases de efecto invernadero a la atmósfera. La principal causa es el espectacular incremento en el empleo de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) desde la Revolución Industrial.
Cambio climático en el pasado
El clima de la Tierra siempre ha sufrido cambios. Hace sólo 20.000 años, gran parte del Norte de Europa estaba cubierto por un enorme glaciar que tenía un espesor de tres kilómetros. Las montañas de los Alpes y los Pirineos estaban cubiertas por una capa más fina. Los cambios de clima repentinos eran bastante frecuentes durante la Era Glacial, y hacían que el hielo se expandiera o contrajera. En el sur de las zonas heladas del clima frío, pequeños grupos de personas, vivían de la caza de renos, caballos salvajes y bisontes.
La gente que vivía en la Era Glacial dejó atrás herramientas de piedra y fantásticas pinturas rupestres. Pero su estilo de vida acabó por desaparecer. A lo largo de miles de años, la órbita de la Tierra alrededor del sol cambió de forma que el verano se hizo más cálido y el hielo empezó a derretirse. La Era Glacial desapareció hace unos 10.000 años. Desde entonces, el clima en el Hemisferio Norte ha sido más cálido y mucho más estable. En los últimos 10.000 años de clima templado, el hombre ha desarrollado la agricultura, las ciudades y la civilización, lo cual habría tenido muchas más dificultades durante la Era Glacial.                        
PINTURAS RUPESTRES: Pintura de un caballo salvaje en la cueva Lascaux en Francia, pintada hace unos 12.000-17.000 años. Cuando finalizó la Era Glacial, cambió el estilo de vida del hombre y dejaron  de pintar en las cuevas. Foto: Artchive.com 
  
Siempre estaremos ante el riesgo de un inesperado cambio climático por causas naturales. Por ejemplo, hace unos 400 años Europa experimentó un periodo relativamente frío llamado La Pequeña Era Glacial (no fue tan fría como una verdadera era glacial). La diferencia con la situación actual es que existe el riesgo de rápidos cambios en el clima causado por el hombre. Debido a nuestras emisiones crecientes de CO2 y otros gases de efecto invernadero, en los próximos cien años veremos el mayor calentamiento de la Tierra desde el final de la Era Glacial.

De problemas locales a problemas globales
Desde que los hombres existimos en la Tierra, hemos ido cambiando el ambiente que nos rodea. Pero en el pasado, los efectos de nuestra caza o de las actividades agrícolas eran básicamente locales. Esto cambió con la Revolución Industrial, que comenzó alrededor de 1750 y se aceleró en los siglos XIX y XX. Una revolución implica un cambio social espectacular.
2. COMBUSTIBLES FÓSILES: Antes de la revolución industrial, los barcos funcionaban con máquinas de vapor, en las que se quemaba carbón. Foto: The NOAA Photo Librar.
La Revolución Industrial tuvo lugar cuando la gente empezó a producir bienes en masa en grandes fábricas utilizando máquinas que necesitaban la energía del carbón, y más tarde, del petróleo, gas natural y electricidad. Todo esto hace que sea mucho más fácil para el hombre producir de bienes, y facilita el desarrollo de tecnologías modernas. En tiempos preindustriales - es decir, antes de la Revolución Industrial - no había trenes, coches, luz eléctrica, fábricas, teléfonos o televisiones.
Cuanto más producimos y consumimos, más influimos en el ambiente que nos rodea. Durante los últimos 50 años, por primera vez en la historia, hemos visto claros signos de la influencia humana en el medio ambiente del plantea; estamos creando problemas medioambientales que no sólo son locales, sino también globales. Uno de estos problemas medioambientales globales es el riesgo de un cambio climático producido por el hombre, conocido también como calentamiento global.
Cambio climático global
El cambio climático producido por el hombre tiene lugar debido a que emitimos gases de efecto invernadero a la atmósfera. Estas emisiones proceden de numerosas fuentes, incluidas las fábricas y la agricultura, que nos proporcionan los alimentos y otros bienes materiales, centrales eléctricas que producen la electricidad, y coches y aviones que nos llevan allí donde necesitemos ir.                    
3. EL EFECTO INVERNADERO:La luz del sol (luz visible) entra libremente en la atmósfera (radiación amarilla en la parte izquierda de la imagen). Parte de ella se refleja inmediatamente por las nubes, el polvo en la atmósfera y superficies brillantes (radiación amarilla en el centro de la imagen). El resto llega a la Tierra. Los gases de invernadero de la atmósfera frenan la salida del calor al espacio exterior (radiación roja en la figura). Imagen: CICERO/Petter Haugneland. 

Los gases de efecto invernadero afectan al clima de la Tierra incrementando el efecto invernadero, fenómeno natural mediante el cual el vapor de agua, el CO2 y otros gases de la atmósfera permiten que la luz solar la atraviese, y se absorba parte del calor de la tierra que, por el contrario, habría escapado al espacio exterior. Sin el efecto invernadero natural, la temperatura media sería cerca de 18ºC bajo cero, y la Tierra sería inhabitable (busca el tema de Baja atmósfera si quieres leer más sobre el efecto invernadero).
La emisión de gases de efecto invernadero en grandes cantidades hace que aumente su concentración en la atmósfera, lo que incrementa el efecto invernadero, de forma que la atmósfera retiene más calor. Esto aumenta la temperatura atmosférica y cambia el clima de la Tierra.  

Autor: Camilla Schreiner - CICERO (Center for International Climate and Environmental Research - Oslo) - Noruega. Supervisores científicos: Andreas Tjernshaugen - CICERO (Center for International Climate and Environmental Research - Oslo) - Noruega - 2004-01-20 and Knut Alfsen - Statistics Norway - Noruega - 2003-09-12. Revisión pedagógica: Nina Arnesen - Marienlyst school in Oslo - Noruega - 2004-03-10. Última actualización: 2004-03-27

domingo, 7 de mayo de 2017

Clases de recubrimientos protectores contra la corrosion.

Los recubrimientos de protección contra la corrosión se utilizan para aislar el metal del medio agresivo. Existen recubrimientos metálicos y no metálicos que se pueden aplicar al metal, sin una modificación notable de la superficie metálica. 

Recubrimientos no-metálicos: Podemos incluir dentro de éstos las pinturas, barnices, lacas, resinas naturales o sintéticas. Grasas, ceras, aceites, empleados durante el almacenamiento o transporte de materiales metálicos ya manufacturados y que proporcionan una protección temporal.

Recubrimientos orgánicos de materiales plásticos: Esmaltes vitrificados resistentes a la intemperie, al calor y a los ácidos.
Recubrimientos metálicos: Pueden lograrse recubrimientos metálicos mediante la electrodeposición de metales como el níquel, cinc, cobre, cadmio, estaño, cromo, etcétera.
Inmersión en metales fundidos: Cinc (galvanización en caliente), aluminio (aluminizado), etc.
Proyección del metal fundido mediante una pistola atomizadora. Metalizaciones al cinc, aluminio, estaño, plomo, etc.
Reducción química (sin paso de corriente): Electroles. Por ese procedimiento se pueden lograr depósitos de níquel, cobre, paladio, etc. Recubrimientos formados por modificación química de la superficie del metal. Los llamados recubrimientos de conversión consisten en el tratamiento de la superficie del metal con la consiguiente modificación de la misma. Entre las modificaciones químicas de la superficie del metal podemos distinguir tres tipos principales:
Recubrimientos de fosfato: El fosfatado se aplica principalmente al acero, pero también puede realizarse sobre cinc y cadmio. Consiste en tratar al acero en una solución diluida de fosfato de hierro, cinc o manganeso en ácido fosfórico diluido. Los recubrimientos de fosfato proporcionan una protección limitada, pero en cambio resultan ser una base excelente para la pintura posterior.
Recubrimiento de cromato. Se pueden efectuar sobre el aluminio y sus aleaciones, magnesio y sus aleaciones, cadmio y cinc. Por lo general, confieren un alto grado de resistencia a la corrosión y son una buena preparación para la aplicación posterior de pintura. Su resistencia a la corrosión salina es excelente, prueba de ello es su extendida aplicación en la industria naval.
Recubrimientos producidos por anodizado. El anodizado es un proceso electrolítico en el cual el metal a tratar se hace anódico en un electrolito conveniente, con el objeto de producir una capa de óxido en su superficie. Este proceso se aplica a varios metales no-ferrosos, pero principalmente al aluminio y a sus aleaciones. Proporciona una buena protección y también resulta un buen tratamiento previo para la pintura posterior.

Podemos incluir también entre los recubrimientos con modificación de la superficie del metal los procesos de cementación. En este proceso, se convierte la superficie externa de la porción metálica que se quiere proteger, en una aleación de alta resistencia a la corrosión. El proceso consiste en calentar la superficie metálica en contacto con polvo de cinc (sherardizado), polvo de aluminio (calorizado) o un compuesto gaseoso de cromo (cromizado). Se obtienen capas de un considerable espesor.
Propiedades físicas de los recubrimientos metálicos.
Refiriéndonos al caso del acero como el material de más amplia utilización, la selección de un determinado recubrimiento metálico se puede efectuar y justificar sobre la base de una de las siguientes propiedades físicas, cuando se trata de proteger de una manera eficaz y económica la superficie del acero en condiciones determinadas:
- Impermeabilidad, esto es, que el recubrimiento sea continuo y de espesor suficiente, lo cual permitirá aislar la superficie del acero de los agentes agresivos.
- Resistencia mecánica de los metales utilizados en los recubrimientos, para garantizar una buena resistencia a los choques, rozamientos ligeros o accidentales, etc.
- Buena adherencia al acero.
-Posibilidad de proporcionar superficies pulidas o mates, capaces de conferir a los objetos un acabado con fines decorativos.
Para obtener buenos resultados con los recubrimientos metálicos, hay que tener en cuenta una serie de operaciones que deben llevarse a cabo con anterioridad a la aplicación del recubrimiento.
Estado de la superficie a proteger. Preparación de la superficie.
La limpieza y puesta a punto de la superficie del acero antes de la aplicación de un recubrimiento metálico, son operaciones indispensables, sea cual sea el procedimiento de aplicación escogido. De la calidad de la preparación de la superficie dependerá la adherencia y, en consecuencia, la eficacia de la capa protectora.
Según el estado actual de la superficie por proteger, más o menos oxidada, se puede seleccionar el procedimiento mecánico de limpieza más adecuado, desde el granallado, chorreado de arena, pasando por una limpieza química o electroquímica, como los baños ácidos, con corriente eléctrica o sin ella.
La selección de un recubrimiento está en función de las dimensiones de los objetos y de la extensión de la superficie que se quiere recubrir.
Los procedimientos que se aplican en recintos como hornos, cubas electrolíticas o crisoles, sólo pueden utilizarse para aquellas piezas cuyas dimensiones no están limitadas por su capacidad. Esto es válido para la galvanización, electrólisis, tratamientos térmicos. Por el contrario, la metalización con pistola permite efectuar recubrimientos metálicos independientemente de las dimensiones de la pieza, en razón de la movilidad del equipo.
Por ejemplo, si se trata de hacer un recubrimiento de cinc o cadmio sobre unos tornillos, la operación se puede realizar mediante una electrólisis. Para proteger un bote de acero con un recubrimiento de cinc, se puede recurrir a la galvanización en caliente. En fin, si se trata de proteger una obra de arte o la puerta de una esclusa, se debe de recurrir al cinc proyectado por una pistola de metalización.
Tanto la naturaleza como el espesor del metal protector son función de muchos parámetros, entre los cuales uno de los más importantes es el precio. Asimismo, es muy importante conocer con la mayor precisión posible el medio ambiente al cual va a estar sometida la pieza. En lo que cierne a los medios naturales, debe conocerse si es posible si se trata de una atmósfera exterior (y en este caso es de mucha ayuda conocer el tipo de atmósfera: rural, urbana, industrial, marina, etc.) o interior (climatizada, con calefacción, etc.).
Para los entornos diferentes a los naturales, es preciso conocer la mayor información posible sobre la composición química del medio, impurezas eventuales, estado físico, temperatura, etc. Por ejemplo, los recubrimientos de cinc aguantan el contacto con soluciones de pH comprendido entre 6 y 11; los recubrimientos de estaño son convenientes en contacto con ciertos productos alimenticios, etc.
Procedimientos de aplicación.
Los procedimientos más comúnmente empleados en la práctica para obtener recubrimientos metálicos sobre el acero son:
- inmersión en un metal
- metalización por proyección con pistola
- electrólisis
- tratamientos termoquímicos de difusión
- placado
Los procedimientos de aplicación son de suma importancia en cuanto a la eficacia de la protección contra la corrosión, pues tanto el espesor, porosidad, como la naturaleza misma de las capas obtenidas son función del procedimiento de aplicación. Así, por ejemplo, los recubrimientos electrolíticos que tienen espesores de algunos micrones, se reservan generalmente para su utilización en medio poco agresivo. En cambio, los recubrimientos obtenidos por inmersión en un metal fundido tienen espesores mayores.
Los recubrimientos obtenidos mediante proyección permiten obtener espesores más grandes y perfectamente controlables. Se utilizan especialmente en condiciones severas de corrosión.
El placado del acero permite asociar a la calidad mecánica del soporte, la resistencia a la corrosión del recubrimiento.
La selección entre los diferentes procedimientos de aplicación de los recubrimientos metálicos se realiza, pues, siguiendo criterios tales como: el espesor de protección, dimensión de las piezas, agresividad del medio, duración prevista, etc. Muy brevemente vamos a describir cada uno de los procedimientos citados.
Inmersión en un metal en fusión.
Después de una adecuada preparación superficial (un decapado ácido por ejemplo), las piezas de acero se sumergen momentáneamente en un baño de un metal en fusión. Esta operación puede realizarse para una sola pieza o para un conjunto, o también en continuo para productos siderúrgicos como tuberías láminas, trefilados, etc. Tal técnica se utiliza habitualmente para los recubrimientos de cinc (galvanización en caliente), aluminio (aluminizado), estaño y plomo.
Después del enfriamiento, las piezas ya recubiertas pueden someterse a un tratamiento complementario de pasivación en ciertos casos.
Metalización por proyección con pistola.
Esta técnica consiste en proyectar sobre la superficie del acero, ya preparada en unas condiciones especiales (por chorreado con arena o granallado), un metal en estado de fusión por medio de una pistola.
El espesor del recubrimiento se puede controlar fácilmente por el operador y puede variar según la naturaleza del metal proyectado y el resultado que se espera obtener. La mayoría de los metales o aleaciones pueden aplicarse de esta manera: cinc, aluminio, acero inoxidable, estaño, plomo, níquel, cobre, etc.
Electrólisis.
Después de una cuidadosa preparación superficial que incluye un decapado ácido, seguido de neutralización y lavado, las piezas por tratar se sumergen en soluciones que contienen sales de los metales a depositar. Las piezas se colocan en posición catódica, conectadas al polo negativo de un generador. Bajo la acción de la corriente eléctrica proporcionada por el generador, el acero se recubre del metal contenido en el baño o bien puede ser suministrado por un ánodo soluble del metal en cuestión.
Los metales corrientemente depositados por vía electroquímica son: cromo cobre, níquel, cinc, cadmio y estaño. Los depósitos obtenidos son por lo general de espesor pequeño (2 a 30 micrones).
Tratamientos termoquímicos de difusión.
Los tratamientos termoquímicos de difusión, también conocidos como cementación, consisten en colocar las piezas de acero a tratar en una mezcla de polvo metálico y de enlazante (cemento) en un recinto a alta temperatura. El metal protector (recubrimiento) se difunde superficialmente en el metal base y forma una capa eficaz contra la corrosión. Los metales corrientemente aplicados por este método son el cinc (sherardización) y el aluminio.
Placado.
Después de un tratamiento superficial especial, la lámina del metal para aplicar y el metal base se someten a un proceso de colaminación en caliente, obteniéndose al final lámina de acero recubierta del metal aplicado. Este proceso puede efectuarse sobre una o las dos caras de la lámina del acero. El acero inoxidable, níquel, monel y el cobre se aplican comúnmente por esta técnica.

sábado, 6 de mayo de 2017

Control de calidad. Fracasos espaciales y de armamento militar.

Son cada vez más frecuentes los fracasos en lanzamiento de misiles y accidentes espaciales que se están produciendo: Corea, Rusia, China, EEUU (NASA), etc., etc. La verdad es que no se salva nadie. Llamativo es el desafío que viene realizando Corea del Norte a la comunidad internacional con sus pruebas nucleares y de misiles intercontinentales.
Tanto el portavoz del Ministerio de Defensa de Corea del Sur como el Comando del Pacífico de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos confirmaron por enésima vez el lanzamiento fallido de un misil por parte del gobierno surcoreano.
 
Corea del Norte realizó la semana pasada un nuevo lanzamiento fallido de un misil en un momento de enorme tensión con Estados Unidos a cuenta de su programa armamentístico, confirmó un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano.
Según Seúl, el hermético país estalinista trató de lanzar sin éxito un misil, cuyo tipo y rango aún están estudiando las autoridades militares, desde la ciudad de Sinpo (costa oriental).
A su vez, el Comando del Pacífico de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos confirmó en un comunicado que Corea del Norte lanzó un misil, pero que el proyectil estalló casi inmediatamente después de ser disparado.
Al margen de la tecnología militar de explosivos y de propulsión, no nos cansaremos de resaltar la importancia de los ensayos funcionales de laboratorio de todos los sistemas empleados en este tipo de ingenios en especial, bajo condiciones extremas, tomando el protagonismo las cámaras climáticas de simulación bajo condiciones funcionales aceleradas.
Los deseos de alcanzar los objetivos previstos lo antes posible, no son los aspectos más favorables en los  momentos actuales, pero si observamos los sistemáticos fracasos recientes y sus gravísimas consecuencias, resulta fácil sugerir que probablemente sería mucho más exitoso aumentar las inversiones en control de calidad y experimentación inicial.
En lo que a tecnología espacial se refiere, por ejemplo, la causa  del accidente sufrido por la nave espacial SpaceShipTwo de Virgin Galactic podría deberse al despliegue inoportuno del sistema “feathering” de reentrada, cuyo cometido es el de ayudar a aminorar la aceleración durante el proceso de  descenso.
A esta conclusión llegó el presidente en funciones de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) tras la recuperación de los tanques de combustible y el motor intactos por parte del equipo de investigación, lo cual indica que no existió  ninguna explosión tras el despegue.
Recordemos que el accidente causó la muerte del copiloto Michael Alsbury, de 39 años de edad, dejando al piloto, Peter Siebold, de 43 años de edad, gravemente herido.
Siebold consiguió activar el sistema de eyección de su asiento, cosa que no logró el ingeniero Michael Alsbury que apareció muerto entre los restos de la nave. Como es conocido, el multimillonario proyecto  de Virgin Galactic pretende la explotación turística de los vuelos espaciales, cuyas reservas ya están siendo adjudicadas a multimillonarios y personajes célebres.