CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 28 de marzo de 2016

Xilofagos: La anoxia climatica biocida en las obras de arte.

Entendemos por anoxia climática en restauración, a la creación de atmósferas biocidas respetuosas con las obras de arte, capaces de exterminar los insectos que destruyen la madera; es decir, con controles precisos de concentración de oxígeno, temperatura y humedad. Esto se logra con las cámaras climáticas biocidas.

La técnica es cada vez más utilizada, dada la gravedad que suponen los daños desarrollados por los insectos devoradores de la madera y sus derivados.

Es tal la preocupación existente en el campo de la restauración, que cada vez existen mayor número de científicos dedicados al estudio de este fenómeno.
En este sentido, la revista Biology Letters, recogió los resultados de un trabajo de investigación realizado por el científico de la Universidad de Pensilvania, Blair Hedges concerniente a la distribución de los insectos xilófagos de Europa en la antigüedad, mediante el empleo comparativo de  xilografías.
La novedosa investigación se basó en el estudio de los orificios que este tipo de insectos dejan en los soportes de madera de las obras de arte.
Algunos agujeros son  muy antiguos, lo cual permite descifrar la distribución de las especies de insectos presentes en las  obras de arte de la antigüedad.
El científico descubrió que muchas de las pequeñas imperfecciones en las xilografías permitían identificar las especies de insectos que habían perforado la superficie de la plancha de madera original antes de imprimir el grabado.
Haciendo corresponder las dimensiones de los agujeros con el momento y el lugar en los que se realizaron las xilografías, obtuvo un registro histórico de la distribución de insectos xilófagos en Europa.
Los xilófagos adultos ponen huevos en las grietas de la madera. Cuando las larvas eclosionan, se introducen lentamente en la madera alimentándose de celulosa. Una vez transformadas en escarabajos adultos, excavan orificios  para salir de la madera, con lo que se originan los agujeros que se observan en las xilografías.
El científico estudió 3263 agujeros de gusano en 473 xilografías creadas entre 1462 y 1899. Descubrió que había dos tamaños de agujeros: algunos medían unos 2,3 milímetros de diámetro y otros unos 1,4 milímetros. Y se podía distinguir un patrón geográfico: los de menor tamaño pertenecían a xilografías realizadas en el noreste del continente europeo, mientras que los de mayor tamaño se hallaban en las del suroeste.
Así pudo deducir la especie de cada insecto: la carcoma común (Anobium punctatum) al noreste y la carcoma mediterránea (Oligomerus ptilinoides) al suroeste. El método de Hedge podría ayudar a analizar la distribución de especies xilófagas y a obtener un registro histórico en todo el mundo, lo que permitiría identificar los cambios en poblaciones locales y el momento en que aparecen especies invasoras. La técnica podría contribuir también a resolver algunos misterios del mundo del arte,
Los xilófagos han realizado y realizan grandes estragos en las obras de arte, de ahí la importancia de realizar tratamientos biocidas capaces de exterminar las plagas sin deteriorar las piezas, previamente a la restauración. Por ello la  importancia de utilizar las cámaras climáticas de anoxia.

domingo, 27 de marzo de 2016

El ingeniero que alerto a NASA de que el Challenger iba a explotar.

Bob Ebeling es el último ingeniero vivo del equipo atormentado de por vida por un remordimiento inmerecido que ha decidido finalmente relatar a sus 89 años su responsabilidad en el intento de evitar la explosión del Challenger y la consecuente muerte trágica de los desafortunados astronautas que en él viajaban.

El equipo de Ebeling, trabajaba en la compañía Morton Thiokol subcontratada por la NASA,  había ensayado a escala de laboratorio el comportamiento criogénico de las juntas de estanqueidad de los tranques, comprobando algo tan elemental como que todos los derivados del caucho, cuando son sometidos a las ultra bajas temperaturas, (existentes de por sí en el espacio y agravadas por la climatología adversa), pierden su elasticidad, se vuelven rígidos y quebradizos y pierden la hermeticidad, tal como sucedió con los tanques de combustible de la nave, provocando la consecuente fuga y la fatal explosión. 
Es por ello que este tipo de juntas, para que conserven sus propiedades estancas han de ser calentadas, cuestión que se resuelve, simplemente instalando en su interior una resistencia eléctrica automatizada que calefacta de forma automática la junta, lo cual garantiza su elasticidad en las condiciones más extremas, (incluso cerca del cero absoluto), cuestión que se ensaya con helio líquido en condiciones de alto vacío.
Dada la agravante climática del componente criogénico aditivo, ellos sabían que la desgracia se iba a producir si no se suspendía el lanzamiento, y así lo pusieron en conocimiento de la NASA, pero los responsables del Challenger hicieron caso omiso negándose al aplazamiento. Ellos insistieron, diciendo “va a explotar”, pero quizás no con la suficiente contundencia que Bob cree que debieron esgrimir, cuestión que les generó un enorme sentimiento de culpabilidad y una grave depresión a lo largo de toda su vida.
Tras el accidente, la noticia transcendió a la prensa de la mano del periodista Howard Berkes, de la emisora de radio NPR, el cual intentó entrevistar a Ebeling, pero el ingeniero se negó porque no deseaba tener notoriedad en un asunto tan doloroso e irreversible. ¿Qué iban a ganar con ello?
El día del lanzamiento, Bob Ebeling y sus colegas estaban frente a las pantallas de televisión diciéndose “va a explotar”, cuestión que sucedió exactamente 73 segundos después de la cuenta atrás, provocando la consternación del mundo científico y la suspensión del proyecto por parte de la NASA.
Al final de su vida, todavía con los ojos en lagrimas, Bob se desahoga diciendo: "Si los ejecutivos de la NASA presentes en aquella reunión extraordinaria en que avisamos del riesgo de explosión, me hubieran hecho caso, se hubiera evitado la tragedia”. Fue tal el trauma sufrido, que tras el accidente Bob se retiró totalmente del ejercicio de su profesión.
Consciente del sufrimiento de este equipo de honestos ingenieros, el director de ingeniería de la NASA George Hardy, que tomó la decisión de no posponer el lanzamiento, escribió una carta a Bob Ebeling en la que decía:
"Usted y su equipo hicieron todo cuanto podían hacer para evitar el desastre. La decisión de no aplazar el lanzamiento fue exclusivamente de los responsables de la NASA. Ustedes no deben torturarse con sentimientos de culpabilidad. Rezo por su salud física y emocional. Que Dios les bendiga".
Imagen: Howard Berkes/NPR.
Aunque no era más que una carta, por lo menos alivió en parte la carga de culpabilidad de este equipo de ingenieros que intentó evitar la catástrofe.

sábado, 26 de marzo de 2016

Cracuns. UAV anfibio a prueba de corrosion submarina y climatica.

Como es sabido, UAV (Vehículo Aéreo no Tripulado) también conocido popularmente como dron, es un tipo de artefacto volador que está proliferando a un ritmo creciente en un gran número sectores de la industria, la defensa, las comunicaciones, la seguridad y la logística, entre otras.

En su aplicación multifuncional se encuentra el requerimiento de uso bajo condiciones climáticas adversas, tales como el ambiente corrosivo marino, e incluso con capacidad de inmersión bajo el mar; para ello ha sido desarrollado el Crancus.
 
Cracuns es el acrónimo de Corrosion Resistance Aerial Cover Unmanned Nautical System, un dron anfibio resistente a la corrosión marina desarrollado por el prestigioso Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins de Lauren (Maryland) en EEUU.

Imagen: APL Johns Hopkins University
Según ha informado APL, Crancus puede ser activado, tanto desde un fondo subacuático como desde otra nave nodriza submarina, siendo capaz de permanecer en aguas profundas y ser lanzado desde cualquier profundidad.
Su característica más importante es su estanqueidad al agua bajo presión y sobre todo su resistencia a la corrosión marina y niebla salina ambiental, incluso en las condiciones climáticas más extremas.
Su construcción, realizada en composites orgánicos reforzados, emplea la tecnología de fabricación aditiva basada en impresión en 3D.
El Cracuns es el primer UAV anfibio de aplicación directa por parte de la Armada norteamericana.
Fuente: APL Johns Hopkins University

viernes, 25 de marzo de 2016

Envejecimiento de solidos vítreos a temperaturas criogenicas.

Las características más importantes de los sólidos vítreos se mantienen a bajas temperaturas. Así lo revelan muestras de ámbar con más de 110 millones de años de antigüedad recogidas en la cueva de El Soplao, en Cantabria, y analizadas por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Autónoma de Madrid.

Imagen: Blue Amber Factory.
 
En este trabajo, publicado en Physical Review Letters, se han estudiado muestras cuya formación se remonta al Cretácico y que han sufrido un proceso de envejecimiento y estabilización termodinámica.
En el Instituto de Ciencia de Materiales del CSIC, en Madrid, se han realizado análisis de velocidad del sonido a través de espectroscopía Brillouin, método que permite obtener información mediante la interacción entre la luz y la materia. A través de esta técnica, los científicos han podido conocer la evolución de los ejemplares estudiados con la temperatura. Por otra parte, en el Laboratorio de bajas temperaturas de la Universidad Autónoma se han caracterizado las propiedades termodinámicas.
Estos experimentos han permitido a los expertos demostrar que las dos características más importantes y omnipresentes de los sólidos vítreos a bajas temperaturas (la presencia de sistemas de tuneleo de dos niveles y el llamado ‘pico bosónico’) persisten sin cambios esenciales en estos vidrios altamente estabilizados, al contrario de lo que generalmente se pensaba durante los últimos 40 años.
“Si bien el vidrio es conocido desde hace miles de años, desde el punto de vista de la Física su naturaleza es una de las cuestiones más controvertidas desde hace décadas”, explica Rafael J. Jiménez Riobóo, del Instituto de Ciencia de Materiales. “El ámbar puede ser una de las claves para arrojar luz a esta controversia, ya que su historia térmica puede ser manipulada. Se puede obtener un ámbar ‘rejuvenecido’ y llevarlo de nuevo a su estado vítreo”, añade el científico.
Un método único de conservación
El ámbar es una resina de árbol fosilizada, producida a partir de los exudados de coníferas o angiospermas. Con el paso del tiempo esta resina sufre una maduración durante la que se produce una polimerización progresiva, entre otros procesos, y tras largos períodos de tiempo, que pueden exceder en algunos casos los cien millones de años, se fosiliza. Esta transformación en vidrios de ámbar es la que se produjo en el yacimiento de El Soplao.
Este material, además de por sus usos ornamentales, es conocido también por su relevancia para la Paleontología, ya que es un sistema único de preservación de bio-inclusiones muy antiguas de animales y vegetales que quedaron atrapados en la resina viscosa y luego quedaron fosilizados hace millones de años. Así, distintos depósitos de ámbar por todo el mundo y con diferentes tipos o composiciones químicas de ámbar han demostrado ser de gran valor para la reconstrucción de los ecosistemas y la vida prehistórica.
Y según señalan los autores de la investigación, este material podría convertirse asimismo en un modelo de gran utilidad para esclarecer muchos otros rompecabezas que continúan marcando las investigaciones de la física del estado vítreo, mucho más desconocida y debatida que la referente al estado cristalino.
Para la física y la química, el ámbar es un ejemplo único de un vidrio que ha envejecido durante mucho tiempo por debajo de su temperatura de transición vítrea, alcanzando así un estado que no es accesible en condiciones experimentales normales.
Fuente: CSIC 16/06/2014  
Tomás Pérez-Castañeda, Rafael J. Jiménez-Riobóo y Miguel A. Ramos. Two-Level Systems and Boson Peak Remain Stable in 110-Million-Year-Old Amber Glass. Physical Review Letters. DOI: 10.1103/PhysRevLett.112.165901

martes, 22 de marzo de 2016

Prevencion de colapsos climaticos.

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un modelo matemático para prever los colapsos ambientales mediante la detección de señales tempranas de cambios. El trabajo, publicado en Nature, sugiere que el estado de salud de los ecosistemas fluctúa de forma brusca poco antes de derrumbarse.

Para demostrar la validez de su teoría, los investigadores han aplicado el modelo matemático a una situación real: el colapso ambiental acaecido en el lago Erhai, en la provincia China de Yunnan. Mediante el análisis del registro fósil de microalgas diatomeas correspondiente a un periodo de 125 años, observaron que las comunidades de algas permanecieron relativamente estables, en cuanto a concentración y tipo, hasta 30 años antes de que el lago sufriese un cambio abrupto y mostrase un estado de contaminación y turbiedad. 
 
“Durante esas tres últimas décadas del registro se aprecian muchas fluctuaciones y vemos una serie de cambios bruscos en los tipos de algas y en la concentración de estas en el agua justo antes del colapso. Creemos que las dinámicas de población de algas pueden indicar la resiliencia del ecosistema del lago y ayudar a medir la proximidad de un punto de no retorno”, explica el investigador del CSIC Vasilis Dakos, de la Estación Biológica de Doñana.  
Según los autores del estudio, la aplicación de este modelo matemático no se limita al ámbito de los lagos, sino que podría emplearse en otro tipo de campos, como la pesca, la agricultura y los sistemas sociales.
En la investigación también han participado la Universidad de Southampton, en Reino Unido, y la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos. 
Fuente: CSIC 19/11/2012  
Rong Wang, John A. Dearing, Peter G. Langdon, Enlou Zhang, Xiangdong Yang, Vasilis Dakos, Marten Scheffer. Flickering gives early warning signals of a critical transition to a eutrophic lake state. Nature. DOI: 10.1038/nature11655

domingo, 20 de marzo de 2016

Fertilizacion mediante bacterias termofilas que crecen a altas temperaturas.

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que ciertas bacterias termófilas en suelos que crecen a altas temperaturas son capaces de potenciar el reciclaje de los elementos del suelo, fundamentalmente nitrógeno y azufre. El hallazgo podría contribuir a diseñar métodos de fertilización biológica y evitar fertilizantes químicos innecesarios.

Según destacan los autores del estudio, el caso del azufre es muy llamativo. Hasta ahora se había observado que las bacterias regeneraban muy pobremente el azufre orgánico del suelo a temperaturas bajas (a unos 20ºC). En el estudio se ha comparado la información de genomas de las bacterias mesófilas, que crecen a temperaturas medias (inferiores a 40ºC), con las termófilas, que lo hacen a temperaturas altas,  entre 50-65ºC. “Son temperaturas que fácilmente se alcanzan en cualquier suelo andaluz en verano. Nosotros hemos llegado a medir 75ºC”, explica Juan González, Investigador Científico del CSIC en el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla, que ha realizado el estudio en colaboración con la Universidad de Évora (Portugal).
La comparativa ha mostrado la razón de esta mayor eficacia en la generación de sulfatos de las bacterias termófilas: cuentan con rutas metabólicas simultáneas dirigidas a la producción de sulfitos, cosa que explica que produzcan sulfato. Estas incluyen reacciones integradas en las rutas de degradación de los aminoácidos Metionina y Cisteina (contienen azufre) que llevan a la producción de sulfitos, según se explica en el estudio. El sulfito producido es oxidado a sulfato con la participación de sulfito oxidasas que son las enzimas claves en este paso y que están ausentes en muchas bacterias mesófilas.
El hallazgo sobre el comportamiento de las bacterias termófilas ayuda a comprender mejor la mineralización microbiana del azufre orgánico en los sistemas terrestres, que hasta ahora se conocía escasamente. Se trata de un proceso que habitualmente no se abordaba en los modelos del ciclo del azufre, ya que la mayoría de las publicaciones se centraban en transformaciones de azufre inorgánico.
Fuente: CSIC 25/04/2014 
Santana, M.M., J.M. Gonzalez, M.I. Clara. 2014. Inferring pathways leading to organic-sulfur mineralization in the Bacillales. Critical Reviews in Microbiology. DOI:10.3109/1040841X.2013.877869

viernes, 18 de marzo de 2016

Aleacion magnesio/arsenico resistente a la corrosion.

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que la aleación de magnesio con pequeñas cantidades de arsénico disminuye y ralentiza el proceso de corrosión del material. Los resultados del trabajo, publicado en la revista Electrochemistry Communications, podrían tener aplicaciones en la industria automovilística y en electrónica. 

Durante el estudio, los investigadores probaron más de 400 combinaciones de elementos aleantes diferentes para tratar de encontrar la manera de reducir la susceptibilidad del magnesio a la corrosión.
 
“El magnesio es el elemento estructural metálico más ligero que se conoce, es aproximadamente un 40% más ligero que el aluminio, por lo que su potencial en la industria es inmenso. Sin embargo, en la actualidad, su uso se ve muy limitado por su elevada velocidad de corrosión. En este estudio hemos visto que pequeñas cantidades de arsénico tienen un fuerte impacto en la reacción catódica, ralentizándola o "envenenándola", a niveles nunca antes alcanzados mediante otros aleantes”, explica el investigador del CSIC Alejandro Samaniego, del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas. 

Según sus autores, los resultados de este trabajo podrían aplicarse en la industria automovilística y electrónica, ya que la nueva aleación serviría para aligerar el peso de los componentes, aumentando su eficiencia energética al disminuir el consumo de combustible, lo que reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero.

En el trabajo también han participado la Universidad de Monash (Australia), la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (Australia) y la Universidad de Swansea (Reino Unido).

Fuente CSIC 05/12/2013
N. Birbilis, G. Williams, K. Gusieva , A. Samaniego, M.A. Gibson, H.N. McMurray. Poisoning the corrosion of magnesium. Electrochemistry Communications. DOI: 10.1016/j.elecom.2013.07.021.

miércoles, 9 de marzo de 2016

CSIC descubre el mecanismo de expansion celular de las plantas.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han identificado parte del mecanismo molecular que coordina la dirección de la expansión celular de las plantas, un proceso fundamental para la adquisición de la forma. Este trabajo, en el que también ha participado el Departamento de Medioambiente, Agronomía y Producción de Cultivos de la Universidad de Padua (Italia), ha sido publicado en la revista Current Biology. 

Imagen: Célula vegetal en la que la predolfina está en parte en el citosol y en parte en el núcleo. / CSIC

El desarrollo de las plantas se basa en patrones específicos de división y expansión celular. La dirección de la expansión celular viene determinada por los microtúbulos, estructuras tubulares de las células eucariotas responsables de la división celular compuestas principalmente por una proteína llamada tubulina. Pero se desconoce qué mecanismos moleculares regulan la disposición de los microtúbulos.
“Entre las moléculas que influyen en la dinámica de los microtúbulos se encuentran las hormonas giberelinas, que promueven la expansión celular y además hacen que los microtúbulos se orienten perpendicularmente al eje de crecimiento de la planta. La incógnita era cómo se coordinaban estos dos procesos”, explica Miguel Blázquez, investigador del CSIC en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Valencia.
Según comenta el investigador del CSIC David Alabadí, la “durante la investigación se ha observado que la orientación de los microtúbulos depende de la interacción física entre las proteínas DELLA del núcleo de la célula y de la prefoldina, una proteína cuya función consiste en ayudar a otras proteínas a adoptar un correcto plegamiento que les permita desempeñar su función biológica. En presencia de giberelinas, las proteínas DELLA se degradan y la predolfina permanece en el citoplasma y es funcional. Sin embargo, en ausencia de giberelinas, la predolfina se localiza en el núcleo celular, lo que compromete disponibilidad de tubulina y afecta a la organización de los microtúbulos”.
La relevancia del hallazgo reside en que “pone de manifiesto el papel de las proteínas DELLA como coordinadoras de varios procesos necesarios para el crecimiento vegetal y responde a la pregunta de cómo se coordinan los procesos de expansión y dirección celular”, añade Blázquez. “La alteración de la función de la predolfina debido a la interacción entre proteínas había sido observada previamente en células animales durante infecciones virales, donde actúa como factor de transcripción genética, lo que plantea la pregunta de si la predolfina puede tener más funciones en las células vegetales”, concluye Alabadí.
El trabajo ha permitido diseccionar los distintos cometidos que cumplen las proteínas DELLA y proporciona una estrategia futura para separar sus funciones, algo esencial  en casos en los que se quiere modificar una de las funciones de las giberelinas sin alterar las otras. La investigación podría tener importantes aplicaciones en el sector agronómico ya que proporciona claves para modular la forma de las plantas.
Fuente: CSIC 21/06/2013
Antonella Locascio, Miguel A. Blázquez y David Alabadí. Dynamic Regulation of Cortical Microtubule Organization through Prefoldin-DELLA Interaction. Current BiologyDOI: 10.1016/j.cub.2013.03.053

domingo, 6 de marzo de 2016

Defensa climatica: Parques acuaticos de energia solar.

Para frenar el cambio climático producido por las energías contaminantes, no existe otra manera de abastecer las cada vez mayores necesidades demandas por una población creciente y tecnologizada que potenciar las energías renovables. Pero estas energías alternativas requieren grandes espacios de ocupación, especialmente cuando hablamos de la energía solar fotovoltaica, con todos los problemas que ello acarrea. 

Es por esto que las compañías energéticas están recurriendo a los mares, lagos, lagunas y canales como bases para la construcción de grandes instalaciones fotovoltaicas  como alternativa a las abruptas orografías geográficas, respetar el entorno medioambiental y no colapsar los entornos urbanos. 

Son cada vez más numerosos los proyectos de este tipo que se están proyectando, muchos de ellos ya en curso de desarrollo. Entre ellos, por su importancia destaca la planta acuática solar que va a ser inaugurada en este mismo mes marzo en el embalse de Yamakura (Japón).
Imagen: kyocera. (Mega planta de potencia solar. kagoshima Nanatsujima).

Esta enorme parque acuático fotovoltaico tendrá una extensión equivalente a 27 estadios de futbol, cubrirá 180 000 metros cuadrados, contendrá 50 000 paneles solares fotovoltaicos y proporcionará electricidad a 5000 hogares. 
Imagen: Detalle instalación Kyocera Group.
Este proyecto es el resultado de la colaboración entre Kyocera (fabricante de productos electrónicos con sede en Tokio), Ciel et Terre (empresa francesa que diseña, financia y fabrica instalaciones fotovoltaicas) y Century Tokyo Leasing Corporation.
Podemos citar también otros proyectos semejantes en diversos países de Asia, América y Europa, destacando por su importancia el embalse de Otae en Corea del Sur.
Imagen: Planta solar en el embalse de Otae (Corea del Sur).

jueves, 3 de marzo de 2016

Cultivo de arabidopsis thaliana en condiciones climaticas extremas.

La Arabidopsis thaliana, conocida simplemente como arabidopsis, es una planta herbácea de pequeño tamaño, aparentemente considerada como una “mala hierba” a juzgar por su crecimiento en cunetas o cualquier lugar fuera de control. Pero nada más lejos de la realidad científica.

Imagen: CSIC.

Esta humilde planta, de la familia de las crucíferas, ha despertado la curiosidad de la comunidad científica internacional; tanto es así que ya fue incorporada como objeto de investigación en el laboratorio hace casi medio siglo, y actualmente se cuentan por  miles los investigadores que intentan descubrir los secretos de su cultivo y desarrollo, especialmente en el campo de la agrigenómica.
Es de destacar que, por primera vez en el año 2000 se obtuvo la secuencia de su genoma secuenciado, llegando a ser en la actualidad uno de los más importantes vehículos para el estudio de muchos aspectos de la biología de las plantas.
Sus características únicas ofrecen una serie de ventajas a la hora de considerarla como modelo de investigación.
Actualmente, la estrategia más utilizada por los investigadores para prevenir las grandes pérdidas económicas que originan las enfermedades de los vegetales alimentarios es la incorporación de estos genes de resistencia frente a las plagas.
Por lo tanto, la clonación y caracterización de genes de resistencia de Arabidopsis que condicionan resistencia para diversos patógenos, es una de las más frecuentes herramientas de trabajo en fitopatología molecular, ya que de esta manera genes de resistencia clonados en Arabidopsis podrían ser transferidos a otras crucíferas relacionadas para su uso directo, o emplearse como sonda para la búsqueda y el aislamiento de genes homólogos de especies comerciales importantes tales como trigo, patata o tomate.
Un aspecto muy importante para el estudio de la Arabidopsis es la evaluación de su desarrollo frente a condiciones climáticas extremas, tales como la temperatura, la humedad o la radiación solar.
Para ello se utilizan las cámaras climáticas de cultivo, capaces de simular cualquier tipo de condición ambiental extrema que pueda producirse en cualquier superficie de la Tierra.
Fuente: CSIC

miércoles, 2 de marzo de 2016

Ultra materiales para ambientes climaticos adversos.

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Emilio Lora-Tamayo, el consejero de Economía y Empleo del Principado de Asturias, Graciano Torre, y el rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, han inaugurado hoy en la localidad asturiana de Llanera un nuevo equipo de desarrollo industrial para la fabricación de materiales nanoestructurados multifuncionales, denominados "ultra materiales"
 
La nueva infraestructura propiedad del CSIC es pionera en el mundo. Permitirá, entre otras muchas aplicaciones, fabricar componentes ultraduros para herramientas de corte, espejos de satélites, ventanas transparentes al infrarrojo para sistemas contramedida en aviones o placas para blindajes. 
“La instalación de este equipo en Asturias supone un importante impulso para la ciencia de nanomateriales en España. Con esta técnica esperamos alcanzar nuevas fronteras en la ingeniería de materiales y contribuir a su avance”, ha destacado el presidente del CSIC. 
Gran horno de sinterización
El equipo inaugurado y que utilizarán para sus investigaciones los científicos del CSIC es un horno de sinterización de grandes dimensiones: 12 metros de altura por 6 metros de ancho y 5 metros de profundidad. El proceso de sinterización consiste en la aplicación de un tratamiento térmico a un polvo previamente conformado para, mediante la unión entre las partículas adyacentes del material, transformarlo en un producto denso y resistente.
El horno ha sido especialmente diseñado para obtener materiales densos a partir de polvo nanoestructurado mediante el empleo de una técnica híbrida de sinterización por descarga de plasma y prensado en caliente, conocida como SPS/HP por sus siglas en inglés (Spark Plasma Sintering / Hot Press).
El nuevo equipamiento para la fabricación de ultra materiales es capaz de sinterizar mediante la técnica SPS / HP piezas de hasta 400 milímetros de diámetro con formas complejas destinadas entre otras, a aplicaciones en la industria aeroespacial, el sector de la automoción, la electrónica y defensa. 

Este equipo de sinterización híbrido SPS/HP constituye la piedra angular de un proyecto más amplio, la creación de una Unidad de Desarrollo de Materiales Multifuncionales, que permita evaluar la viabilidad de la industrialización de estos nuevos materiales nanoestructurados y su integración en  productos avanzados. 
La puesta en marcha de esta unidad en Asturias es fruto de la colaboración público-privada entre el Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (centro mixto del CSIC, el Principado de Asturias y la Universidad de Oviedo) y las empresas FCT Systeme GmbH, Alusin Tecnología, S.L., Nanoker Research, S.L. y ATSG 98 Instrumentación, S.L.
Fuente: CSIC 28/10/2013