CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 31 de octubre de 2016

Fotobiorreactores de microalgas CO2ALGAEFIX

El proyecto CO2ALGAEFIX, destinado a la valorización del dióxido de carbono mediante cultivos de microalgas, finaliza tras cuatro años de investigación y desarrollo. Este ambicioso proyecto, cofinanciado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Unión Europea a través del programa Life+, nació con el objetivo de demostrar la viabilidad de un proceso de captura y biofijación de CO2mediante microalgas, en una planta industrial de generación eléctrica. CO2ALGAEFIX ha contado con la participación del grupo de investigación BIOTECNOLOGIA DE MICROALGAS MARINAS (BIO173), de la Universidad de Almería, perteneciente al ceiA3.

El proyecto CO2ALGAEFIX ha supuesto la construcción y operación de una planta de cultivo de microalgas, a escala preindustrial, en Arcos de la Frontera, zona con elevado nivel de radiación solar y temperaturas que favorecen el cultivo de estos microorganismos fotosintéticos, utilizando como fuente de carbono los gases de combustión de la Central de Ciclo Combinado de Iberdrola (1.600 MW de potencia instalada), adyacente a la planta.
La construcción y operación de esta planta ha supuesto un hito a nivel mundial, por sus dimensiones, por las técnicas de cultivo aplicadas y por los objetivos técnico-científicos perseguidos, entre los que se encuentran conseguir una producción de 100 toneladas de biomasa por hectárea y año, equivalente a la captación de 200 toneladas de CO2 por hectárea y año.
Las microalgas son organismos fotosintéticos capaces de convertir, con elevadas tasas de eficiencia, la energía de la luz solar en biomasa, consumiendo para ello dióxido de carbono como nutriente principal y liberando oxígeno a la atmósfera. Esto permite mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero a la vez que se obtiene una amplia variedad de productos, todos ellos con aplicación en diversos sectores, como son el agrícola, nutraceútico, cosmético o acuícola, entre otros.
La planta de cultivo de microalgas del proyecto CO2Algaefix ha sido la primera instalación mundial a escala pre-industrial que ha implementado diversas técnicas de cultivo, reactores tubulares, reactores verticales planos y reactores raceways, a escala pre-industrial, y utilizando gases de combustión industriales como fuente de carbono para los cultivos.
El proyecto pone a disposición de investigadores, empresas y público en general, a través de la publicación Manual de Buenas Prácticas, los resultados obtenidos y la experiencia adquirida con este proyecto así como los aspectos a tener en cuenta a la hora de poner en marcha y operar una instalación industrial de cultivo de microorganismos fotosintéticos (microalgas y/o cianobacterias). Editado por los socios que componen CO2Algaefix, puede consultarse a través de la página web www.co2algaefix.es
CO2Algaefix ha estado liderado por la empresa AlgaEnergy y ha contado con el respaldo de un consorcio en el que se integra la multinacional Iberdrola, la empresa Exeleria (Grupo Everis), las Universidades de Almería y Sevilla, la Agencia Andaluza de la Energía y la asociación Madrid Biocluster.
Fuente: Fundación Descubre. Grupo de Biotecnología de Microalgas Marinas de la Universidad de Almería.

Bioplasticos espaciales. Primer polietileno verde made in EEI.

El primer Plástico Verde, a base de resinas termoplásticas, será realizado por Braskem en la Estación Espacial Internacional, en asociación con Made In Space, empresa estadounidense líder en el desarrollo de impresoras 3D en gravedad cero y proveedora de la NASA. 

La tecnología 3D permitirá fabricar herramientas y piezas de repuesto en el espacio, lo que permitirá, no solo aumentar la autonomía a las misiones espaciales, sino resolver problemas de emergencia y reducción de costes.

Imagen: Piezas de recambio Made in Space.
La primera pieza creada a partir de la caña de azúcar, fuera de la Tierra, fue un conector de tubos para irrigación de vegetales fabricado en la Additive Manufacturing Facility (AMF), la primera impresora 3D comercial instalada de forma permanente en el espacio. Este equipamiento, que confeccionará diversos tipos de componentes con el polietileno verde I’m green, se encuentra en la Estación Espacial Internacional (International Space Station – ISS) y fue desarrollado por Made In Space con el apoyo del CASIS (Center for the Advancement of Science in Space).
Braskem viene trabajando desde hace un año junto a Made In Space en el desarrollo de una resina de polietileno verde para la impresión 3D en ambientes de gravedad cero. Esta asociación ha hecho posible que los astronautas reciban por e-mail el diseño digital de una pieza y luego la impriman, lo que ha reducido tiempo y costos de forma drástica.
El Plástico Verde I’m green de Braskem fue escogido para el proyecto por reunir características como flexibilidad, resistencia química y por ser reciclable, además de por provenir de una fuente renovable. Hay gran expectativa ante los beneficios del proyecto, ya que la impresión 3D en el espacio fue definida por la NASA como uno de los avances cruciales para una eventual misión a Marte.
La tecnología de Braskem también está presente en la estructura de la impresora. La mesa de impresión del equipo está hecha de Polietileno de Ultra-Alto Peso Molecular (UHMW-PE), conocido por la marca UTEC.
Esta resina se destaca por permitir una mejor adherencia en la impresión con polietileno verde y por ofrecer propiedades mecánicas como elevada resistencia a la abrasión y al impacto.
Un nuevo Análisis de Ciclo de Vida (ACV) del Polietileno Verde I’m green reforzó la importancia del PE Verde en la protección del medio ambiente: mostró una captura de 2,78 toneladas de CO2 por cada tonelada de resina de origen renovable producida. El estudio fue realizado por la consultora ACV Brasil y contó con la revisión técnica de un panel compuesto por el Institute for Energy and Environmental Research GmbH (IFEU) y por la Michigan State University.
Fuentes: Made In Space and www.braskem.com

domingo, 30 de octubre de 2016

Evaluacion microelectroquimica de la corrosion superficial.

La microelectroquímica es una técnica de caracterización de la corrosión en  superficies metálicas a escala microscópica.
 
Imagen: CSIC. 
El carácter local de los procesos involucrados en la reactividad de las superficies así como la heterogeneidad de las superficies reactivas justifican el importante esfuerzo que se está llevando a cabo en el desarrollo de técnicas electroquímicas de aplicación en escala microscópica (microelectroquímica).
Con este enfoque surge la técnica de la microcelda electroquímica, cuya gran ventaja frente a otras técnicas electroquímicas locales es la posibilidad de delimitar una pequeña área conocida sobre la que se pueden aplicar las técnicas de medida electroquímica convencionales.
Esta técnica de evaluación a escala de laboratorio tiene aplicaciones que van desde la  evaluación de cinética de procesos REDOX,  hasta la caracterización de procesos de corrosión y pasivación sobre distintas superficies, como cobre puro, capa de patina sobre cobre puro,  acero en medio alcalino, recubrimientos poliméricos, etc.
Como medio instrumental de medición se utiliza el microscopio electroquímico de  barrido, basado en la reacción que ocurre en un ultramicroelectrodo (UME) al moverse muy cerca de la superficie de un sustrato, lo cual permite obtener imágenes de las interfases en alta resolución.
En el laboratorio, para estudiar el grado de afectación superficial de los materiales cuando se ven atacados por medios químicamente activos, tales como la acción corrosiva de la humedad, la niebla salina, niebla ácida, etc., de forma acelerada, se utilizan las cámaras de ensayos acelerados, tras lo cual se efectúa la evaluación del grado de afectación por los medios descritos.

Fuente: UPM.

miércoles, 26 de octubre de 2016

I+D+i en transgenicos: Biotecnologia y genomica de carotenoides.

La UCLM cuenta con una nueva Unidad Asociada al CSIC; en esta ocasión de Biotecnología de Carotenoides. Su objetivo a corto plazo es la creación de plantas transgénicas de tomate y patata para su uso farmacológico.

Imagen que forma parte del trabajo de este grupo.
 
La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) cuenta con una nueva Unidad Asociada de I+D+i al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en esta ocasión, de Biotecnología de Carotenoides, representando con ello la cuarta unidad de la Universidad regional con el Consejo. La misma está constituida por el Grupo de Biología Molecular y Fisiología Vegetal de la UCLM, cuya investigadora responsable es la profesora Lourdes Gómez Gómez, junto con Oussama Ahrazem, y el grupo de Genómica y Biotecnología del Fruto, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP) del CSIC, con los profesores Antonio Granell Richart y Diego Orzáez Calatayud como investigadores responsables.
Ambos grupos han participado en recientes acciones europeas COST (PLANTENGIN-FA1006 y EUROCAROTEN-CA15136), existiendo por ello una estrecha colaboración con frecuente intercambio de estancias de investigadores de la UCLM en el IBMCP y viceversa, que se han traducido en un nutrido grupo de publicaciones conjuntas desde el año 2008. Los campos de especialización de los dos grupos están diferenciados, ofreciendo una interacción complementaria y sinérgica con el resultado de grandes beneficios.
A raíz de este trabajo en conjunto, se ha creado la Unidad Asociada de Biotecnología de Carotenoides con el objetivo común de generar valor añadido mediante la biotecnología y la ingeniería metabólica de los compuestos carotenoides (pigmentos orgánicos) y apocarotenoides (derivados de carotenoides). A corto plazo, esta unidad asociada tiene como objetivo aplicado la creación de plantas transgénicas de tomate y patata productoras de crocinas, que proporcionarán una alternativa competitiva a la producción de los metabolitos del azafrán para fines farmacológicos.
Con este reconocimiento, la Unidad de Biotecnología de Carotenoides se convierte en la cuarta unidad de la Universidad de Castilla-La Mancha asociada al CSIC, uniéndose a las ya existentes: El Centro de Investigación y Documentación Musical, la Unidad de Medio Ambiente y Recursos Forestales y la Unidad de Biomedicina.
La creación de unidades de investigación asociadas al CSIC se suma a otras iniciativas impulsadas desde el Vicerrectorado de Investigación y Política Científica de la UCLM. Entre ellas podemos destacar, la participación del CSIC en la Escuela Internacional de Doctorado de la Universidad regional y la de sus investigadores en nuestros programas de doctorado y máster. Estas actuaciones estratégicas tienen como objetivo el incrementar las colaboraciones y relaciones de la UCLM con el mayor organismo público de investigación nacional, el CSIC, tanto en materia de investigación como en la de formación de jóvenes investigadores.
Fuente: UCLM, Campus de Albacete.

lunes, 24 de octubre de 2016

Nanofotonica. Energia de interaccion entre la luz y la materia.

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado obtener tanta energía de la interacción entre la luz y la materia como la que poseen, por separado, el fotón y el átomo implicados.

Según los autores del trabajo, publicado en Nature Physics y realizado en colaboración con el Institute for Quantum Computing (Canadá), este resultado supone un hito ya que es la primera vez que se mide una energía de interacción tan grande entre un fotón propagante y un átomo. 

“En el mundo real, los átomos no interactúan de manera eficiente con los fotones. Esto se debe a que los átomos son muy pequeños y están casi vacíos y a que la interacción entre la luz y la materia es muy pequeña. Para llegar más allá y explorar nuevas formas de interacción entre luz y materia, en nuestro grupo de investigación hemos propuesto dos nuevas técnicas que denominamos ‘de acoplo ultrafuerte’”, explica el investigador del CSIC Juan José García Ripoll, del Instituto de Física Fundamental.
La primera de las dos técnicas se basa en la creación, mediante circuitos superconductores, de átomos artificiales más grandes que puedan interactuar mejor con un fotón propagante. La segunda consiste en un circuito que permite ajustar la interacción entre esos átomos artificiales y los fotones. Mediante la combinación de ambas técnicas, los fotones son enviados, uno a uno, contra los átomos artificiales que, cuando el fotón tiene la frecuencia adecuada, los absorben y reflejan totalmente.
“Este nuevo régimen de interacción luz-materia que hemos demostrado está todavía por explorar pero permite pensar en nuevas tecnologías más eficientes de fotodetección o de procesado de la información que transporta la luz. Los resultados del trabajo también se pueden extender a otros ámbitos, como la nanofotónica, donde se buscan todavía átomos artificiales que puedan interactuar de forma tan eficiente con fotones de mayor frecuencia”, concluye el investigador del CSIC.
Fuente: CSIC  10 0ctubre 2016 
P. Forn-Díaz, J. J. García-Ripoll, B. Peropadre, J.-L. Orgiazzi, M. A. Yurtalan, R. Belyansky, C. M. Wilson, A. Lupascu. Ultrastrong coupling of a single artificial atom to an electromagnetic continuum. Nature Physics. DOI: 10.1038/nphys3905.

domingo, 23 de octubre de 2016

Cultivo de pimientos espaciales en la EEII.

En la Estación Espacial Internacional, el cultivo de vegetales comienza a ser un objetivo de gran interés para la alimentación de los astronautas en las expediciones de larga duración, como es el caso del previsto viaje a Marte. Días pasados hablábamos de lechugas y ahora de pimientos.

Tres miembros de la tripulación que representan a los Estados Unidos y a Rusia están en camino a la Estación Espacial Internacional después de ser lanzados desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajstán el miércoles 19 de Octubre a las 8:05 GMT (14:05 hora de Baikonur).
La nave espacial Soyuz lleva a bordo a la astronauta de la NASA Shane Kimbrough y a los cosmonautas rusos Sergey Ryzhikov y Andrey Borisenko de la agencia espacial rusa Roscosmos. La Soyuz está programada para acoplarse al módulo Poisk de la Estación Espacial el viernes 21 de Octubre a las 9:59 GMT.
Con la llegada de Kimbrough, Ryzhikov y Borisenko la tripulación de la ISS estará formada de nuevo por seis tripulantes. Los tres se unirán al Comandante de la Expedición 49 Anatoli Ivanishin de Roscosmos, y los ingenieros de vuelo Kate Rubins de la NASA y Takuya Onishi de la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa. Los miembros de la tripulación de la Expedición 49 pasarán poco más de cuatro meses realizando más de 250 investigaciones científicas en campos como la biología, la geología, la investigación humana, las ciencias físicas y de desarrollo tecnológico.
Kimbrough, Ryzhikov y Borisenko permanecerán en la Estación hasta finales de Febrero. Rubins, Ivanishin y Onishi regresarán a la Tierra el 30 de Octubre.
La tripulación de la Expedición 49 dará la bienvenida a una variedad de entregas de carga a la estación espacial, incluyendo Cygnus de Orbital ATK , que despegó el pasado lunes desde las Instalaciones Wallops de la NASA en Virginia. La nave espacial está programada para llegar al laboratorio orbital el domingo 23 de Octubre, con más de 2.300 kilogramos de la ciencia e investigación, así como de suministros para la tripulación y hardware. Se incluye el cultivo de pimientos para consumo humano.
También una nave de carga japonesa está programada para entregar nuevas baterías de iones de litio en Diciembre para reemplazar las baterías de níquel-hidrógeno que actualmente se utilizan para almacenar la energía eléctrica generada por los paneles solares de la Estación. Los miembros de la tripulación también recibirán la 10ª nave de reabastecimiento comercial de SpaceX y dos misiones de reabastecimiento rusas Progress, que entregarán varias toneladas de alimentos, combustible, materiales de construcción y de investigación.
Fuente: NASA

sábado, 22 de octubre de 2016

Tartago. Cultivo de biocombustibles sostenibles energeticos.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que trabajan en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto del CSIC y la Universitat Politècnica de València, han llevado a cabo un estudio acerca del papel que juegan las células laticíferas en las plantas.
El trabajo, que aparece publicado en la revista Plant Physiology, podría tener múltiples aplicaciones industriales en el campo de los biocombustibles de tercera generación para el sector de la automoción.
Las células laticíferas son células vegetales especializadas que sintetizan y acumulan látex, una suspensión coloidal blanquecina compuesta de hidrocarburos naturales, ceras y diversas resinas gomosas. A pesar de las múltiples aplicaciones industriales de los productos derivados del látex, los estudios sobre las células laticíferas se han quedado atrás en los últimos años, y los datos relativos a su papel funcional en las plantas siguen sin estar claros.
El profesor de investigación del CSIC Pablo Vera explica que “queríamos determinar el proceso mediante el cual las células laticíferas, que constituyen el tipo celular de mayor longitud y tamaño existente en la naturaleza, sufren modificaciones para adquirir distinta morfología y funciones, y cómo afecta esto al crecimiento y desarrollo de las plantas. Para ello, hemos desarrollado herramientas celulares, moleculares y genéticas que nos permiten examinar la distribución, la diferenciación, la ontogenia y otros rasgos característicos de las células laticíferas en la planta Euphorbia lathyris”.