CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

viernes, 30 de mayo de 2014

Accidentes por corrosion en automoviles Ford. Camaras de niebla salina.

Según ha informado la propia compañía automovilística Ford, vehículos de los modelos  Explorer, Escape y Mercury Mariner presentan problemas de corrosión en el sistema de dirección y en los fondos de unidades vendidas en EEUU y Canadá. 
 
La reacción inmediata del fabricante automovilístico norteamericano Ford ha sido la de llamar a revisión a 1.4 millones de automóviles en Norteamérica para solucionar problemas dichos problemas que, esencialmente, pueden provocar la pérdida del sistema de dirección asistida, con las consecuencias que ello puede acarrear.
De hecho ya existe información documentada de cinco accidentes relacionados con este defecto que provocaron seis lesionados.
La segunda llamada a revisión afecta a unos 200.000 Ford Taurus 2010-2014 que tienen problemas de corrosión.
Ford también llamó a revisión 82.576 Ford Fusion, Mercury Milan, Lincoln Zephyr y Lincoln MKZ por un problema en los bajos delanteros que pueden interferir con el pedal del acelerador.
Una vez más nos vemos en la necesidad de denunciar y advertir que estos problemas de corrosión se pueden prevenir mediante la implementación de rigurosos controles de calidad, previos al lanzamiento de los nuevos modelos.
Para evaluar la resistencia frente a la corrosión ambiental a escala de laboratorio,  especialmente en las zonas marítimas, se emplean las cámaras de ensayos de corrosión acelerada por niebla salina.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Test de corrosion de modulos fotovoltaicos IEC 61701. Camaras de niebla salina.

La corrosión de los módulos fotovoltaicos que se encuentran en contacto con el ambiente marino, se produce como consecuencia de la exposición a la niebla salina liberada por efecto de la intemperie en las zonas del litoral, de tal manera que al alcanzar el agua marina las partes metálicas, estas se corroen, provocando el temido fallo funcional y finalmente su destrucción.

Para evaluar la resistencia de los módulos fotovoltaicos se utilizan las cámaras de corrosión por niebla salina alternativa o cámaras climosalinas. Estos ensayos están regulados por la norma IEC 61701.
Definición:
Se define como cámara de ensayos de corrosión acelerada, a un sistema capaz de reproducir las condiciones corrosivas existentes en ambientes climáticos químicamente activos, tales como la niebla salina marina, la contaminación urbana o la contaminación industrial.
Aplicaciones:
Ensayos de corrosión de metales.
Determinación de la calidad de los metales, sus aleaciones y los diversos medios de protección superficial.
Características exigibles:
Homogeneidad de la atmósfera químicamente activa.
Programación automática de las condiciones ambientales.
Mantenimiento de la tolerancia de pluviometría media.
Control de temperatura de precisión con apreciación de 0,1ºC.
Sistema automático de limpieza del interior.
Opciones:
Programación automática de ciclos corrosivos combinados.
Inmersión alternativa.
Atmósferas gaseosas industriales y urbanas.
Niebla ácida.
CCI viene colaborando con diversas asociaciones y entidades en la elaboración de diversos proyectos de norma de aplicación internacional mediante el uso de cámaras de ensayos acelerados.

Este tipo de cámaras de ensayos son capaces de reproducir cualquier ambiente que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento.
A este respecto es de destacar que este tipo de sistemas de ensayo son utilizados por los más prestigiosos laboratorios de investigación, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Ingenieria de semillas de plantas resistentes al estres. Camaras climaticas.

Un estudio desarrollado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha abierto una nueva vía para aumentar la longevidad de las semillas de las plantas mediante ingeniería genética. Sus resultados han sido publicados en la revista Plant Physiology. En el trabajo han colaborado investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (centro mixto del CSIC y la Universitat Politècnica de València, y la Unidad de Investigación en Genómica Vegetal del instituto francés Evry. Sus resultados han sido publicados en la revista Plant Physiology. La clave reside en la sobreexpresión del gen ATHB25; este gen codifica una proteína reguladora de la expresión de otros genes. 

Según han comprobado los investigadores, las plantas que sobre expresan dicho gen tienen aumentada la cantidad de giberelina, que es la hormona que promueve el crecimiento de las plantas, lo que genera a su vez un refuerzo de la cubierta protectora de la semilla. “Esta cubierta es la responsable de evitar la entrada de oxígeno en la semilla; el aumento en la giberelina la hace más fuerte y esto deriva al final en una mayor resistencia y longevidad de la semilla”, explica el investigador del CSIC Eduardo Bueso.

Este mecanismo es novedoso ya que la tolerancia a estrés como el envejecimiento siempre se había asociado a otra hormona, el ácido abscísico, que regula defensas basadas en proteínas y pequeñas moléculas protectoras, en lugar de promover el crecimiento de estructuras como hace la giberelina.
El estudio se ha desarrollado en la planta modelo Arabidopsis thaliana, una especie que presenta grandes ventajas para la investigación en biología molecular. Los investigadores rastrearon medio millón de semillas, que correspondían a 100.000 líneas de Arabidopsis mutadas. “Finalmente, en el estudio analizamos cuatro mutantes y comprobamos la incidencia sobre la longevidad de las semillas de la planta al introducirle la sobrexpresión del gen ATHB25”, apunta el profesor de investigación del CSIC Ramón Serrano. 
Los investigadores compararon la tasa de longevidad de las semillas de las plantas de Arabidopsis modificadas mediante ingeniería genética y de las no modificadas. Para ello, las conservaron durante 30 meses en condiciones de humedad y temperatura ambiente. En el caso de las planta control, transcurridos los treinta meses, sólo un 20 % volvía a germinar, mientras que en las modificadas la práctica totalidad –el 90 %- iniciaba de nuevo el proceso de germinación.
Los investigadores del centro trabajan ahora en mejorar la longevidad de diferentes especies de interés agronómico, entre ellas el tomate o el trigo.
Biodiversidad y beneficios para el agricultor
Según los investigadores, este hallazgo puede resultar de especial relevancia para mantener la biodiversidad, no perder especies de semillas y, sobre todo, para los agricultores.
“Antiguamente se cultivaban muchas especies de distintas plantas, pero se han perdido muchas de ellas, ya que lo que prima hoy son los criterios de rendimiento. Para garantizar la conservación de especies se crearon los Bancos de Germoplasma, si bien estos requieren regenerar periódicamente las semillas. Con esta estrategia se podrían ampliar los plazos de regeneración”, destaca Bueso. Mientras, en el caso de los agricultores, Serrano explica que “al incrementar la vida útil de las semillas, reduciríamos el gasto derivado de su compra”.
Es de destacar que para estudiar la germinación de semillas y el cultivo de plantas bajo diversas condiciones ambientales, se emplean las cámaras climáticas de laboratorio.
Fuente: CSIC 27/03/2014
Bueso, E., Muñoz-Bertomeu, J., Campos, F., Brunaud, V., Martínez, L., Sayas, E., Ballester, P., Yenush, L., Serrano, R. Arabidopsis thaliana HOMEOBOX 25 uncovers a role for gibberellins in seed longevity. Plant Physiology. DOI: 164: 999 1010.

domingo, 25 de mayo de 2014

Nutrientes y captura de carbono. Camaras climaticas.

Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que la capacidad de capturar carbono de los bosques depende de la disponibilidad de nutrientes que tiene un ecosistema. Los resultados de la investigación se publican en la revista Nature Climate Change.

El estudio demuestra que, en los bosques con suelos fértiles, el aumento de la fotosíntesis conlleva un crecimiento de la acumulación de carbono en el ecosistema. En los suelos pobres, en cambio, cuando aumenta la fotosíntesis, aumenta también la respiración del entorno y no se consigue retener carbono.
"Los bosques con buena disponibilidad de nutrientes son capaces de secuestrar aproximadamente el 30% del carbono que reciben cuando realizan la fotosíntesis. En cambio, los bosques con suelos infértiles, con poca disponibilidad de nutrientes, son menos eficientes y sólo son capaces de acumular el 6% del carbono", explica el investigador del CSIC Marcos Fernández-Martínez, del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF), quien ha codirigido el estudio.
La madera como almacén de carbono
El hallazgo muestra un cambio de paradigma. Hasta ahora los modelos para predecir la capacidad de capturar carbono de los bosques sólo tenían en cuenta la cantidad de nitrógeno del suelo, sin fijarse en otros factores como el fósforo o el pH del suelo (que se relaciona con la disponibilidad de nutrientes).
Los investigadores consideran que la diferente eficiencia en el uso del carbono se debe a varios factores. Los bosques que tienen más nutrientes aprovechan el carbono que reciben del CO2 para producir más madera que los bosques infértiles. Estos deben destinar buena parte de su carbono a exudados y simbiosis con bacterias y hongos para conseguir nutrientes del suelo.
La madera es un componente difícil de degradar y por lo tanto retiene el carbono durante largos períodos e impide que vuelva a la atmósfera. Además, los ecosistemas ricos en nutrientes suelen tener una materia orgánica subterránea que no se degrada fácilmente y que retiene más carbono.
Tras analizar 92 bosques de diferentes zonas climáticas, el estudio demuestra que en las zonas tropicales, donde los suelos tienen pocos nutrientes, prácticamente todo el carbono que absorben los árboles se vuelve a emitir a la atmósfera con la propia respiración. Los bosques que crecen sobre suelos infértiles deben usar el carbono que reciben para producir raíces y mantener simbiosis con microorganismos del suelo que les ayuden a conseguir más nutrientes. Este proceso es energéticamente muy costoso y supone una pérdida de eficiencia en el uso del carbono a nivel de ecosistema.
"En general, los árboles que crecen en suelos poco fértiles deben destinar mucha energía a mecanismos que les permitan superar la falta de nutrientes y por ello no pueden destinar demasiado carbono a producir biomasa ", explica el investigador del CSIC Josep Peñuelas, del CREAF, quien ha codirigido el estudio.
Es de destacar que a escala de laboratorio se puede investigar el crecimiento de las especies vegetales en relación con la disponibilidad de nutrientes y la captación del dióxido de carbono, mediante las cámaras climáticas. 
Fuente: CSIC 7/4/2014
M. Fernández-Martínez et al. Nutrient availability as the key regulator of global forest carbon balance. Nature Climate Change. DOI: 10.1038/NCLIMATE2177

Corrosion forjados del litoral maritimo. Camaras de niebla salina.

La corrosión de las armaduras de hormigón utilizadas en las construcciones y obras públicas que se encuentran en contacto con el mar, se produce como consecuencia de la absorción de agua salina debida a la capilaridad del hormigón, de tal manera que al alcanzar el agua marina las barras de acero corrugado, este se corroe aumentando su volumen y provocando finalmente el temido agrietamiento de las estructuras.

Este es un fenómeno alternativo cíclico, combinando periodos de inmersión con periodos de secado.

Para ensayar la resistencia de las armaduras frente al agua de mar, tanto por mareas, como por oleaje, se utilizan las cámaras de corrosión por niebla salina alternativa o cámaras climosalinas.


Se define como cámara de corrosión por niebla salina, a un sistema capaz de reproducir las condiciones corrosivas existentes en ambientes climáticos químicamente activos, tales como la niebla salina marina, la contaminación urbana o la contaminación industrial. 

Aplicaciones:
Ensayos de corrosión de metales.
Determinación de la calidad de los medios de protección superficial.
Características exigibles:
Homogeneidad de la densidad de niebla producida.
Programación automática de caudal de solución salina.
Mantenimiento de la tolerancia de pluviometría media.
Control de temperatura de precisión con apreciación de 0,1ºC.
Sistema automático de limpieza del interior.

Opciones:
Programación automática de ciclos climosalinos combinados.
Inmersión alternativa.

CCI viene colaborando con diversas asociaciones y entidades en la elaboración de diversos proyectos de norma de aplicación internacional mediante el uso de cámaras de ensayos acelerados.

Este tipo de cámaras de ensayos son capaces de reproducir cualquier ambiente que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. 

A este respecto es de destacar que este tipo de sistemas de ensayo son utilizados por los más prestigiosos laboratorios de investigación, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Bull, en las investigaciones climaticas.

El centro de computación alemana para la investigación del clima DKRZ acaba de comprar a Bull su primer superordenador de escala petaflop para reforzar sus trabajos de cooperación en la investigación del clima en Alemania. El contrato, que ronda los 26 millones euros, supone el suministro de todos los componentes clave de computación y almacenamiento del nuevo sistema.

¿Qué hay en la memoria del clima que resulta decisivo para nuestro futuro y el de la Tierra?

La respuesta está en las simulaciones climáticas, que permiten observar el sistema climático y sus complejas evoluciones en un ordenador, con la ayuda de modelos digitales. El nuevo sistema permitirá al DKRZ procesar de manera efectiva la enorme cantidad de datos (Big Data) que requiere la simulación climática.

El consumo global de energía del sistema del ordenador demuestra una gran eficiencia energética. "Será refrigerado con un sistema de disipación de calor basado en agua a temperatura ambiente. Una tecnología que requiere mucha menos energía que los sistemas de enfriamiento convencionales. Este nuevo diseño lleva el sistema de refrigeración líquida directamente al procesador y memoria haciendo que sea mucho más eficiente", ha comentado Gerd-Lothar Leonhart, director general de Bull para la zona DACH (Alemania/Austria/Suiza).
"Tenemos que utilizar los superordenadores que incorporan los últimos avances tecnológicos para poder mejorar nuestros pronósticos climáticos. Con el nuevo sistema, por ejemplo, esperamos aumentar los conocimientos sobre la predicción de la formación de nubes", ha explicado el profesor Dr. Jochem Marotzke, director del Instituto Max-Planck de Meteorología, uno de los principales usuarios de las instalaciones DKRZ.
La experiencia en la optimización de los códigos de software desarrollados por el equipo de programación paralela de Bull en Grenoble fue un factor clave en la decisión de DKRZ. El nuevo sistema es uno de los cinco superordenadores más rápidos de Alemania, según la lista Top500 actual.
Además, Bull informaba la semana pasada de su adhesión a la plataforma Bioinformatics (BIB), con la que se pretende promocionar la investigación multidisciplinar, la formación y la transferencia de conocimientos y tecnologías en el ámbito de la Bioinformática.
Fuente: ComputerWorld España
http://www.computerworld.es

Corrosion por mareas. Camaras de niebla salina.


La corrosión de las armaduras de hormigón utilizadas en las construcciones y obras públicas que se encuentran en contacto con el mar, se produce como consecuencia de la absorción de agua salina debida a la capilaridad del hormigón, de tal manera que al alcanzar el agua marina las barras de acero corrugado, este se corroe aumentando su volumen y provocando finalmente el temido agrietamiento de las estructuras.

Este es un fenómeno alternativo cíclico, combinando periodos de inmersión con periodos de secado.

Para ensayar la resistencia de las armaduras frente al agua de mar, tanto por mareas, como por oleaje, se utilizan las cámaras de corrosión por niebla salina alternativa o cámaras climosalinas.


Se define como cámara de corrosión por niebla salina, a un sistema capaz de reproducir las condiciones corrosivas existentes en ambientes climáticos químicamente activos, tales como la niebla salina marina, la contaminación urbana o la contaminación industrial. 

Aplicaciones:
Ensayos de corrosión de metales.
Determinación de la calidad de los medios de protección superficial.
Características exigibles:
Homogeneidad de la densidad de niebla producida.
Programación automática de caudal de solución salina.
Mantenimiento de la tolerancia de pluviometría media.
Control de temperatura de precisión con apreciación de 0,1ºC.
Sistema automático de limpieza del interior.

Opciones:
Programación automática de ciclos climosalinos combinados.
Inmersión alternativa.

CCI viene colaborando con diversas asociaciones y entidades en la elaboración de diversos proyectos de norma de aplicación internacional mediante el uso de cámaras de ensayos acelerados.

Este tipo de cámaras de ensayos son capaces de reproducir cualquier ambiente que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. 

A este respecto es de destacar que este tipo de sistemas de ensayo son utilizados por los más prestigiosos laboratorios de investigación, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

sábado, 17 de mayo de 2014

Plasticos: Polimeros y caracteristicas. Camaras climaticas.

Originariamente la palabra plástico se usó como un adjetivo para definir un material que tenía un escaso grado de movilidad y facilidad para adquirir cierta forma, sentido que se conserva en el término plasticidad. Posteriormente, dentro del campo de la química orgánica, y más especialmente en el de la química macromolecular, el término plástico es asimilado universalmente como el material de uso diario que todos conocemos y utilizamos habitualmente.
 
Los plásticos son sustancias sintéticas desarrolladas a partir de polímeros, cuya  estructura puede ser moldeada mediante calor o presión y cuyo componente principal se basa en la química del carbono. Según su respuesta frente al calor, pueden dividirse en termoplásticos o termoestables, según que conserven o no sus características iniciales tras el calentamiento.
A su vez, las estructuras poliméricas están formadas por grupos de monómeros unidos mediante un proceso químico llamado polimerización.
Estos polímeros admiten la adición de diversos productos químicos, tales como colorantes, etc., denominados cargas, con el fin de conseguir materiales adecuados a cada tipo de aplicación doméstica o industrial (plásticos técnicos).
Características generales de los polímeros más conocidos
PVC. Poli cloruro de vinilo
Rango de temperatura de trabajo -15ºC +60ºC. Resistencia, rigidez y dureza mecánicas elevadas. Buen aislante eléctrico. Elevada resistencia a sustancias químicas. Autoextingible. Impermeable a gases y líquidos. Mínima absorción de agua. Resistente a la acción de hongos, bacterias, insectos y roedores. Fácil de pegar y soldar Resistente a la intemperie (sol, lluvia, viento y aire marino).
PA6. Poliamida 6, Nylon
Rango de temperatura de trabajo -40ºC +90ºC. Alta resistencia mecánica. Buena resistencia a la fatiga. Alto poder amortiguador. Buenas propiedades de deslizamiento. Resistencia sobresaliente al desgaste. Autoextingible.
PP. Polipropileno
Rango de temperatura de trabajo 0ºC +100ºC. Posee una gran capacidad de recuperación elástica. Resiste al agua hirviente, pudiendo esterilizarse a temperaturas de 140ºC sin deformación. Resiste a las aplicaciones de carga en un ambiente a una temperatura de 70ºC sin producir deformación. Gran resistencia a la penetración de los microorganismos. Gran resistencia a los detergentes comerciales a una temperatura de 80ºC. Debido a su densidad flota en el agua.
PMMA. Metacrilato
Rango de temperatura de trabajo -90ºC +85ºC. Gran transparencia de alrededor del 93%. El más transparente de los plásticos. Alta resistencia al impacto, de unas diez a veinte veces la del vidrio, resistente a la intemperie y a los rayos ultravioleta. No hay un envejecimiento apreciable en diez años de exposición exterior, excelente aislante térmico y acústico, ligero en comparación con el vidrio (aproximadamente la mitad), con una densidad de unos 1190 kg/m3 es sólo un poco más pesado que el agua. No produce ningún gas tóxico al arder por lo que lo podemos considerar un producto muy seguro para elementos próximos a las personas al igual que la madera. (Normativa CE de seguridad).
PC. Policarbonato
Resistencia a golpes extremadamente elevada, transparente, resistencia y rigidez elevadas, elevada dureza, elevada resistencia a la deformación térmica, elevada estabilidad dimensional (elevada resistencia a la fluencia), buenas propiedades de aislamiento eléctrico, elevada resistencia a la intemperie, alta resistencia a rayos de gran energía.
PET. Polietileno Tereftalato, Mylar
Alta transparencia, aunque admite cargas de colorantes, alta resistencia al desgaste y corrosión, muy buen coeficiente de deslizamiento, buena resistencia química y térmica, muy buena barrera a CO2, aceptable barrera a O2 y humedad. Resistencia esfuerzos permanentes y al desgaste, ya que presenta alta rigidez y dureza. Aprobado para su uso en productos que deban estar en contacto con productos alimentarios. Estabilidad a la intemperie y reciclable.
PA66. Poliamida 66
Es semicristalino y posee una mayor rigidez y estabilidad dimensional que la Poliamida PA6, al igual que un punto de fusión más alto. Menor absorción de agua. Elevada resistencia a la tracción, al impacto y al desgaste. Es un material adherible, soldable y es un buen aislante eléctrico. Buena resistencia química, muy buena resistencia al agrietamiento y buenas propiedades de deslizamiento
PEHD. Polietileno alta densidad
Rango de temperatura de trabajo -100ºC +80ºC. Buena resistencia al impacto incluso a bajas temperaturas. Bajo coeficiente de fricción. Resistencia a la abrasión. Fisiológicamente inerte. Liviano e irrompible. Resistente a las bajas temperaturas. Muy baja absorción de agua. Aprobado por FDA para contacto con alimentos. Resistente a agentes químicos corrosivos como ser ácido sulfúrico, etc.
POM. Poliacetal, Delrin
Rango de temperatura de trabajo -40ºC +90ºC. Alta resistencia mecánica, rigidez, y dureza. Buena resistencia a la fluencia. Alta resistencia a los choques, también a bajas temperaturas. Muy buena estabilidad dimensional. Buenas propiedades de deslizamiento. Gran facilidad de mecanización. Inercia fisiológica. Excelente resistencia a la gasolina. Excelente mecanización.
PEEK. Polieteretercetona
Rango de temperatura de trabajo -60ºC +250ºC. Muy alta resistencia mecánica, rigidez y dureza. Resistencia sobresaliente a la corrosión química y a la hidrólisis. Buena resistencia a la fluencia, incluso a temperaturas elevadas. Alto limite de fatiga. Alta tenacidad. Muy buena resistencia al desgaste. Muy buena estabilidad dimensional. Resistencia intrínseca a la llama. Muy bajo nivel de humo durante la combustión. Buenas propiedades dieléctricas y de aislamiento eléctrico. Resistencia excepcional a los rayos de alta energía. Esta aprobado por la FDA para contacto con alimentos.
PVDF. Polivinilideno de difluorido, Kynar, Hylar
Rango de temperatura de trabajo -60ºC +150ºC. resistencia y rigidez elevadas, alta tenacidad (aún con temperaturas bajas), elevada resistencia a sustancias químicas, muy baja absorción de agua, propiedades de deslizamiento y resistencia a la abrasión buenas, auto extinguible, alta resistencia a rayos ultravioletas.
PPS. Polisulfuro de fenileno
Al igual que el PEEK, este material presenta propiedades termoplásticas incluso en el material compuesto final. Presenta una resistencia química y térmica sobresaliente (232 °C continuos) y una excelente resistencia a la baja temperatura. Además es inerte a la mayoría de los compuestos químicos en un amplio rango de temperaturas (No se ha encontrado un disolvente capaz de disolver al PPS a temperaturas inferiores a 200ºC). Resistencia al moho, a los blanqueadores, el envejecimiento, la luz del sol, y la abrasión. Baja inflamabilidad inherente, buenas propiedades dieléctricas y de aislamiento eléctrico, muy buena estabilidad dimensional, elevada resistencia mecánica, rigidez y dureza.
PEI. Polieterimida, Nylamid
Elevada rigidez y dureza, elevada resistencia a la deformación térmica y a las descargas disruptivas, mínimo coeficiente de dilatación térmica, elevada resistencia a sustancias químicas e hidrocarburos. Elevada resistencia a la intemperie y rayos gamma, auto-extinguible, baja emisión de humos y mínima producción de gas de combustión. Muy elevada resistencia a la torsión. Temperatura de uso continuo en aire -20/+170ºC.
PTFE. Politetrafluoretileno
Excelente anti-adherencia, inigualable lubricación, bajo coeficiente de fricción y una excelente resistencia química, de la casi totalidad de agentes químicos, además es fisiológicamente inerte. Los films de fibra de vidrio con PTFE mantienen su estabilidad dimensional y sus características técnicas, en un campo de temperaturas de trabajo desde -54ºC/ +260ºC, pudiendo soportar hasta los +300ºC.
No contamina, se pueden limpiar, no envejece y no le afecta ni el ozono ni los rayos U.V.
En aplicaciones domésticas con utensilios de cocina (sartenes) se le atribuye peligrosidad para la salud (riesgo de cáncer). Existen muchos tipos de teflones, según las diversas cargas que puedan conllevar, con múltiples prestaciones (resistencia a la electricidad estática, mecánica técnica, etc.).
ABS
Es un termoplástico denominado plástico de ingeniería, debido a que su elaboración y procesamiento es más complejo que los plásticos comunes. El acrónimo deriva de los tres monómeros utilizados para producirlo: acrilonitrilo, butadieno y estireno. Por ello se lo denomina terpolímero (copolímero compuesto de tres bloques).
Los materiales de ABS tienen importantes propiedades en ingeniería, como buena resistencia mecánica y al impacto combinado con facilidad para el procesado, pero es inflamable.
La resistencia al impacto de los plásticos ABS se ve incrementada al aumentar el porcentaje de contenido en butadieno pero disminuyen entonces las propiedades de resistencia a la tensión y disminuye la temperatura de deformación por calor.
El amplio rango de propiedades que exhibe el ABS es debido a las propiedades que presentan cada uno de sus componentes:
El acrilonitrilo proporciona: Resistencia térmica, resistencia química, resistencia a la fatiga, dureza y rigidez.
El butadieno proporciona: Ductilidad a baja temperatura, resistencia al impacto, resistencia a la fusión.
El estireno proporciona: Facilidad de procesado (fluidez), brillo, dureza y rigidez
Existen muchos más tipos de plásticos, pero son tantos que sería muy laborioso enuméralos aquí.
Habida cuenta de que todos los plásticos, en su formulación, pueden incluir diversos tipos de cargas (como hemos mencionado),las cuales pueden hacer variar sustancialmente sus propiedades, la descripción de las características generales de los polímeros, con o sin cargas, están sujetas a verificación mediante pruebas de control de calidad de los productos acabados, mediante la utilización de quipos diversos de control de calidad: Aparatos para medir la resistencia mecánica, cámaras de prueba de inflamabilidad y comportamiento al fuego, baños de resistencia frente a las sustancias químicas inorgánicas y orgánicas.etc., y cámaras climáticas de resistencia para evaluar el envejecimiento frente a la intemperie y a las condiciones artificiales aceleradas, tales como la resistencia a los choques térmicos, radiaciones solares, etc.