CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

viernes, 30 de agosto de 2013

Hotel lunar para turismo espacial. Camaras climaticas de simulacion.



Según ha informado a los medios de comunicación el fundador del Space Tourism Society, John Spencer, la explotación turística del espacio pronto será una realidad.
Faltan menos de diez años para que los turistas espaciales experimenten la gravedad cero a bordo de un vuelo de Virgin Galactic o bien desde un vuelo Space X, pues existirá una estación orbital construida por Bigelow Aerospace.
"En 6 o 7 años tendremos el primer hotel en el espacio con alojamiento para 40 personas. En la próxima década regresaremos a la Luna y cinco años más tarde habrá allí un hotel".
Aunque en principio pudiera parecer un objetivo de ciencia ficción para los escépticos, la verdad es que cada vez estamos más cerca de que pueda llegar a ser una realidad.
Lo que sí está claro es la necesidad de establecer unos rigurosísimos controles de calidad de los sistemas, aclimatación de los pasajeros, etc., cuestiones que las compañías de seguros se mirarán con lupa.
Aquí es donde entran en juego las cámaras climáticas de simulación.


miércoles, 28 de agosto de 2013

Durabilidad de aceros frente a la corrosion. Ensayos en camaras de niebla salina.

Definimos como durabilidad a la capacidad de los productos, materiales, equipamientos y sistemas, para conservar sus cualidades iniciales o mantener el desempeño de las funciones previstas, durante el tiempo esperado para la vida útil de los mismos, incluso en las condiciones ambientales más adversas a las que se puedan someter, desde el inicio de la comercialización del producto, hasta el final del cumplimiento de su cometido.

Bajo estas premisas, resulta imprescindible realizar ensayos bajo condiciones climáticas extremas, como el ambiente corrosivo de la niebla salina marina, con el fin de delimitar las condiciones bajo las cuales, o bien se deterioran prematuramente los productos, o los materiales pierden sus cualidades físicas y químicas, o los equipamientos y sistemas comienzan a producir fallos estructurales o de funcionalidad.

Es necesario realizar las pruebas en condiciones mucho más agresivas que las reales de los escenarios normales de presencia de los especímenes, porque de lo contrario sería necesario esperar largos periodos de tiempo para poder establecer los periodos de caducidad o durabilidad. En otras palabras, se trata de acelerar las pruebas, para poder sacar las conclusiones que permitan extrapolar los resultados a la vida real.

En este sentido, existen diversos criterios de ensayo; por ejemplo, en el caso de la industria fotovoltaica podemos decir que la resistencia a la corrosión salina conforme a la norma UNE-EN ISO 9227 y sus equivalentes, es un método de prueba obligada.



Para llevar a cabo este tipo de investigaciones se someten las muestras a la acción de las cámaras climáticas de laboratorio, tales como la prueba humidostática y de atmósferas contaminadas.
Una vez realizadas las pruebas climáticas, se someten los especímenes a los análisis e inspecciones pertinentes para evaluar las variaciones resultantes entre las características iniciales y las finales, tras lo cual se procede a la toma de decisiones respecto de las correcciones que sea necesario introducir, bien sea para mejorar las prestaciones, alargar la vida del producto o garantizar su correcto funcionamiento.

Camaras climaticas para ensayos de durabilidad ambiental.

Definimos como durabilidad a la capacidad de los productos, materiales, equipamientos y sistemas, para conservar sus cualidades iniciales o mantener el desempeño de las funciones previstas, durante el tiempo esperado para la vida útil de los mismos, incluso en las condiciones ambientales más adversas a las que se puedan someter, desde el inicio de la comercialización del producto, hasta el final del cumplimiento de su cometido.
 
Bajo estas premisas, resulta imprescindible realizar ensayos bajo condiciones climáticas extremas, con el fin de delimitar las condiciones bajo las cuales, o bien se deterioran prematuramente los productos, o los materiales pierden sus cualidades físicas y químicas, o los equipamientos y sistemas comienzan a producir fallos estructurales o de funcionalidad.

Es necesario realizar las pruebas en condiciones mucho más agresivas que las reales de los escenarios normales de presencia de los especímenes, porque de lo contrario sería necesario esperar largos periodos de tiempo para poder establecer los periodos de caducidad o durabilidad. En otras palabras, se trata de acelerar las pruebas, para poder sacar las conclusiones que permitan extrapolar los resultados a la vida real.

En este sentido, existen diversos criterios de ensayo; por ejemplo, en el caso de productos alimentarios, cosméticos y farmacéuticos, se dice que por cada 10ºC de elevación de la temperatura, la durabilidad desciende un porcentaje que puede oscilar entre un 20% y un 50% de su tiempo esperado en función de la naturaleza del producto, etc.
Para llevar a cabo este tipo de investigaciones se someten las muestras a la acción de las cámaras climáticas de laboratorio, tales como la prueba humidostática y de atmósferas contaminadas.

Una vez realizadas las pruebas climáticas, se someten los especímenes a los análisis e inspecciones pertinentes para evaluar las variaciones resultantes entre las características iniciales y las finales, tras lo cual se procede a la toma de decisiones respecto de las correcciones que sea necesario introducir, bien sea para mejorar las prestaciones, alargar la vida del producto o garantizar su correcto funcionamiento.

martes, 27 de agosto de 2013

Automoviles sin conductor de Google. Camaras climaticas.


Google está desarrollando un automóvil, en colaboración con  diversos fabricantes del sector, capaz de conducirse solo, según publicó el Sr. Efrati, periodista de la compañía, especializado en tecnología, en el Wall Street Journal.

Google está considerando sobre todo la fabricación de un "robot-taxi", un vehículo urbano para trasladar a personas de forma autónoma, para lo cual realiza pruebas desde hace años a utilitarios que se manejan solos en Estados Unidos, realizando  más de 225.000 kilómetros sin conductor al volante, aunque siempre bajo supervisión y en situaciones de circulación favorables.
Google ha demostrado que su coche con piloto automático ha funcionado con un invidente junto a otra persona, vidente, que vigilaba el vehículo. El sistema se paró automáticamente en semáforos y ante obstáculos.
"Estoy muy por encima de lo que se considera estar legalmente ciego", comentó Mahan en las imágenes, en las que explica cómo la pérdida de visión le impide hacer cosas que antes podía y el papel que podría jugar un automóvil como el de Google en su día a día.
El vehículo está equipado con un sistema de radares y láser para conocer su ubicación y durante la prueba el copiloto de Mahan usaba un ordenador portátil que estaba conectado al coche. Google explicó en YouTube que la conducción con Steve Mahan se realizó en "una ruta cuidadosamente programada" y que la experiencia fue "un experimento técnico" que ofreció "una mirada prometedora sobre lo que la tecnología autónoma puede un día conseguir si se logra una tecnología rigurosa y se cumple con los estándares de seguridad".
Google considera que los vehículos no tripulados podrían ayudar a reducir los accidentes de tráfico y a realizar una conducción más eficiente desde el punto de vista energético.
Cuanto más sofisticados son los sistemas de automoción, y más seguridad se les exija, mucho más importante es realizar pruebas de resistencia a las condiciones climatológicas adversas por medio de las cámaras climáticas de simulación.

lunes, 26 de agosto de 2013

Hyperloop: Tren supersonico solar. Camaras climaticas de ensayos.


Ahora que tenemos tan reciente el accidente gallego del AVE, es un buen momento para dar importancia a nuevas ideas de transporte cada vez más seguros.
 
El emprendedor Elon Musk, fundador de PayPal, la compañía espacial SpaceX y la empresa de coches eléctricos de alta gama Tesla Motors, presentó su nueva innovación, a la que llamó "el transporte de futuro": el Hyperloop.
Este proyecto se basa en un sistema de cápsulas confeccionadas en aluminio que viajan a través de tubos de acero y que pueden alcanzar los 1.200 kilómetros por hora. Un transporte terrestre capaz de circular casi a la velocidad del sonido  (1.234 kilómetros por hora) propulsado por energía solar, que permitiría viajar entre Los Angeles y San Francisco en 30 minutos.
"En realidad, es muy parecido a viajar en un avión. Habría una aceleración inicial y una vez que el viaje alcance la velocidad ideal, el viajero no se daría cuenta de que realmente se está moviendo".
El pasajero irá reclinado en un espacio de poco más de 130 centímetros de ancho y 110 centímetros de alto. El diámetro interno del tubo es de 330 centímetros. 
Además, no hay ventanillas. Por ello, el proyecto presentado muestra paisajes simulados en el diseño y un sistema de entretenimiento para los viajeros.
En cuanto a la seguridad, el empresario indicó que "es más seguro que viajar en avión".
En las imágenes conceptuales, se plantea que haya dos tubos, cada uno en un sentido de la marcha.
Musk indicó que no construirá el Hyperloop en gran escala, pero sí está entre sus pensamientos crear un prototipo funcional a medio plazo, que demuestre a terceros que su idea es válida.
Si, de por sí, el control de calidad es importante en cualquier tipo de transporte, cuanto mayor es la velocidad desarrollada, tanto más exhaustivos han de ser los ensayos de resistencia de materiales, especialmente frente a las condiciones climatológicas adversas, debido a las consecuencias que se pueden derivar de fallos funcionales.
Este tipo de ensayos se realiza con los bancos de ensayo y con las cámaras climáticas de simulación.

domingo, 25 de agosto de 2013

Ensayo de clima tropical en cueros. Camaras climaticas.

El ensayo de resistencia del cuero frente al clima tropical es una prueba microbiológica acelerada que se realiza en placas de Petri conforme a la norma ASTM D 4576-01.
 
Se trata de un ensayo muy importante porque las condiciones climáticas tropicales favorecen la formación de hongos en los especímenes, especialmente en los cueros curtidos o “wet blue” (Cueros curtidos al cromo con un alto contenido de agua y sin ningún tratamiento posterior)
El procedimiento consiste en colocar una muestra de wet blue en una placa de Petri y sobre ella añadir el medio de cultivo adecuado, el cual deberá estar contaminado por especies de hongos preestablecidas.
Las placas de Petri son incubadas en las cámaras tropicales a 26-30ºC durante periodos de tiempo predeterminados, y el crecimiento de hongos en la superficie de las muestras es evaluado y cuantificado semanalmente.
Muy común es emplear tres muestras de wet blue con diferentes tipos de plaguicidas y permite que un gran número de muestras sean simultáneamente probadas y evaluadas con facilidad.
El ensayo en la cámara de clima tropical permite asegurar que el wet blue está debidamente protegido con un correcto nível de seguridad. Sin embargo, algunas veces los hongos se desarrollan en el wet blue debido a problemas de envases, o tratamiento con plaguicida insuficiente o simplemente porque nuevas especies de hongos están presentes y la dosificación prescrita de fungicida no es suficiente para controlar aquellas especies en particular.
Cabe mencionar que existe un gran número de hongos y muy diversa complejidad de ellos, por lo cual es muy importante su correcta identificación.
En la imagen siguiente se presenta una cámara climática de clima tropical, específica para este tipo de ensayo.

sábado, 24 de agosto de 2013

Arrehenius y la estabilidad de principios activos. Camaras climaticas.

La ecuación de Arrhenius es una expresión matemática que se utiliza para comprobar la dependencia de la constante de velocidad (o cinética) de una reacción química con respecto a la temperatura a la que se lleva a cabo esa reacción, sin embargo, también la ecuación de Arrhenius se utiliza para calcular la degradación y validez de los medicamentos y sustancias farmacológicas activas en función de la temperatura.
 
El grado en que las propiedades de los medicamentos se ven modificadas, desde que finaliza su fabricación y envasado, es variable y efectivamente depende tanto de la temperatura alcanzada como del tiempo de permanencia de las especialidades farmacéuticas a dicha temperatura.
En los estudios acelerados habitualmente se trabaja a una temperatura al menos 15 grados por encima de la temperatura del estudio a largo plazo, y a una humedad relativa mayor.
Asumiendo una energía de activación de 83 kJ/mol, una pérdida de potencia del x % a los seis meses de almacenamiento a 40° C se correspondería con 30 meses (6 × 5) de almacenamiento a 25° C.
La ecuaciones de Arrhenius para dos temperaturas serían:
K40 = e-Ea/r x 1/313
K25 = e- Ea/r x 1/298
En donde:
R = 8,3 • 10-3 KJ °K/mol y Ea = 83 KJ/mol
En realidad, por supuesto, no en todos los medicamentos la energía de activación es de 83 kJ/mol. Este es un valor promedio, y lo correcto sería utilizar en este cálculo el valor de energía de activación obtenido experimentalmente para cada producto.
Entre las diferentes formas farmacéuticas, la energía de activación puede variar entre 5 y 240 kJ/mol, de manera que el factor de predicción de estabilidad a 25° C oscilaría entre 1,1 y 100.
En el caso de las disoluciones, con valores de energía de activación entre 40 y 125 KJ/mol, la oscilación del factor de predicción a 25° C sería más estrecha: de 2,2 a 11.
Es de destacar, no obstante, que también la humedad afecta a la estabilidad de los medicamentos.
En otras palabras, el objetivo es predecir de la caducidad; es decir, el tiempo en el que el producto permanece estable, en el tiempo, en determinadas condiciones de Temperatura  y humedad.
La detección rápida de las alteraciones en las distintas formulaciones elaboradas con el mismo peso atómico, permite seleccionar la que tenga mejores características. Este conocimiento rápido de la calidad del producto, asegura la no aparición de cambios inesperados durante su periplo hasta la puesta a disposición del consumidor.
Para estudiar la estabilidad de los medicamentos y las sustancias farmacológicas activas, así como también determinar la fecha de caducidad de los productos, se utilizan las cámaras climáticas de laboratorio.
Estas cámaras pueden ser de dos tipos: las adosables, de construcción compacta, que permiten programar diversas condiciones ICH en cada una, y amoldarse a la capacidad de la demanda:

Y las de tipo visitable, sin límite de tamaño y formato, fabricadas mediante paneles ensamblables modulares:

Arrheniurs y la estabilidad de productos medicinales. Camaras climaticas.

La ecuación de Arrhenius es una expresión matemática que se utiliza para comprobar la dependencia de la constante de velocidad (o cinética) de una reacción química con respecto a la temperatura a la que se lleva a cabo esa reacción, sin embargo, también la ecuación de Arrhenius se utiliza para calcular la degradación y validez de los medicamentos y sustancias farmacológicas activas en función de la temperatura.
 
El grado en que las propiedades de los medicamentos se ven modificadas, desde que finaliza su fabricación y envasado, es variable y efectivamente depende tanto de la temperatura alcanzada como del tiempo de permanencia de las especialidades farmacéuticas a dicha temperatura.
En los estudios acelerados habitualmente se trabaja a una temperatura al menos 15 grados por encima de la temperatura del estudio a largo plazo, y a una humedad relativa mayor.
Asumiendo una energía de activación de 83 kJ/mol, una pérdida de potencia del x % a los seis meses de almacenamiento a 40° C se correspondería con 30 meses (6 × 5) de almacenamiento a 25° C.
La ecuaciones de Arrhenius para dos temperaturas serían:
K40 = e-Ea/r x 1/313
K25 = e- Ea/r x 1/298
En donde:
R = 8,3 • 10-3 KJ °K/mol y Ea = 83 KJ/mol
En realidad, por supuesto, no en todos los medicamentos la energía de activación es de 83 kJ/mol. Este es un valor promedio, y lo correcto sería utilizar en este cálculo el valor de energía de activación obtenido experimentalmente para cada producto.
Entre las diferentes formas farmacéuticas, la energía de activación puede variar entre 5 y 240 kJ/mol, de manera que el factor de predicción de estabilidad a 25° C oscilaría entre 1,1 y 100.
En el caso de las disoluciones, con valores de energía de activación entre 40 y 125 KJ/mol, la oscilación del factor de predicción a 25° C sería más estrecha: de 2,2 a 11.
Es de destacar, no obstante, que también la humedad afecta a la estabilidad de los medicamentos.
En otras palabras, el objetivo es predecir de la caducidad; es decir, el tiempo en el que el producto permanece estable, en el tiempo, en determinadas condiciones de Temperatura  y humedad.
La detección rápida de las alteraciones en las distintas formulaciones elaboradas con el mismo peso atómico, permite seleccionar la que tenga mejores características. Este conocimiento rápido de la calidad del producto, asegura la no aparición de cambios inesperados durante su periplo hasta la puesta a disposición del consumidor.
Para estudiar la estabilidad de los medicamentos y las sustancias farmacológicas activas, así como también determinar la fecha de caducidad de los productos, se utilizan las cámaras climáticas de laboratorio.
Estas cámaras pueden ser de dos tipos: las adosables, de construcción compacta, que permiten programar diversas condiciones ICH en cada una, y amoldarse a la capacidad de la demanda:

Y las de tipo visitable, sin límite de tamaño y formato, fabricadas mediante paneles ensamblables modulares:

Arrhenius y la estabilidad de premezclas medicamentosas. Camaras climaticas.


La ecuación de Arrhenius es una expresión matemática que se utiliza para comprobar la dependencia de la constante de velocidad (o cinética) de una reacción química con respecto a la temperatura a la que se lleva a cabo esa reacción, sin embargo, también la ecuación de Arrhenius se utiliza para calcular la degradación y validez de los medicamentos y sustancias farmacológicas activas en función de la temperatura.
 
El grado en que las propiedades de los medicamentos se ven modificadas, desde que finaliza su fabricación y envasado, es variable y efectivamente depende tanto de la temperatura alcanzada como del tiempo de permanencia de las especialidades farmacéuticas a dicha temperatura.
En los estudios acelerados habitualmente se trabaja a una temperatura al menos 15 grados por encima de la temperatura del estudio a largo plazo, y a una humedad relativa mayor.
Asumiendo una energía de activación de 83 kJ/mol, una pérdida de potencia del x % a los seis meses de almacenamiento a 40° C se correspondería con 30 meses (6 × 5) de almacenamiento a 25° C.
La ecuaciones de Arrhenius para dos temperaturas serían:
K40 = e-Ea/r x 1/313
K25 = e- Ea/r x 1/298
En donde:
R = 8,3 • 10-3 KJ °K/mol y Ea = 83 KJ/mol
En realidad, por supuesto, no en todos los medicamentos la energía de activación es de 83 kJ/mol. Este es un valor promedio, y lo correcto sería utilizar en este cálculo el valor de energía de activación obtenido experimentalmente para cada producto.
Entre las diferentes formas farmacéuticas, la energía de activación puede variar entre 5 y 240 kJ/mol, de manera que el factor de predicción de estabilidad a 25° C oscilaría entre 1,1 y 100.
En el caso de las disoluciones, con valores de energía de activación entre 40 y 125 KJ/mol, la oscilación del factor de predicción a 25° C sería más estrecha: de 2,2 a 11.
Es de destacar, no obstante, que también la humedad afecta a la estabilidad de los medicamentos.
En otras palabras, el objetivo es predecir de la caducidad; es decir, el tiempo en el que el producto permanece estable, en el tiempo, en determinadas condiciones de Temperatura  y humedad.
La detección rápida de las alteraciones en las distintas formulaciones elaboradas con el mismo peso atómico, permite seleccionar la que tenga mejores características. Este conocimiento rápido de la calidad del producto, asegura la no aparición de cambios inesperados durante su periplo hasta la puesta a disposición del consumidor.
Para estudiar la estabilidad de los medicamentos y las sustancias farmacológicas activas, así como también determinar la fecha de caducidad de los productos, se utilizan las cámaras climáticas de laboratorio.
Estas cámaras pueden ser de dos tipos: las adosables, de construcción compacta, que permiten programar diversas condiciones ICH en cada una, y amoldarse a la capacidad de la demanda:

Y las de tipo visitable, sin límite de tamaño y formato, fabricadas mediante paneles ensamblables modulares:

viernes, 23 de agosto de 2013

Ensayo de clima tropical. Camaras climaticas.

El clima tropical es un tipo de clima habitual de los trópicos, en una banda que rodea al Ecuador desde los 23º latitud norte hasta los 23º latitud sur. La clasificación ampliamente reconocida de Wladimir Peter Köppen lo define como clima no árido en el que los doce meses tienen temperaturas medias superiores a los 18 °C.

Otros autores lo definen como el clima que posee determinado punto del planeta en donde jamás se producen heladas, es decir, nunca desciende la temperatura por debajo de los 0 °C, sin importar si es árido o húmedo.

El clima tropical se debe al ángulo de incidencia de la radiación solar que se produce en estas regiones (casi perpendicular al suelo todo el año). Esto hace que la temperatura sea alta y que las variaciones diurnas sean también muy altas. Ante esto el flujo de evaporación desde el suelo también es alto por lo que la humedad suele ser alta; si añadimos que el ecuador es la región terrestre donde se encuentran los vientos fríos de un hemisferio (que está en invierno-otoño) con los de su opuesto, que serán más cálidos (por estar en verano-primavera), entonces se produce un estado de bajas presiones constantes llamado zona de convergencia intertropical que produce precipitaciones constantes e intensas durante la mayor parte del año.

Es en estas circunstancias en donde se generan los huracanes estacionales.

Las cámaras climáticas desarrolladas por CCI permiten simular cualquier tipo de clima, tanto natural como artificial, con especial énfasis en las climatologías adversas, y todo ello bajo los conceptos de universalidad y trazabilidad, dado el cumplimiento de todo tipo de normas, tanto estatales como privadas.