CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 26 de febrero de 2017

Tecnologias contra la corrosion: Estructuras PRFV pultrusionadas.

La compañía TecnoConverting Ingeniería S.L., con una alta especialización en tecnología de  decantación y lamelares,  ha emitido un informe de alto interés industrial que ha sido publicado en los medios más relevantes del sector.

Es común pensar que una estructura de soporte para los módulos lamelares en acero al carbono galvanizado o incluso en acero inoxidable, ya sea en inox 304 o inox 316, es mejor opción técnica que una estructura en PRFV pultrusionado, pero dicha consideración es un error. A continuación vamos a nombrar las diferentes ventajas y desventajas de cada material para este tipo de aplicación concreta:
 
Acero al carbono galvanizado:
Ventajas:
-La estructura en acero al carbono galvanizado es más económica que la estructura en PRFV pultrusionado, cuando hablamos del mismo tipo de perfil o vigueta, pero el de acero al carbono
-siempre aguanta más peso que un perfil o vigueta en PRFV pultrusionado.
Desventajas:
-La corrosión: aunque la estructura sea galvanizada, con el tiempo aparece corrosión en la misma, provocando que se vaya debilitando y que con el tiempo pueda colapsar y derrumbarse.
-La imposibilidad de modificar la estructura, ya sea con agujeros, soldando o cortando las viguetas, pues una vez la estructura está galvanizada la parte que se modifica tiene que volver a galvanizarse. La única alternativa es el uso de pintura, pero con el tiempo este tipo de modificaciones son puntos de corrosión. 
Acero inoxidable AISI-304 – AISI-316:
Ventajas:
-La estructura en acero inoxidable, en igualdad de tipo de perfil o vigueta, siempre soporta más peso que un perfil o vigueta en PRFV pultrusionado.
Desventajas:
-El acero inoxidable, independientemente de la calidad del mismo, ya sea inox-304 o inox-316, siempre es más caro que el PRFV pultrusionado.
-Aunque se indique la calidad del acero como inoxidable, esto no es cierto: calidades en inox-304 se corroen en ambientes con ácido sulfhídrico o en ambientes salinos. Lo mismo sucede con calidades como el inox-316, en las que, en ambientes con presencia de ácidos o cantidades altas de sal, también aparece la corrosión.
-Cuando se dimensiona una estructura para un decantador lamelar los perfiles se dimensionan no solo para que soporten las cargas definidas por nuestro departamento técnico, sino también para que los módulos apoyen correctamente y no se caigan de la estructura. Por este motivo es muy difícil encontrar las vigas en PRFV putrusionado con sus equivalentes en acero inoxidable, además de que no todos los perfiles de las viguetas se encuentran en el mercado, por lo cual tendrían que fabricarse en un taller de calderería, aumentando todavía más el coste de la estructura.
-La manipulación y el montaje de la estructura de soporte en acero inoxidable es mucho más costosa debido al peso de la misma en comparación con la estructura en PRFV pultrusionado (hay que considerar una grúa para la manipulación de los perfiles). La imposibilidad de realizar agujeros, por ejemplo, el tener que realizar las perforaciones en los ángulos para instalar el sistema anti-flotación, es una pérdida de tiempo, pues son necesarias incluso 3 pasadas de broca por agujero para una perforación de un tornillo de M10.

PRFV PULTRUSIONADO:
Ventajas:
-Su precio es mucho más económico que el del acero inoxidable, independientemente de la calidad del mismo.
-Es completamente ANTI-CORROSIVO; la garantía es de por vida, no hay presencia de corrosión en ningún caso.
-Se monta, se manipula y se instala muy fácilmente.
-La estructura en acero inoxidable, en igualdad de tipo de perfil o vigueta, siempre soporta más peso que un perfil o vigueta en PRFV pultrusionado.
-El plazo de entrega es prácticamente inmediato.
-En comparación con los perfiles metálicos, la resistencia por metro de longitud es menor teniendo en cuenta dos perfiles o vigas iguales, por ejemplo IPN 100. La IPN100 metálica siempre aguantará más que la IPN100 pultrusionada.
-El punto anterior obliga a realizar el cálculo estructural de todas las estructuras de soporte que se realizan, asegurando un mínimo de un 50% de carga de lodos, o incluso el 100%, en función de las especificaciones del proyecto.
Fuente: TecnoConverting Ingeniería S.L.

sábado, 25 de febrero de 2017

El poder de la luz.

La mayoría de las personas regularmente funcionan en un ciclo de 24 horas, llamado ritmo circadiano. Sin embargo, el ambiente de la estación espacial crea una desviación del ciclo de luz y oscuridad al que los astronautas están acostumbrados en su hogar. Mucho trabajo, la necesidad de trabajar “turno nocturnos”, la emoción del vuelo espacial, y además el ambiente inusual… todo esto puede afectar los relojes circadianos de los astronautas. Estos factores pueden combinarse para alterar el sueño, lo que a su vez, puede tener efectos en el rendimiento.

Estar despiertos cuando deberían estar durmiendo, es en verdad un reto inveterado entre los tripulantes de la Estación Espacial Internacional  (International Space Station - ISS, por sus siglas idioma Inglés). Estudios llevados a cabo en astronautas que volaron en el transbordador entre 2001 y 2011, y en la estación espacial entre 2006 y 2011, demostraron que los astronautas dormían considerablemente menos en el espacio que en la Tierra. Aproximadamente ¾ de ellos informaron usar pastillas para promover el sueño durante sus misiones de 6 meses. El uso de la cafeína también es común entre los astronautas de la ISS para combatir la somnolencia diurna.
Pero la NASA está buscando una mejor manera de resolver el problema. El secreto está en la luz misma. Se sabe que la luz azulada que emiten nuestras computadoras portátiles pueden mantenernos despiertos por la noche. Un nuevo estudio de la NASA investigará cómo utilizar eso para el beneficio de la humanidad, y no solamente en la ISS.
Este estudio de la luz (conocido como “Lighting Effects study” en idioma inglés, o “estudio de los Efectos de la Iluminación”, en idioma español) coincide con una remodelación de la iluminación en la estación espacial. Las luces fluorescentes de la estación se están reemplazando por un nuevo sistema de diodos emisores de luz (LED, por su acrónimo en idioma inglés) de estado sólido. Los LED no solamente son más eficientes respecto a la energía, y más seguros, sino que literalmente pueden arrojar todo tipo de luz a este estudio.
El Dr. Steven Lockley, del Hospital Brigham and Women's, y el Dr. George Brainard, de la Universidad Thomas Jefferson, son los co-investigadores principales del estudio Lighting Effects. Lockley explica: “La luz tiene una cantidad de efectos sobre nuestro sueño y los ritmos circadianos; es un estimulante natural y puede mejorar el estado de alerta y el rendimiento, y también puede ayudar a reajustar el reloj de 24 horas cuando se desincroniza. El ojo humano contiene una proteína que es sensible a la luz llamada melanopsina, que es diferente de los bastones y conos que usamos para ver, la cual detecta la luz en el ojo e interviene en estos efectos. La melanopsina es más sensible a la luz azul de longitud de onda corta y así aumentando o reduciendo la proporción de estas longitudes de onda azules en luz blanca, es posible mejorar el estado de alerta, o fomentar el sueño, respectivamente”.
Lockley afirma: “La NASA ha desarrollado un sistema de iluminación multi-LED con el fin de aprovechar estos efectos de luz. El sistema puede proporcionar millones de espectros de luz diferentes. No estamos convirtiendo a la ISS en una discoteca, pero vamos a usar tres configuraciones de luz diferentes. Utilizaremos una configuración de luz general que proporcione una buena luz para ver durante las horas normales de trabajo, una configuración de luz azul de mayor intensidad que incremente el estado de alerta y que pueda proporcionar mejor cambio al reloj circadiano cuando sea necesario, y una configuración “pre-sueño”, con una luz azul de intensidad más baja y menor longitud de onda para calmar el cerebro y promover el sueño. Estudiaremos el impacto de estas luces en las misiones futuras”.
Se espera que los resultados de este estudio ayuden a definir pautas para los protocolos relacionados con la iluminación durante las futuras misiones en el ISS y las misiones espaciales con seres humanos. Los resultados podrían dejar claro exactamente cuándo y cómo usar estas diversas configuraciones de intensidad de la luz y espectros. Estos resultados también podrían conducir a beneficios en la Tierra, como ayudar a manejar los patrones del sueño en el caso de los trabajadores que se desempeñan en diferentes turnos o incluso desarrollar tratamientos para los trastornos del sueño o el jet lag (alteración del ritmo circadiano).
Fuente: NASA

SAGE III ya estudia la Capa de Ozono de la Tierra desde la EEI.

El cohete Falcon 9, de la compañía SpaceX, ha despegado a las 14.39 GMT desde Cabo Cañaveral en Florida. Su misión ha sido la puesta en órbita de la nave Dragón con destino a la Estación Espacial Internacional.
 
El lanzamiento se ha efectuado desde la plataforma 39A, la misma que fue utilizada para el despegue del Apolo 11 que en 1969 puso por primera vez al hombre en la luna y que se encontraba inactiva desde hace varios años. 

Imagen: Crédito NASA

Dragón entregará el Experimento sobre Gases y Aerosoles Estratosférico (SAGE) III para estudiar más a fondo la capa de ozono de la atmósfera terrestre.

Imagen: SAGE III (NASA) 

Una vez montado en la Estación Espacial, SAGE III medirá la protección solar de la Tierra, o el ozono, junto con otros gases y aerosoles, o pequeñas partículas en la atmósfera. SAGE III empleará al Sol y a la Luna como fuentes de luz. Cuando cualquiera de estos cuerpos aparezca o desaparezca detrás del borde de la Tierra, SAGE III analizará la luz que pasa a través de la atmósfera de nuestro planeta. El ozono y otras moléculas absorben longitudes de onda específicas, y esto revela su densidad, temperatura y localización.
Durante la década de 1970, los científicos comenzaron a rastrear una disminución constante del ozono en la estratosfera de la Tierra. Se determinó que esto fue causado por el uso extensivo de productos químicos producidos por el hombre. Después de años de esfuerzos globales para reducir significativamente el número de sustancias que agotan el ozono, los expertos ahora están optimistas en que la capa de ozono se recuperará.
La NASA tiene un equipo de especialistas con décadas de experiencia dedicados a la investigación en ciencias de la Tierra como SAGE III. 

La cuarta generación de una serie de la instrumentos de la NASA de observación terrestre, SAGE III será montada en la Estación Espacial donde se utilizará en un punto de vista único de la órbita baja de la Tierra para hacer mediciones a largo plazo, no solo de la capa de ozono, sino también de aerosoles, vapor de agua y otros gases de la atmósfera de la Tierra.

viernes, 24 de febrero de 2017

Celdas solares de perovskita de triple eficiencia.

Investigadores del Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla (ICMS), perteneciente al cicCartuja, establecen pautas optimizadas para la fabricación de celdas solares de tipo perovskita que en teoría triplican la eficiencia de las originales. 
Sol Carretero-Palacios, Alberto Jiménez-Solano y Hernán Míguez (pertenecientes al grupo de materiales ópticos multifuncionales) consiguen este aumento de eficiencia mediante la integración de nanopartículas metálicas en la lámina absorbente basada en compuestos con estructura tipo perovskita.
 
Los compuestos que presentan una estructura cristalina tipo perovskita, como el yoduro de plomo metilamonio, han tenido un desarrollo notable en los últimos años como materiales absorbentes en celdas fotovoltaicas. En este contexto, los investigadores del ICMS han presentado una guía de integración de nanopartículas metálicas en la capa absorbente para reducir la cantidad de material activo en el dispositivo y para mejorar su capacidad para atrapar la luz de sol. 
Asimismo la reducción del espesor de la capa de perovskita es muy importante en términos medioambientales, ya que el plomo (un metal pesado) es uno de los elementos constituyentes de estas perovskitas.  
Por último destacar la relevancia social de esta investigación, ya que en los últimos años los compuestos que presentan una estructura cristalina tipo perovskita permiten el desarrollo de dispositivos fotovoltaicos con eficiencias superiores al 20% y con un bajo coste de fabricación. No obstante, este material aún no ha alcanzado su techo de eficiencia y son muchas las vías que se están explorando para aumentar su rendimiento. 
Los resultados se han publicado en forma de perspective en el primer número de la revista ACS Energy Letters, y el trabajo ha sido destacado como uno de los 20 artículos más leídos de los últimos tres meses. La referencia de la publicación completa es: Sol Carretero-Palacios, Alberto Jiménez-Solano and Hernán Míguez. Plasmonic Nanoparticles as Light-Harvesting Enhancers in Perovskite Solar Cells: A User’s Guide ACS Energy Lett., 2016, 1 (1), pp 323-331.
Fuente: Ciccartuja

jueves, 23 de febrero de 2017

La UVA calibrara la camara que explorara vida en Marte.

La Universidad de Valladolid ha acogido la presentación del consorcio creado por cuatro universidades públicas: UVa, Universidad del País Vasco, Universidad Complutense de Madrid y Universidad de Málaga, con el cometido de desarrollar la tecnología que va a aportar España a la nueva misión a Marte que programa la NASA (Agencia Espacial de los Estados Unidos). En el acto han participado el rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José; el rector de la Universidad del País Vasco, Iñaki Goirizelaia; la vicerrectora de Política Académica y Profesorado de la Universidad Complutense de Madrid, Mercedes Gómez Bautista, y el vicerrector de Proyectos Estratégicos de la Universidad de Málaga, Víctor Muñoz. La explicación técnica ha corrido a cargo del director del proyecto de investigación, el catedrático de Física de la Materia Condensada de la UVa Fernando Rull.
 
La nueva misión a Marte de la NASA (MARS 2020) pretende situar sobre la superficie del planeta rojo un vehículo avanzado, versión mejorada del actual Curiosity, con el objetivo fundamental de estudiar las condiciones de habitabilidad marcianas como parte de la preparación para futuras misiones humanas.
Los instrumentos científicos seleccionado para esta misión son siete, y entre ellos se encuentra SuperCam, un instrumento para el análisis combinado por espectroscopia LIBS, Raman, Fluorescencia, Infrarrojo y Visible de los materiales de la superficie de Marte a distancia. SuperCam combinará esta potencia analítica con la imagen detallada en color para situar los puntos de análisis en su contexto petrográfico. Este instrumento es una versión avanzada y mucho más compleja que el actual ChemCam, un espectrómetro LIBS a distancia que trabaja en la superficie marciana con el vehículo Curiosity.
El equipo científico y técnico de SuperCam está liderado por Roger Wiens, de Los Alamos National Laboratory, con la colaboración de la agencia espacial francesa (CNES) donde trabaja el Co-Investigador Principal, Sylvestre Maurice, y la colaboración de Universidad de Valladolid bajo la dirección del profesor Fernando Rull.
De acuerdo con el convenio establecido por la NASA y la Universidad de Valladolid, suscrito en marzo del pasado año, la contribución de la UVa incluye el sistema de calibración de la SuperCam. Su papel específico consiste en colaborar en la selección de las muestras más apropiadas dentro del consorcio internacional de SuperCam, recibir dichas muestras, verificarlas e integrarlas en un soporte. Es responsable además del diseño y fabricación del soporte, así como de la realización de todas las pruebas mecánicas y térmicas necesarias para asegurar la calificación de vuelo.
El sistema de calibración es un aspecto esencial para el correcto funcionamiento combinado de esas técnicas integradas en un solo instrumento. Hasta el presente, cada técnica embarcada en las diferentes misiones lleva su propio sistema de calibración para que los datos obtenidos sean fiables y contrastables en tierra. En este caso, el sistema de calibración debe satisfacer los requisitos de cada técnica y también permitir la ciencia combinada entre las diferentes técnicas.
Para ello, además de las responsabilidades enunciadas, el equipo español, tiene la responsabilidad de colaborar en el plan de calibración del instrumento con particular interés en la coordinación de la correlación cruzada de las diferentes técnicas que lo componen durante su operación en Marte. Asimismo, ha de participar en el desarrollo científico de la parte Raman del instrumento, ya que el equipo de la Universidad de Valladolid dirige a su vez, el instrumento Raman para la misión Exomars de la agencia espacial europea (ESA).
Como se puede apreciar, este conjunto de tareas representa una gran complejidad por las dificultades técnicas de preparar un conjunto de muestras adecuadas que puedan trabajar en las condiciones ambientales marcianas y en un soporte específico que también pueda resistir las condiciones extremas sobre la superficie de Marte. Pero sobre todo, estas tareas representan un reto científico de primera magnitud.
Con el objeto de abordar estas responsabilidades con un equipo investigador de capacidad científico-técnica a la altura de los retos asumidos y tamaño adecuado, se ha constituido un equipo multidisciplinar basado en la colaboración entre los investigadores de la UVA y otros investigadores de primer nivel de diferentes universidades y centros. Estos investigadores, de la Universidad Complutense en Madrid, Universidad del País Vasco y Universidad de Málaga, tienen experiencia demostrada en las diferentes técnicas que componen el instrumento SuperCam. Y el objetivo principal es, que este equipo lleve a cabo todas las tareas de desarrollo, integración y verificación del conjunto del sistema de calibración de SuperCam, así como la ciencia asociada.
La fórmula elegida para la formalización de este equipo ha sido la de constituir un consorcio entre las cuatro universidades citadas para asumir y realizar las tareas y responsabilidades que se derivan de la participación en el desarrollo del sistema de calibración de SuperCam.
Las tareas van a ser repartidas de la siguiente manera:
La UVa tiene la responsabilidad de coordinar el conjunto de actividades, interaccionar directamente con la dirección del instrumento y de la misión y finalmente entregar el sistema de calibración en tiempo y forma para su integración en el vehículo de NASA 2020.
La UCM, a través del investigador Valentin García Baonza, tiene la responsabilidad de participar en el plan de calibración de SuperCam, sobre todo en la calibración cruzada entre las técnicas Raman y LIBS, así como dar soporte al IP del sistema de calibración en la parte Raman.
La Universidad del País Vasco (UPV-EHU) a través del investigador Juan Manuel Madariaga, tiene como responsabilidad principal la de verificar mediante técnicas complementarias a las usadas en SperCam las propiedades del conjunto de muestras de calibración, tanto ante, como después de realizar los ensayos termo-mecánicos de calificación.
La Universidad de Málaga, bajo la dirección del investigador Javier Laserna tiene como tarea y responsabilidad principal la verificación mediante la técnica LIBS del conjunto de muestras para el sistema de calibración. Esta verificación se realizará en condiciones de ambiente marciano. También la de dar soporte al IP en la técnica LIBS y participar en la ciencia de la misión.
Los resultados de LIBS obtenidos en Málaga se correlacionarán con los obtenidos en Bilbao con objeto de establecer los criterios finales de selección y aceptación del conjunto de muestras que va a constituir el sistema de calibración de SuperCam.
Y con ese sistema se establecerán las funciones de correlación necesarias para poder mantener calibradas las diferentes técnicas que conforman SuperCam durante todo el tiempo de operación de la misión en Marte.
Fuente: Gabinete de Comunicación de la  UVA (Valladolid).

miércoles, 22 de febrero de 2017

Hormigon armado: Historia y resistencia climatica.

Desde que en 1850 el jardinero Joseph Monier inventara el hormigón armado al hacer unas macetas con cemento y alambre y, luego, hacia 1890, se iniciara el estudio científico del comportamiento del hormigón armado, (gracias al cual se formularon las primeras bases constructivas y de cálculo) hasta nuestros días, ha transcurrido un largo período que permite hacer balance de la durabilidad de este material.

En las primeras obras, tanto los arquitectos que empezaron a utilizarlo, como Garnier y Perret, como luego los racionalistas de la Bauhaus y del movimiento moderno (singularmente Gropius, Le Corbusier y Aalto) supieron apreciar este material que les permitía crear y construir formas con una piedra artificial moldeable. En Norteamérica, se exploraron sus límites resistentes en las estructuras de los rascacielos y los voladizos de Frank Lloyd Wright.
En la obra civil, las aportaciones de Freyssinet con el pretensado o las estructuras laminares de Nervi, Torroja, Candela y Sánchez del Río alcanzaron esbelteces de una audacia desconocida. Ya más recientemente, Niemeyer nos ha legado una obra de una belleza y equilibrio innegables.
La simbiosis del hormigón y su capacidad de resistir compresiones, con el acero y su capacidad de resistir tracciones y esfuerzos de corte, junto con la posibilidad de crear formas por moldeo, ha hecho que este material se haya impuesto en la creación de la mayoría de estructuras de edificios y obra civil.
La norma que rige actualmente es la EHE-08 “Instrucción de hormigón estructural”, que en su artículo 5º sobre exigencias, establece:
“Una estructura debe ser proyectada y construida para que, con una seguridad aceptable, sea capaz de soportar todas las acciones que la puedan solicitar durante la construcción y el periodo de vida útil previsto en el proyecto así como la agresividad del ambiente”
Imagen: Centro Niemeyer, Avilés.
Se entiende por “vida útil de una estructura” el periodo de tiempo, a partir de su puesta en servicio, durante el cual debe mantener unas condiciones de seguridad, funcionalidad y aspecto aceptables. Durante ese periodo requerirá una conservación normal adecuada pero no requerirá operaciones de rehabilitación.
Sin embargo, existen ocasiones en que esta rehabilitación es necesaria, como cuando se presentan patologías y se desea prolongar su vida útil.
LAS AGRESIONES
Con el paso del tiempo se ha visto que el hormigón armado es más vulnerable de lo que sus pioneros creyeron.
Por una parte, la creciente contaminación de nuestro medio ambiente urbano e industrial produce emisiones de gases a la atmósfera, los cuales transforman las características de acidez del hormigón y destruyen la capa pasivante del acero de sus armaduras.
Por otra parte, la estructura porosa del propio hormigón lo hace permeable a la penetración de los gases y del agua, que es el medio de penetración de los cloruros presentes en la atmósfera marina o en las escorrentías del agua contaminada con sales de deshielo en las estructuras viarias en climas fríos. También en este caso, es la corrosión de las armaduras de acero el fenómeno que se producirá. En otros casos, el contacto del hormigón con aguas freáticas o tierras con alto contenido de sulfatos puede conducir a una agresión que produzca el desarrollo de compuestos expansivos que destruyan la estructura interna de la matriz del hormigón.
LAS PATOLOGÍAS Y SUS SÍNTOMAS
Todas estas agresiones se manifestarán en unos síntomas que pueden resumirse en fenómenos de fisuración y de disgregación.
Los que tienen su origen en la oxidación del acero de las armaduras, con su consiguiente expansión, se manifestarán con fisuras y eventual desprendimiento de la capa de hormigón que recubre dichas armaduras, dada la escasa resistencia de este a resistir tracciones. La fisuración abre vías directas de acceso de los agentes agresivos hacia las armaduras, lo que acelera drásticamente los procesos de corrosión. La posterior reducción de la sección resistente del acero puede llegar a mermar fuertemente la capacidad resistente del elemento estructural.
Los síntomas que tienen su origen en la formación de sustancias expansivas en la matriz del hormigón se manifiestan en disgregaciones del material, que empiezan en la parte exterior más expuesta y avanzan hacia el interior progresivamente.
Existen otras causas de patologías que presentan síntomas de fisuración o de disgregación, pero son estadísticamente mucho menos relevantes que las citadas y están ampliamente descritas en la bibliografía especializada existente.
EL DIAGNÓSTICO Y EL PROYECTO
La complejidad que entraña la identificación de las causas que originan los fenómenos de degradación del hormigón armado, junto con la alta responsabilidad que conlleva, hacen que el reconocimiento, la diagnosis y el posterior proyecto de reparación deban ser efectuados por un técnico facultativo con los conocimientos y especialización necesarios. Acometer una intervención de reparación o rehabilitación sin estas garantías supone, en muchos casos, un alto riesgo para la estructura y unas pérdidas económicas importantes a medio y largo plazo.
LOS PRODUCTOS Y SISTEMAS
Paralelamente al descubrimiento de la vulnerabilidad del hormigón armado se han producido dos fenómenos en el tiempo que conducen al estado actual en la reparación del hormigón armado.
Por una parte, la sucesiva actualización de las normas de diseño del hormigón en los distintos países que, mediante el reconocimiento más estricto de los distintos ambientes de exposición y el establecimiento de las consiguientes medidas preventivas en el diseño de la estructura y la formulación de los hormigones, persiguen una mayor durabilidad de estos. Con este fin, se han ido adoptando medidas como el control estricto de los componentes, la reducción de la relación agua/cemento, el incremento del contenido y la resistencia del cemento en el diseño de las mezclas, el aumento del espesor del recubrimiento de hormigón de las armaduras y la regulación en el empleo de aditivos y adiciones.
Por otra parte, el avance en la tecnología de la industria química y del cemento en las últimas décadas facilita actualmente la posibilidad de formular hormigones a medida de las necesidades de prestaciones y puesta en obra requeridas, por altas que estas sean. Con ello se mejoran las expectativas de durabilidad desde el punto de vista preventivo.
Asimismo, esta misma evolución en la tecnología de la industria de la química aplicada a la fabricación de productos para la construcción permite, en términos paliativos, disponer hoy día de múltiples productos que, combinados en sistemas, aportan los instrumentos necesarios para llevar a buen fin las intervenciones de reparación, mantenimiento y protección de las estructuras de hormigón armado. Efectivamente, la incorporación de polímeros y otros ingredientes a los morteros cementosos y la cuidada selección y combinación de aglomerantes y áridos, junto con un estricto control de calidad de fabricación, han hecho posible la creación de morteros de retracción compensada, altamente adherentes, con distintos tiempos de fraguado, con resistencias y módulos elásticos diversos, espesores y medios de aplicación variables y unas prestaciones finales que aseguran la durabilidad de las intervenciones en que participan.
También los avances en la formulación de resinas bicomponentes y dispersiones filmógenas o impregnantes facilitan la adecuación de este tipo de productos a las intervenciones de inyección y adhesión estructural, en el caso de las primeras, y de protección las segundas.
LA NORMATIVA
La proliferación de normas locales y la difícil comparación entre los productos y sistemas disponibles en el mercado hacía necesaria la existencia de una única norma europea que viniera, entre otras finalidades, a unificar definiciones, criterios y parámetros de prestación. Como consecuencia se creó, tras 15 años de trabajos de diversos comités integrados por profesionales de la actividad de reparación y protección del hormigón, la norma europea EN 1504, que fue implantada plenamente por los miembros del CEN (organismos nacionales de normalización de los 28 países europeos) el 1 de enero de 2009. Lleva por título “Productos y sistemas para la protección y reparación de estructuras de hormigón. Definiciones, requisitos, control de calidad y evaluación de la conformidad” y consta de 10 partes que son, a su vez, normas independientes. A las 10 partes armonizadas de la norma europea se les ha concedido la categoría de norma nacional en cada uno de los países individuales y las normas nacionales en conflicto fueron retiradas al final del periodo de coexistencia, en diciembre de 2008. En algunos casos pueden haber permanecido especificaciones de aplicación nacional local bajo la autoridad de los organismos nacionales de especificaciones.
Los siguientes capítulos de esta monografía tratan ampliamente sobre el contenido y alcance de dicha norma, la EN 1504.
SISTEMAS DE REPARACIÓN
La UNE-EN 1504 describe las siguientes categorías de productos y sistemas como principales:
La EN 1504 describe las siguientes categorías de productos y sistemas como principales:
• Protección de la superficie (EN 1504-2):
· Incrementan la durabilidad de la estructura.
• Reparación estructural y no estructural del hormigón (EN 1504-3):
· Sustituyen al hormigón dañado y restauran la integridad y la durabilidad de la estructura.
• Adhesión estructural (EN 1504-4):
· Garantizan una unión estructural duradera a otros materiales aplicados sobre el hormigón.
• Inyección (EN 1504-5):
· Restauran la integridad y/o la durabilidad de la estructura.
• Anclaje (EN 1504-6):
· Fijan la armadura en el hormigón, para conferir un adecuado comportamiento estructural. · Rellenan la cavidad, entre elementos de acero y hormigón con el fin de obtener continuidad entre estos.
• Protección de la armadura (EN 1504-7):
· Incrementan la protección contra la corrosión de los hierros de la armadura.
LA APLICACIÓN Y EL CONTROL
La aplicación de estos productos y sistemas en las intervenciones de reparación y protección deben llevarla a cabo empresas especializadas, con personal técnico y mano de obra debidamente formados en el manejo de las mezclas y de los métodos de puesta en obra requeridos.
Debe prestarse especial atención a los aspectos de seguridad y salud. Los trabajos deben ser controlados por los técnicos facultados para asegurar su eficacia final. La última parte de la norma: “Aplicación en obra de los productos y sistemas y control de calidad de los sistemas” es la que regula estos aspectos.
CONCLUSIÓN
Finalmente, los costes económicos y medioambientales que suponen la demolición, eliminación y reconstrucción de las estructuras de hormigón existentes justifican ampliamente la orientación actual hacia la rehabilitación de las construcciones, en general, y de las estructuras en particular, enfocadas a su durabilidad. Hoy día disponemos de los conocimientos técnicos, la normativa y los productos y sistemas necesarios para conseguirlo.
Fuente: ANFAPA.

martes, 21 de febrero de 2017

Matematicas: Un medio para medir riesgos climaticos.

A todo el mundo le cuesta tomar decisiones; más aún, si se está ante una situación de riesgo. En estos casos, la intuición no siempre sirve ni es la mejor herramienta. Pero las matemáticas sí lo son. El proyecto "It's a risky life" incluye una serie de vídeos que, en clave de humor, abordan conceptos matemáticos esenciales acerca del riesgo y su influencia en la sociedad moderna.


David Ríos, titular de la cátedra AXA del ICMAT, presenta los vídeos "It’s a risky life", bajo el epígrafe: Matemáticas para tomar decisiones en situaciones de riesgo.

El cambio climático, las crisis financieras, la ciberseguridad o el terrorismo son algunos de los desafíos actuales que generan situaciones de riesgo en las que la toma de decisiones es muy importante. Las matemáticas desempeñan un papel fundamental para realizar una buena elección.
Sin embargo, mucha gente no entiende los conceptos en los que esto se basa ni su relevancia en la vida diaria, así que en It’s a risky life! se presentan de manera divertida y al alcance de todos los públicos. El objetivo del proyecto es explicar, de una manera divulgativa y amena, cómo está presente la idea de riesgo (seguridad, toma de decisiones, incertidumbre) en nuestro día a día.
Impulsada por AXA Research Fund, esta iniciativa cuenta con la colaboración del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y la Fundación General CSIC. David Ríos, investigador del ICMAT y Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, es el presentador de los ocho vídeos que configuran el proyecto.
“Es importante conocer los fenómenos relacionados con el riesgo porque nos rodean de forma casi ubicua, y, sin embargo, no siempre se entienden bien. Con los conceptos que se explican en los vídeos se puede aprender a tomar mejores decisiones”, detalla Ríos.
Cada audiovisual durará en torno a los dos minutos y se difundirá aproximadamente cada tres semanas en el canal de YouTube del ICMAT, con versiones tanto en español como en inglés.
Soluciona un reto
"It's a risky life" pretende, además de hacer pensar al público, premiar su participación. Para ello, al final de cada vídeo se propondrá un reto relacionado con los malentendidos sobre la percepción del riesgo. El participante que más respuestas acertadas tenga al final de la serie podrá ganar un robot social programable Aisoy.
Para facilitar el seguimiento de los próximos retos, la publicación de cada uno de ellos irá acompañada por una comunicación en redes sociales de ICMAT (@_ICMAT) y de AXA (@AXAsegurosEs) con el uso del hashtag #itsariskylife.
El primer vídeo ya puede verse en el canal de YouTube del ICMAT.
Fuente: David Ríos, titular de la cátedra AXA del ICMAT (CSIC)

domingo, 19 de febrero de 2017

Generacion de hielo artificial para regenerar el Oceano Artico.

El Océano Ártico, u Océano Glacial Ártico, (cada vez menos glacial) se está derritiendo a pasos agigantados.

Mientras la extrema derecha capitalista, de la que el reciente electo Donald Trump es un relevante exponente, quizás llevada por sus ansias de negocio a corto plazo se obstinan en negar el profundo cambio climático que está sufriendo nuestro planeta, sin importar en absoluto le que vaya a suceder a nuestros hijos, otros, los científicos de bien, investigan y luchan por paliar lo inevitable: Un creciente y constante aumento de las temperaturas, el deshielo de los polos del planeta y una extensa lista de catástrofes medioambientales.
Dos décadas después de que Naciones Unidas estableciera la Convención Marco sobre Cambio Climático para “prevenir la peligrosa interferencia de la mano del hombre en el sistema climático de la Tierra”, el Ártico muestra los primeros signos de un cambio climático peligroso. Así lo asegura un grupo de científicos, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en un artículo publicado en el último número de la revista Nature Climate Change.
Según los investigadores, el Ártico sufre ya algunos de los efectos que, de acuerdo con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), se corresponden con un “cambio climático peligroso”. La velocidad del calentamiento supera ya a la de adaptación natural de los ecosistemas árticos. Además, las comunidades esquimales están viendo peligrar su seguridad, su salud y sus actividades culturales tradicionales.
Los expertos reclaman un esfuerzo para desarrollar indicadores que alerten con tiempo de estos cambios, mitigar sus causas y reconstruir la capacidad de adaptación y recuperación de ecosistemas y comunidades.
“Nos enfrentamos a la primera evidencia clara de un cambio climático peligroso y, sin embargo, parte de los científicos y los medios de comunicación están sumidos en un debate semántico sobre si el hielo oceánico del Ártico ha alcanzado o no un umbral de inflexión. Todo ello está distrayendo la atención de la necesidad de desarrollar indicadores que alerten de la proximidad de futuros cambios abruptos y de la formulación de políticas para evitarlos verdadero objetivo de desarrollar indicadores que alerten de futuros cambios abruptos”, señala el investigador del CSIC Carlos Duarte, autor del artículo.
¿Bombas de agua para combatir el deshielo en el Ártico?
En los momentos actuales, un equipo de científicos de Estados Unidos propuso combatir el deshielo del Ártico mediante el uso de grandes bombas que arrojen agua sobre la superficie del hielo, donde se congelara más rápido, como si se tratase de grandes cañones de nieve como los que se usan en las estaciones de sky, pero actuados mediante energía eólica.
Los investigadores de la Universidad Estatal de Arizona plantearon construir 10 millones de bombas eólicas para extraer agua y derramarla sobre la superficie del hielo, en un proyecto que costaría 500 mil millones de dólares, publicó la revista "Earth's Future" en su última edición.
Imagen: Cañón de nieve. 

Las bombas de agua gigantes se asentarían en boyas flotando en el Ártico, donde tomarían agua de debajo del hielo y la rociarían en invierno sobre la superficie.
Como la parte superior de la capa de hielo es la parte más fría, el agua arrojada encima del hielo se congelaría más rápido, incrementando la masa gélida.
"Si esto funciona, se revertiría la tendencia de pérdida de hielo marino, se  recuperaría parte de lo perdido y se frenaría el aumento del nivel de los mares".

sábado, 18 de febrero de 2017

Extractos de aguacate disminuyen la corrosión del acero.

El deterioro químico del acero A36 se evita mediante inhibidores de corrosión naturales como el aguacate, que en comparación con los comerciales son menos tóxicos, no afectan el medioambiente y resultan muy económicos

UN/DICYT Los inhibidores son sustancias que se pueden aplicar en forma de aerosol en ambientes controlados formando una capa adicional al material, con lo que se logra retardar su proceso de corrosión.
El acero al carbono A36 es comúnmente utilizado en construcción de puentes, vigas y estructuras. Además, por su uso en la industria, muestra este tipo de deterioro químico demasiado fácil y rápido.
Así lo determinó en su investigación el estudiante Julián Andrés Pinilla Bedoya, de Ingeniería Física de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, quien actualmente trabaja en el Grupo de Laboratorio de Física del Plasma.
El extracto escogido por el investigador fue el producido por el árbol de aguacate papelillo, de la familia Persea Americana Mill –cultivado en la región centro-sur del departamento de Caldas– que se adapta fácilmente a climas fríos y su fruto madura de seis a ocho semanas. Se caracteriza por ser de cáscara delgada, superficie lisa y un contenido en grasa de cerca de un 30 %.
Tales características permiten que durante el proceso físico haya mejoras en la producción de este extracto.
“Con esa información se empezó a investigar qué elementos en la naturaleza tenían esta propiedad y cuál era el indicado para este acero, ya que según el material que se utilice es necesario tener en cuenta cuál inhibidor se va a emplear”, expresó el investigador.
Para determinar si este inhibidor contrarrestaba la corrosión en este tipo de acero se realizaron dos pruebas en laboratorio: curvas de polarización Tafel y espectroscopia de impedancia electroquímica (EIS), en un equipo llamado potenciostato/gasvanostato, perteneciente a la U.N. Sede Manizales y adscrito al Laboratorio de Física de Plasma.
Teniendo en cuenta estas dos técnicas se realizaron tres pruebas con pulpa, pepa y cáscara del aguacate, utilizando un medio electrolito de cloruro de sodio (NaCl) al 3,5 % en peso, que permite simular el medio (solución) corrosivo.
En las pruebas preliminares se presentó una gran eficiencia del inhibidor, en comparación con las pruebas realizadas al acero en la solución corrosiva. Además, mediante imágenes ópticas se pudo determinar el cambio en la corrosión generalizada.
El estudiante aseveró que la eficiencia del inhibidor fue de un 17,97 %.
Para futuros trabajos se pretende estudiar la composición química del aguacate mediante varias técnicas, con el fin de sintetizar el o los componentes que hacen de este orgánico un inhibidor eficaz para el acero A36.
Este trabajo se realizó con la supervisión y el apoyo de los profesores Belarmino Segura Giraldo, Elisabeth Restrepo Parra y Pedro José Arango y la estudiante Daniela Garcés López, pertenecientes al Departamento de Física y Química de la U.N. Sede Manizales.
Fuente: UN/DICYT

viernes, 17 de febrero de 2017

Niveles de hielo y CO2 en el clima primitivo marciano.

El análisis de muestras "in situ" realizado por el rover Curiosity de la NASA con participación del CSIC, demuestra que la atmósfera marciana no contenía el CO2 mínimo para la existencia de un lago de agua líquida en el cráter Gale. La ausencia de carbonatos indica que los sedimentos del cráter se formaron en un clima muy frío hace 3.500 millones de años.

Ilustración del rover ‘Curiosity’ de la NASA, que lleva explorando Marte desde 2012 (NASA/JPL-Caltech/MSSS)
El contenido de CO2 en la atmósfera primitiva de Marte, hace 3.500 millones de años, era demasiado bajo para que, en zonas como el cráter Gale, en el ecuador del planeta, se depositaran sedimentos como los encontrados por el vehículo explorador Curiosity de la NASA. Esta y otras conclusiones se desprenden de un trabajo con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que aparece publicado en el último número de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).
El terreno que está analizando Curiosity desde 2012, dentro de la misión Mars Science Laboratory de la NASA, está compuesto fundamentalmente por secuencias sedimentarias depositadas en el fondo de un lago hace 3.500 millones de años. Estos sedimentos contienen diversos minerales secundarios, como arcillas o sulfatos, que indican que la superficie primitiva estuvo en contacto con el agua líquida.
La existencia de agua líquida requiere de una temperatura en la superficie proporcionada por un mínimo de CO2 en la atmósfera. Pero este no era el caso de Marte en sus inicios. “Esta contradicción tiene dos posibles soluciones. O bien no hemos desarrollado aún los modelos climáticos que expliquen las condiciones ambientales de Marte al principio de su historia, o bien las secuencias sedimentarias de Gale se formaron en realidad en un clima muy frío. La segunda opción es la más razonable”, explica el investigador Alberto Fairén, que trabaja en el Centro de Astrobiología (mixto del CSIC y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial).
Un entorno muy frío “Sin embargo, el rover no ha encontrado carbonatos, lo que confirma los estudios de todas las sondas anteriores: los carbonatos son muy escasos en la superficie de Marte y, por tanto, el contenido de CO2 en la atmósfera era muy bajo”, agrega Fairén.
En concreto, el análisis directo de muestras sobre la superficie marciana llevado a cabo por estos investigadores demuestra que el nivel de CO2 en la atmósfera en el momento en que se depositaron los sedimentos de Gale era entre 10 y 100 veces inferior al mínimo requerido para que la temperatura en superficie estuviera por encima del punto de congelación del agua líquida.
En la Tierra, los depósitos de carbonatos se forman en el fondo de los lagos y los mares al interaccionar el CO2 de la atmósfera con el agua líquida. El dióxido de carbono es un gas capaz de generar un potente “efecto invernadero” y, por lo tanto, de calentar el planeta.
Según los científicos, la imagen que mejor describiría Gale en los inicios de Marte sería la de un lago glaciar, rodeado por enormes masas de hielo, que estaría parcial o estacionalmente helado. “El entorno sería similar al Ártico canadiense o a Groenlandia hoy en día”, asegura el investigador del CSIC, cuyo trabajo ha sido financiado por una ayuda Starting Grant del European Research Council dentro del proyecto icyMARS.
Además, aunque el hielo habría sido dominante, también habría sido común la presencia de agua líquida en abundancia. La formación de arcillas y sulfatos se habría dado en lugares y momentos específicos, estacionalmente o en lagos de agua líquida cubiertos por una capa de hielo.
Fuente: CSIC. 7/2/2017 
Thomas F. Bristow, Robert M. Haberle, David F. Blake, David Des Marais, Jennifer L. Eigenbrode, Alberto. G. Fairén, John P. Grotzinger, Kathryn M. Stack, Michael A. Mischna, Elizabeth B. Rampe, Kirsten L. Siebach, Brad Sutter, David T. Vaniman, Ashwin R. Vasavada. Low Hesperian PCO2 constrained from in situ mineralogical analysis at Gale crater. PNAS. DOI: 10.1073/pnas.1616649114.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Nuevos Trajes Espaciales Starliner de Boeing para astronautas.

Los astronautas que se dirijan a la órbita a bordo de las naves espaciales Starliner de Boeing usarán trajes espaciales más ligeros y más cómodos que los trajes usados hasta ahora, capaces de soportar las condiciones ambientales más extremas.

El nuevo traje aprovecha avances de diseños históricos, cumple con los requisitos de seguridad y funcionalidad de la NASA e introduce innovaciones de vanguardia. Boeing ha dado a conocer su diseño de trajes espaciales, mientras la compañía continúa avanzando hacia pruebas de vuelo de su nave espacial Starliner y sistemas de lanzamiento que llevarán a los astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Los astronautas que se dirijan a la órbita a bordo de las naves espaciales Starliner de Boeing usarán trajes espaciales más ligeros y más cómodos que los trajes usados hasta ahora. Image Credit: NASA.
Algunos de los avances en el diseño:
• Más ligeros y más flexible a través del uso de materiales avanzados y nuevos patrones de juntas.
• El casco y la visera están incorporados en el traje en lugar de ser desmontables.
• Guantes sensibles a la pantalla táctil.
•Rejillas de ventilación que permiten a los astronautas a sentirse más frescos, pero todavía se puede presurizar el traje de inmediato.
El traje completo, que incluye un calzado integrado, pesa alrededor de 9 kilos con todos sus accesorios - unos 4,5 kilos más ligero que los trajes de lanzamiento y entrada llevados por los astronautas del transbordador espacial.
El nuevo traje de Starliner permite que el vapor de agua pase fuera del traje, lejos del astronauta, pero mantiene el aire en su interior. Eso hace que el traje sea más fresco sin sacrificar la seguridad. Los materiales en los codos y las rodillas también dan a los astronautas más movimiento, mientras que las cremalleras ubicadas estratégicamente les permiten adaptar la forma del traje cuando están de pie o sentados.
"La parte más importante es que el traje te mantendrá vivo", dijo el astronauta Eric Boe. "Es mucho más ligero, más ceñido al cuerpo y es más sencillo, lo que siempre es bueno. Los sistemas complicados tienen más maneras de romperse, por lo que es mejor hacer en algo como esto".
Por supuesto, el traje tiene que ser tan funcional como seguro, dijo Boe. Si un astronauta se atasca pero no puede alcanzar los interruptores o trabajar la pantalla táctil, el traje espacial no sería efectivo. Es por eso que los astronautas han pasado parte de su tiempo sentados dentro de una maqueta Starliner vistiendo el traje espacial. Suben y salen repetidamente y prueban diferentes alcances y posiciones para que puedan establecer las mejores formas para que los astronautas trabajen dentro de los confines de la nave espacial.
"El traje espacial actúa como respaldo de emergencia a los sistemas de soporte de vida redundantes de la nave espacial", dijo Richard Watson, administrador de subsistemas para trajes espaciales para el Programa de Tripulación Comercial de la NASA. "Si todo funciona perfectamente en una misión, entonces no necesitarás un traje espacial. Es como tener un extintor cerca de la cabina, necesitas que sea efectivo si es necesario".
Boe y los astronautas Bob Behnken, Doug Hurley y Suni Williams están entrenando para pruebas de vuelo usando naves espaciales en desarrollo para el Programa de Tripulación Comercial de la NASA, incluyendo el Starliner de Boeing y los sistemas Dragon Crew de SpaceX. Las pruebas de vuelo con astronautas a bordo están programadas para comenzar en 2018.
Fuente: NASA

martes, 14 de febrero de 2017

Respuestas biologicas al cambio climatico.

Es de esperar que el cambio climático altere los procesos biológicos, manifiestan los científicos del CREAF:
 
En el CREAF llevamos a cabo diversos estudios en los que abordamos estas alteraciones en los últimos miles de años, en los últimos siglos y en las últimas décadas. Hemos visto cómo las especies están avanzando su actividad en el tiempo (la primavera biológica llega antes) y se desplazan en el espacio hacia mayores altitudes, y que no todas las especies responden igual. Los efectos de estos cambios específicos sobre el funcionamiento de los ecosistemas pueden ser sustanciales.
El efecto invernadero está produciendo, y parece que ha de seguir produciendo, un aumento de la temperatura y de la sequía en nuestra zona. El estudio de los efectos que estos cambios climáticos pueden tener sobre los ecosistemas lo abordamos con: (1) el estudio paleoecológico de cilindros sedimentarios de los últimos 10.000 años; (2) el estudio del material de herbario y museístico de los últimos siglos; (3) el estudio de los cambios ecofisiológicos y demográficos de la vegetación mediterránea en respuesta a las cambiantes condiciones climáticas naturales; (4) el estudio experimental de la vegetación bajo condiciones más o menos controladas, que simulan de los cambios previstos para las próximas décadas por los modelos climáticos; y (5) la modelización de los cambios pasados y futuros.
Entre los numerosos resultados de estos estudios destaca el hallazgo de que el reciente calentamiento global -entre 0,6 y 1,0 °C en los últimos 50 años- ha alterado fenómenos biológicos como el crecimiento de las plantas, la floración, la salida y la caída de las hojas y de los frutos, y las épocas de migración de los animales. Por ejemplo, en Cardedeu (Barcelona) las hojas de diferentes especies de árboles caducifolios salen en promedio 16 días antes y caen 13 días más tarde que hace 50 años. Cambios similares se han observado en todo el hemisferio norte. Los datos de teledetección desde los satélites (series temporales de NDVI) durante las últimas dos décadas, analizadas por distintos centros y también por el CREAF, confirman a una mayor escala espacial este alargamiento del periodo de crecimiento vegetativo.
El conocido aumento en la oscilación estacional de la concentración atmosférica de CO2, que sugiere una actividad creciente de la biosfera terrestre, sería debido, en parte, a este alargamiento. Los cambios en los ritmos de actividad de las distintas especies pueden afectar a sus habilidades competitivas, y, por lo tanto, a su ecología y conservación, con un impacto difícil de predecir en la estructura de las comunidades y el funcionamiento de los ecosistemas. Por ejemplo, se producen asincronías entre las actividades de algunas plantas y sus herbívoros o sus polinizadores.
Entre los efectos que pueden producir estos cambios conviene destacar también los que afectan directamente a los humanos, por ejemplo en aspectos sanitarios como los derivados de la aparición y cantidad de polen (alergias) o de la distribución y población de los agentes que propagan enfermedades, o en aspectos agrícolas como la elección de los cultivos adecuados.
Fig. Ecological effects of phenological changes caused by climate change.

En otro de nuestros estudios, hemos observado notables desplazamientos hacia mayores altitudes de las hayas (70 metros hasta llegar a la cima) y de las encinas (hasta llegar a 1400 m) en el Montseny en las últimas décadas, en una muestra más de los efectos del cambio climático, en este último caso con gran interacción con los cambios en los usos del suelo.
Fuente: CREAF 
Peñuelas J, Filella I (2001). Responses to a warming world. Science 294:793-795.
Peñuelas J, Filella I, Comas P (2002). Changed plant and animal life cycles from 1952 to 2000 in the Mediterranean region. Global Change Biology 8:531-544.
Peñuelas J, Boada M (2003). A global change-induced biome shift in the Montseny mountains (NE Spain). Global Change Biology 9:131-140. 
http://www.creaf.uab.es       

domingo, 12 de febrero de 2017

Venus: De clima habitable y humedo a estufa climatica de niebla acida.

Venus podría haber tenido un océano de agua líquida poco profundo y temperaturas en la superficie habitables hace millones de años en su historia temprana, de acuerdo con modelos realizados por ordenador del antiguo clima del planeta por científicos del Instituto de Estudios Espaciales Goddard (GISS) de la NASA en Nueva York.
 
Los resultados, publicados en la revista Geophysical Research Letters, se obtuvieron con un modelo similar al tipo utilizado para predecir el futuro cambio climático en la Tierra.
"Muchas de las mismas herramientas que utilizamos para modelar el cambio climático en la Tierra se pueden adaptar para estudiar los climas en otros planetas, del pasado y del presente," dijo Michael Way, un investigador en el GISS y autor principal del artículo. "Estos resultados muestran que el antiguo Venus podría haber sido un lugar muy diferente de lo que es hoy en día."
Venus hoy es un mundo infernal. Tiene una atmósfera de dióxido de carbono 90 veces más gruesa que la de la Tierra. Casi no hay vapor de agua. Las temperaturas alcanzan 462 ºC en su superficie.
Los científicos siempre han teorizado que Venus se formó a partir de ingredientes similares a los de la Tierra, pero siguió un camino evolutivo diferente. Las mediciones realizadas por la misión de la NASA Pioneer a Venus en la década de los 80 sugirieron por primera vez que Venus originalmente pudo haber tenido un océano. Sin embargo, Venus está más cerca del Sol que la Tierra y recibe mucha más la luz del sol. Como resultado, las moléculas de vapor de agua fueron descompuestas por la radiación ultravioleta, y el hidrógeno se escapó al espacio. Sin agua que quede en la superficie, el dióxido de carbono se acumula en la atmósfera, lo que lleva a un efecto invernadero que creó las condiciones actuales.
Estudios previos han demostrado que la rapidez en que un planeta gira sobre su eje afecta si se tiene un clima habitable. Un día en Venus es de 117 días terrestres. Hasta hace poco, se suponía que era necesaria una atmósfera gruesa como la de Venus actual para que el planeta tuviese una velocidad de rotación lenta como la de hoy en día. Sin embargo, la investigación más reciente ha demostrado que una delgada atmósfera como la de la Tierra moderna podría haber producido el mismo resultado. Eso significa que un antiguo Venus con una atmósfera similar a la de la Tierra podría haber tenido la misma velocidad de rotación que tiene hoy.
Otro factor que afecta al clima de un planeta es la topografía. El equipo GISS propuso que el antiguo Venus tenía el terreno más seco en general que el de la Tierra, especialmente en los trópicos. Esto limita la cantidad de agua evaporada de los océanos y, como resultado, el efecto invernadero por vapor de agua. Este tipo de superficie parece ideal para hacer un planeta habitable; parece tener suficiente agua para albergar vida, con terreno suficiente para reducir la sensibilidad del planeta a los cambios de la luz solar.
Way y sus colegas del GISS simularon las condiciones de un hipotético Venus en sus comienzos con una atmósfera similar a la de la Tierra, un día tan largo como el día actual de Venus, y un océano poco profundo en consonancia con los primeros datos de la nave espacial Pioneer. Los investigadores añadieron información sobre la topografía de Venus a partir de mediciones de radar tomadas por la misión Magallanes de la NASA en la década de los 90, y llenaron las tierras bajas con agua dejando las tierras altas expuestas como continentes venusianos. El estudio también tuvo en cuenta un antiguo sol que era hasta un 30 por ciento más débil. Aun así, el antiguo Venus todavía recibía un 40 por ciento más de luz solar que la Tierra hoy en día.
"En la simulación del modelo de GISS, el lento giro de Venus expone su lado diurno al sol durante casi dos meses a la vez," dijo el co-autor y científico de GISS Anthony Del Genio. "Esto calienta la superficie y produce lluvia que crea una gruesa capa de nubes, que actúa como un paraguas para proteger a la superficie de la mayor parte del calentamiento solar. El resultado es temperaturas climáticas medias que son en realidad unos pocos grados más frías que hoy en día en la Tierra”. 
Venus podría haber tenido un océano de agua líquida poco profundo y temperaturas en la superficie habitables para un máximo de 2 mil millones de años en su historia temprana, de acuerdo con modelos realizados por ordenador del antiguo clima del planeta por científicos del Instituto de Estudios Espaciales Goddard (GISS) de la NASA en Nueva York. Image Credit: NASA

viernes, 10 de febrero de 2017

Influencia de los cambios climaticos en la diversificacion de los caballos.

Un trabajo liderado por el CSIC apunta a factores del entorno como causantes de la rápida acumulación de especies durante los últimos 20 millones de años. Los investigadores han analizado 140 especies, la gran mayoría extintas, para obtener una síntesis de décadas de estudios a nivel global.
Imagen: Tres especies del género ‘Hipparion’, que convivieron en la Península Ibérica hace entre 9 y 5 millones de años, un buen ejemplo de la variabilidad de tamaño en el linaje de los caballos (MAURICIO ANTÓN).

Los cambios climáticos, entendidos como factores del entorno, han sido los principales responsables de la gran diversificación de los caballos, caracterizada por una rápida acumulación de especies, durante los últimos 20 millones de años. Esta es la principal conclusión de un trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que aparece publicado en el último número de la revista Science. Los científicos han analizado 140 especies, la gran mayoría extintas, y han sintetizado décadas de estudios del registro fósil de los caballos en todo el planeta.
La investigación contradice la teoría clásica que explicaba la multiplicación de las especies de caballos hace unos 18 millones de años, durante el Mioceno inferior. Esta teoría apuntaba a que la diversificación de los caballos estaría relacionada con una serie de rápidas adaptaciones en respuesta a la expansión de un nuevo entorno: las praderas. Hasta ahora se afirmaba que los cambios en el tamaño corporal y los dientes de los caballos habrían tenido un papel fundamental en esa gran diversificación, un escenario que en evolución se conoce como “radiación adaptativa”.
“Según la teoría clásica, los caballos que poblaban Norteamérica en ese momento habrían cambiado más rápido al desarrollar una dentadura más resistente a la abrasión, típica de una dieta rica en pasto. Además, se habrían hecho cada vez más grandes como requisito para aumentar la efectividad de la digestión de esta comida menos nutritiva y como estrategia contra los depredadores en los nuevos espacios abiertos”, explica Juan López Cantalapiedra, investigador del CSIC y el Museum für Naturkunde de Berlín.
Respuesta a factores externos
¿Realmente el tamaño y la dentición evolucionaron tan rápido durante los momentos de radiación de los caballos pastadores? Todo apunta a que no. Según estos investigadores, esos cambios morfológicos fueron lentos, porque los datos recopilados indican que las radiaciones dieron lugar a especies muy similares en ecología y forma.
Por tanto, factores del entorno, más que la evolución de esos rasgos morfológicos, influyeron en la rápida acumulación de especies. ”Los cambios ambientales habrían provocado la fragmentación de los ecosistemas a escala global, lo que dio lugar a poblaciones aisladas de caballos, diferentes genéticamente, pero con morfologías similares”, apunta Manuel Hernández Fernández, investigador de la Universidad Complutense de Madrid en el Instituto de Geociencias. “También afectaron a la productividad, generando ecosistemas con suficiente energía para mantener varias especies muy similares”, añade José Luis Prado, investigador de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.
Los cambios climáticos también facilitaron las dos grandes dispersiones de los caballos desde América a Eurasia. Estas dispersiones tuvieron lugar hace unos 11 y 4 millones de años a través del estrecho de Bering. En ambas ocasiones los caballos entraron posteriormente a África desde Eurasia.
“En esos momentos volvieron a diferenciarse multitud de nuevas especies de caballos repentinamente, pero no hubo cambios especialmente rápidos en sus rasgos morfológicos”, agrega la investigadora del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales María Teresa Alberdi.
J. L. Cantalapiedra, J. L. Prado, M. Hernández Fernández, M. T. Alberdi. Decoupled ecomorphological evolution and diversification in Neogene-Quaternary horses. Science. DOI: 10.1126/science.aag1772 Alda Ólafsson / CSIC Comunicación.