CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

jueves, 31 de enero de 2013

Suscripcion proyecto minisubmarino Ictineu 3. Camaras climaticas.

La empresa catalana Ictineu Submarins ha sido la primera compañía de tecnología submarina a nivel mundial capaz de desarrollar un minisubmarino tripulado, el Ictineu 3, con capacidad para descender hasta 1.200 metros de profundidad (el noveno del mundo y el segundo de la UE) y además,  con una mayor comodidad para los tripulantes y dotado de una claraboya panorámica de gran tamaño, la mayor existente hasta el momento.

Otra novedad es que será el primero que funcione con baterías de litio certificadas,  y una gran ligereza en la construcción, todo lo cual le conferirá  mucha más autonomía.

El Ictineu 3, bautizado así en homenaje a Narcís Monturiol, constructor de los modelos 1 y 2, tendrá capacidad para realizar múltiples actividades, pudiendo ser aplicable a la investigación oceanográfica, el control del fondo marino y la prospección de recursos naturales, para trabajos subacuáticos diversos, actividades turísticas o cinematográficas, de difusión cultural, etc..

Son muchos los países y entidades interesadas en este proyecto, pero el problema estriba en la falta de financiación, cuestión por la cual los directivos de Ictineu Submarins se han visto obligados a convocar una suscripción popular para tratar de conseguir los cerca de 500.000 euros que faltan, y que son necesarios para concluir el proyecto.

Ictineu Submarins, señala que han recibido ofertas de otros países, pero que no las han aceptado porque todo el proyecto se ha realizado hasta el  momento con tecnología propia y con la financiación del CDTI español, manifestando que han anunciado dicha suscripción para que los particulares y las empresas puedan hacer aportaciones desde 50 euros.

A cambio de estas aportaciones, los benefactores podrán visitar las instalaciones de Ictineu Submarins y verán su nombre grabado en el carenado del submarino, al igual que las empresas, que tendrán también visibilidad en la página web y en las notas de prensa. Los responsables de la empresa están pensando además en "organizar un sorteo de inmersiones entre la gente que participe en la campaña", inmersión que tendrán garantizada las empresas que opten por aportar 10.000 euros.
Confiamos en que la difusión de esta noticia sirva para conseguir los recursos económicos necesarios para poder financiar la última etapa de este prestigioso proyecto de nuestros científicos.

De forma paralela, es de destacar que otras compañías de tecnología submarina, tales como Navantia, realizan ensayos de resistencia a los cambios ambientales de los componentes electrónicos, de comunicaciones, sensores, mecanismos robóticos, etc., con cámaras climáticas termobáricas como la mostrada en la imagen adjunta.

miércoles, 30 de enero de 2013

Ciencia del papel y carton. Camaras climaticas.

Las posibilidades del papel en la actualidad, son inmensas. El papel puede ser opaco y de diversos colores, translúcido o transparente. Puede ser resistente al fuego o a la humedad. Puede ser usado como barrera, como filtro o como absorbente. Puede ser resistente a los ácidos y álcalis o tan delicado como para limpiar la piel de un bebé.

Un caso interesante es la gran familia de los papeles filtro y los absorbentes, con infinidad de aplicaciones tan singulares como:
Papeles indicadores de PH para medir la acidez o alcalinidad de los líquidos.
Para cromatografía en química orgánica (separación de iones de difícil identificación) o en bioquímica (identificación de componentes en muestras de ácidos nucleídos y proteínas).

Papel filtro con carbón activo, indicado para la filtración de muestras turbias como las de la orina para la determinación de azúcar, eliminación de vapores orgánicos y eliminación de malos olores, captación de iones radiactivos en atmósferas cercanas a centrales nucleares, etc. 
Papel electrotécnico para uso en cables y transformadores de alto voltaje, cartón dieléctrico con efectos aislantes, para contadores, aparatos de radio, transformadores, motores, dinamos, para baterías, para placas de circuito impreso de los ordenadores, etc.
Juntas de cartón impregnado para juntas de culata de automóviles, filtros del aire o de la gasolina, papeles con aplicaciones de fricción en los frenos y la transmisión…
En seguridad, papeles de advertencia y detección, con elementos singulares como fibras fluorescentes, tintas reactivas, superficies sensibles, sensores térmicos…, adaptados a las más exigentes técnicas de impresión y personalización para papel moneda, documentos de identidad, certificados…
Papeles de lija, papeles soporte especiales combinados con materiales abrasivos, que se utilizan en la industria del automóvil, la carpintería, la industria de cuero… o en las limas de uñas.
Papel metalizado para etiquetas que conservan su opacidad incluso en condiciones extremas de humedad y, pese a su bajo gramaje, soportan grandes velocidades de etiquetado. O las etiquetas resistentes a la grasa para botellas de aceite.
Papeles especiales para la protección de frutas ante las inclemencias del tiempo durante su proceso de crecimiento y cosecha.
Bolsas de aspiradora, en papel con gran capacidad de retención del polvo y tratamientos bactericidas en los filtros.
En la industria gráfica contamos con papeles desarrollados específicamente para la impresión láser, para la pre-impresión offset, papel para las impresoras de chorro de tinta que disminuye el tiempo de secado, papeles fotográficos para impresora…
Podemos también mencionar los papeles para formularios para lectura óptica, el papel autocopiativo con microcápsulas de arcilla activa…
Papel para edición de libros de texto de bajo gramaje, que mantiene las condiciones de calidad de impresión y pesa un 30% menos en la mochila del niño, es un buen ejemplo de esta tendencia.
Papeles secantes con aplicaciones como el transporte de muestras de laboratorio, la absorción de exceso de tintas en la industria gráfica o los trabajos de restauración en los talleres de los museos.
En industria alimentaria como el papel filtro para bolsas de té o para monodosis de café, de gran resistencia en húmedo y a las altas temperaturas y con falta total de sabor para no interferir en el sabor de la infusión.

Papel para sacos de gran contenido (por ejemplo, para cemento) con microrrizado que le confiere extensibilidad y con una gran resistencia al desgarro y alta porosidad que le permite soportar las más severas condiciones de llenado y manipulación.
En el campo de la alimentación, encontramos aplicaciones curiosas como el papel calandrado de porosidad controlada, que favorece la maduración del queso; el papel pergamino para la mantequilla, que actúa como barrera antigrasa; los papeles de alta resistencia a la humedad para el embalaje de congelados…
Otra aplicación bien conocida, la de los moldes de papel para magdalenas, utiliza también papel pergamino con propiedades antigrasa, gran resistencia al calor (para hornos industriales) y con propiedad slip-easy para facilitar el desmoldeado.
Cartón ondulado para fruta y el desarrollo de cartoncillo para embalajes listos para la venta, que sustituyen al embalaje de transporte tradicional y hacen a la vez funciones de expositor.
Las aplicaciones del papel en el campo sanitario son muy numerosas. Podemos citar, por ejemplo, el papel de características no citotóxicas para apósitos sanitarios o los papeles para uso hospitalario en camillas, que aseguran la máxima higiene. 
Papel flexible impermeable al agua para la fabricación de manteles o papeles que son a la vez absorbentes y resistentes en húmedo para la fabricación de servilletas.  
Papel higiénico perfumado o el papel de cocina con aroma por ejemplo a limón… O en el campo de los pañuelos, el formato mini, los pañuelos con bálsamo suavizante o los pañuelos perfumados. 
Papeles para peluquería de gran capacidad de absorción y resistencia en húmedo para moldeados y ondulados.
Y un larguísimo etcétera cuya investigación augura un futuro sorprendente en todos los campos de aplicación.
En todos los casos, las características de este material hacen que sean imprescindibles los ensayos de resistencia a las diversas condiciones climáticas a las que se vean enfrentados, en función de cada aplicación. Para ello se utilizan las cámaras climáticas de laboratorio.

martes, 29 de enero de 2013

Camaras climaticas para ensayos de durabilidad.

Definimos como durabilidad a la capacidad de los productos, materiales, equipamientos y sistemas, para conservar sus cualidades iniciales o mantener el desempeño de las funciones previstas, durante el tiempo esperado para la vida útil de los mismos, incluso en las condiciones ambientales más adversas a las que se puedan someter, desde el inicio de la comercialización del producto, hasta el final del cumplimiento de su cometido.

Bajo estas premisas, resulta imprescindible realizar ensayos bajo condiciones climáticas extremas, con el fin de delimitar las condiciones bajo las cuales, o bien se deterioran prematuramente los productos, o los materiales pierden sus cualidades físicas y químicas, o los equipamientos y sistemas comienzan a producir fallos estructurales o de funcionalidad.

Es necesario realizar las pruebas en condiciones mucho más agresivas que las reales de los escenarios normales de presencia de los especímenes, porque de lo contrario sería necesario esperar largos periodos de tiempo para poder establecer los periodos de caducidad o durabilidad. En otras palabras, se trata de acelerar las pruebas, para poder sacar las conclusiones que permitan extrapolar los resultados a la vida real.

En este sentido, existen diversos criterios de ensayo; por ejemplo, en el caso de productos alimentarios, cosméticos y farmacéuticos, se dice que por cada 10ºC de elevación de la temperatura, la durabilidad desciende un porcentaje que puede oscilar entre un 20% y un 50% de su tiempo esperado en función de la naturaleza del producto, etc.

Para llevar a cabo este tipo de investigaciones se someten las muestras a la acción de las cámaras climáticas de laboratorio.
Una vez realizadas las pruebas climáticas, se someten los especímenes a los análisis e inspecciones pertinentes para evaluar las variaciones resultantes entre las características iniciales y las finales, tras lo cual se procede a la toma de decisiones respecto de las correcciones que sea necesario introducir, bien sea para mejorar las prestaciones, alargar la vida del producto o garantizar su correcto funcionamiento.


lunes, 28 de enero de 2013

Camaras climaticas para R+D+I.

La terminología: I+D+I, I+D+i, o en su terminología inglesa R+D+I, representa un concepto de nueva acuñación, cuyo significado encierra un campo global de actividad encaminado al progreso científico y tecnológico.

De sus siglas se desprenden las siguientes definiciones:

Investigación: Indagación original planificada que persigue descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico y tecnológico.

Desarrollo: Aplicación de los resultados de la investigación, o de cualquier otro tipo de conocimiento científico, para el desarrollo de nuevos materiales, productos y equipamiento, o para el diseño de nuevos procesos o sistemas de producción, así como para la mejora tecnológica de lo ya preexistente.

Innovación:
Actividad cuyo resultado representa un avance para la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes hasta el momento.

Imagen: Acelerador Sincrotrón

Entre las diversas actividades de la I+D+I, podemos decir que uno de los aspectos importantes a tener en cuenta en la industria y en la investigación científica, consiste en poder evaluar el comportamiento de los materiales, los automatismos, los sistemas, los nuevos productos, etc., cuando estos vayan a desarrollar sus cometidos bajo climas de diferente naturaleza, tras los cuales presentarán específicas respuestas de resistencia al envejecimiento, cambios de aspecto, grados de deterioro, defectos de funcionamiento, etc.

Para ello se utilizan las cámaras de ensayos de resistencia ambiental, capaces de generar climas múltiples, tanto naturales como artificiales, simulándolas de forma acelerada a escala de laboratorio.

Las cámaras climáticas permiten predecir el comportamiento de los materiales, productos y sistemas de cualquier naturaleza, tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestos y estudiar su resistencia en condiciones funcionales reales.

Imagen: Cámara Meteotrón CCI.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, condiciones aeroespaciales, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.

Camaras climaticas para I+D+I

La terminología: I+D+I, I+D+i, o en su terminología inglesa R+D+I, representa un concepto de nueva acuñación, cuyo significado encierra un campo global de actividad encaminado al progreso científico y tecnológico.

De sus siglas se desprenden las siguientes definiciones:

Investigación: Indagación original planificada que persigue descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico y tecnológico.

Desarrollo: Aplicación de los resultados de la investigación, o de cualquier otro tipo de conocimiento científico, para el desarrollo de nuevos materiales, productos y equipamiento, o para el diseño de nuevos procesos o sistemas de producción, así como para la mejora tecnológica de lo ya preexistente.

Innovación:
Actividad cuyo resultado representa un avance para la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes hasta el momento.

Imagen: Acelerador Sincrotrón

Entre las diversas actividades de la I+D+I, podemos decir que uno de los aspectos importantes a tener en cuenta en la industria y en la investigación científica, consiste en poder evaluar el comportamiento de los materiales, los automatismos, los sistemas, los nuevos productos, etc., cuando estos vayan a desarrollar sus cometidos bajo climas de diferente naturaleza, tras los cuales presentarán específicas respuestas de resistencia al envejecimiento, cambios de aspecto, grados de deterioro, defectos de funcionamiento, etc.

Para ello se utilizan las cámaras de ensayos de resistencia ambiental, capaces de generar climas múltiples, tanto naturales como artificiales, simulándolas de forma acelerada a escala de laboratorio.

Las cámaras climáticas permiten predecir el comportamiento de los materiales, productos y sistemas de cualquier naturaleza, tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestos y estudiar su resistencia en condiciones funcionales reales.

Imagen: Cámara Meteotrón CCI.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, condiciones aeroespaciales, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.

Camaras climaticas habitables.

Se denominan cámaras climáticas habitables, a las cámaras climáticas diseñadas para permitir la permanencia de personas en su interior durante largos periodos de tiempo, bien para realizar ensayos experimentales y tareas de laboratorio, o bien para realizar investigaciones y pruebas funcionales bajo condiciones climáticas específicas.

Como ejemplo podemos citar los laboratorios climatizados, las cámaras de simulación espacial, salas de metrología, cámaras climáticas para estudiar el rendimiento de deportistas bajo condiciones adversas, cámaras climáticas para estudiar la supervivencia animal y vegetal en condiciones climatológicas difíciles, etc.

Su construcción se realiza mediante paneles modulares desmontables. Este tipo de estructura constructiva está diseñada para el desarrollo de recintos isotérmicos e isoclimáticos de grandes capacidades, los cuales no pueden ser fabricados de forma compacta, bien por razones dimensionales, o bien por la existencia de impedimentos o dificultades de acceso y traslado hasta el lugar definitivo de ubicación.

Por tanto, las ventajas de este tipo de construcción son su multiplicidad de configuraciones, pueden ser adaptadas a huecos y rincones, no existen limitaciones de tamaño, pueden ser desmontadas, ampliadas, reducidas, trasladadas fácilmente a otros lugares, etc., y no existe problema para accesos a través de puertas pequeñas, cuestión bastante común en aquellos laboratorios y empresas en las cuales escasea el espacio.

Los paneles se construyen en sándwich con diversos materiales en el interior y exterior (acero inoxidable, PVC, etc.,) empleando como aislante poliuretano inyectado o fibra de vidrio, existiendo espesores diversos, en función de las temperaturas de trabajo, y variados sistemas de ensamblado y estanqueidad en función de la aplicación.

En cuanto a los accesorios, existen posibilidades de instalación de puertas y ventanales de diferentes dimensiones, pasamuros de comunicación de diversos diámetros, soleras de rodadura múltiples, etc., etc.


domingo, 27 de enero de 2013

Atacamita: Camaras climaticas y de corrosion por niebla salina.

La atacamita, u oxicloruro de cobre (Cu2(OH)3Cl), recibe su nombre del desierto de Atacama (Chile) donde se puede encontrar en forma de minerales y en las fumarolas submarinas. También se encuentra en las pátinas de objetos de bronce antiguos, tales como monedas, esculturas, campanas y cañones de pecios hundidos o expuestos al ambiente marino, etc.

Se trata de una sustancia sólida cristalina verdosa producto de la corrosión de los metales de base cobre.

Hay que decir que la reacción química que desemboca en la producción de atacamita es la denominada enfermedad o cáncer del bronce, producida por la presencia de sales de cloro y es muy destructiva. De ahí la importancia de emplear recubrimientos de tipo acrílico para la conservación de obras de arte, equipamientos sensibles, etc.

Un elemento verdaderamente peligroso para el desencadenamiento de la reacción corrosiva es la presencia de niebla salina, habitual en las zonas costeras, y en determinadas atmósferas contaminadas.

Existen también óxidos que forman pátinas que pueden servir como medio de protección, tales como: óxido cuproso (cuprita) que es el que tiende a formarse en los procesos oxidativos iniciales típicos y que tiene generalmente colores rojizos. Este se convierte rápidamente en óxido cúprico (tenorita) que es marrón oscuro o negro. Prácticamente todas las monedas antiguas de bronce tienen sobre la superficie metálica al menos una fina capa de óxido de cobre marrón.

En ambientes sulfurosos, se puede formar sulfato de cobre (antlerita) o sulfuros de cobre (novelita y calcocita) que dan un color entre verde y azul verdoso.

Con ambientes contaminados por CO2, en presencia de humedad, el carbonato de cobre también forma una pátina verde (malaquita) y ocasionalmente azul (azurita y calconatronita). El carbonato de cobre es una reacción adicional del óxido de cobre, no del cobre, pues sólo se formará sobre los óxidos de cobre marrones o rojos. Como el óxido de cobre es más estable que el carbonato de cobre, a veces se puede quitar sólo el verde dejando la pátina original de color rojo o marrón.

En atmósferas contaminadas con vapores acéticos, se puede formar el acetato de cobre (cardenillo), que es de color verde y muy venenoso.

Para ensayar la corrosión de los metales de base cobre, se emplean las cámaras climáticas ambientales y las cámaras de corrosión por niebla salina.


Robots astronautas. Camaras climaticas.

En los momentos actuales de crisis económica mundial, que afecta prácticamente a todos los sectores industriales, podemos decir que el entorno aeroespacial es el único que se libra de las restricciones presupuestarias en materia de subvenciones para proyectos en curso y futuros.

En este contexto, el centro tecnológico Prodintec de Gijón, participa en un proyecto de robot astronauta para sustituir al hombre en tareas de ensamblaje y mantenimiento de sistemas aeroespaciales, denominado «Valeri» (Validación de robótica avanzada colaborativa para aplicaciones industriales).

El proyecto está financiado por la Comisión Europea a través del programa FP7 «Fábricas de futuro». La iniciativa está coordinada por el Instituto Fraunhofer de Operaciones y Automatización en Fábricas (Alemania), y cuenta, además, con la participación de Airbus Military (España), FACC (Austria), IDP Sistemas. Aplicaciones (España), KUKA Laboratorios (Alemania), Profactor (Alemania) y Prodintec como socios especialistas en el desarrollo del sistema de visión del robot.

Los sistemas de producción en los que está pensado utilizar el robot se dedican a la fabricación de grandes piezas aeroespaciales, y consisten en estaciones de producción en las cuales trabajan diferentes turnos de trabajadores durante varios días, hasta que completan todas las tareas de montaje e inspección. Para estos entornos de producción, los sistemas robóticos estacionarios especializados no resultan económicos. Por ello, el empleo de manipuladores móviles que puedan llevar a cabo tareas similares en múltiples estaciones se presenta como una alternativa económica de elevado interés, pues el sistema a desarrollar en el que participa Prodintec supone una reducción de los tiempos de programación, situación que conduce a aumentos en la velocidad y la flexibilidad de trabajo.

Durante los próximos tres años, el consorcio de empresas y centros tecnológicos reunido en este proyecto trabajará en el desarrollo de un robot que finalmente se integrará en la producción de componentes aeroespaciales, con capacidad para trabajar junto a los operarios sin barreras físicas de separación y sin riesgos asociados.

El nuevo equipo realizará tareas rutinarias, liberando así a los trabajadores, que podrán centrarse en la realización de tareas de mayor valor añadido. Dos de las funciones estratégicas del robot son las inspecciones en grandes superficies (por ejemplo, los elementos de cubierta) y en la aplicación de material sellante a lo largo de un surco. Actualmente, ambas tareas se llevan a cabo, con pequeñas variaciones, en prácticamente todas las estaciones de montaje, motivo por el cual se espera que el sistema final sea altamente productivo.

Los socios del proyecto están desarrollando un sistema que es, al mismo tiempo, una ayuda de adaptación y flexibilidad en la producción tanto de piezas grandes de aeronaves, como de pequeñas partes de lotes, situación que la hace interesante no sólo para la producción aeroespacial, sino también para otros sectores industriales. El presupuesto total es de 5,6 millones de euros, 3,7 procedentes de la Unión Europea.

No cabe duda de que muy pronto dejará de ser ciencia ficción el poder ver robots astronautas realizando, por ejemplo, mantenimiento en la Estación Espacial Internacional, en sustitución del hombre.

Para ensayar a escala de laboratorio el funcionamiento de los sistemas empleados en la tecnología aeroespacial, se emplean las cámaras climáticas de simulación, capaces de reproducir las condiciones ambientales más severas.

Fuente: Fundación Prodintec.
http://www.prodintec.es

sábado, 26 de enero de 2013

Detección acustica de xilofagos. Camaras climaticas de anoxia.

Cuando se trata de restaurar obras de arte de gran valor, resulta muy importante conocer con exactitud, no solo si existen xilófagos vivos en el interior de la madera, sino además determinar el grado de invasión, direccionalidad de las galerías, etc., con el fin de asegurar su exterminio posterior, además de planificar la estrategia de restauración. Para ello, se utilizan los métodos de audiometría electrónica.

Los detectores acústicos reciben y analizan las vibraciones generadas por las termitas al comer la madera, así se puede determinar la cantidad de termitas que forman la colonia y el ritmo de crecimiento de la misma. Con ello es posible realizar un mapa detallado del lugar, que permite obtener una visión exacta del grado de invasión de las zonas atacadas.

Cuando existe la certeza de que en el interior de las obras de arte existen xilófagos vivos, es el momento de proceder al tratamiento de anoxia para asegurar su exterminio.

Es importante poner de manifiesto que antes de proceder a la restauración, es necesario realizar un proceso biocida respetuoso con las obras de arte y que pueda garantizar la destrucción de los xilófagos, larvas y huevos, sin dañar las piezas.

En este sentido, es de destacar que para la restauración del patrimonio cultural,existen cámaras de anoxia totalmente respetuosas con las obras de arte, para la eliminación de insectos xilófagos mediante atmósferas inertes con climas controlados. A este respecto es de destacar que se ha desarrollado este tipo de cámaras para entidades de la máxima relevancia tales como el Museo de América, Museo del Traje, Arzobispado de Oviedo, Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), etc.

Una española coparticipe de la resolucion del teorema de Neumann.

Tras casi un siglo de trabajos de multitud de prestigiosos investigadores que llevaban décadas intentando encontrar una solución para la resolución del teorema de Neumann, los profesores Eva Gallardo y Carl Cowen, han conseguido resolverlo. La clave: El giro de una pelota.

"Al girar una pelota, siempre lo hace sobre un mismo eje en dimensión finita, dentro de un subespacio invariable de un operador lineal en espacios de Hilbert", ha explicado Cowen utilizando el movimiento de una pelota de baloncesto.

El Aula Magna de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Santiago de Compostela, sede del Congreso de la Real Sociedad Matemática Española, ha sido el escenario de la extraordinaria noticia, tan esperada por la comunidad matemática internacional.

El presidente de la Sociedad, Antonio Campillo, ha resaltado el extraordinario hallazgo de la geometría clásica, según el cual, "si se hace girar una pelota en torno a un eje en un punto fijo, siempre existe otro eje que también pasa por el centro para reproducir el mismo movimiento".

"El escenario matemático actual, repleto de cifras y cálculos múltiples, se mueve dentro de un mundo de infinitas dimensiones geométricas, en el cual se encuentran los espacios de Hilbert".

"El resultado significa que siempre hay un subespacio invariante en torno al cual la transformación del movimiento es un giro". "Lo que nos dio cierta flexibilidad fue abordar el problema desde el punto de vista de la variable compleja de la teoría de funciones, haciendo uso de la teoría de operadores en análisis funcional".

Aunque la resolución del problema es corta (no ocupa más de 20 páginas), sin embargo, Eva Gallardo y Carl Cowen trabajaron durante tres largos años para encontrar la solución. "El reto era que no se sabía si podría aparecer una contrapropuesta, o redundaría en un resultado definitivo".

Carl Cowen ha revelado que hace años ya trató de resolverlo, pero renunció, al no conseguir resultados, hasta que comenzó a colaborar en el año 2000 en varios trabajos con Eva Gallardo, que hizo la tesis doctoral con él.

"Al principio cometimos errores, pero ahora creemos haber encontrado la solución", ha manifestado la profesora de la Complutense.

Según han coincidido todos los asistentes, se considera que el hallazgo tendrá múltiples aplicaciones en la vida real.

viernes, 25 de enero de 2013

Camaras climaticas para fitocultivos.

Las cámaras de fitocultivos tienen diversas aplicaciones, entre las cuales se destaca la investigación de plantas, su crecimiento y su desarrollo evolutivo, germinación de semillas, etc., bajo diversas condiciones climáticas.

En este tipo de cámaras, no solo se pueden simular condiciones ambientales variables de temperatura y humedad, sino también de radiaciones solares y atmósferas gaseosas modificadas (ozono, CO2, etc.,) en función de los entornos de investigación que se pretendan estudiar.

Los nuevos sistemas de iluminación fotosintéticamente activa, basados en la tecnología optoelectrónica, se seleccionan en base a clorofilas, carotenoides, etc., con controles precisos del espectro de la radiación y la intensidad, fotoperiodo y localización geográfica.

Este tipo de cámaras se desarrollan a criterio del usuario y sin límite de tamaño, formato y prestaciones.

Camaras climaticas antideflagrantes.

Existen múltiples ocasiones en las cuales es necesario realizar ensayos climáticos de laboratorio a productos los cuales por sus carcaterísticas físico-químicas son catalogados como peligrosos dada su susceptibilidad de producir reacciones químicas tóxicas,inflamables o explosivas, bajo determinadas condiciones ambientales.

Este tipo de ensayos han de estar diseñados para cumplir con diversas normativas de protección basadas en la seguridad aumentada, la categoría explosions proof o la normativa ATEX.

Las normativas ATEX 95 y ATEX 137, basadas en las directivas 94/9/EC y 99/92/EC, hacen referencia a las protecciones inherentes a la generación de atmósferas explosivas.

Definimos como cámara climática ATEX a un sistema cerrado capaz de reproducir a voluntad, y en condiciones protegidas, cualquier valor climático compatible con las características de seguridad del producto peligroso según sus LSE y LIE.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.
Comportamiento de especies.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura y humedad relativa.
Posibilidad de simulación de ciclos climáticos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.

Frigorificos antideflagrantes.

La conservación y almacenamiento de sustancias inflamables requiere la utilización de vitrinas refrigeradas fiables y dotadas de sistemas de seguridad tales que impidan la deflagración de las mismas. Es el caso de los refrigeradores, frigoríficos o neveras denominados ATEX y de SEGURIDAD AUMENTADA, por cumplir con la normativa vigente al respecto.

Definición:
Los armarios refrigerados de laboratorio ATEX son recintos isotérmicos capaces de generar temperaturas negativas hasta niveles térmicos tales que garantizan la conservación por refrigeración de productos y sustancias diversas sin riesgo de inflamabilidad.

Aplicaciones:
Tratamientos frigoríficos, conservación y congelación de productos inflamables, ensayos de control de calidad e investigación multidisciplinar.

Características exigibles:
Aislamiento térmico optimizado.
Construcción antideflagración interior.
Programación automática de temperatura.
Mantenimiento de la tolerancia térmica.
Control de temperatura de precisión con apreciación de 0,1ºC.
Alarma de averías.
Parrillas y cajones diversos.


Científicos logran almacenar imagenes, sonidos y textos en neuronas.

Un trabajo de investigación publicado por la revista Nature indica que un equipo de científicos del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL), en Heidelberg (Alemania) ha desarrollado una estrategia basada en la síntesis de ADN con la que aseguran que se superan estos inconvenientes y, para demostrar su solución en la práctica, han almacenado en ADN sintético 26 segundos (en el formato MP3) del famoso discurso de Martin Luther King Yo tengo un sueño, una fotografía de resolución media, el histórico artículo científico de Crick y Watson sobre la estructura del ADN y todos (154) los sonetos de Shakerpeare.

Imagen: EMBL (Nick Goldman examina el ADN sintético en su laboratorio).

Para el establecimiento de los algoritmos de cálculo han utilizado la inicial de cada una de las sustancias químicas componentes del ADN.

“Sabíamos que necesitábamos hacer un código utilizando sólo fragmentos cortos de ADN y hacerlo de manera que fuera imposible que aparecieran dos letras consecutivas”, explica Goldman. “Así que pensamos: rompamos el código en muchos fragmentos que se solapen en ambas direcciones, con información añadida mostrando dónde va situado cada fragmento en el código completo y evitando las repeticiones”.

En sus experimentos, los investigadores, en colaboración con la empresa californiana Agilent Technologies, seleccionaron la información (el discurso, el artículo, la foto, etcétera) y con ella sintetizaron cientos de fragmentos de ADN (no hay que olvidar que son secuencias de letras químicas). Esta parte del trabajo se hizo en California con los datos recibidos de Alemania. “El resultado es como una mota de polvo”, dice Emyly Leproust, de Agilent, en un comunicado del EMBL.

Desde allí se envió la muestra al laboratorio de Heidelberg, donde los científicos lograron decodificarla entera y sin errores.

“Hemos creado un código tolerante a fallos utilizando un soporte molecular que sabemos que dura, en las condiciones adecuadas, 10.000 años y posiblemente más”, señala Goldman. “En tanto que alguien conozca el código será capaz de leerlo y recuperar la información, siempre y cuando tenga una máquina de lectura del ADN”. La fiabilidad en la reproducción de los datos es del 100%.

Los expertos del EMBL afirman que con su método se podría almacenar al menos cien millones de horas de vídeo de alta resolución en una taza de ADN, por lo que, para ellos, el material genético es una alternativa atractiva como soporte de almacenamiento de información. Recuerdan que los discos duros son caros y requieren suministro eléctrico para funcionar mientras que otros soportes, como las cintas magnéticas se degradan en una década.

Fuente: Nature.

jueves, 24 de enero de 2013

Aleaciones aeronauticas y resistencia a la corrosion. Camaras climaticas.

En la industria aeronáutica cada vez se están empleando mayor número de componentes desarrollados mediante fibra de carbono, si bien esto encierra el problema de su difícil reparación y su fácil astillamiento por tensiones, de ahí que es necesario emplear piezas metálicas de refuerzo, las cuales han de ser de liviano peso, altas prestaciones mecánicas y elevada resistencia a la corrosión.

Dentro de los diversos materiales estructurales posibles, podemos citar los siguientes:

Aleaciones de Magnesio.

Las aleaciones de Mg se utilizan en los satélites debido a su baja densidad. Es necesario conocer su comportamiento para optimizar sus usos y evitar que durante el almacenamiento de las aleaciones o durante el almacenamiento de las partes (luego de la fabricación), se produzcan efectos corrosivos.

Aleaciones de Aluminio y Aluminio-Litio.

En la industria aeronáutica las aleaciones estructurales de aluminio de mayor interés son las de las series 2000 y 7000 (las más conocidas son la 2024 y la 7075).

Las aleaciones de Al-Li permiten en general disminuciones de peso mayores al 10% y aumentos de 20% del módulo elástico con respecto a las aleaciones convencionales de Al. Es necesario conocer las técnicas de producción de partes utilizando este tipo de aleaciones y los requisitos de almacenamiento de las partes para evitar problemas de corrosión. Por ejemplo, las aleaciones avanzadas de Al-Li-Cu-Zr y Al-Li-Cu-Mg-Zr pueden lograr disminuciones de peso superiores al 12% y poseer módulo elástico un 15% más elevado. Poseen además resistencias mecánica y a la corrosión y la tenacidad necesaria para aplicaciones aeronáuticas y satelitales.

Se ha avanzado mucho en el desarrollo de las nuevas aleaciones de Al-Li, particularmente en lo que concierne a disminución de peso y aumento de módulo elástico. Sin embargo, sus aplicaciones no han evolucionado tan rápidamente como se esperaba debido principalmente a limitaciones en su resistencia a la propagación de grietas, tanto estática como en fatiga, a lo que es necesario agregar un costo de fabricación más elevado.

Los procesos de deformación superplástica de aleaciones de Al permiten la fabricación de partes que de otra manera requerirían, por su forma compleja, de varias partes unidas entre sí. El uso de aleaciones que permiten la aplicación de la fabricación superplástica da lugar a considerables reducciones de peso de las partes y, por ende, son de gran importancia en aplicaciones satelitales.

En lo que se refiere a la resistencia a la corrosión, resulta imprescindible realizar ensayos exhaustivos a escala de laboratorio, mediante cámaras climáticas dotadas de sistemas generadores de sustancias oxidantes, tales como el ozono, dióxido de carbono, NOx, etc., combinadas con elevadas temperaturas y altas humedades relativas,

y cámaras de corrosión por niebla salina; neutra, ácida, climosalina, ó de inmersión alternativa.

Ensayo de tropicalizacion. Camaras climaticas.

Se entiende por ensayo de tropicalización a la realización de pruebas ambientales de materiales, en virtud de las cuales se determina su resistencia frente a las condiciones atmosféricas extremas típicas de los climas tropicales, caracterizadas por elevadas temperaturas a humedades relativas cambiantes: Clima tropical seco y clima tropical húmedo.

Este ensayo se puede realizar, bien mediante cámaras climáticas sofisticadas con sistemas automáticos de ciclos climáticos, o bien mediante cámaras de clima constante denominadas cámaras humidostáticas.

La norma AENOR UNE-EN ISO 6270, regula los ensayos de resistencia a la humedad a escala de laboratorio mediante las cámaras denominadas humidostáticas.

La cámara humidostática es un sistema capaz de reproducir una atmósfera saturada de humedad relativa con un punto de rocío tal, que a la temperatura de ensayo se produce la condensación del vapor de agua existente en el interior.

Las aplicaciones más comunes de este tipo de cámaras son:

Ensayos de corrosión de metales y sus recubrimientos.
Prueba de adherencia de pinturas.
Determinación de la resistencia a la deslaminación de materiales compuestos.
Ensayo de aparición de burbujas y fallos en vidrio laminado.
Pruebas climáticas en condiciones de calor húmedo de recubrimientos.
Etc.

Las características técnicas esenciales de las cámaras humidostáticas son:

Construcción interior en acero inoxidable AISI 316 L y vidrio securizado.

Soportes portaprobetas indeformables.

Limpiacristales para la observación del interior.

Sistema de regulación y control de temperatura de precisión con apreciación de 0,1ºC.

Programador automático de fin de ensayo.

Para el ensayo estricto de tropicalización, esta cámara es la más indicada por sus enormes ventajas frente a las cámaras climáticas multifunción: bajo coste, simplicidad de manejo, ausencia de mantenimiento, mínimo consumo de agua, reducido espacio de ubicación, capacidad para colgar probetas múltiples normalizadas, y su facilidad de traslado a otros lugares del laboratorio.

miércoles, 23 de enero de 2013

Evolucion de la contaminacion atmosferica. Camaras climaticas.

Cada vez son más patentes los daños estructurales derivados del envejecimiento ambiental causado por la contaminación atmosférica de los países desarrollados y su incidencia sobre el clima.

Los contaminantes atmosféricos proceden de dos fuentes de emisión: antropogénica (tráfico, calefacciones, industrias, centrales térmicas, etc.) y naturales (erupciones volcánicas, incendios forestales, descomposición materia orgánica, etc.).

La emisión antropogénica puede clasificarse en tres grandes grupos:

1) Fuentes móviles (industria del transporte). Además del CO2, se producen óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO) e hidrocarburos (HC), es decir, compuestos orgánicos volátiles y no volátiles, partículas en suspensión y ozono (O3).

2) Fuentes fijas (empresas, hogares, etc.). Generan principalmente CO2, dióxido de azufre (SO2), los óxidos de nitrógeno (NOx), los hidrocarburos (HC), partículas de hollín, clorofluorcarbonos (CFC) y el metano.

3) Fuentes por generación de energía. CO2, dióxido de azufre (SO2) y partículas en suspensión.

Los compuestos que contaminan la atmósfera y producen efectos dañinos a la salud de las personas y animales, alterando los ecosistemas, el patrimonio arquitectónico y las infraestructuras, son muy variados. Los más importantes son:

- Compuestos de azufre: SO2, H2S, H2SO4
- Compuestos de carbono: CO, CO2, CH4, HCT
- Compuestos de nitrógeno: NO, NO2, NH3
- Partículas en suspensión: < 30 μm
- Halógenos y compuestos halogenados: Cl2, HCl, HF, CFC
- Oxidantes fotoquímicos: O3, peróxidos, aldehídos.

El crecimiento de población en las ciudades, el aumento del consumo energético y el incremento de la industria del transporte en los últimos años, ha sido tan fuerte que desde 1980 el transporte por carretera se ha incrementado en un 54% y el transporte aéreo de pasajeros ha aumentado en un 67% en los últimos diez años, siendo uno de los causantes principales del aumento de la contaminación.

El incremento de estos contaminantes desde la industrialización, hace más de un siglo, es patente, siendo el causante de la aceleración del deterioro de los edificios, las infraestructuras y el clima. De esta forma se ha pasado de 280 ppm de concentración de CO2 en 1880 a cerca de 379 ppm (partes por millón) en el año 2000, con un incremento anual del 0,5%. Se estima que la concentración de NO2 atmosférico creció entre 270 ppb (partes por billón) a 316 ppb para este mismo período de tiempo en el año 2000.

Asimismo, la evolución del contenido de ozono (O3) es un motivo de preocupación creciente.

El ozono es un componente que favorece una serie de reacciones oxidativas de otros compuestos contaminantes. Se sabe que se está produciendo un déficit en la estratosfera, que afecta a todo una serie de comportamientos climáticos sobre la tierra y al envejecimiento de las infraestructuras. Pero es la evolución en las capas más bajas (troposfera), donde incide más directamente en el deterioro de los materiales.

Para investigar a escala de laboratorio los efectos de la contaminación atmosférica se emplean las cámaras climáticas dotadas de sistemas de simulación de todo tipo de variables ambientales, tales como: temperatura, humedad, radiaciones solares y contaminantes diversos.

Fuente: CSIC 2012
www.csic.es

Microalgas para inmunologia. Camaras climaticas y fotobiorreactores.

Dentro de los proyectos: Cenit (Consorcios Estratégicos Nacionales en Investigación Técnica) y Vida (Valorización Integral de Algas), trece empresas y veinticinco organismos de investigación, intentan convertir las potencialidades de las algas y microalgas en procesos industriales y comerciales de alto valor añadido.

Entre los organismos de investigación asociados a Cenit Vida, es de destacar Ainia Centro Tecnológico, el cual trabaja en la elaboración de prototipos de galletas y salsas capaces de estimular el sistema inmunológico mediante la incorporación de sustancias extraídas de las microalgas. Se trata del proyecto Inmugal, en el que también participan Azit-Tecnalia, Inbiotec y la Fundación Leia.

Pero, ¿Qué son las microalgas?

Las microalgas son organismos microscópicos que se encuentran en medios acuáticos tales como mares, ríos, lagos y estanques. Su valor estriba en la capacidad de absorber dióxido de carbono (CO2), y su composición rica en lípidos, proteínas, pigmentos, vitaminas y enzimas.

En los últimos tiempos se han descubierto múltiples aplicaciones para estos microorganismos: Como biocombustible para la producción de energía, para cosmética, farmacia y por último, para alimentación. En este último sector, los investigadores han elaborado unas galletas y salsas alimentarias a partir de microalgas, cuyas propiedades permiten estimular el sistema inmunológico del ser humano.

El hallazgo ha consistido en incorporar microalgas como aditivo a la elaboración convencional de los productos, obteniendo como resultado un excelente alimento funcional con propiedades mucho más beneficiosas para el organismo.

Los investigadores han utilizado las especies de algas cholrella y espirulina, ambas con un gran valor nutricional. El alga espirulina es una de las más ricas en proteínas y pigmentos, de ahí que sea una de las favoritas para fines nutricionales y terapéuticos. Destaca su aporte en minerales y vitaminas, es rica en ácidos nucleicos como ADN y ARD, lo que ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, y en clorofila, un excelente desintoxicante. El alga cholrella es de color verde, goza del mayor porcentaje de clorofila del planeta y es uno de los alimentos más completos. Destaca su capacidad para eliminar toxinas del cuerpo.

Con el fin de analizar la funcionalidad, las características organolépticas y la vida útil que suponía la adición de los microorganismos, se han estudiado diferentes métodos para incorporar microalgas en el proceso de elaboración y en diferentes tipos de alimentos. Por último, los investigadores han añadido las microalgas mediante microencapsulación, para que la función inmumoestabilizadora se inicie una vez que el alimento esté en el estómago. Así se garantiza una eficacia máxima, tanto en su capacidad de mejora inmune como en el aprovechamiento de sus nutrientes.

Con las algas ya introducidas, el siguiente paso ha sido valorar la biodisponibilidad para comprobar la funcionalidad del alimento y poder conocer la capacidad de absorción por parte del organismo. Los investigadores han utilizado simulaciones gastrointestinales mediante el uso de un estómago artificial, un biodigestor dinámico in vitro, y han comprobado que después del proceso de digestión las propiedades inmunoestimuladoras de las nuevas galletas y la nueva mayonesa se mantienen. Los expertos explican la intención de crear más productos alimentarios con estas características. Sin embargo, aún deben llevarse a cabo diferentes análisis clínicos para validar su potencial y poderlos elaborar a escala industrial.

Los expertos en alimentación, involucrados en el proyecto Inmugal, son conocedores de la creciente necesidad de alimentar cada vez a mayor número de personas y disponer de alimentos con un valor nutritivo cada vez mayor, lo cual hace que iniciativas y estudios de este tipo sean necesarios para mejorar la actual demanda alimentaria mundial.

Las microalgas se consideran los microorganismos más eficientes en aprovechar la energía solar por su estructura fisiológica; de ahí que, no solo sean interesantes para alimentación y en la elaboración de biocombustibles, sino también como nutriente para cultivos agrícolas terrestres, por sus múltiples propiedades:

1. Estimulan la germinación.
2. Activan el crecimiento y el tamaño de tubérculos.
3. Homogenizan los frutos.
4. Aumentan el contenido en clorofila y capacidad fotosintética.
5. Mejoran la captación de nutrientes.
6. Proporcionan resistencia a la sequía.
7. Incrementan la calidad del ganado que pasta en pienso tratado con algas.
8. Aumentan el contenido de ácidos grasos poliinsaturados.
9. Estimulan la floración.
10.Mejoran la calidad del fruto.

Para estudiar el cultivo de microalgas a escala de laboratorio se emplean las cámaras climáticas dotadas de sistemas de dosificación de concentraciones variables de CO2, fuentes de simulación solar para la estimulación de la fotosíntesis de las clorofilas y por supuesto, controles precisos de temperatura y humedad.

Paralelamente se pueden producir microalgas a gran escala, mediante campos de serpentines de fotoestimulación a la intemperie, o mediante plantas piloto de fotobiorreactores, como la mostrada en la imagen siguiente.

Fuente: AINIA Centro Tecnológico.
www.ainia.es

martes, 22 de enero de 2013

NASA confirma calentamiento climatico. Camaras climaticas de simulacion..

Científicos de la NASA afirman que 2012 fue el noveno año más caluroso, desde 1880, lo cual continúa la tendencia de aumento de temperaturas globales a largo plazo. Con excepción de 1998, los nueve años más calurosos en este registro, el cual abarca los últimos 132 años, ocurrieron desde 2000, siendo 2010 y 2005 los años más calurosos.

El Instituto Goddard para Estudios Espaciales (Goddard Institute for Space Studies o GISS, por su acrónimo en idioma inglés), de la NASA, ubicado en Nueva York y encargado de monitorizar las temperaturas superficiales globales de manera continua, publicó el pasado martes un análisis actualizado que compara las temperaturas alrededor del mundo en 2012 con el promedio de temperaturas globales que se registró alrededor de mediados del siglo XX. La comparación muestra que la Tierra continúa experimentando temperaturas más cálidas que las que se registraron hace varias décadas.

Este mapa codificado por colores muestra la evolución de anomalías en las temperaturas superficiales globales desde 1880 hasta 2012. El último cuadro representa las anomalías en las temperaturas globales promediadas desde 2008 hasta 2012.

La temperatura promedio en el año 2012 fue de alrededor de 14,6 grados Celsius (58,3 grados Fahrenheit), lo cual es 0,6 °C (1,0 °F) más caliente que la referencia que corresponde a mediados del siglo XX. Según el nuevo análisis, la temperatura global promedio ha aumentado 0,8 °C (1,4 °F) desde el año 1880.

Los científicos hacen hincapié en que los patrones climáticos siempre causarán fluctuaciones en la temperatura promedio de un año a otro, pero el constante incremento en los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra asegura un aumento a largo plazo en las temperaturas globales. No será cada año necesariamente más caluroso que el anterior pero, dado el patrón actual del incremento en los gases de efecto invernadero, los científicos esperan que cada década sucesiva sea más calurosa que la anterior.

"Tener un año más de datos no es en sí significativo", dice Gabin Schmidt, quien es un climatólogo del GISS. "Lo que importa es que esta década es más calurosa que la anterior y esa fue, a su vez, más calurosa que la que le precedió. El planeta se está calentando. La razón por la cual se está calentando es porque estamos inyectando en la atmósfera cantidades de dióxido de carbono cada vez mayores".

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero que atrapa el calor y también es uno de los principales agentes que controlan el clima en la Tierra. Aunque se produce naturalmente, también es emitido cuando se queman combustibles fósiles con el fin de producir energía. Debido a las crecientes emisiones causadas por el hombre, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra han estado continuamente en aumento durante varias décadas.

El nivel de dióxido de carbono en la atmósfera era de 285 partes por millón, en 1880, el año en que se inició el registro de temperatura del GISS. Para 1960, la concentración de dióxido de carbono atmosférico, medida por el Observatorio Mauna Loa de la NOAA (National Oceanographic and Atmospheric Administration o Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica, en idioma español), era de 315 partes por millón. En la actualidad, esas mediciones superan las 390 partes por millón.

Mientras que el planeta experimentaba temperaturas relativamente más cálidas en 2012, el sector continental de Estados Unidos soportó el año más caluroso, por mucho, del cual se tenga registro, según indica la NOAA. Dicha entidad es el organismo que se ocupa oficialmente de los registros climáticos de Estados Unidos.

Los conjuntos de datos recolectados por la NASA y por la NOAA proporcionan confirmaciones independientes de la reciente tendencia de calentamiento.

"Las temperaturas registradas en Estados Unidos durante el verano de 2012 son un ejemplo de una nueva tendencia de extremos estacionales anormales que son más calurosos que las temperaturas estacionales más altas registradas a mediados del siglo XX", dice el director del GISS, James E. Hansen. "Los dados del clima están ahora cargados. Algunas estaciones seguirán siendo más frías que el promedio a largo plazo, pero las personas perceptivas deberían darse cuenta de que la frecuencia de extremos inusualmente calurosos está aumentando. Son los extremos los que tienen el impacto más grande sobre las personas y otras formas de vida en el planeta".

El análisis de las temperaturas producido por el GISS se realiza tomando como base los datos climáticos proporcionados por más de 1.000 estaciones meteorológicas alrededor del mundo así como por observaciones satelitales de las temperaturas superficiales de los océanos y por mediciones realizadas por estaciones de investigación ubicadas en la Antártida. Un programa que se encuentra disponible públicamente se usa entonces para calcular la diferencia entre las temperaturas superficiales de un mes específico y el promedio de temperatura en ese mismo sitio en el período desde 1951 hasta 1980. Este período, el cual abarca tres décadas, se utiliza como punto de referencia para el análisis. El último año que experimentó temperaturas más frías que el promedio desde 1951 hasta 1980 fue 1976.

El registro de temperatura del GISS es uno de varios análisis de temperaturas globales, junto con aquellos producidos por la Oficina Met del Centro Hadley, en el Reino Unido, y por el Centro Nacional de Datos Climáticos, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, en Asheville, Carolina del Norte. Aunque estos tres registros primarios emplean métodos levemente diferentes, sus tendencias muestran, en términos generales, una estrecha concordancia.

Para estudiar a escala de laboratorio los efectos de la temperatura en el desarrollo de las especies animales y vegetales, se emplean las cámaras climáticas de simulación.

Fuente: NASA
www.ciencia.nasa.gov

lunes, 21 de enero de 2013

Agronica. Cultivos vegetales y cambio climatico. Camaras climaticas.

La Agrónica es la ciencia que vincula la aplicación de la metodología informática con la agrotecnología. Su fin es el procesamiento de las variables climáticas con todos los aspectos agrícolas, de manera que se puedan extraer conclusiones beneficiosas para obtener la optimización de los cultivos.

El aprovechamiento de las aplicaciones informáticas en el campo de la agrotecnología, aporta las siguientes ventajas:

• Permite disponer de multitud de datos ecológicos, biológicos, tecnológicos y económicos que representan a un agrosistema con bases de datos.

• Integra los datos en un único marco conceptual que los formaliza y relaciona con modelos conceptuales vinculables.

• Procesar los datos según las leyes y metodologías de las disciplinas agropecuarias que tratan cada uno de los aspectos de los cultivos con modelos de simulación y sistemas de información.

• Seleccionar las mejores alternativas de manejo, organización o comercialización a partir de criterios productivos, económicos y ecológicos y facilitar la toma de decisiones.

• Transmitir la información en tiempo y forma adecuándola a la ofimática y la telemática.

Aunque son muy diversas las variables que influyen en el pronóstico del desarrollo futuro de los cultivos, tales como las plagas, la demanda, o los precios que se manejan en el mercado, una de las más importantes es la climatología.

De por sí, las predicciones meteorológicas son complejas y dinámicas, por lo cual se utilizan diversos sistemas de simulación para poder estimar cómo podrá variar el clima durante los procesos de cultivo. Sólo podemos realizar predicciones y estadísticas de datos procedentes de cosechas pasadas. En este sentido, la informática permite realizar modelos que permitan procesar, capturar y distribuir información relacionada con los sistemas agropecuarios.

Por ejemplo, el conocimiento de los partes meteorológicos de corto alcance, es algo que les sirve a los ingenieros agrónomos para crear planes de fertilización y de manejo ante la probabilidad de ataques de plagas conocidas, pero a largo plazo nos resulta imposible saber cómo va a evolucionar el cambio climático y que nuevas enfermedades están por llegar.

Sabemos que en los últimos años, zonas habitualmente secas están siendo afectadas por lluvias anormales y, contrariamente, zonas fértiles se están desertificando. Manejando estos datos se pueden hacer predicciones a largo plazo a nivel global, pero a nivel local no se pueden establecer predicciones seguras; de hecho los agricultores miran a más corto plazo.

La cuestión es: ¿Cómo será el clima dentro de 40 ó 50 años?: Pueden existir temperaturas más elevadas, menores lluvias y menor humedad, mayor concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, etc.

Tampoco hay que olvidar que también algunos cultivos influyen en los cambios climáticos: los arrozales favorecen el efecto invernadero porque emiten gas metano, las microalgas consumen CO2, etc.

Por otra parte, no todos los vegetales responden frente al clima de igual manera: el maíz, por ejemplo, es un cultivo que será beneficiado por el cambio climático debido a la mayor temperatura invernal y a la menor cantidad de heladas, mientras que otros cultivos de verano podrían llegar a ser afectados por períodos de sequía cortos, etc.

La lluvia también influye: Cambios tan drásticos de pluviometría y sequías como ocurrieron en los últimos años son altamente dañinos para los cultivos: No es lo mismo una lluvia de 50 l/m2 que diez lluvias de 5 l/m2, porque éstas últimas se absorben menos y la planta puede aprovechar mejor el agua. Por su parte, la abundancia de agua erosiona los suelos o los inunda, y se aprovecha poco el recurso, al tiempo que ahoga las raíces. La variabilidad es muy importante.

A la vez, no solo el cambio climático provocará más enfermedades en las plantas, sino que habrá mayor necesidad de aplicar controles o de obtener nuevas especies resistentes a las condiciones climáticas adversas.

Para investigar a escala de laboratorio la afectación del cultivo y crecimiento de los vegetales en función de las condiciones ambientales, se utilizan las cámaras climáticas de laboratorio, capaces de simular climas variables de frío, calor, humedad, radiaciones solares, concentraciones controladas de CO2 y sus correspondientes combinaciones.

Estas cámaras se construyen mediante módulos ensamblables configurables, en función de las dimensiones deseadas y formato preciso.

En su interior se distribuyen estanterías diversas, regulables en altura y dotadas de fotoperiodo de radiación solar en el rango de longitud de onda fotosintéticamente activo.

Un potente software informático permite procesar todos los datos climáticos, combinados con las respuestas resultantes de la evolución de los cultivos, desde la germinación, pasando por el ritmo de crecimiento y su desarrollo final.