CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

sábado, 30 de abril de 2016

Calentamiento climatico, temperatura, y subida del nivel del mar segun IEO.

De la misma manera que podemos decir que las temperaturas en el Polo Norte son mayores a las del Polo Sur, debido a la acumulación del calor de los continentes de las latitudes al norte, respecto a las grandes zonas oceánicas desérticas del Antártico, también es necesario matizar sobre el efecto de la subida del nivel del mar en la Tierra por efecto del derretimiento de los hielos polares.

Habitualmente se dice que el derretimiento de los polos implicaría una subida del nivel del mar en todo el planeta, cuestión que, si bien es cierto, tiene sus matices, según explica el Instituto Español de Oceanografía:
Una parte fundamental de nuestro planeta la forman los océanos. Te ofrecemos algunos datos que pueden darte una idea de su importancia.
El 70% de la superficie de la Tierra está cubierta por el mar. La vida empezó en los mares hace unos 3.800 millones de años. Fue en los océanos donde aparecieron los primeros seres unicelulares capaces de realizar la fotosíntesis, es decir, de utilizar la luz del sol, el dióxido de carbono y algunas sustancias minerales para crear su propio alimento. En este proceso se desprende oxígeno, y fue así como apareció el oxígeno en la atmósfera. Piensa que en la atmósfera primitiva no había.
En la actualidad nuestro planeta se está calentando debido al aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Los gases de efecto invernadero son muchos. Aunque de forma natural el vapor de agua es el principal responsable (aunque no el único) de las agradables temperaturas de nuestro planeta, los hombres estamos alterando las concentraciones de otros de los gases de efecto invernadero, entre ellos el dióxido de carbono, y éste es el principal responsable del calentamiento global del planeta. El dióxido de carbono se desprende cuando se quema petróleo o carbón.
El calor que absorbe la Tierra puede calentar la atmósfera, los mares o fundir el hielo que cubre los polos y forma los glaciares.
Sabemos que el destino de la mayor parte del calor absorbido por nuestro planeta ha sido el calentamiento de los océanos. Por eso es muy importante estudiar la temperatura de los mares, pero no sólo de su superficie, sino desde la superficie hasta el fondo.
También sabes que en la Tierra tenemos agua dulce que nos permite vivir a nosotros y al resto de los seres vivos. La principal fuente de agua del planeta son los mares. El agua se evapora en los mares y luego cae en forma de lluvia o nieve formando los ríos, lagos, etc. Es decir, formando las reservas de agua dulce que nosotros necesitamos para vivir y que también necesitan los animales y las plantas.
Si la Tierra se calienta, aumentará la evaporación en algunas partes del planeta, y aumentarán las lluvias en otras. En el caso de los mares, en aquellos lugares donde aumente la evaporación, el mar se hará más salado, mientras que en los lugares donde aumenten las lluvias o se derritan los hielos, el agua del mar se hará menos salada.
Uno de los efectos del Cambio Climático que estamos produciendo los seres humanos con las emisiones de gases de efecto invernadero es la fusión de distintas capas de hielo del planeta.
Si esto ocurriese, el nivel del mar subiría en todo el planeta, muchas playas desaparecerían, e incluso algunas islas cuya altura sobre el nivel del mar es pequeña, podrían quedar sumergidas bajo las aguas.
Todos sabemos que los polos del planeta están cubiertos por hielo. Sin embargo no tendría el mismo efecto si se fundiesen los hielos del polo norte que si lo hiciese el hielo que cubre la Antártida, el continente situado en el polo sur.
La gran diferencia es que el hielo que forma el casquete polar en el norte, se haya flotando sobre el mar. Aunque te pueda parecer sorprendente, en caso de derretirse, apenas tendría efecto sobre el nivel del mar. Por el contrario, el hielo que se encuentra en la Antártida, está situado sobre un continente, es decir, sobre tierra firme. Lo mismo le ocurre al hielo que cubre la mayor parte de Groenlandia, que es la mayor isla del planeta, y que está cerca del polo norte.
Veámoslo en la siguiente imagen:
Lo que ocurre en la naturaleza es algo parecido a lo que te mostramos esquemáticamente en la figura de la izquierda.
Cuando el hielo se encuentra sobre un continente, al fundirse llega al mar en forma de agua líquida elevando el nivel del mar tal y como ocurre en la secuencia A-B.
El hielo del casquete polar norte se encuentra flotando sobre el mar, por tanto, ¡ya está contribuyendo al nivel del mar! Al fundirse este hielo, pasa de estado sólido a líquido, pero apenas contribuye al aumento del nivel del mar. 
Fuente: Grupo mediterráneo de Cambio Climático del Instituto Español de Oceanografía.

jueves, 28 de abril de 2016

Simbiosis entre nitrogeno, cianobacterias y microalgas marinas.

Un trabajo internacional liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CISC) ha caracterizado la relación de simbiosis existente entre dos organismos microscópicos del plancton marino. En esta relación, la cianobacteria UCYN-A vive en simbiosis junto a un grupo de algas unicelulares de mayor tamaño y ambas intercambian nutrientes entre sí. Según los resultados del estudio, esta relación se mantiene desde hace más de 90 millones de años y desempeña un papel clave en el ciclo de nitrógeno en los océanos. El trabajo parte de datos obtenidos en la expedición Tara Oceans y ha sido publicado en la revista Nature Communications.

Fijadores de nitrógeno
El nitrógeno es el gas más abundante de la atmósfera y componente esencial de los aminoácidos que forman las proteínas y de los ácidos nucleicos como el ADN. Sin embargo, recae exclusivamente en algunas bacterias la función de ponerlo a disposición de la red trófica. Tal y como ocurre en algunos sistemas terrestres, como por ejemplo el de las leguminosas, la simbiosis con estos microorganismos capaces de incorporar nitrógeno atmosférico proporciona una ventaja adaptativa a ambas partes. Esta premisa se mantiene en ambientes marinos, donde el nitrógeno es uno de los nutrientes más limitantes en la producción primaria oceánica. Entre las bacterias capaces de incorporar este nitrógeno se encuentran algunas cianobacterias que, además, pueden realizar la fotosíntesis.
La cianobacteria UCYN-A, que vive en simbiosis con un alga unicelular del grupo de las primnesiofíceas, presenta la particularidad de que es incapaz de realizar la fotosíntesis. En esta relación de conveniencia, la cianobacteria UCYN-A  proporciona nitrógeno al alga hospedadora mientras que esta proporciona el carbono orgánico derivado de la fotosíntesis a su huésped. Este estudio revela que la cianobacteria UCYN-A actúa como una biofactoría de nitrógeno para su hospedador ya que tanto su genoma como la expresión de sus genes están orientados exclusivamente a este propósito.
Evolución en paralelo
El estudio también tiene implicaciones en biología evolutiva, ya que describe dos relaciones de simbiosis entre dos especies de cianobacteria y dos especies de alga cuyo vínculo ha evolucionado en paralelo. Las dos especies de UCYN-A se separaron hace unos 90 millones de años, justo después de un contexto paleoceanográfico en el que se dio el régimen de nutrientes más bajo de los últimos 500 millones de años. Las células hospedadoras habrían podido actuar como barrera física que impidiera el intercambio genético de las cianobacterias simbiontes, lo que podría haber determinado su diferenciación en distintas especies.
“La necesidad de la relación de simbiosis para sobrevivir, junto con la reducción del genoma sufrido por la cianobacteria y la expresión de sus genes, centrada principalmente en la fijación de nitrógeno, hace pensar que estamos ante un proceso evolutivo similar al que dio lugar a los cloroplastos en las plantas, es decir, a la formación de un orgánulo de origen bacteriano cuya función será aportar nitrógeno a su hospedador”, explica el investigador del CSIC Francisco M. Cornejo, del Instituto de Ciencias del Mar.
“Se trata de un sistema simbiótico muy relevante en ambientes marinos debido a que están globalmente distribuidos y, por tanto, pueden condicionar el ciclo del nitrógeno y del carbono marinos”, revela Silvia G. Acinas, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar y coordinadora de la línea de investigación en procariotas del proyecto Tara Oceans.
“A día de hoy disponemos de una enorme cantidad de datos, impensables hace pocos años, y es fundamental contar con recursos bioinformáticos y, sobre todo, con personal humano para poder explorarlos y analizarlos. Las historias están ahí; sólo necesitamos a alguien que las descubra”, concluye la investigadora.
En este trabajo también han participado investigadores de la University of Bristol (Reino Unido), VIB/VUB/KU Leuven (Bélgica), Aix-Marseille Université (Francia), Centre National de la Recherche Scientifique – CNRS (Francia), Genoscope (Francia), European Molecular Biology Laboratory – EMBL (Alemania) y la University of California (Estados Unidos).
Fuente: CSIC 22/03/2016 
Francisco M. Cornejo-Castillo, Ana M. Cabello, Guillem Salazar, Patricia Sánchez-Baracaldo, Gipsi Lima-Mendez, Pascal Hingamp, Adriana Alberti, Shinichi Sunagawa, Peer Bork, Colomban de Vargas, Jeroen Raes, Chris Bowler, Patrick Wincker, Jonathan P. Zehr, Josep M. Gasol, Ramon Massana and Silvia G. Acinas. Cyanobacterial symbionts diverged in the late Cretaceous towards lineage-specific nitrogen fixation factories in single-celled phytoplankton. Nature Communications. 7:11071 DOI: 10.1038/ncomms11071 (2016).

martes, 26 de abril de 2016

Aumento de la vegetacion mundial por fotosintesis climatica de CO2..

Si bien el incremento de la liberación de CO2 a la atmósfera está siendo considerado  el responsable de una buena parte del cambio climático que ocupa tantas páginas de los medios de comunicación, no deja de sorprender (y supone un cierto alivio) el conocer que este gas de efecto invernadero pueda tener algún efecto positivo sobre nuestro resentido planeta. Y es que ahora resulta que la Tierra es cada vez más verde desde hace 33 años, precisamente como consecuencia del incremento de concentración de CO2 atmosférico.
Cambio de la superficie foliar mundial en porcentaje, desde 1982 a 2015. Cuanto más verde, más ha aumentado el número de hojas; cuanto más violeta, más ha disminuido el número de hojas. (Autor: Ranga B. Myneni, Universidad de Boston).
Según un estudio internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que ha sido publicado en la revista Nature Climate Change,  la Tierra tiene ahora más superficie verde que hace tres décadas.
La cantidad de biomasa verde (las hojas)  ha aumentado de manera significativa en el 40% de las regiones del planeta desde 1982 a 2015, mientras que sólo en un 4% se ha apreciado una pérdida significativa de vegetación.

Mapa de Europa del cambio de la superficie foliar en porcentaje, des de 1982 a 2015. (Autor: Ranga B. Myneni, Universidad de Boston).

"Con este estudio, hemos podido atribuir el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles", asegura Josep Peñuelas, investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales, mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Barcelona. Al haber más CO2, las plantas han podido generar más hojas capturándolo de la atmósfera, durante la fotosíntesis.
Gracias a ello, el incremento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha visto frenado.
Fuente: CSIC 25/04/2016 
Zhu, Z., Peñuelas, J., et al. Greening of the Earth and its divers. Nature Climate Change. DOI: 10.1038/NCLIMATE3004

lunes, 25 de abril de 2016

Polvo y Arena en suspension captada por la EEI.

La Estación Espacial Internacional captó la nube de arena y polvo que cruzó la Península Ibérica el pasado mes de febrero. 
 
El astronauta británico Tim Peake de la Agencia Espacial Europea (ESA), sacó esta foto con su cámara desde la Estación Espacial Internacional donde puede verse la nube de polvo y arena que estaba cruzando España y Portugal.
Imagen: NASA /ESA/ Tim Peake. La gran nube de polvo y arena sobre España y Portugal captada desde la Estación Espacial Internacional.
Este fenómeno conocido con el nombre de “Calima“, transporta polvo y arena en suspensión procedentes del desierto del Sáhara, que viaja por el cielo alcanzando grandes distancias, incluso en ocasiones alcanzando otros continentes como Europa y América. Cuando la calima se instala sobre una zona la sensación es la de estar cubiertos por una niebla rojiza, sobretodo observaremos un cielo borroso muy rojizo, pero que nunca debemos confundir con las nubes rojizas del atardecer.
Cuando viene acompañado por lluvia puede provocar la “lluvia de barro“, incluso puede teñir la nieve dándole un aspecto rojizo.
Puede producir molestias en ojos nariz o garganta, afectar a los equipos electrónicos y envolventes técnicas; no obstante, también trae grandes beneficios, pues aporta una gran fuente de nutrientes muy beneficiosos para el campo.
Fuente NASA.

Cultivos resistentes al ambiente salino y climas extremos.

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado caracterizar estructuralmente una nueva familia de proteínas quinasas, llamadas CIPKs, clave en los mecanismos de defensa que activan las plantas ante situaciones de estrés como la sequía o la salinidad. Los resultados, publicados en el último número de Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), proporcionan herramientas para mejorar racionalmente la producción agrícola en las regiones de clima extremo.

Se estima, según los investigadores, que los estreses hídrico y salino son responsables del 40% de las pérdidas del rendimiento potencial de los cultivos.
“Es particularmente dramático en regiones de clima extremo, donde la pobreza y hambruna son endémicas. El aumento de la población mundial y el calentamiento del planeta no hacen sino agravar la situación actual”, afirma Armando Albert, investigador del CSIC en el Instituto de Química Física Rocasolano.

Activar las proteínas “a la carta”
Las inundaciones, la falta de nutrientes, las heladas o las altas temperaturas son otras situaciones difíciles a las que se enfrentan las plantas. “El estrés ambiental trae consigo el desajuste de la concentración intracelular de iones necesarios para la vida. Las proteínas que hemos estudiado regulan los canales o puertas moleculares, que dan paso o extraen iones para que se reajusten los niveles y se sobreviva al estrés”, resalta el investigador del CSIC.
Los científicos tienen en su mano activar estas proteínas “a la carta” y plantear el diseño de moléculas que protejan puntualmente una cosecha. Según Albert, a partir de ahora será más sencillo diseñar o encontrar en el laboratorio especies vegetales con versiones más activas de estas proteínas y que, además, sean muy resistentes al estrés.
Fuente: CSIC 7/10/2014  
Antonio Chaves-Sanjuan, Maria Jose Sanchez-Barrena, Juana Maria Gonzalez-Rubio, Maria Moreno, Paula Ragel, Marta Jimenez, Jose M. Pardo, Martin Martinez-Ripoll, Francisco J. Quintero and Armando Albert. Structural basis of the regulatory mechanism of the plant CIPK family of protein kinases controlling ion homeostasis and abiotic stress. PNAS. DOI: pnas. 1407610111.

sábado, 23 de abril de 2016

Conciencia climatica NASA: El dia de la Tierra.

Hoy, 22 de Abril es el Día de la Tierra, un día para homenajear a "nuestro hogar" y una buena ocasión para hacer una pausa, reflexionar y hablar sobre cómo mantener un medio ambiente limpio y saludable en la Tierra. 

De alguna manera, todos los días son el Día de la Tierra en la NASA. Los satélites, naves espaciales, instrumentos y misiones de campo de la NASA envían información vital sobre nuestro ambiente, clima y cambio climático las 24 horas del día, siete días a la semana, los 365 del año.

Por eso la NASA quiere compartir este día tan especial con todo el mundo. Pide a sus millones de seguidores que compartan su Día de la Tierra con la Agencia. Para ello, solicita a los usuarios que tomen una foto o graben un video corto con cualquier actividad relacionada con la Tierra que estén haciendo en el Día de la Tierra y lo publiquen en las redes sociales con el hashtag #24Seven. Las fotos y vídeos pueden ser publicados en las cuentas de la NASA en Twitter, Instagram o en la Página de Eventos habilitada en Facebook.

Juntos podemos crear una imagen verdaderamente internacional de la forma en que el mundo celebra el Día de la Tierra.
Fuente: NASA

viernes, 22 de abril de 2016

Corrosion: Recubrimientos antifouling. Ensayo de niebla salina.

El proyecto europeo “Ocean Energy Anti Fouling –Corrosion – Cavitation” (OCEANIC) investiga el desarrollo de recubrimientos anticorrosión y antifouling para estructuras en contacto con ambientes marinos. El Centro Tecnológico GAIKER-IK4 y la empresa REPOL participan en este proyecto dentro de la convocatoria ERANET del Programa Europeo Horizonte 2020.
 
La salinidad atmosférica, en concreto del agua de mar, tiene unos efectos nocivos sobre los metales y otras superficies. 

Imagen: Oceanic. 

A esto, hay que unir el crecimiento de organismos vivos que aprovechan estas superficies para fijarse y crear un hábitat en el que algas y moluscos se encuentran cómodos.

En barcos y pequeñas estructuras la limpieza puede ser sencilla y se realiza habitualmente, pero en estructuras de gran volumen, como pueden ser plataformas marinas, muelles, sistemas de generación de energía (off-shore), etc., esta tarea se complica tanto por las dimensiones de la propia estructura como por la cantidad de organismos y suciedad adherida.
Todo ello se traduce en un alto coste económico, a lo que hay que unir que los recubrimientos actuales pueden tener un alto grado de toxicidad para la salud y el medio ambiente por contener tributilo de estaño (en inglés Tributyltin - TBT). 
El aumento y generalización de estas grandes estructuras hace que esta problemática tenga un gran impacto a nivel europeo sobre todo a largo plazo. Además, el gran número de posibles aplicaciones de una tecnología antifouling más efectiva que la actual hace prever una gran demanda de este tipo de recubrimientos.
Ante esta problemática, el Centro Tecnológico GAIKER-IK4 participa en el proyecto europeo OCEANIC que investiga el desarrollo de recubrimientos proyectados térmicamente que combinen funcionalidades anticorrosión y antifouling para largos períodos de tiempo, de hasta 20 años, y aplicadas en estructuras en contacto estático con el agua del mar.
En este proyecto europeo también participan el Instituto de Investigación sueco SP (coordinador de este proyecto), empresas usuarias finales de las tecnologías como CORPOWER y MIKRA, IK4-AZTERLAN, experto en sistemas y medidas anticorrosión,  REPOL y GAIKER-IK4 que desarrollarán el material con aditivo antifouling, SKANDINAVISK YTFÖRÄLDING, expertos en sistemas TSA, y WaVEC, instituto portugués para el desarrollo y test de las plataformas marinas.
Para ello una nueva molécula, la Abamectina, se integrará en una matriz polimérica para proyectarla como recubrimiento. La combinación de dicho recubrimiento con propiedades antifouling, junto al proceso de TSA (Thermal Sprayed Aluminium), que proporciona resistencia a la corrosión, dotará de menor mantenimiento y mayor durabilidad a las estructuras en contacto con el agua de mar.
GAIKER-IK4, experto en recubrimientos, modificará el material polimérico para compatibilizarlo con dicha molécula y crear un recubrimiento anticorrosivo y antifouling.
Fuente: Gaiker-IK4
Más información: http://oceanic-project.eu/

martes, 19 de abril de 2016

Camaras de crioterapia de cuerpo entero para fisiología del deporte.

Las cámaras de crioterapia son equipos de tratamiento climático ultrafrigorífico empleadas en el campo de la fisiología para la recuperación de esfuerzos de los deportistas de élite y otras actividades cuya actividad suponga un elevado estrés físico y una demanda de alto rendimiento.
 
Las cámaras climáticas para fisiología del deporte fueron desarrolladas por primera vez en España por la compañía CCI, situada en Mataró (Barcelona) hace ya diez años, para el CAR (Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sant Cugat de Barcelona).
En el caso de las cámaras de crioterapia, el vehículo utilizado como medio frigorífico es el Nitrógeno líquido, el cual, si bien permite alcanzar temperaturas de hasta -195,82ºC en contacto directo, en el tratamiento climático respirable se limita a no más de -120ºC cuando se recircula a través de intercambiadores de alta superficie y en convección forzada laminar de aire, con el fin de mantener una atmósfera oxigenada purificada. 

La técnica, si bien es muy interesante como medio de recuperación física,  no obstante requiere una vigilancia exhaustiva por parte del personal sanitario, dada la peligrosidad de las ultrabajas temperaturas, las cuales pueden ser peligrosas en tiempos de exposición muy cortos.
Como anécdota periodística podemos decir que la técnica en España ha sido presentada en el Real Club de Tenis Barcelona con motivo del Trofeo Conde de Godó.
Aunque la crioterapia puntual tópica ya hace mucho tiempo que se utiliza, las cámaras criogénicas integrales, o de crioterapia de cuerpo entero, ya se vienen utilizando últimamente por deportistas de élite en países como EEUU, y de hecho, en España se fabrican desde hace casi medio siglo para otras aplicaciones tales como la simulación aeroespacial. 
Con las cámaras desarrolladas por CCI, el fisioterapeuta responsable del tratamiento de crioterapia puede programar cualquier valor de temperatura comprendida entre la ambiental y -110ºC, así como también el tiempo de tratamiento, de tal manera que, una vez transcurrido el mismo, se activa una alarma visual y acústica que avisa del momento en el que el deportista o deportistas deben abandonar la cámara.

Así mismo es posible  monitorizar al deportista vía bluetooth con el fin de registrar externamente todas sus constantes fisiológicas durante el tratamiento, tales como la temperatura corporal, número de pulsaciones, indice de oxígeno, etc., habida cuenta de la importancia de la vigilancia facultativa constante durante todo el tratamiento de crioterapia.

Para más información contactar directamente con el departamento de ingeniería de CCI (Info@cci-calidad.com).

sábado, 16 de abril de 2016

Deforestacion climatica de la Isla de Pascua.

Decimos deforestación climática porque según las últimas investigaciones,  la perspectiva ambiental podría ser una causa de la desaparición de la masa forestal de la Isla de Pascua.
 
Científicos españoles sostienen que la deforestación que sufrió la Isla de Pascua fue gradual y no sólo atribuible a la agresión humana.
La versión dominante sugiere que la deforestación total y abrupta de la Isla de Pascua hace unos 1000 años se debería a una sobreexplotación de los recursos naturales por parte del hombre, causando el colapso de su civilización ancestral. Ahora, un equipo de científicos españoles formado por investigadores del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA-CSIC), la Universitat de Barcelona (UB) y el CREAF aborda la cuestión desde una nueva perspectiva.
En un artículo publicado en la revista "Frontiers in Ecology and Evolution" sugieren que, para explicar los cambios sucedidos en la isla, es necesaria una visión sintética que considere de forma conjunta los aspectos climáticos, ecológicos y culturales, y no sólo la sobreexplotación por parte del ser humano.
Los científicos que estudian los cambios ambientales en el pasado usan a menudo los registros de los lagos. Tomando muestras y analizando los sedimentos acumulados durante años en el fondo de estos pueden conocer, por ejemplo, el contenido en polen o su composición química. Así se pueden inferir las condiciones del paisaje en el momento en el que se depositaron los sedimentos.
El artículo dice que, hasta la fecha, las hipótesis sobre el colapso ecológico y cultural se basaban en análisis de polen de registros lacustres incompletos, en los que se observaba la sustitución súbita de bosques de palmeras por praderas de gramíneas unos siglos antes de la llegada de los europeos en 1722.
Los autores del estudio subrayan que a través de sus nuevas investigaciones han logrado reconstruir lo ocurrido durante los últimos 3.000 años sin interrupciones en la línea temporal. De esta manera han podido constatar que la deforestación no fue súbita, sino gradual, y que no ocurrió en toda la isla al mismo tiempo.
Además, las nuevas evidencias encontradas permiten constatar que en esa época también se produjeron cambios climáticos relevantes en forma de sequías pronunciadas que podrían haber jugado un papel importante en la deforestación y en la sociedad insular.
"Esto cuestiona las interpretaciones clásicas de degradación ecológica y cultural únicamente por causas humanas", asegura Valentí Rull, investigador del ICTJA-CSIC y primer autor del estudio. Valentí Rull dice que "todavía nos queda mucho por investigar pero, gracias a las nuevas evidencias, parece ser que una larga y gradual sucesión de cambios climáticos, ecológicos y culturales interrelacionados habrían conducido a la situación actual".
Según Rull "todos estos hallazgos recientes cuestionan las hipótesis tradicionales sobre la historia de la Isla de Pascua, en particular la existencia de un colapso ecológico y cultural súbito provocado por la sociedad ancestral de la isla."
Fuente: Institut de Ciències de la Terra Jaume Almera
Artículo de referencia:
Rull, V., N. Cañellas-Boltà, O. Margalef, S. Pla-Rabes, A. Saez, and S. Giralt (2016), Three millennia of climatic, ecological and cultural change on Easter Island: an integrative overview, Frontiers in Ecology and Evolution, 4, doi: 10.3389/fevo.2016.00029.

domingo, 10 de abril de 2016

Macro camaras climaticas LED para cultivo intensivo de vegetales.

Con el constante crecimiento de la población mundial, la desertización derivada de la climatología extrema provocada por el cambio climático, y la consecuente hambruna a la que se ven sometidos millones de seres humanos, no solo en el tercer mundo, sino en muchos más lugares de la Tierra de los que cabría esperar, se justifica la enorme preocupación científica por disponer de recursos naturales suficientes para poder cubrir las necesidades alimentarias básicas de tantas poblaciones marginadas, no solo en la actualidad, sino en un futuro próximo a nivel mundial. 

La cuestión generalizada que se plantea consiste en encontrar alternativas a los cultivos estacionales sobre terrenos desertificados o sometidos a desastres climáticos (granizo, viento, inundaciones, sequia, etc.,)  por grandes invernaderos eficientes, libres de contaminación, capaces de reducir tiempos de cultivo y de obtención de vegetales sanos, resistentes a plagas y capaces de crecer con la mínima cantidad de agua; y todo ello con capacidades productivas sin riesgos y muy superiores a las del cultivo estacional tradicional. Y todo ello durante todos los días del año de forma ininterrumpida.

La iniciativa de producción climática artificial viene de la mano de la tecnología oriental, especialmente China (primer productor mundial de sistemas de iluminación LED) y Japón.
Un ejemplo relevante es el proyecto llevado a cabo en la prefectura de Miyagi, al este de Japón, (arrasada en el año 2011 por el tsunami y contaminada por los vertidos radiactivos de la central nuclear de Fukushima), basado en la idea del fisiólogo vegetal Shigeharu Shimamura, el cual  ha convertido una antigua fábrica inactiva de semiconductores de la compañía Sony, en la cámara climática de cultivo artificial más grande del mundo, dotada de sistemas de fotoperiodo lumínico día/noche mediante tecnología de iluminación LED.
Con una superficie equivalente a la mitad de un campo de fútbol y dotada con un total de 17.500 diodos LED repartidos en 18 bandejas de cultivo a 15 niveles de altura, permite controlar el ciclo día/noche para acelerar el crecimiento, creando más días y más noches, para lograr la mejor combinación de fotosíntesis durante el día y respiración durante la noche, con una eficiente combinación lumínica y climática.
Shimamura dice que este sistema permite que los vegetales crezcan de media tres veces más rápido que en una huerta al aire libre. También es capaz de reducir la producción sobrante de un 50% a solo un 10% de la cosecha, frente a un huerto convencional, y reduciendo el consumo de agua en un 1% de la cantidad que necesitarían los cultivos a la intemperie. Con todo ello, la instalación lleva ya seis meses produciendo 10.000 lechugas al día. 
A todo esto hay que añadir que la tecnología de iluminación optoelectrónica LED dura más y consume un 40% menos energía que otros tipos de fuentes, ocupa el mínimo espacio gracias a la tecnología SMD, genera la mínima cantidad de calor, soporta elevadas humedades y ofrece una longitud de onda lumínica selectiva que acelera la germinación y el crecimiento sin dañar las plantas, y todo ello conservando, e incluso mejorando, las características organolépticas de los vegetales (color, sabor, etc.).
El equipo de GE Japón asegura que los huertos de interior, podrían ser la clave para resolver la escasez de alimentos en el mundo, y por ello ya están trabajando en lo que serán auténticas factorías de producción masiva de plantas hortícolas en Hong Kong y en Rusia.
En este caso ha sido un desastre nuclear el que ha empujado a desarrollar estas macro cámaras climáticas de cultivos masivos, pero en realidad, la idea está siendo seriamente considerada en todos los lugares de la Tierra, e incluso en la Estación Espacial Internacional, donde ya se están produciendo vegetales para el consumo de los astronautas, y de cara a las futuras colonizaciones extraterrestres.

viernes, 8 de abril de 2016

Inhibidor avanzado de corrosion del hormigon.

La compañía Basf ha investigado un inhibidor revolucionario de alta eficacia en la protección de las estructuras  de acero del hormigón armado. Se trata del producto denominado MasterProtect 8000 CI.

Se usa básicamente en proyectos de reparación de estructuras afectadas por la corrosión, con la finalidad de lograr que el hormigón armado recupere las prestaciones y durabilidad acordes a aquellas con las que fueron previstas. 

Se trata de un agente inhibidor de corrosión migratorio basado en silanos organofuncionales, con Marcado CE según UNE-EN 1504, y que se presenta en forma de líquido incoloro de baja viscosidad. 

El producto MasterProtect 8000 CI se aplica superficialmente sobre el hormigón tanto nuevo, como afectado por la corrosión. Una vez aplicado migra a través de la porosidad del hormigón hasta la armadura y genera una zona de alta resistividad que reduce la velocidad de oxidación. Además, el MasterProtect 8000 CI es el único inhibidor de corrosión del mercado que goza de un certificado DIT-Plus, que fue emitido por el Instituto Eduardo Torroja.
Su efecto ha sido demostrado gracias a la motorización que se ha realizado a las estructuras en las cuales se ha aplicado este producto, como por ejemplo en la Fundación Miró en Barcelona, el edificio residencial Torres Blancas en Alicante o las Torres de refrigeración de Gas Natural en Sagunto, demostrando con estos seguimientos que a lo largo de los años las infraestructuras tratadas con MasterProtect 8000 CI, gozan de mayor durabilidad y requerirán menores actuaciones de mantenimiento durante la vida útil prevista para la estructura.

La evaluación de este tipo de productos se realiza mediante las cámaras de ensayos acelerados por niebla salina como la representada en la imagen siguiente.
Fuente: Basf

jueves, 7 de abril de 2016

Ciencia climatica: Informacion paleoclimatica y nivel del mar.

Que el cambio climático está derritiendo los hielos polares por efecto de la elevación de temperatura del planeta es un hecho unánimemente reconocido, pero hasta la fecha nadie lo había argumentado con tanto rigor como lo ha hecho el ex-director de ciencia climática de la NASA, James Hansen.

En los tiempos en que Hansen era director del Instituto Goddard para los Estudios Espaciales de la NASA, ya denunció la evidencia de la subida del nivel del mar por efecto del calentamiento global,  al igual que lo sigue haciendo actualmente desde su puesto en la Universidad de Columbia.
Un artículo publicado por Hansen en la revista Atmospheric Chemistry and Physics expone el posible desenlace hacia una reorganización geográfica de las líneas costeras del planeta por efecto de la subida del nivel de los mares y océanos.

Hansen sostiene su teoría relativa al mecanismo de aumento del nivel del mar mucho más rápido de lo que podría creerse hasta la fecha.
Su tesis defiende que cuando las capas de hielo de la Tierra se derriten, provocan una corriente de agua fundida más caliente que las masas colindantes, capaz de derretir la parte sumergida del hielo que están al borde del océano, formando una lente de agua fresca cuyo fenómeno se denomina “retroalimentación positiva” que provoca que se fundan las bases de las masas heladas.
En base a ello, Hansen indica que si estos transportadores oceánicos [las corrientes] fueran impactados, esto podría crear diferencias de temperatura mucho más grandes entre los trópicos y el Atlántico norte, llevando a “súper tormentas mucho más fuertes que cualquiera vista en tiempos modernos”.
Según sostiene Hansen existe la evidencia, proveniente de climas antiguos (conocida como información paleoclimática), la cual sugiere  que esto ya ha sucedido en la Tierra antiguamente.
Ahora, según el IPCC [Panel Intergubernamental para el Cambio Climático] los niveles mundiales del mar sólo se elevarán un máximo de no más de un metro hacia finales de siglo, pero Hansen dice que el nivel del mar podría subir varios metros por encima de las estimaciones del IPCC, y además, de forma mucho más rápida.
De ser cierto, el aumento del nivel del mar sería de varios metros, lo cual significaría la pérdida de todas las ciudades costeras, la mayoría de las ciudades más grandes del mundo, y toda su historia.
La idea de que las capas de hielo se están volviendo inestables y podrían elevar el nivel del mar varios metros, lo evidencia el hecho de que el nivel del mar ha subido varios metros en la historia de la Tierra, incluso mucho antes de la llegada del homo sapiens, de tal manera que la capa de hielo de la Antártica por sí sola pudo haber elevado el nivel del mar hasta unos 17 metros hace miles de años.
Comentando el estudio de Hansen, el Dr. John Church, un experto en aumento del nivel del mar en el CSIRO de Australia, dice que a medida que aumenten las emisiones de combustibles fósiles, los niveles del mar serán mucho más altos.
“Incluso con los escenarios de menores emisiones de CO2, el planeta camina hacia un aumento del nivel del mar que durará siglos”, sentencia.
Como siempre, existen detractores a estas teorías, pero lo que sí es cierto es que, sea cual sea la cuantificación del riesgo, es incuestionable la necesidad de tomárselo muy en serio, antes de que llegue el punto de no retorno.

martes, 5 de abril de 2016

Fotobiorreactores: Bioproductos derivados de las microalgas.

La Universidad de Valladolid (UVa) celebró ayer lunes, 4 de abril, un workshop dirigido a jóvenes investigadores en el marco del proyecto europeo EUAlgae (European Network for Algal-Bioproducts), que trata de fomentar la formación y la cooperación científica para obtener nuevos productos derivados de algas microscópicas. 

El Departamento de Ingeniería Química y Tecnológica del Medio Ambiente de la Universidad de Valladolid participa en el proyecto europeo EUAlgae para el estudio de microalgas.
 
Hoy en día, “de las microalgas se obtienen anticancerígenos, cosméticos y suplementos alimenticios como colorantes naturales, además de otros productos de alto valor añadido para la sociedad, como los fluoróforos, componentes de las moléculas que hacen que sean fluorescentes", explicó Raúl Muñoz, investigador del Grupo de Tecnología Ambiental de la Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente de la UVa.
El encuentro reunió en Valladolid a una veintena de especialistas europeos que expusieron sus líneas de trabajo de cara a fomentar la interacción entre doctorandos e investigadores posdoctorales. “De aquí saldrán colaboraciones; queremos identificar aspectos complementarios de los diferentes estudios que se llevan a cabo dentro de la red y crear sinergias, sobre todo entre los jóvenes, que son los que tienen un mayor potencial", asegura el investigador.
El proyecto EUAlgae es una acción COST (European Cooperation in Science and Technology) de la Unión Europea e involucra a 28 países y más de un centenar de especialistas agrupados en diferentes grupos de trabajo. Por parte de España, además de la Universidad de Valladolid, participan el CSIC, la Universidad de Almería y el Instituto IMDEA. Esta iniciativa se puso en marcha en febrero de 2015 y aún tiene tres años por delante.
Los investigadores se dividen en varios grupos de trabajo con objetivos concretos, como la optimización del crecimiento de las microalgas para mejorar su productividad; la recogida de biomasa y disrupción celular; el refinamiento de sus componentes; la valorización de productos intermedios; y, finalmente, el análisis económico y la evaluación del ciclo de vida del producto.
Aguas residuales y bioenergía
El Grupo de Tecnología Ambiental de la UVa trabaja, por ejemplo, en el desarrollo de fotobiorreactores para el cultivo de microalgas mediante procesos de bajo coste en aguas residuales. Esta línea tiene un doble beneficio, no sólo permite la obtención de una biomasa algal de bajo coste para su posterior revalorización, sino que a la vez las microalgas contribuyen a limpiar las aguas. Para éste y otros objetivos, los científicos trabajan con fotobiorreactores, dispositivos que se emplean en el cultivo masivo de microalgas dejando pasar la luz para que puedan realizar la fotosíntesis y aportando los nutrientes necesarios.
Un aspecto importante es que una vez extraídos los componentes de interés de las microalgas, la biomasa residual aún se puede transformar en biogás, bioetanol o biodiésel. En esta línea de investigación más relacionada con la energía, el Grupo de Tecnología Ambiental de la UVa también está realizando importantes contribuciones. Por una parte, estudia la transformación de las algas en biogás, con un alto contenido en metano. Por otra parte, investiga su aprovechamiento como etanol, de manera que sirva como combustible.
La investigación en microalgas ha despertado un enorme interés a nivel mundial en la última década. Sin embargo, los científicos del Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente de la UVa han sido pioneros en este ámbito, ya que llevan trabajando en su potencial desde comienzos del 2000, lo cual explica su presencia en un consorcio internacional que se sitúa en la vanguardia del estudio estos microorganismos fotosintéticos y la búsqueda de aplicaciones.
Fuentes: Dicyt, Universidad Valladolid.

sábado, 2 de abril de 2016

Record ambiental. La temperatura climatica mas calurosa del planeta.

En 2015 la temperatura media global en superficie batió todos los récords anteriores por un margen sorprendentemente amplio, con 0,76±0,1 grados centígrados por encima de la media del período 1961-1990. Por primera vez se alcanzaron temperaturas que superaban aproximadamente en un 1 °C las de la era preindustrial, según un análisis consolidado de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
 
La OMM combina tres conjuntos de datos de observación reconocidos a nivel internacional con los de sofisticados sistemas de reanálisis, motivo por el cual constituye la fuente de referencia internacional más fidedigna.
Quince de los 16 años más cálidos se han registrado en este siglo, dándose en 2015 tempe­raturas considerablemente más elevadas que las temperaturas récord alcanzadas en 2014. Corrobora esa tendencia a largo plazo el hecho de que el período 2011-2015 sea el quinquenio más cálido del que se tengan registros.
Las temperaturas sin precedentes sobre la superficie terrestre y la del océano en 2015 fueron acompañadas de numerosos fenómenos meteorológicos extremos, tales como las olas de calor, las inundaciones o las sequías graves.
"La suma de un episodio de El Niño excepcionalmente intenso y del calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero ha tenido repercusiones graves para el sistema climático en 2015", dijo el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas. "La intensidad de El Niño irá disminuyendo en los próximos meses, pero los efectos del cambio climático inducido por el ser humano se dejarán sentir durante muchos decenios".
"Por primera vez hemos alcanzado el umbral de 1 °C por encima de las temperaturas preindustriales. Es un momento de reflexión en la historia de nuestro planeta", dijo el señor Taalas. "Si se cumplen los compromisos contraídos durante las negociaciones sobre el cambio climático en Paris y, además, se establecen niveles de reducción de las emisiones más ambiciosos, todavía tenemos la posibilidad de atenernos al límite máximo de 2 °C", añadió.
"El cambio climático tendrá consecuencias cada vez más negativas durante al menos los cinco próximos decenios. Ello pone de relieve la necesidad de invertir en adaptación y no solo en mitigación. Para reducir al mínimo las pérdidas humanas y económicas, es importante que los países mejoren sus sistemas de alerta temprana de desastres. El cambio climático aumenta el riesgo de que se produzcan desastres relacionados con el tiempo, los cuales son un obstáculo para el desarrollo sostenible", manifestó.
La temperatura global que brinda la OMM se deriva principalmente de tres conjuntos de datos, que mantienen al día el Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido y la Unidad de investigación climática de la Universidad de East Anglia de Reino Unido (HadCRUT4); los Centros Nacionales para la Información Ambiental (NCEI) de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos de América; y el Instituto Goddard de Investigaciones Espaciales (GISS), cuyo funcionamiento está a cargo de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA). La OMM también se basa en información procedente de sistemas de reanálisis, que usan un sistema de predicción meteorológica para combinar múltiples fuentes de datos y facilitar así un panorama más completo de las temperaturas mundiales, en particular en las regiones polares. La Organización también toma datos de los reanálisis del Centro europeo de predicción meteorológica a medio plazo (CEPMMP).
Todos los conjuntos de datos del HadCRUT4, la NOAA y la NASA, indicaban que 2015 era el año más cálido, al igual que el reanálisis del CEPMMP.
La OMM usa el período de referencia 1961-1990, internacionalmente acordado, para medir el cambio climático a largo plazo. La temperatura media global durante ese período fue de 14 °C.
El conjunto de datos sobre la temperatura global de la Oficina Meteorológica de Reino Unido se remontan a 1850 y los de la NOAA y la NASA a 1880.
La OMM publicará en marzo la versión completa de su Declaración sobre el estado del clima mundial de 2015, que brindará información detallada sobre las tendencias regionales, los fenómenos extremos, el hielo marino, la elevación del nivel del mar y los ciclones tropicales. La Declaración provisional de la OMM sobre el estado del clima mundial de 2015 y la del quinquenio 2011-2015 pueden consultarse aquí .
La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua
Para más información diríjase a Clare Nullis, agregada de prensa, Tel.: +41 (0)22 730 8478;
+41 (0)79 7091397, correo electrónico: cnullis@wmo.int
Anomalías del promedio mundial anual de la temperatura (respecto del período 1961-1990) entre 1950 y 2015, sobre la base de una media de tres conjuntos de datos relativos a la temperatura mundial (HadCRUT.4.4.0.0, GISTEMP y NOAAGlobalTemp). El color de las barras indica si un año se ha clasificado como año de El Niño (rojo), año de La Niña (azul) o año neutro en términos de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) (gris). Cabe señalar que los intervalos de incertidumbre no se muestran, pero son de aproximadamente 0,1 ºC.

Anomalías del promedio mundial anual de la temperatura (respecto del período 1961-1990) entre 1950 y 2015, sobre la base de una media de tres conjuntos de datos relativos a la temperatura mundial (HadCRUT.4.4.0.0, GISTEMP y NOAAGlobalTemp). El color de las barras indica si un año se ha clasificado como año de El Niño (rojo), año de La Niña (azul) o año neutro en términos de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) (gris). Cabe señalar que los intervalos de incertidumbre no se muestran, pero son de aproximadamente 0,1 ºC.
Anomalías del promedio mundial anual de la temperatura cerca de la superficie según datos de HadCRUT4.4.0.0 (la línea negra y la zona gris indican el margen de incertidumbre del 95%), GISTEMP (azul) y NOAAGlobalTemp (naranja). Fuente: Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido.
Anomalías del promedio mundial anual de la temperatura cerca de la superficie según datos de HadCRUT4.4.0.0 (la línea negra y la zona gris indican el margen de incertidumbre del 95%), GISTEMP (azul) y NOAAGlobalTemp (naranja). Fuente: Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido.
Anomalías de la temperatura anual (respecto del período 1961-1990) obtenidas a partir del conjunto de datos del HadCRUT4. Fuente: Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido. Esas anomalías se indican en una cuadrícula si se dispone de al menos un mes de datos para tres trimestres (EFM, AMJ, JAS, OND) como mínimo.
Anomalías de la temperatura anual (respecto del período 1961-1990) obtenidas a partir del conjunto de datos del HadCRUT4. Fuente: Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido. Esas anomalías se indican en una cuadrícula si se dispone de al menos un mes de datos para tres trimestres (EFM, AMJ, JAS, OND) como mínimo.
Fuente: AEMET

viernes, 1 de abril de 2016

Contaminacion climatica: La fabrica quimica de gases toxicos.

Científicos de la NASA utilizan modernos satélites para investigar la producción de gases tóxicos durante las tormentas eléctricas.
 
Los relámpagos son mucho más que luz y ruido: son una poderosa fábrica química que afecta tanto la calidad del aire en el ámbito local como el clima en todo el planeta. Pero ¿cuán poderoso es el efecto? Los investigadores todavía no están seguros. Para poder contestar esta pregunta, están desarrollando una nueva técnica que les permita estimar lo que produce esta "fábrica".
Si tienen éxito, el método será aplicado al Rastreador de Relámpagos Geoestacionario (GLM, por su sigla en inglés), el cual será utilizado para monitorear el hemisferio occidental desde un satélite de nueva generación diseñado para realizar estudios meteorológicos, cuyo lanzamiento está programado para 2014. 
Derecha: Relámpagos sobre los Alpes Suizos. Crédito y derechos de reproducción: Olivier Staiger.
 
"Los químicos dedicados a las ciencias atmosféricas están muy interesados en localizar los gases que producen los relámpagos, en particular los óxidos de nitrógeno (NOx)", explica William Koshak, un investigador de relámpagos del Centro Marshall para Vuelos Espaciales, de la NASA. Los NOx incluyen el óxido nítrico (NO), un contaminante ambiental tóxico producido por los motores de los automóviles y por las centrales de energía, y el dióxido de nitrógeno (NO2), un gas venenoso color marrón-rojizo que produce un olor muy fuerte.
"Sabemos que los relámpagos son la fuente más importante de NOx en la troposfera alta, que es donde ocurren los fenómenos climatológicos", continúa Koshak. "Los NOx tienen una influencia indirecta sobre nuestro clima porque controlan, de manera parcial, la concentración de ozono (O3) y de radicales hidroxilo (OH) en la atmósfera. El ozono es un gas de invernadero importante y los OH son moléculas muy reactivas que controlan la oxidación de varios gases de invernadero".
Mientras que es posible cuantificar los contaminantes producidos por los automóviles y por la industria, los relámpagos son "comodines" dentro de los modelos relacionados con la calidad del aire en el ámbito regional y en el clima global porque es difícil recrear fielmente ciertas características importantes de los relámpagos —por ejemplo, su energía y el producto termoquímico de los NOx generados por un rayo. De modo que todavía se desconoce la tasa de producción global de NOx generados por los relámpagos, su valor oscila entre 2 y 20 teragramos por año (1 teragramo= 1 billón de gramos).
Abajo: La distribución de la caída de relámpagos. Cada relámpago produce una pequeña ráfaga de NOx que es insignificante pero que, sumada a las demás, puede llegar a reunir aproximadamente 20 billones de gramos por año, cuando se toma en consideración la cantidad acumulada en todo el mundo.
"Afortunadamente, las mediciones relacionadas con la química de la atmósfera, realizadas en el espacio utilizando el satélite Aura, de la NASA, permiten delimitar desde lo general la química del planeta y los modelos del clima", dice Koshak. "Con estos nuevos límites, el mejor cálculo que se ha podido efectuar hasta la fecha es un valor cercano a los 6 teragramos por año. Sin embargo, antes de poder confiar en estas estimaciones, tenemos que seguir trabajando para mejorar los modelos que simulan los relámpagos y otros procesos químicos".

Con el propósito de entender mejor la energía del relámpago —la cual constituye un parámetro fundamental en la producción de NOx— Koshak y sus colegas están utilizando datos proporcionados por el Sensor de Imágenes de Relámpagos (LIS, según su sigla en idioma inglés), abordo del satélite de la Misión para la Medición de Lluvias Tropicales (TRMM, en idioma inglés), y dos conjuntos de instrumentos en la Tierra, ubicados en el Centro Espacial Kennedy, de la NASA, en Florida. LIS es una cámara especial que utiliza un filtro espectral muy angosto, además de otras técnicas, para detectar las emisiones ópticas de los relámpagos, tanto durante el día como durante la noche. El filtro está centralizado en aproximadamente 777,4 nm, justo por debajo del límite del rojo profundo que puede detectar el ojo humano.
Los resultados de este estudio serán dados a conocer bajo el título Recuperación de la Carga de un Relámpago: reducción dimensional, límites LDAR y primera comparación con datos proporcionados por el satélite LIS (Lightning charge retrieval: dimensional reduction, LDAR constraints, and a first comparison with LIS satellite data). Este trabajo ha sido aceptado recientemente para su publicación en la Revista de Tecnología Atmosférica y Oceánica de la Sociedad Estadounidense de Meteorología (Journal of Atmospheric & Oceanic Technology of the American Meteorological Society). Sus co-autores son E. Philip Krider, Natalie Murray y Dennis Boccippio.
Derecha: Koshak y sus colegas utilizan los datos recolectados por el Sensor de Imágenes de Relámpagos (LIS), abordo del satélite de la Misión para la Medición de Lluvias Tropicales (TRMM), con el propósito de estudiar la producción de NOx de los relámpagos. [TRMM] [LIS]
"La idea es investigar qué correlación puede existir entre las características ópticas de los relámpagos observados por LIS y las mediciones efectuadas en la Tierra, en el Centro Espacial Kennedy. Los sensores ubicados en nuestro planeta nos permiten explorar el interior de las nubes de tormenta para determinar la geometría de los canales de los relámpagos, las cargas que depositan los relámpagos y su energía. La clave es ver si las mediciones ópticas logradas desde el espacio pueden estar relacionadas con las cifras de la energía de los relámpagos calculadas con los equipos en la Tierra. Si esto fuera posible, se podrían usar sensores ubicados en el espacio para recuperar, de manera remota, la energía de un relámpago en una región más extensa del planeta", dice Koshak.
"Es una tarea extraordinaria y estos son sólo los datos preliminares", dice Koshak, refiriéndose al trabajo que será publicado próximamente. Una nube es un medio muy variable y, por lo tanto, dispersa la luz emitida por un relámpago de manera compleja. Los relámpagos repletos de energía, sumergidos en las profundidades de una nube de tormenta "ópticamente densa", podrían parecer relativamente tenues para un sensor ubicado en el espacio. Por otro lado, los relámpagos de escasa energía que tengan lugar cerca de la cima de una nube podrían parecer relativamente brillantes. Todas estas complejidades deben ser esclarecidas; éste es asunto intrincado.
En última instancia, lo que pretende Koshak es proveer una técnica que permita la utilización de datos del GLM para estimar el contenido de energía de los relámpagos. "En la práctica, lo haremos de manera estadística. Nos gustaría brindar a los científicos que recrean modelos de la química de la atmósfera una función realista de la distribución de la probabilidad relacionada con la energía de un relámpago para que puedan incorporarla a sus modelos y, de esta forma, lograr una mejor simulación de un relámpago (ya sea en la Tierra o en una nube)".
A partir de esto, los científicos comenzarán a comprender mejor los detalles relacionados con la producción global de uno de los contaminantes atmosféricos clave para el clima y la calidad del aire en el planeta.
Fuente: NASA. Dave Dooling