CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 30 de enero de 2011

Corrosion filiforme.

La corrosión filiforme es un tipo de degradación metalúrgica que se manifiesta mediante la aparición de filamentos.

Usualmente se produce en ambientes húmedos y es más común en sustratos de recubrimientos orgánicos, tales como los lacados aplicados sobre acero, aluminio, magnesio y cinc (acero galvanizado). A veces, se desarrolla en aceros desnudos sobre los cuáles se han depositado accidentalmente pequeñas cantidades de sales contaminantes. También se ha observado en delgados depósitos electrolíticos de estaño, plata, cobre, etc.

El formato de los filamentos puede presentar una amplia variedad de configuraciones, desde las nodulares (caso del aluminio) a los muy finos y bien definidos observados debajo de las lacas transparentes aplicadas sobre acero. El ancho de los filamentos va desde 0,05 hasta 0,5 mm, y en condiciones de laboratorio, pueden crecer a una velocidad prácticamente constante (entre 0,01 y 1 mm) durante largo tiempo.

La corrosión filiforme se desarrolla a humedades relativamente altas y temperaturas próximas a la ambiental. Ciertas propiedades de los recubrimientos, tales como la adherencia, también influyen en la extensión del área afectada.

Aunque no se conoce con exactitud el proceso desencadenante, parece que podría derivarse del grado de permeabilidad del oxígeno difundido a través del recubrimiento. A muy alta humedad relativa, o en contacto con agua condensada, este tipo de corrosión pasa rápidamente de tener un carácter filamentoso a transformarse en un proceso corrosivo generalizado.

Definimos como cámara de humedad saturada a temperatura controlada, según DIN 50017 a un equipo de laboratorio, también denominado camara humidostática, el cual es capaz de simular condiciones ambientales con el propósito de estudiar la resistencia de los materiales a la acción de la condensación psicrométrica.

Aplicaciones:
Control de calidad de los metales y los recubrimientos de protección contra la corrosión.
Pruebas de deslaminación de sustratos y recubrimientos frente a la humedad saturada a condensación.
Tratamientos múltiples.

Características:
Ejecución de sobremesa o grandes volúmenes mediante paneles.
Control de temperatura de precisión, con apreciación de 0,1ºC.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de corrosión por niebla salina y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas (CENIM), Empresa Nacional Siderúrgica (ENSIDESA), Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA), AIRBUS, fabricantes de automóviles, etc.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Corrosion por climas mixtos.

La diferencia entre las cámaras clásicas de corrosión por niebla salina y las cámaras de corrosión cíclica -también denominadas cámaras climosalinas- estriba en que, mientras en las cámaras de niebla salina convencionales se establecen condiciones estables de temperatura y spray acuoso con un contenido de cloruro sódico, en las cámaras de corrosión por climas mixtos se alternan, de forma totalmente automática, condiciones ambientales variables controladas, alternando fases secuenciadas de niebla salina, secado y clima húmedo, de manera repetitiva y precisa.

Existen multitud de normas que rigen este tipo de ensayos; desde las normativas privadas desarrolladas por compañías tales como Nissan, Renault, etc., hasta las exigibles por los propios países, como es el caso de las normas UNE, DIN, ASTM, PROHESION, MIL STD, etc.

En todas ellas, de lo que se trata es de rproducir las condiciones climatológicas típicas que se encuentran en las zonas del litoral marítimo, las cuales son las siguientes:

- Alta humedad y condensación nocturna con descenso de temperatura.
- Elevación de temperatura y descenso de la humedad a partir de la salida del sol.
- Deposición de niebla salina procedente de la dispersión por el oleaje y el viento.

Dado que los materiales que prestan sus funciones en dichas zonas, se verán necesariamente expuestos a tales cambios climatológicos de forma sistemática, es por lo que se hace obligado realizar ensayos de laboratorio. Para ello resultan imprescindibles las cámaras de corrosión cíclica desarrolladas por CCI.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de corrosión por niebla salina y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas (CENIM), Empresa Nacional Siderúrgica (ENSIDESA), Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA), AIRBUS, fabricantes de automóviles, etc.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

sábado, 29 de enero de 2011

Corrosion anodica en niebla salina.

Teniendo en cuenta que la corrosión consiste en la destrucción de un metal, como consecuencia de la influencia con el medio que lo rodea, podemos decir que para que dicha corrosión ocurra, es necesario que dicho agente en circundante represente un electrólito capaz de generar un campo polarizado delimitado por dos zonas denominadas ánodo y cátodo. Dicha polarización da lugar a una reacción de oxidación-reducción, en virtud de la cual los electrones se liberan de la zona anódica y se dirigen a la zona catódica. Debido a tal migración electrónica, en la zona anódica se produce el proceso de disolución del metal denominado corrosión anódica, mientras que en la zona catódica que recibe el flujo de electrones se produce la reducción.

Los efectos de la salinidad del mar en la corrosividad de los metales, se estudian con las cámaras de ensayos acelerados CNS, por sus iniciales de "Cámaras de Niebla Salina".

Definición de cámara de corrosión cíclica:
Sistema de laboratorio capaz de reproducir las condiciones reales atmosféricas que se producen en las áreas marítimas durante los periodos nocturnos y diurnos, de forma cíclica y repetitiva.

Las condiciones climatológicas típicas que se encuentran en las zonas del litoral marítimo son las siguientes:

- Alta humedad y condensación nocturna con descenso de temperatura.
- Elevación de temperatura y descenso de la humedad a partir de la salida del sol.
- Deposición de niebla salina procedente de la dispersión por el oleaje y el viento.

Dado que los materiales que prestan sus funciones en dichas zonas, se verán necesariamente expuestos a tales cambios climatológicos de forma sistemática, es por lo que se hace obligado realizar ensayos de laboratorio. Para ello resultan imprescindibles las cámaras de corrosión cíclica serie CCCA desarrolladas por CCI.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de corrosión por niebla salina y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas (CENIM), Empresa Nacional Siderúrgica (ENSIDESA), Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA), AIRBUS, fabricantes de automóviles, etc.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

viernes, 28 de enero de 2011

Vitrinas con humedad.

Definición:
Los armarios climáticos de laboratorio son recintos isotérmicos capaces de generar temperaturas negativas y humedades controladas hasta niveles tales que garantizan la conservación por climatización de productos y sustancias diversas.

Aplicaciones:
Tratamientos climatizados, conservación y congelación de productos, ensayos de control de calidad e investigación multidisciplinar.

Características exigibles:
Aislamiento térmico optimizado.
Programación automática de temperatura y humedad.
Mantenimiento de la tolerancia térmica.
Control de temperatura y humedad de precisión con apreciación de 0,1ºC.
Alarma de averías.
Parrillas y cajones diversos.
Opciones de CO2 y radiación lumínica, etc.



Catálogo de producto en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, armarios frigoríficos, arcones, cámaras frigoríficas, cámaras criogénicas por nitrógeno líquido y cámaras de congelación termodinámica mediante maquinaria autónoma para tratamientos, investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com


Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Vitrinas humedas.

Definición:
Los armarios climáticos de laboratorio son recintos isotérmicos capaces de generar temperaturas negativas y humedades controladas hasta niveles tales que garantizan la conservación por climatización de productos y sustancias diversas.

Aplicaciones:
Tratamientos climatizados, conservación y congelación de productos, ensayos de control de calidad e investigación multidisciplinar.

Características exigibles:
Aislamiento térmico optimizado.
Programación automática de temperatura y humedad.
Mantenimiento de la tolerancia térmica.
Control de temperatura y humedad de precisión con apreciación de 0,1ºC.
Alarma de averías.
Parrillas y cajones diversos.
Opciones de CO2 y radiación lumínica, etc.



Catálogo de producto en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, armarios frigoríficos, arcones, cámaras frigoríficas, cámaras criogénicas por nitrógeno líquido y cámaras de congelación termodinámica mediante maquinaria autónoma para tratamientos, investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com


Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Estufas de baja temperatura.

Definimos como estufa de baja temperatura a un sistema cerrado y aislado térmicamente, capaz de reproducir a voluntad, y en condiciones ambientales frío/calor, diversos valores de temperatura, de forma precisa y controlada.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.
Comportamiento de especies animales y vegetales.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura.
Posibilidad de simulación de ciclos térmicos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de humedad relativa y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Asimismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Vitrinas de ensayos termicos.

Definimos como vitrina de ensayos térmicos a un sistema cerrado y aislado térmicamente, capaz de reproducir a voluntad, y en condiciones ambientales frío/calor, diversos valores de temperatura, de forma precisa y controlada.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.
Comportamiento de especies animales y vegetales.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura.
Posibilidad de simulación de ciclos térmicos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de humedad relativa y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Asimismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Defectos funcionales por corrosion.

Para evaluar los defectos funcionales motivados por la corrosión de los aceros, se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para las aleaciones amorfas, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Riesgos estructurales por corrosion.

Para evaluar los riesgos estructurales por corrosión se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para las aleaciones amorfas, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Magnetismo y corrosion.

La atracción magnética es un método comúnmente utilizado para evaluar el grado de resistencia a la corrosión de los aceros más comunes, pero no un medio siempre fiable. El método habitual de aproximar un imán al acero y determinar que si no existe atracción es acero resistente a la corrosión, o por el contrario, si existe atracción magnética se trata de un acero vulnerable a la corrosión, no es un método siempre infalible.

Por ejemplo, el acero inoxidable 410, que tiene un alto grado de resistencia a la corrosión, sin embargo es tan magnético como el acero al carbono (hierro convencional). El acero inoxidable 300, tan conocido por sus propiedades de resistencia a la corrosión y tan usado en diversas aplicaciones domésticas, desarrollará una ligera atracción magnética cuando está sometido a tratamientos en frío, abrillantamiento, etc.

Haciendo referencia a los aceros más comunmente empleados en la industria, veamos la relación existente entre la resistencia a la corrosión de un acero y su grado de atracción mágnética:

El tipo 316 tiene una atracción magnética del 1% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,07%.
El tipo 304 tiene una atracción magnética del 3% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,2%.
El tipo 410 tiene una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 33%.
Finalmente, haciendo referencia al acero al carbono, más común, nos encontramos que presenta una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 100%.

Como podemos apreciar, la atracción magnética no es un factor siempre fiable para determinar si un acero es resistente a la corrosión o no. Por lo tanto, lo más
aconsejable es informarse de las especificaciones y normas que cumple el acero y solicitar el certificado de producto para tener la seguridad de que los materiales que se van a emplear se corresponden con la calidad esperada para cada aplicación.

Para evaluar el comportamiento a la corrosión de los aceros se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para los aceros, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Test de corrosividad de aceros.

La atracción magnética es un método comúnmente utilizado para evaluar el grado de resistencia a la corrosión de los aceros más comunes, pero no un medio siempre fiable. El método habitual de aproximar un imán al acero y determinar que si no existe atracción es acero resistente a la corrosión, o por el contrario, si existe atracción magnética se trata de un acero vulnerable a la corrosión, no es un método siempre infalible.

Por ejemplo, el acero inoxidable 410, que tiene un alto grado de resistencia a la corrosión, sin embargo es tan magnético como el acero al carbono (hierro convencional). El acero inoxidable 300, tan conocido por sus propiedades de resistencia a la corrosión y tan usado en diversas aplicaciones domésticas, desarrollará una ligera atracción magnética cuando está sometido a tratamientos en frío, abrillantamiento, etc.

Haciendo referencia a los aceros más comunmente empleados en la industria, veamos la relación existente entre la resistencia a la corrosión de un acero y su grado de atracción mágnética:

El tipo 316 tiene una atracción magnética del 1% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,07%.
El tipo 304 tiene una atracción magnética del 3% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,2%.
El tipo 410 tiene una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 33%.
Finalmente, haciendo referencia al acero al carbono, más común, nos encontramos que presenta una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 100%.

Como podemos apreciar, la atracción magnética no es un factor siempre fiable para determinar si un acero es resistente a la corrosión o no. Por lo tanto, lo más
aconsejable es informarse de las especificaciones y normas que cumple el acero y solicitar el certificado de producto para tener la seguridad de que los materiales que se van a emplear se corresponden con la calidad esperada para cada aplicación.

Para evaluar el comportamiento a la corrosión de los aceros se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para los aceros, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

jueves, 27 de enero de 2011

Corrosion de aceros inoxidables vs magnetismo.

La atracción magnética es un método comúnmente utilizado para evaluar el grado de resistencia a la corrosión de los aceros más comunes, pero no un medio siempre fiable. El método habitual de aproximar un imán al acero y determinar que si no existe atracción es acero resistente a la corrosión, o por el contrario, si existe atracción magnética se trata de un acero vulnerable a la corrosión, no es un método siempre infalible.

Por ejemplo, el acero inoxidable 410, que tiene un alto grado de resistencia a la corrosión, sin embargo es tan magnético como el acero al carbono (hierro convencional). El acero inoxidable 300, tan conocido por sus propiedades de resistencia a la corrosión y tan usado en diversas aplicaciones domésticas, desarrollará una ligera atracción magnética cuando está sometido a tratamientos en frío, abrillantamiento, etc.

Haciendo referencia a los aceros más comunmente empleados en la industria, veamos la relación existente entre la resistencia a la corrosión de un acero y su grado de atracción mágnética:

El tipo 316 tiene una atracción magnética del 1% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,07%.
El tipo 304 tiene una atracción magnética del 3% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,2%.
El tipo 410 tiene una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 33%.
Finalmente, haciendo referencia al acero al carbono, más común, nos encontramos que presenta una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 100%.

Como podemos apreciar, la atracción magnética no es un factor siempre fiable para determinar si un acero es resistente a la corrosión o no. Por lo tanto, lo más
aconsejable es informarse de las especificaciones y normas que cumple el acero y solicitar el certificado de producto para tener la seguridad de que los materiales que se van a emplear se corresponden con la calidad esperada para cada aplicación.

Para evaluar el comportamiento a la corrosión de los aceros se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para los aceros, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Atracción magnetica y resistencia a la corrosion de aceros.

La atracción magnética es un método comúnmente utilizado para evaluar el grado de resistencia a la corrosión de los aceros más comunes, pero no un medio siempre fiable. El método habitual de aproximar un imán al acero y determinar que si no existe atracción es acero resistente a la corrosión, o por el contrario, si existe atracción magnética se trata de un acero vulnerable a la corrosión, no es un método siempre infalible.

Por ejemplo, el acero inoxidable 410, que tiene un alto grado de resistencia a la corrosión, sin embargo es tan magnético como el acero al carbono (hierro convencional). El acero inoxidable 300, tan conocido por sus propiedades de resistencia a la corrosión y tan usado en diversas aplicaciones domésticas, desarrollará una ligera atracción magnética cuando está sometido a tratamientos en frío, abrillantamiento, etc.

Haciendo referencia a los aceros más comunmente empleados en la industria, veamos la relación existente entre la resistencia a la corrosión de un acero y su grado de atracción mágnética:

El tipo 316 tiene una atracción magnética del 1% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,07%.
El tipo 304 tiene una atracción magnética del 3% y una susceptibilidad a la corrosión del 0,2%.
El tipo 410 tiene una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 33%.
Finalmente, haciendo referencia al acero al carbono, más común, nos encontramos que presenta una atracción magnética del 100% y una susceptibilidad a la corrosión del 100%.

Como podemos apreciar, la atracción magnética no es un factor siempre fiable para determinar si un acero es resistente a la corrosión o no. Por lo tanto, lo más
aconsejable es informarse de las especificaciones y normas que cumple el acero y solicitar el certificado de producto para tener la seguridad de que los materiales que se van a emplear se corresponden con la calidad esperada para cada aplicación.

Para evaluar el comportamiento a la corrosión de los aceros se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para los aceros, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Camaras de corrosion. Aleaciones amorfas.

Entendemos por aleación amorfa a una formación metálica en la que las partículas que la conforman carecen de una estructura ordenada. Estas aleaciones carecen de formas bien definidas, en contraste con las estructuras metalográficas geométricas, cuyos átomos están dispuestos de manera regular y ordenada formando redes cristalinas.

Para evaluar el comportamiento a la corrosión de las aleaciones amorfas, así como el de cualquier otra aleación cristalina, se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para las aleaciones amorfas, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Camaras microclimaticas.

Uno de los aspectos importantes en la tecnología de los materiales, consiste en poder evaluar su resistencia cuando estos han estado sometidos a climas de diferente naturaleza, presentando específicas características de envejecimiento, aspecto, grado de deterioro, pérdida de adherencia, etc. Esto se consigue con las cámaras microclimáticas, más conocidas como cámaras climáticas, o de simulación climática.

Par ello, CCI fabrica cámaras de ensayos de resistencia a la intemperie capaces de generar microclimas múltiples, tanto naturales como artificiales, para propósitos de investigación a escala de laboratorio.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento de los materiales y los sistemas tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar su resistencia bajo dichas condiciones de vida.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com


CCI viene desarrollando desde 1967 camaras climaticas de ensayos ambientales acelerados y simuladores climáticos de laboratorio, entre los que se encuentran las cámaras tipo METEOTRON, capaces de reproducir las condiciones climatológicas más adversas que se puedan encontrar en el universo accesible y acelerarlas a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), institutos y centros nacionales de energías renovables y compañías relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Camaras corrosion. Patologias hormigon armado.

Para evaluar las patologías del hormigón armado expuesto a la intemperie, se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas para las armaduras metálicas del hormigón armado, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Control calidad hormigon armado.

Para determinar la resistencia a la corrosión de las armaduras de acero empleadas en el hormigón armado, se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

lunes, 24 de enero de 2011

Camaras de corrosion para hormigon armado

Para determinar la resistencia a la corrosión de las armaduras de acero empleadas en el hormigón armado, se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

domingo, 23 de enero de 2011

Camaras climaticas para cables de potencia.

CCI fabrica cámaras de ensayos de resistencia a la intemperie capaces de generar climas múltiples, tanto naturales como artificiales, para propósitos de investigación a escala de laboratorio, entre las que cabe destacar las concernientes a los cables de potencia.

La simulación de climatologías adversas se realiza con los simuladores climáticos de laboratorio, también conocidos como cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento de los materiales y los sistemas tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar su resistencia a la intemperie.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, mares helados, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com


CCI viene desarrollando desde 1967 camaras climaticas de ensayos ambientales acelerados y simuladores climáticos de laboratorio, entre los que se encuentran las cámaras tipo METEOTRON, capaces de reproducir las condiciones climatológicas más adversas que se puedan encontrar en el universo accesible y acelerarlas a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), institutos y centros nacionales de energías renovables y compañías relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Camaras de corrosion metalica.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los materiales metálicos se emplean las cámaras de ensayos acelerados de laboratorio, en las cuales se pueden recrear todas las condiciones ambientales posibles.

Dentro de las condiciones ambientales potencialmente corrosivas, podemos citar las siguientes:

Corrosión salina neutra:
La producida por el ambiente marino sin presencia de componentes ácidos, (pH alrededor de 7).

Corrosión salina ácida:
La producida por ambientes activos en los cuales, además de la presencia de sales diversas tales como el ClNa, SO4Cu, etc., pueden existir concentraciones de ácidos, tales como el ácido acético procedente de las siliconas empleadas en la carpintería metálica del aluminio, ácido úrico en granjas, etc., por ejemplo.

Corrosión urbana:
La generada por la contaminación procedente de los combustibles de los automóviles y las de las calefacciones en presencia de humedad.

Corrosión industrial:
La producida por la contaminación procedente de las emisiones de los procesos industriales en presencia de humedad (niebla ácida).

Corrosión microbiológica:
Provocada por la contaminación de bacterias aerobias y anaerobias existentes en aguas con altas concentraciones salinas, típicas de los mares y océanos, lagos salados y fosas salinas. Las más significativas son las denominadas ferrobacterias.

Corrosión galvánica:
Se produce cuando dos metales, cuyos potenciales de oxidación-reducción son claramente diferenciados, se unen íntimamente en presencia de un electrolito. En estas condiciones se genera una auténtica pila galvánica en la cual el ánodo al oxidarse comienza a generar un flujo electrónico con el consecuente desprendimiento progresivo de la superficie del metal.

Corrosion bajo tension:
Se produce como consecuencia de la combinación de dos efectos simultáneos tales como un medio ambiente corrosivo, unido a una tensión mecánica tal como la producida por los efectos continuados de tracción, flexión y torsión, etc.
El deterioro superficial producido en tales condiciones aparece en forma de microrroturas tales como agrietamientos progresivos (fatiga por corrosión).

Corrosión Kesternich:
Es la misma que la corrosión industrial. Consiste en el ataque corrosivo producido por el SO2 en presencia de humedad saturada a condensación, bajo condiciones térmicas controladas.

Corrosión por inmersión alternativa:
Se produce cuando las superficies metálicas son periódicamente cubiertas por el agua de mar, por ejemplo, a intervalos repetitivos provocados por el oleaje, mareas, etc.

Corrosión climosalina:
También denominada de ciclos climáticos combinados con niebla salina. Es el que representa más fielmente lo que sucede en la realidad con los ciclos nocturnos y diurnos, donde por la noche sube la humedad baja el punto de rocío(clima húmedo), al amanecer sube la temperatura y baja la humedad (secado), y alternadamente se producen las deposiciones de la niebla salina dispersada por el mar.

Corrosión inducida:
Es la que no está causada de manera directa por el agente primario que interacciona con el metal en cuestión, sino por la influencia de los subproductos derivados de dichos agentes primarios. Este tipo de corrosión también se denomina corrosión influenciada. Es el caso de la acción de los microorganismos biológicos, los cuales generan derivados metabólicos que desprenden componentes ácidos, los cuales, influyen en la cinética del proceso de corrosión.

Para determinar la resistencia a la corrosión de los metales y sus recubrimientos, se emplean las camaras de corrosión de laboratorio como la presentada en la imágen adjunta.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI viene desarrollando desde 1967, bajo la Certificación AENOR, cámaras de simulación climática, entre las que se encuentran las cámaras de ensayos de corrosión acelerada, en todas las versiones, capaces de reproducir cualquier ambiente marino, industrial o urbano, que pueda encontrarse en condiciones naturales o artificiales y acelerarlo a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas CENIM, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Empresa Nacional Siderúrgica etc., y las compañías más relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Todas las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.