CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 30 de marzo de 2014

Proteccion catodica contra la corrosion. Camaras de niebla salina.

Entendemos por protección catódica a un método electroquímico de electrodeposición de metales secundarios sobre los metales básicos, con el fin de protegerlos contra la corrosión. Un ejemplo típico de este tipo de protección es la galvanización.
 
La galvanización es un proceso electrolítico consistente en la deposición superficial de una película de zinc, que actúa como ánodo de sacrificio, proporcionando una barrera de protección sobre el acero de base, el cual actúa como cátodo.
El hecho de emplear Zn no es porque este metal sea inoxidable, sino porque su resistencia a la corrosión es mucho mayor que la del acero. Por tanto, cuanto mayor es la capa aplicada, mayor es la vida del producto.
Cuando el metal resultante es expuesto a la intemperie, y comienza el primer proceso oxidativo, nos encontramos con la aparición de un polvo blanco, representativo de la presencia de óxido de zinc hidratado - ZnO x H2O - o hidróxido de zinc.
Para la realización de este tipo de ensayos se utilizan las cámaras de ensayos de corrosión acelerada capaces de reproducir cualquier ambiente que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar la misión de las cámaras de niebla salina.

Una nueva Tierra habitable. Camaras climaticas de simulacion.

Científicos de la NASA descubren un planeta similar a la Tierra que podría albergar vida extraterrestre.
 
El investigador Thomas Barclay de la NASA, ha encontrado un planeta similar a la Tierra que podría ser habitable y en el que podría existir la posibilidad de encontrar vida extraterrestre, según una ponencia presentada en el congreso Search of Life Beyond the Solar System.
Según afirma el autor del trabajo, el planeta en cuestión se encuentra en nuestra galaxia, gira en la órbita de una enana roja, tiene un tamaño similar el de la Tierra y además se encuentra en una zona donde la temperatura permite la existencia de agua en estado líquido en su superficie; premisas todas ellas que permiten presuponer la existencia de vida sobre él.
De ser cierto el estudio, la nueva Tierra podría ser el próximo objetivo para los astronautas de la NASA. Para ello, sería necesario estudiar el comportamiento de todos los materiales, equipamientos y sistemas, además del de los propios expedicionarios, bajo las condiciones climáticas allí existentes.
Para ello se emplean las cámaras de simulación espacial bajo condiciones ambientales extremas.

Fuente: NASA
www.ciencia.nasa.gov

lunes, 24 de marzo de 2014

Corrosion aerogeneradores flotantes.

Los aerogeneradores marinos tienen enormes ventajas respecto de los aerogeneradores terrestres. Sin embargo, además del riesgo de corrosión de sus componentes, otra de las desventajas de este tipo de instalaciones eólicas gigantescas es que solo pueden ser instaladas en profundidades no mayores de 70 metros de calado.

Para evitar este problema existen diversos proyectos internacionales en curso, basados en el diseño de generadores eólicos flotantes.
España es una de las candidatas al desarrollo de este tipo de instalaciones. La empresa Iberdrola Renovables ya prueba un modelo experimental. El proyecto, denominado Emerge y financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, tiene previsto desarrollar un primer prototipo a escala real en 2012, probándose en estos momentos una turbina de tres MW, con una plataforma flotante anclada al fondo del mar. Además de esta compañía eléctrica, participan Alstom-Ecotecnia, Robotiker, IREC, KV Consultores, Acciona y las Universidades de Cádiz y el País Vasco, entre otras. Gracias a ellos se podrían instalar parques eólicos marinos en zonas con más de 50 metros de profundidad.
Para ensayar la resistencia a la corrosión de los aerogeneradores flotantes marinos, se emplean las cámaras de ensayos de corrosión acelerada por niebla salina.
Catálogo en formato PDF y características técnicas en: www.cci-calidad.com
CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de corrosión por niebla salina y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas (CENIM), Empresa Nacional Siderúrgica (ENSIDESA), Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA), AIRBUS, fabricantes de automóviles, etc.
Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en: www.cci-calidad.com

Cambio climatico y migracion de especies marinas. Camaras climaticas de simulacion.

El 34% del océano es inaccesible a las especies que migran por causas climáticas.
 
Por su capacidad para reorganizar los sistemas naturales, el cambio climático “es una de las mayores amenazas a la biodiversidad de este siglo, ya que compromete la integridad de los sistemas vivos”. Esta y otras conclusiones se desprenden de un trabajo internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) centrado en la reorganización de la diversidad de las especies. Los científicos, que publican sus resultados en Nature, han empleado la velocidad del cambio climático para derivar la trayectoria de los nichos climáticos de 1960 a 2009 y hasta el año 2100.
Los nichos climáticos se definen como el conjunto de condiciones bióticas y abióticas con las cuales una especie es capaz de mantener estable su población. Según el estudio, las costas actúan de barreras que impiden el paso a las trayectorias de los nichos, mientras que las áreas templadas locales las atraen. Este proceso acaba en la creación de áreas que actúan como fuente de especies que migran con el cambio climático, áreas que funcionan como corredores por los que se desplazan en sus migraciones climáticas, y áreas que actúan como sumideros, donde quedan atrapadas. 
Según los datos rastreados entre 1960 y 2009, el 34% del océano es un área fuente y, por tanto, resulta inaccesible a las especies que migran por causas climáticas. Por otro lado, las áreas sumidero, donde las condiciones climáticas locales desaparecen, suponen el 1% del océano.
“Basándonos en esta aproximación hemos inferido los cambios en la distribución de las especies y hemos obtenido mapas regionales de la dirección y el ritmo esperado de las especies migratorias por causas climáticas. También sugerimos qué zonas sufrirán una pérdida de biodiversidad”, explica el investigador del CSIC Carlos Duarte. “Con ello es posible diseñar corredores que permitan las migraciones climáticas y anticipar cómo tendrán que reorganizarse las actuales áreas protegidas para que sigan desempeñando su función”, agrega.
La pérdida de especies tanto en áreas fuente como en áreas de hundimiento podría verse acelerada con el cambio climático. Las zonas con climas nuevos o aquellas que los han perdido sufrirán un mayor calentamiento. El trabajo ofrece un método rápido y global para cuantificar y mapear patrones de nichos termales cambiantes y marca cuáles son las regiones del planeta que podrían estar en riesgo por los efectos de las barreras a los migradores climáticos.
Es de destacar que a escala de laboratorio se posible experimentar el comportamiento de las especies mediante las cámaras climáticas de simulación.
Fuente: CSIC 10/02/2014
Michael T. Burrows, David S. Schoeman, Anthony J. Richardson, Jorge Garcıía Molinos, Ary Hoffmann, Lauren B. Buckley, Pippa Moore, Christopher J. Brown, John F. Bruno, Carlos M. Duarte, Benjamin S. Halpern, Ove Hoegh Guldberg, Carrie V. Kappel,Wolfgang Kiessling, Mary I. O’Connor, John M. Pandolfi, Camille Parmesan,WilliamJ. Sydeman, Simon Ferrier, Kristen J. Williams & Elvira S. Poloczanska. Geographical limits to species-range shifts are suggested by climate velocity. Nature. DOI: 10.1038/nature12976.

domingo, 23 de marzo de 2014

Corrosion norma FORD EU B 153-2. Camaras de niebla salina.

Las cámaras de corrosión cíclica, también denominadas cámaras climosalinas, son equipos de ensayos ambientales en los cuales se alternan de forma totalmente automática ciclos climáticos formados por fases secuenciadas de niebla salina normalizada, secado normalizado y clima húmedo normalizado, de manera repetitiva y precisa.

Existen multitud de normas que rigen este tipo de ensayos; desde las normativas privadas desarrolladas por compañías tales como Nissan, Renault, General Motors, Ford (como es el caso de la norma FORD EU B153-2) etc., hasta las exigibles por los propios países normalizadores, como es el caso de las normas UNE, DIN, ASTM, PROHESION, MIL STD, etc.

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada capaces de reproducir cualquier ambiente marino que pueda encontrarse en nuestros mares y océanos y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.
Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en: www.cci-calidad.com

Captacion de radiacion IR solar con celulas de Si. Camaras climaticas de simulacion.

Un equipo de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha creado una célula fotovoltaica de silicio capaz de transformar en electricidad la radiación infrarroja. El trabajo ha sido publicado en la revista Nature Communications.

Imagen: CSIC (Células de silicio).
 
El Sol es una fuente inagotable de energía que podría solucionar muchos de los problemas energéticos actuales. El dispositivo capaz de realizar la conversión de luz solar en electricidad es la célula fotovoltaica, comúnmente conocida como célula solar. Sin embargo, existen diversos obstáculos que impiden una mayor generalización de su uso, entre ellos un coste relativamente alto (del orden de 20 céntimos de euro por vatio producido) y una eficiencia baja, por debajo del 17%. Es decir, de cada vatio que recibimos del sol, sólo aprovechamos una pequeña parte: los 0,17 vatios que corresponden al espectro visible.
El motivo de la baja eficiencia de las células fotovoltaicas convencionales reside en que los materiales básicos para su fabricación, como el silicio, sólo pueden absorber y aprovechar una pequeña parte del espectro solar. El resto de la radiación solar, que corresponde a la zona infrarroja, no es aprovechada y se pierde.
“Después de tres años de trabajo, nuestro equipo de investigación ha desarrollado un nuevo concepto de célula solar de silicio capaz también de captar y transformar en electricidad la radiación infrarroja del Sol” explica el investigador del CSIC Francisco Meseguer, del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid”.
El investigador del CSIC y de la Universitat Politècnica de Catalunya, Moisés Garín, añade: “lo que hemos hecho ha sido crear células fotovoltaicas sobre microcavidades esféricas de silicio donde la luz infrarroja queda atrapada y da vueltas en su interior hasta que es transformada en electricidad”.
Este trabajo, en el que también han participado otros grupos del CSIC, la Universitat Politècnica de València, la Universitat Politècnica de Catalunya y la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, supone un nuevo enfoque científico para poder desarrollar en el futuro células fotovoltaicas de alto rendimiento.
Es de destacar que las células de silicio pueden ser ensayadas a escala de laboratorio por medio de las cámaras climáticas de simulación.
Fuente: CSIC 2014
M. Garín, R. Fenollosa, R. Alcubilla, L. Shi, L.F. Marsal y F. Meseguer. All-silicon spherical-Mie-resonator photodiode with spectral response in the infrared region. Nature Communications DOI:10.1038/ncomms4440

jueves, 20 de marzo de 2014

Acondicionamiento climatico normas NIJ 0101-06 y HOSDB Parte 2.

Desde los tiempos medievales en los cuales los guerreros y nobles usaban armaduras de protección corporal fabricadas en plancha moldeada de acero y cotas de mallas, la evolución de los medios de seguridad ha venido sufriendo importantes cambios, fruto de una importantísima evolución tecnológica.
 
En la era moderna, desde los antiguos chalecos personales y trajes integrales de artificieros de desactivación de explosivos, de elevado peso y volumen, hasta los actuales de gran ligereza y eficacia, los medios empleados han venido siendo muy cambiantes: empleo de fibras textiles, composites, materiales inteligentes que se modifican con la naturaleza de los impactos, etc.
Nano-materiales en balística
En la actualidad, hay una serie de métodos por los que los nano-materiales se están empleando en la producción de armaduras corporales. El primero, desarrollado en la Universidad de Delaware, está basado en nano-partículas introducidas dentro de los chalecos, las cuales se vuelven lo suficientemente rígidas como  para proteger al usuario en el instante en que el impacto supera un umbral de energía cinética. Estos materiales  se han descrito como fluidos de espesamiento de cizalla y han sido autorizados por los sistemas BAE.
En 2005 una compañía israelí, ApNano, desarrolló un material que siempre estaba rígido. Se anunció que este nano-compuesto basado en nano-tubos de disulfuro de tungsteno fue capaz de resistir a los choques generados por un proyectil de acero impulsado a velocidades de hasta 1,5 km/s. El material también es capaz de soportar presiones de choque generadas por otros impactos de hasta 250 toneladas por centímetro cuadrado. Durante las pruebas, el material resultó ser tan fuerte que después del impacto se mantuvo esencialmente inalterable. Además, un reciente estudio realizado en Francia probó el material frente a impactos de hasta 350 T/cm2, obteniendo los mismos resultados.
A mediados de 2008 se empezaron a fabricar nano-armaduras basadas en  la seda de la tela de araña para fabricar chalecos antibalas basados en una fibra de carbono tejida a partir de nanotubos de carbono que se desarrolló en la Universidad de Cambridge y tiene el potencial para ser utilizado como armadura.
Tanto los militares británicos como los  estadounidenses han expresado su interés en este producto.
Las cámaras climáticas no solo se usan para determinar la eficacia de los sistemas de seguridad corporal bajo diversas condiciones climatológicas, sino también, por ejemplo, para acondicionar la plastilina ROMA utilizada para la absorción de impactos, según las normas NIJ 0101-06 y HOSDB Parte 2.

Ensayos de sistemas de protección balistica. Camaras climaticas.

Desde los tiempos medievales en los cuales los guerreros y nobles usaban armaduras de protección corporal fabricadas en plancha moldeada de acero y cotas de mallas, la evolución de los medios de seguridad ha venido sufriendo importantes cambios, fruto de una importantísima evolución tecnológica.
 
En la era moderna, desde los antiguos chalecos personales y trajes integrales de artificieros de desactivación de explosivos, de elevado peso y volumen, hasta los actuales de gran ligereza y eficacia, los medios empleados han venido siendo muy cambiantes: empleo de fibras textiles, composites, materiales inteligentes que se modifican con la naturaleza de los impactos, etc.
Nano-materiales en balística
En la actualidad, hay una serie de métodos por los que los nano-materiales se están empleando en la producción de armaduras corporales. El primero, desarrollado en la Universidad de Delaware, está basado en nano-partículas introducidas dentro de los chalecos, las cuales se vuelven lo suficientemente rígidas como  para proteger al usuario en el instante en que el impacto supera un umbral de energía cinética. Estos materiales  se han descrito como fluidos de espesamiento de cizalla y han sido autorizados por los sistemas BAE.
En 2005 una compañía israelí, ApNano, desarrolló un material que siempre estaba rígido. Se anunció que este nano-compuesto basado en nano-tubos de disulfuro de tungsteno fue capaz de resistir a los choques generados por un proyectil de acero impulsado a velocidades de hasta 1,5 km/s. El material también es capaz de soportar presiones de choque generadas por otros impactos de hasta 250 toneladas por centímetro cuadrado. Durante las pruebas, el material resultó ser tan fuerte que después del impacto se mantuvo esencialmente inalterable. Además, un reciente estudio realizado en Francia probó el material frente a impactos de hasta 350 T/cm2, obteniendo los mismos resultados.
A mediados de 2008 se empezaron a fabricar nano-armaduras basadas en  la seda de la tela de araña para fabricar chalecos antibalas basados en una fibra de carbono tejida a partir de nanotubos de carbono que se desarrolló en la Universidad de Cambridge y tiene el potencial para ser utilizado como armadura.
Tanto los militares británicos como los  estadounidenses han expresado su interés en este producto.
Las cámaras climáticas no solo se usan para determinar la eficacia de los sistemas de seguridad corporal bajo diversas condiciones climatológicas, sino también, por ejemplo, para acondicionar la plastilina ROMA utilizada para la absorción de impactos, según las normas NIJ 0101-06 y HOSDB Parte 2.

Corrosion 60068-2-60 Parte 4. Camaras climaticas de gases corrosivos.

La evaluación de la resistencia a la corrosión de los componentes fotovoltaicos se determina a escala de laboratorio mediante cámaras climáticas de ensayos bajo métodos internacionalmente certificados.

Los ensayos de corrosión gaseosa son de diversos tipos en función de los ambientes atmosféricos que se desean reproducir, tales como: 

-        Clima urbano: Contaminación por SO2, y/o CO2.
-        Clima industrial: Contaminación por SO2, CO2, NOx, SH2.
-        Clima rural: Contaminación por NH3.
De forma específica, la norma UNE-EN 60068-2-60 está diseñada para realizar pruebas de resistencia frente a la corrosión de los reflectores fotovoltaicos en las condiciones siguientes:
Duración: 21 días.
Humedad relativa: 75% HR
Temperatura: 25ºC
Concentración de gases contaminantes: 0,5 ppm SH2 y 1ppm SO2.

A su vez, la norma 60068-2-60, en su parte 4, hace referencia al ensayo de corrosión durante un periodo de 300 horas en condiciones climáticas de 25ºC y 75%HR en una mezcla de gases formada por: 0,01 ppm de SH2 // 0,2 ppm de SO2 // 0,2 ppm de NO2 y 0,01 ppm de Cl2. 
Este ensayo se lleva a cabo con  cámaras climáticas especiales construidas con materiales resistentes a la corrosión, especialmente para proteger los sensores, intercambiadores, electroimpulsores de aire e intercambiadores térmicos frío/calor.

domingo, 16 de marzo de 2014

Ensayo de modulos fotovoltaicos DIN EN 60068-2-60 y EN ISO 3231. Camaras climaticas.

El amoniaco (NH3) es un gas toxico que se presenta en pequeñas cantidades a nivel mundial y se genera de forma natural por la descomposición de plantas muertas y excrementos de animales. Debido a ello, las acumulaciones de este gas nocivo se localizan, sobre todo, en establos usados para ganadería.

Debido a que en los sistemas fotovoltaicos mal ventilados por detrás de tales establos, puede darse una concentración elevada de amoniaco, es por lo que es necesario realizar una exhaustiva gestión de calidad para garantizar que únicamente se usen materiales que hayan superado complejos exámenes internos y externos.

Debido a que sobre la resistencia al amoniaco de los módulos fotovoltaicos aún no se han establecido normas específicas, lo que se hace es asimilar pruebas de envejecimiento acelerado contempladas en otras normativas aplicables para analizar especialmente la resistencia a la corrosión, la estabilidad mecánica y la funcionalidad de los módulos y componentes al estar expuestos al amoniaco.

Los tests se basan en las normas DIN EN 60068-2-60 y  DIN EN ISO 3231, y se combinan y amplían de forma que pueda crearse una situación de uso real. De esta forma, se reproduce, p. ej. (a diferencia de otros tests de amoniaco), la acumulación condicionada por las horas del día y el secado posterior del agua condensada en los módulos a humedad del relativamente alta (85%HR) junto con un cambio térmico cíclico (15 °C a 45 °C).

Además, para poder mostrar aceleradamente la carga durante la vida de un módulo, se aumenta la concentración de amoniaco y se analizan los resultados.

Para ello se utilizan las cámaras climáticas con atmosferas amoniacales.

Fuente: SOLARWATT

Resistencia paneles fotovoltaicos frente al amoniaco. Camaras climaticas.

El amoniaco (NH3) es un gas toxico que se presenta en pequeñas cantidades a nivel mundial y se genera de forma natural por la descomposición de plantas muertas y excrementos de animales. Debido a ello, las acumulaciones de este gas nocivo se localizan, sobre todo, en establos usados para ganadería.

Debido a que en los sistemas fotovoltaicos mal ventilados por detrás de tales establos, puede darse una concentración elevada de amoniaco, es por lo que es necesario realizar una exhaustiva gestión de calidad para garantizar que únicamente se usen materiales que hayan superado complejos exámenes internos y externos.

Debido a que sobre la resistencia al amoniaco de los módulos fotovoltaicos aún no se han establecido normas específicas, lo que se hace es asimilar pruebas de envejecimiento acelerado contempladas en otras normativas aplicables para analizar especialmente la resistencia a la corrosión, la estabilidad mecánica y la funcionalidad de los módulos y componentes al estar expuestos al amoniaco.

Los tests se basan en las normas DIN EN 60068-2-60 y  DIN EN ISO 3231, y se combinan y amplían de forma que pueda crearse una situación de uso real. De esta forma, se reproduce, p. ej. (a diferencia de otros tests de amoniaco), la acumulación condicionada por las horas del día y el secado posterior del agua condensada en los módulos a humedad del relativamente alta (85%HR) junto con un cambio térmico cíclico (15 °C a 45 °C).

Además, para poder mostrar aceleradamente la carga durante la vida de un módulo, se aumenta la concentración de amoniaco y se analizan los resultados.

Para ello se utilizan las cámaras climáticas con atmosferas amoniacales.

Fuente: SOLARWATT

Corrosion modulos fotovoltaicos en clima rural. Camaras climaticas.

El amoniaco (NH3) es un gas toxico que se presenta en pequeñas cantidades a nivel mundial y se genera de forma natural por la descomposición de plantas muertas y excrementos de animales. Debido a ello, las acumulaciones de este gas nocivo se localizan, sobre todo, en establos usados para ganadería.

Debido a que en los sistemas fotovoltaicos mal ventilados por detrás de tales establos, puede darse una concentración elevada de amoniaco, es por lo que es necesario realizar una exhaustiva gestión de calidad para garantizar que únicamente se usen materiales que hayan superado complejos exámenes internos y externos.

Debido a que sobre la resistencia al amoniaco de los módulos fotovoltaicos aún no se han establecido normas específicas, lo que se hace es asimilar pruebas de envejecimiento acelerado contempladas en otras normativas aplicables para analizar especialmente la resistencia a la corrosión, la estabilidad mecánica y la funcionalidad de los módulos y componentes al estar expuestos al amoniaco.

Los tests se basan en las normas DIN EN 60068-2-60 y  DIN EN ISO 3231, y se combinan y amplían de forma que pueda crearse una situación de uso real. De esta forma, se reproduce, p. ej. (a diferencia de otros tests de amoniaco), la acumulación condicionada por las horas del día y el secado posterior del agua condensada en los módulos a humedad del relativamente alta (85%HR) junto con un cambio térmico cíclico (15 °C a 45 °C).

Además, para poder mostrar aceleradamente la carga durante la vida de un módulo, se aumenta la concentración de amoniaco y se analizan los resultados.

Para ello se utilizan las cámaras climáticas con atmosferas amoniacales.

Fuente: SOLARWATT

viernes, 14 de marzo de 2014

Detectada corrosion en aviones Boing B-777. Camaras de niebla salina.

Sin que pueda decirse que la causa de la misteriosa desaparición del Boing B-777 de la compañía Malaysia Air Lines con 239 personas a bordo, durante su vuelo entre Kuala Lumpur y Pekín, pueda atribuirse a un problema de fractura por corrosión en la cubierta del fuselaje de este modelo de aeronave, lo que sí es cierto es que hace ya nueve meses la compañía aérea alertó de la posible existencia de este problema técnico.

En el informe conocido ahora, Boeing, en el mes de julio de 2013 dirigió una alerta a los propietarios y operadores de más de un millar de esos aparatos conminándoles a que los sometiesen a revisiones específicas, dados los elevados riesgos derivados: "los daños, en la parte superior del avión, bajo el adaptador de la antena de comunicación por satélite podrían llevar a una rápida descompresión y pérdida de la integridad estructural del aparato", indicaba dicha alerta.

Según se ha sabido ahora, uno de los operadores del B-777 había encontrado, durante un mantenimiento rutinario, una fractura de 40,6 centímetros en el fuselaje de un avión de ese modelo con 14 años de antigüedad, lo cual llevó a la revisión de otros 42 aparatos de entre seis y 16 años de antigüedad, confirmando evidencias de afectaciones por corrosión. 

El aparato de Malaysia Air Lines, desaparecido el pasado sábado, tenía 11 años y en principio estaba dentro del mencionado riesgo de corrosión, cuestión por la cual dicha compañía había sido notificada fehacientemente de dicha alerta, desconociéndose si llegó a efectuar, o no, la revisión de sus sistemas.
La FAA (autoridad federal de aviación de Estados Unidos) ha emitido una directiva de aeronavegabilidad que obliga a someter a repetidas inspecciones a unos 120 aviones de ese modelo matriculados en su territorio. Esa norma entrará en vigor el próximo 9 de abril.
Es de destacar que, en general, las compañías fabricantes de este tipo de aeronaves han de someter a todos los materiales, equipamientos y sistemas metálicos, a exhaustivas pruebas de resistencia frente a la corrosión ambiental, especialmente en lo que respecta al efecto de la elevada corrosividad del ambiente marino.
Estos ensayos se realizan con las cámaras de niebla salina en su versión compleja, mediante la realización de ciclos repetitivos climo-salinos y de corrosión alternativa por inmersión y/o salpicaduras de agua de mar, bajo rigurosos procedimientos internacionalmente normalizados.

La carga de responsabilidad sobre el control de calidad de los materiales empleados en el sector aeronáutico, es de tal importancia, que el más mínimo fallo en un protocolo documental de ensayo de resistencia a la corrosión de un simple tornillo, pueda derivar en la generación de gravísimas e irreversibles consecuencias.

Es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para la Compañía Airbus España, para tales propósitos.

martes, 11 de marzo de 2014

Temperatura radiacion cosmica y vida extraterrestre. Camaras climaticas.

Una investigación llevada  a cabo por el físico teórico israelí, Abraham Loeb, director  del departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard, demuestra que, si bien la vida evolucionó por primera vez en la Tierra hace unos 3,8 millones de años, otras formas de vida pudieron haber evolucionado en otros lugares del universo 10 mil millones de años antes.

Como es sabido, después del Big Bang, el universo se inundó de radiación cósmica que  se enfrió gradualmente hasta la temperatura actual de -270 ºC. Sin embargo, unos 15 millones de años después del Big Bang, la temperatura de esta radiación pudo calentarse entre 0 y 100 ºC, haciendo que el universo fuera un lugar más propicio para la vida, con independencia de la distancia a su sistema orbital.
"Cuando el universo tenía 15 millones de años, el fondo cósmico tenía una temperatura de un cálido día de verano en la Tierra", explicó Loeb. "Si existieron planetas rocosos en esa época, entonces se podría haber mantenido su superficie cálida, incluso si ellos no residen en la zona habitable alrededor de su estrella madre."
En estas condiciones, la vida podría haber evolucionado en determinadas formaciones rocosas, que sólo estaban flotando alrededor del universo y no orbitaban cerca del sol.
Esta investigación puede abrir una nueva ventana de 7 millones de años, donde la vida podría haber evolucionado en otras partes del universo y en gran medida cambiar el "cómo" y "dónde" los científicos han de buscar evidencias de vida extraterrestre.
A escala de laboratorio podemos simular las condiciones térmicas extremas que se pueden encontrar en cualquier parte del universo conocido haciendo uso de las cámaras climáticas de investigación.

Ensayo de corrosion GM 60-203. Camaras de niebla salina.

La evaluación de la resistencia a la corrosión de las aleaciones metálicas se determina a escala de laboratorio mediante cámaras de niebla salina, bajo métodos internacionalmente certificados.

Las cámaras de corrosión cíclica, también denominadas cámaras climosalinas, son equipos de ensayos ambientales en los cuales se alternan de forma totalmente automática ciclos climáticos formados por fases secuenciadas de niebla salina normalizada, secado normalizado y clima húmedo normalizado, de manera repetitiva y precisa.
Existen multitud de normas que rigen este tipo de ensayos; desde las normativas privadas desarrolladas por compañías tales como Nissan, Renault, General Motors (como es el caso de la norma GM 60-203), Ford, etc., hasta las exigibles por los propios países normalizadores, como es el caso de las normas UNE, DIN, ASTM, PROHESION, MIL STD, etc.
CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada capaces de reproducir cualquier ambiente marino que pueda encontrarse en nuestros mares y océanos y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en: www.cci-calidad.com

lunes, 10 de marzo de 2014

Camara de envejecimiento acelerado de semillas. Regla ISTA.

En todo sistema de producción la utilización de semillas de ALTA CALIDAD significa arrancar con éxito el cultivo. Si queremos avanzar a pasos firmes y evitar sorpresas al momento de la emergencia y establecimiento de las plántulas, es fundamental contar con un diagnostico confiable sobre la calidad de nuestra semilla previo a la siembra.
 
Tengamos en cuenta que el DETERIORO de una semilla es un proceso irreversible y  progresivo determinado por factores genéticos y del ambiente. El mismo comienza en la planta y continúa en la cosecha y postcosecha durante su almacenamiento.
Entre los factores que inciden en la calidad podemos citar:
DAÑO CLIMATICO O AMBIENTAL
Por ejemplo, en el caso de la soja, se produce próximo a la cosecha cuando ocurren hidrataciones y deshidrataciones sucesivas de los cotiledones por incrementos y descensos de la humedad ambiental. En consecuencia se observan fuelles en el perímetro de la semilla, principalmente en el área dorsal de los cotiledones opuesta al eje embrionario y lesiones simétricas  en toda su superficie. Este tipo de daño favorece el desarrollo de hongos y de acuerdo a las  condiciones de almacenamiento puede progresar y comprometer más la calidad de la semilla.
DAÑOS EN ALMACENAMIENTO
Estos daños se producen cuando las condiciones de humedad y temperatura de almacenaje no son las óptimas. Con lo cual, antes de sembrar debemos saber que contamos con una herramienta  que puede estimar el comportamiento del lote una vez que haya sido sembrado:
EL CONTROL DE CALIDAD
A través de él podemos recurrir a diferentes ensayos que evalúan y cuantifican los  atributos que definen la calidad de una semilla, tales como:
VIABILIDAD
Es la condición de las semillas de estar vivas.
PODER GERMINATIVO
Capacidad de las semillas de poder germinar y dar plántulas normales.
VIGOR
Es la capacidad de la semilla de producir plántulas que emerjan en forma rápida y uniforme en una amplia gama de condiciones ambientales.
SANIDAD
Es la condición de ser o no portadoras de patógenos.
Con todo, los ensayos que podemos solicitar a los laboratorios acreditados bajo normas ISTA (International Seed Testing Association) son:
PODER GERMINATIVO
Expresa Ia capacidad de la semilla de producir plántulas normales en condiciones favorables de temperatura y humedad.
Este ensayo puede realizarse con o sin la aplicación de fungicida.
ENVEJECIMIENTO ACELERADO
Ensayo de vigor en el cual la semilla se somete a condiciones de alta humedad con temperaturas elevadas.
COLD TEST O PRUEBA FRIA
En la cual la semilla se somete a condiciones de saturación y temperaturas bajas.
Simula condiciones de siembras tempranas en campo, en un ambiente de alta humedad y baja temperatura del suelo y actividad microbiana.
Todo este tipo de ensayos se realiza con las cámaras climáticas de laboratorio.

domingo, 9 de marzo de 2014

Ensayo de corrosion VW PV 1210. Camaras de niebla salina.


Las cámaras de corrosión cíclica, también denominadas cámaras climosalinas, son equipos de ensayos ambientales en los cuales se alternan de forma totalmente automática ciclos climáticos formados por fases secuenciadas de niebla salina normalizada, secado normalizado y clima húmedo normalizado, de manera repetitiva y precisa.

Existen multitud de normas que rigen este tipo de ensayos; desde las normativas privadas desarrolladas por compañías tales como Nissan, Renault, Gerneral Motors, Ford, volkswagen (como es el caso de la VW PV 1210) etc., hasta las exigibles por los propios países normalizadores, como es el caso de las normas UNE, DIN, ASTM, PROHESION, MIL STD, etc.


CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada capaces de reproducir cualquier ambiente marino que pueda encontrarse en nuestros mares y océanos y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en: www.cci-calidad.com