CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

sábado, 30 de mayo de 2009

Tormentas de polvo y arena.

Las tormentas de polvo y arena son fenómenos meteorológicos provocados por la acción de los fuertes vientos reinantes en las grandes zonas áridas cubiertas de arena seca y caliente, típicas de los desiertos tales como el Desierto del Sahara en el África septentrional, en el Desierto del Gobi de Mongolia, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el Desierto Taklamakán del noroeste de China, etc., y tampoco hay que olvidar, en la conquista espacial, las tormentas existentes en el planeta Marte o las grandes cantidades de polvo de grafito que cubren la superficie de la Luna.

En todos los casos este tipo de tormentas ejerce un efecto devastador sobre los mecanismos de transmisión, sistemas de frenada, sistemas de comunicaciones, etc., que obliga a los ingenieros e investigadores a desarrollar protecciones cada vez más eficaces y también a la realización de ensayos a escala de laboratorio en cámaras de simulación, con el fin de determinar el grado de resistencia frente a dichas condiciones atmosféricas extremas.



A este respecto CCI, tras una larga experiencia en la fabricación de cámaras de ensayos de estanqueidad al polvo y túneles de viento, ha desarrollado una cámara de simulación de tormentas de arena del desierto, con control de temperatura, velocidad de viento, composición y granulometría de la arena, en función de la región geográfica estudiada.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

viernes, 29 de mayo de 2009

X Congreso Hispano-Aleman del Automovil.

El X Congreso Hispano-Alemán del Automóvil se celebrará del 18 al 19 de Junio 2009 en el AIC, Automotive Inteligence Center de Bilbao.

La simulación de climatologías adversas se realiza con las cámaras de ensayos climáticos de laboratorio, también conocidas como cámaras climáticas o cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento, tanto de los materiales y los sistemas, como de las especies animales y vegetales tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar las condiciones de supervivencia de las mismas bajo climas críticos.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.





Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com


CCI viene desarrollando desde 1967 camaras climaticas de ensayos ambientales acelerados y simuladores climáticos de laboratorio, entre los que se encuentran las cámaras tipo METEOTRON, capaces de reproducir las condiciones climatológicas más adversas que se puedan encontrar en el universo accesible y acelerarlas a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), institutos y centros nacionales de energías renovables y compañías relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Simo Network.

La Feria Internacional de Servicios y Soluciones TIC para empresas se celebrará en el recinto de Ifema del 22 al 24 de Septiembre del 2009.

La simulación de climatologías adversas se realiza con las cámaras de ensayos climáticos de laboratorio, también conocidas como cámaras climáticas o cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento, tanto de los materiales y los sistemas, como de las especies animales y vegetales tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar las condiciones de supervivencia de las mismas bajo climas críticos.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.





Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com


CCI viene desarrollando desde 1967 camaras climaticas de ensayos ambientales acelerados y simuladores climáticos de laboratorio, entre los que se encuentran las cámaras tipo METEOTRON, capaces de reproducir las condiciones climatológicas más adversas que se puedan encontrar en el universo accesible y acelerarlas a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), institutos y centros nacionales de energías renovables y compañías relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

HIT Barcelona.

El encuentro mundial que hará de la innovación el factor clave para la empresa, HIT Barcelona, se celebrará del 17 al 19 de Junio en la Fira de Barcelona.

La simulación de climatologías adversas se realiza con las cámaras de ensayos climáticos de laboratorio, también conocidas como cámaras climáticas o cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento, tanto de los materiales y los sistemas, como de las especies animales y vegetales tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar las condiciones de supervivencia de las mismas bajo climas críticos.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.





Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com


CCI viene desarrollando desde 1967 camaras climaticas de ensayos ambientales acelerados y simuladores climáticos de laboratorio, entre los que se encuentran las cámaras tipo METEOTRON, capaces de reproducir las condiciones climatológicas más adversas que se puedan encontrar en el universo accesible y acelerarlas a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), institutos y centros nacionales de energías renovables y compañías relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Camara de ensayos de tormenta de arena.

Las tormentas de arena son fenómenos meteorológicos provocados por la acción de los fuertes vientos reinantes en las grandes zonas áridas cubiertas de arena seca y caliente, típicas de los desiertos tales como el Desierto del Sahara en el África septentrional, en el Desierto del Gobi de Mongolia, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el Desierto Taklamakán del noroeste de China, etc., y tampoco hay que olvidar, en la conquista espacial, las tormentas existentes en el planeta Marte o las grandes cantidades de polvo de grafito que cubren la superficie de la Luna.

En todos los casos este tipo de tormentas ejerce un efecto devastador sobre los mecanismos de transmisión, sistemas de frenada, sistemas de comunicaciones, etc., que obliga a los ingenieros e investigadores a desarrollar protecciones cada vez más eficaces y también a la realización de ensayos a escala de laboratorio en cámaras de simulación, con el fin de determinar el grado de resistencia frente a dichas condiciones atmosféricas extremas.



A este respecto CCI, tras una larga experiencia en la fabricación de cámaras de ensayos de estanqueidad al polvo y túneles de viento, ha desarrollado una cámara de simulación de tormentas de arena del desierto, con control de temperatura, velocidad de viento, composición y granulometría de la arena, en función de la región geográfica estudiada.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Resistencia a las tormentas de arena.

Las tormentas de arena son fenómenos meteorológicos provocados por la acción de los fuertes vientos reinantes en las grandes zonas áridas cubiertas de arena seca y caliente, típicas de los desiertos tales como el Desierto del Sahara en el África septentrional, en el Desierto del Gobi de Mongolia, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el Desierto Taklamakán del noroeste de China, etc., y tampoco hay que olvidar, en la conquista espacial, las tormentas existentes en el planeta Marte o las grandes cantidades de polvo de grafito que cubren la superficie de la Luna.

En todos los casos este tipo de tormentas ejerce un efecto devastador sobre los mecanismos de transmisión, sistemas de frenada, sistemas de comunicaciones, etc., que obliga a los ingenieros e investigadores a desarrollar protecciones cada vez más eficaces y también a la realización de ensayos a escala de laboratorio en cámaras de simulación, con el fin de determinar el grado de resistencia frente a dichas condiciones atmosféricas extremas.



A este respecto CCI, tras una larga experiencia en la fabricación de cámaras de ensayos de estanqueidad al polvo y túneles de viento, ha desarrollado una cámara de simulación de tormentas de arena del desierto, con control de temperatura, velocidad de viento, composición y granulometría de la arena, en función de la región geográfica estudiada.


Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Camara de tormenta de arena.

Las tormentas de arena son fenómenos meteorológicos provocados por la acción de los fuertes vientos reinantes en las grandes zonas áridas cubiertas de arena seca y caliente, típicas de los desiertos tales como el Desierto del Sahara en el África septentrional, en el Desierto del Gobi de Mongolia, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el Desierto Taklamakán del noroeste de China, etc., y tampoco hay que olvidar, en la conquista espacial, las tormentas existentes en el planeta Marte o las grandes cantidades de polvo de grafito que cubren la superficie de la Luna.

En todos los casos este tipo de tormentas ejerce un efecto devastador sobre los mecanismos de transmisión, sistemas de frenada, sistemas de comunicaciones, etc., que obliga a los ingenieros e investigadores a desarrollar protecciones cada vez más eficaces y también a la realización de ensayos a escala de laboratorio en cámaras de simulación, con el fin de determinar el grado de resistencia frente a dichas condiciones atmosféricas extremas.



A este respecto CCI, tras una larga experiencia en la fabricación de cámaras de ensayos de estanqueidad al polvo y túneles de viento, ha desarrollado una cámara de simulación de tormentas de arena del desierto, con control de temperatura, velocidad de viento, composición y granulometría de la arena, en función de la región geográfica estudiada.


Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Simulacion de tormentas de arena.

Las tormentas de arena son fenómenos meteorológicos provocados por la acción de los fuertes vientos reinantes en las grandes zonas áridas cubiertas de arena seca y caliente, típicas de los desiertos tales como el Desierto del Sahara en el África septentrional, en el Desierto del Gobi de Mongolia, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el Desierto Taklamakán del noroeste de China, etc., y tampoco hay que olvidar, en la conquista espacial, las tormentas existentes en el planeta Marte o las grandes cantidades de polvo de grafito que cubren la superficie de la Luna.

En todos los casos este tipo de tormentas ejerce un efecto devastador sobre los mecanismos de transmisión, sistemas de frenada, sistemas de comunicaciones, etc., que obliga a los ingenieros e investigadores a desarrollar protecciones cada vez más eficaces y también a la realización de ensayos a escala de laboratorio en cámaras de simulación, con el fin de determinar el grado de resistencia frente a dichas condiciones atmosféricas extremas.



A este respecto CCI, tras una larga experiencia en la fabricación de cámaras de ensayos de estanqueidad al polvo y túneles de viento, ha desarrollado una cámara de simulación de tormentas de arena del desierto, con control de temperatura, velocidad de viento, composición y granulometría de la arena, en función de la región geográfica estudiada.


Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Tormentas de arena del desierto.

Las tormentas de arena son fenómenos meteorológicos provocados por la acción de los fuertes vientos reinantes en las grandes zonas áridas cubiertas de arena seca y caliente, típicas de los desiertos tales como el Desierto del Sahara en el África septentrional, en el Desierto del Gobi de Mongolia, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el Desierto Taklamakán del noroeste de China, etc., y tampoco hay que olvidar, en la conquista espacial, las tormentas existentes en el planeta Marte o las grandes cantidades de polvo de grafito que cubren la superficie de la Luna.

En todos los casos este tipo de tormentas ejerce un efecto devastador sobre los mecanismos de transmisión, sistemas de frenada, sistemas de comunicaciones, etc., que obliga a los ingenieros e investigadores a desarrollar protecciones cada vez más eficaces y también a la realización de ensayos a escala de laboratorio en cámaras de simulación, con el fin de determinar el grado de resistencia frente a dichas condiciones atmosféricas extremas.



A este respecto CCI, tras una larga experiencia en la fabricación de cámaras de ensayos de estanqueidad al polvo y túneles de viento, ha desarrollado una cámara de simulación de tormentas de arena del desierto, con control de temperatura, velocidad de viento, composición y granulometría de la arena, en función de la región geográfica estudiada.


Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores.

Definimos como fotobiorreactor a un sistema capaz de generar la fotosíntesis de las clorofilas existentes en los microorganismos, tales como las microalgas marinas, tanto para propósitos de investigación, como para la obtención de biocombustibles alternativos.

En contra de lo que hasta hace poco tiempo se podía estimar, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "biodiesel marino", o "biodiesel de algas".

Efectivamente, según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi 150 años, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar, agua, anhídrido carbónico, algún nutriente y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con las algas así producidas se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Por ello, las algas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

martes, 26 de mayo de 2009

Fotobiorreactores con tecnologia led.

Los fotobiorreactores mediante tecnología led, desarrollados por CCI, representan un medio insustituible de investigación para la fotosíntesis de las microalgas marinas, especialmente en el caso de requerimientos de producción masiva a escala piloto.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores con tecnologia optoelectrónica.

Los fotobiorreactores desarrollados mediante tecnología optoelectrónica, representan un medio insustituible de investigación para la fotosíntesis de las microalgas marinas, especialmente en el caso de requerimientos de producción masiva a escala piloto.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores ecologicos de bajo consumo.

Los fotobiorreactores ecológicos y de bajo consumo desarrollados por CCI, representan un medio imprescindible para la fotosíntesis de las microalgas marinas, especialmente en los casos de requerimientos de producción masiva a escala piloto, gracias a la utilización de la tecnología optoelectrónica..

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores tubulares.

Los fotobiorreactores tubulares (verticales u horizontales) representan un medio insustituible de investigación para la fotosíntesis de las microalgas marinas, encaminada a la producción masiva de biodiesel.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Ingenieria de fotobiorreactores.

La ingeniería de fotobiorreactores desarrollada por CCI está representando un medio de gran eficacia para generar la fotosíntesis de las microalgas marinas y la consecuente producción de biodiesel.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Biocombustibles marinos con fotobiorreactores.

Los fotobiorreactores experimentales representan un medio insustituible de investigación para la producción de biocombustibles.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores y biotecnologia marina.

Los fotobiorreactores experimentales representan un medio insustituible de investigación en el campo de la biotecnología, para la fotosíntesis de las microalgas marinas.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Biotecnologia de microalgas con fotobiorreactores.

Los fotobiorreactores experimentales representan un medio insustituible en el campo de la biotecnología para la fotosíntesis de las microalgas marinas.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Algas marinas y biodiesel.

Las algas marinas pueden llegar a ser la más importante fuente de producción de biodiesel del planeta.

Y es que el mar puede efectivamente representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Acuicultura de microalgas con fotobiorreactores.

Los fotobiorreactores piloto representan un medio insustituible de en el campo de la acuicultura para la fotosíntesis de las microalgas marinas.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Cultivo de microalgas con fotobiorreactores.

Los fotobiorreactores representan un medio insustituible de investigación para el cultivo de microalgas marinas.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores de investigacion.

Los fotobiorreactores de investigación representan un medio insustituible de experimentación para la producción de microalgas marinas.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotobiorreactores experimentales.

Los fotobiorreactores experimentales representan un medio insustituible de investigación para la fotosíntesis de las microalgas marinas.

Y es que, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, denominado "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

Fotosintesis de microalgas con fotobiorreactores.

Una de las fuentes de energía del futuro puede estar basada en la fotosíntesis de las microalgas marinas mediante fotobiorreactores.

Efectivamente, el mar puede representar una fuente inagotable de energía en forma de combustible líquido sustitutivo del petróleo, que ya viene denominándose "el oro verde marino", o simplemente "el oro verde".

Solo su denominación ya es sinónimo de ecología y sostenibilidad, si lo comparamos con la denominación de "oro negro", ya que según las más recientes investigaciones en biología marina, se estima que la reserva energética de la humanidad puede encontrarse en los océanos.

Ya hace casi dos siglos, Leo Lesquerox (considerado el padre de la paleobotánica), afirmó que el petróleo de Pennsylvania se había originado a partir de la fosilización de las algas marinas.

Actualmente, la obtención de biodiesel a partir de las algas marinas es ya una realidad. De hecho cada vez existen más países que disponen de extensos cultivos de algas dedicados a la obtención del preciado “oro verde” a escala industrial.

Para producir algas marinas, se necesitan los siguientes componentes esenciales: Radiación solar (la cual disponemos en abundancia), agua de mar (que de momento sobra, y anhídrido carbónico (que por desgracia abunda y es necesario consumir, para reducir el efecto invernadero), algún nutriente, y unos aparatos denominados fotobiorreactores.

Con los fotobiorreactores se producen algas, con las cuales se obtiene un biodiesel, que además de consumir CO2 (en lugar de producirlo), puede hacer que los agricultores vuelvan a dedicar sus cultivos a la alimentación, en lugar de volcarse indiscriminadamente en la producción de biodiesel agrícola, como está sucediendo en la actualidad con el maíz, la caña de azúcar, las naranjas, etc.

Como ejemplo comparativo, podemos decir que existen algas unicelulares capaces de producir 130.000 litros de biodiesel por hectárea, mientras que si se cultivase la misma superficie con girasol, solo se obtendrían 500 litros.

Con ello podemos decir que las algas marinas son la única fuente de biodiesel capaz de sustituir al petróleo.

CCI fabrica bajo proyecto diversos tipos de fotobiorreactores de laboratorio para investigación de crecimiento de algas a escala piloto, basados en:

- Tubos de estructura macromolecular de diferentes diámetros y longitudes.

- Tubos de vidrio pyrex, de diferentes diámetros y longitudes.

- Cámaras de placas macromoleculares de diversas capacidades.

- Cámaras de vidrio templado de diversas capacidades.

- Etc.



Los fotobiorreactores fabricados por CCI pueden ser instalados bajo condiciones ambientales externas, unidades móviles de diferentes capacidades, o en cámaras climáticas de simulación controlada.

Con los fotobiorreactores diseñados por CCI, es posible investigar el rendimiento productivo de los cultivos en las condiciones climatológicas existentes en las diversas regiones de la Tierra y en las diferentes estaciones del año, sin necesidad de realizar costosos desplazamientos. Con ello es posible determinar a escala de laboratorio la posible producción estimada en cada región geográfica del planeta.

En todos los casos la radiación lumínica fotosintéticamente activa, basada en tecnología optoelectrónica de larga vida (hasta 100.000 horas), es equivalente a la emitida por el sol, proporcionando una energía radiante de valor medio hasta 1.000 W/m2 por segundo, regulable en intensidad, y con software para control informático.

Información de fotobiorreactores, cámaras de ensayos, petición de ofertas y artículos técnicos, en:
www.cci-calidad.com

XXVII Jornadas de Ingeniería Química.

La facultad de Química de la Universidad de Murcia celebrará entre los días 17 y 19 de Septiembre 2009, las XXVII Jornadas de Ingeniería Química.

La simulación de climatologías adversas se realiza con las cámaras de ensayos climáticos de laboratorio, también conocidas como cámaras climáticas o cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento, tanto de los materiales y los sistemas, como de las especies animales y vegetales tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar las condiciones de supervivencia de las mismas bajo climas críticos.

Las condiciones del desierto y zonas desertificadas, contaminación atmosférica y niebla ácida, vientos huracanados, concentraciones de ozono, radiaciones solares intensas, lluvia y oleaje, polvo y tormentas de arena, hielo, nieve y granizo, climas húmedos y climas secos, inundaciones, altas temperaturas y atmósferas volcánicas, etc., etc., son situaciones climatológicas las cuales pueden ser reproducidas a escala de laboratorio con las cámaras de simulación.





Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com


CCI viene desarrollando desde 1967 camaras climaticas de ensayos ambientales acelerados y simuladores climáticos de laboratorio, entre los que se encuentran las cámaras tipo METEOTRON, capaces de reproducir las condiciones climatológicas más adversas que se puedan encontrar en el universo accesible y acelerarlas a requerimiento. A este respecto es de destacar que CCI ha desarrollado este tipo de cámaras para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), institutos y centros nacionales de energías renovables y compañías relevantes del sector, entre otras entidades públicas y universidades diversas.

Para más información, petición de ofertas, artículos técnicos y lista de referencias, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Así mismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

viernes, 22 de mayo de 2009

Camara climatica inteligente.

Se entiende por cámara climática inteligente a un sistema de ensayos capaz de reproducir, de forma independiente y sin la intervención de personal, cualquier tipo de clima ambiental con la máxima precisión y con capacidad suficiente para el almacenamiento y transmisión de datos, establecimiento de programas múltiples normalizados y autodiagnostico.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura y humedad relativa.
Posibilidad de simulación de ciclos climáticos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de humedad relativa y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Asimismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Camara de test climaticos.

Se define como cámara de test climáticos a un sistema de ensayos capaz de reproducir a voluntad, y en condiciones controladas, cualquier valor de temperatura y humedad relativa compatible con el diagrama psicrométrico.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura y humedad relativa.
Posibilidad de simulación de ciclos climáticos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de humedad relativa y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Asimismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Camara de clima controlado.

Se entiende por cámara de clima controlado a un sistema de laboratorio capaz de reproducir a voluntad, y en condiciones estables, cualquier valor de temperatura y humedad relativa compatible con el diagrama psicrométrico.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura y humedad relativa.
Posibilidad de simulación de ciclos climáticos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de humedad relativa y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Asimismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.

Camara de climas controlados.

Definimos como cámara de climas controlados a un sistema cerrado capaz de reproducir a voluntad, y en condiciones estables, cualquier valor de temperatura o humedad relativa compatible con el diagrama psicrométrico.

Aplicaciones:
Simulación ambiental.
Envejecimiento acelerado.
Control de calidad.
Investigación de materiales y sistemas.
Estabilidad de productos.
Acondicionamiento en húmedo.

Características:
Diversas dimensiones y configuraciones.
Ejecución compacta o de construcción modular, en función del tamaño y aplicación.
Control preciso de temperatura y humedad relativa.
Posibilidad de simulación de ciclos climáticos.
Registro gráfico y almacenamiento de datos.



Catálogo en formato PDF y características técnicas en:
www.cci-calidad.com

CCI desarrolla desde el año 1967, bajo la certificación AENOR, cámaras de ensayos de humedad relativa y de simulación climática para investigación y control de calidad. A este respecto es de destacar que CCI ha fabricado este tipo de cámaras de ensayos para las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad.

Para más información, petición de ofertas y artículos técnicos, contactar directamente con el fabricante, en:
www.cci-calidad.com



Advertencia legal:
Las imágenes incluidas en este blog representan diseños exclusivos de CCI protegidos por acta notarial de declaración de propiedad industrial, documentada de forma gráfica y descriptiva, incluidos todos los aspectos diferenciadores, tales como los colores, distintivos, etiquetajes, etc. Asimismo se advierte de que todos los textos, frases, ideas, conceptos, e imágenes publicadas en este blog, son de la propiedad intelectual de CCI. Todo intento de imitación, usurpación, plagio, confusión, utilización, copia o reproducción, en cualquier tipo de medio y forma, sin el consentimiento expreso de sus propietarios, será perseguido por la Ley.