CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

miércoles, 20 de junio de 2007

Cámara climática de esfuerzo CCI en el Mundial de Atletismo 2007 de Osaka (Japón)

.

El equipo de marchadores/maratonianos españoles, encabezados por Paquillo Fernández, Campeón de Europa de Marcha, junto con todos los atletas seleccionados, se encuentran en estos momentos realizando las pruebas en las condiciones climáticas con las que se encontrarán durante la celebración del Campeonato del Mundo de Atletismo al aire libre que se celebrará este año en Osaka (Japón).

Las condiciones climáticas con las que se encontrarán en Osaka son consideradas extremas por las elevadas humedades y altas temperaturas existentes en la zona en dicha época.

En la cámara climática CCI instalada en el CAR (Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sant Cugat), perteneciente al Consejo Superior de Deportes, se han programado las condiciones de Osaka en el mes de Agosto, y en ella se encuentra trabajando nuestro equipo.

El conocer "a priori" el rendimiento que desarrollarán los atletas en dichas condiciones y los correspondientes entrenamientos adaptados, a buen seguro supondrán un importante valor añadido a la elevada calidad de nuestros deportistas.

¡¡ Suerte Campeones !!

martes, 19 de junio de 2007

Gran cámara climática de energía solar, para ensayos de módulos fotovoltáicos.

El equipo técnico dirigido por D. Miguel Angel Beteta Garmendia, Ingeniero Químico, fundador de CCI y director de investigación de CCILAB, desarrolla la primera gran cámara visitable de suimulación solar para aplicaciones fotovoltáicas.

La cámara, modelo SOLATRON-MQ permite reproducir exactamente el espectro solar en condiciones climáticas variables.

Su gran capacidad facilita el ensayo de varios paneles solares de gran tamaño simultáneamente, garantizando una homogeneidad de la radiación en toda la superficie de los mismos permitiendo reproducir la energía máxima alcanzable sobre la superficie de la Tierra el día de la máxima insolación.

Sondas de temperatura móviles, tanto de contacto, como de ambiente, permiten monitorizar y registrar simultáneamente las respuestas térmicas de los módulos fotovoltaicos y mediante un potente software disponible, se pueden establecer detallados protocolos documentales de los ensayos.

Esta primera cámara solar ha sido suministrada al Centro Español de Energías Renovables (CENER), dependiente del Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales (CIEMAT), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

martes, 5 de junio de 2007

Primera cámara climática biocida mediante gas Argón, para restauración de obras de arte.

Esta novedosa cámara, desarrollada por el equipo técnico dirigido por D. Miguel Angel Beteta Garmendia, Ingeniero Químico y director de investigación de CCILAB, está destinada a la conservación del patrimonio histórico y restauración de obras de arte. Por primera vez, una cámara utiliza como agente vehicular el gas noble Argón, seco y a temperatura controlada y es absolutamente respetuosa con las obras de arte y todos los bienes culturales en general.

Su seguridad está garantizada por el cumplimiento de las normativas vigentes tanto de protección medio ambiental, como de seguridad e higiene.

Hasta el momento actual, los organismos, entidades y departamentos responsables de la conservación de nuestro patrimonio histórico (su restauración y su mantenimiento en condiciones estables para detener su deterioro) venían realizando los tratamientos de las obras de arte y de los bienes culturales, mediante procedimientos no solamente muy agresivos y peligrosos para los materiales, sino también de alta toxicidad y complicada manipulación y almacenamiento.

Los tratamientos mediante choque térmico producen fatiga estructural debido a los diferentes coeficientes de dilatación de los materiales y sus consecuentes grados de contracción/expansión sobre las bases y sobre los recubrimientos (policromías que se desprenden, pinturas que se cuartean, etc.).

Los tratamientos mediante nebulizaciones químicas, no solamente alteran la estructura de las superficies (pérdida de brillo, cambio de color, harinamiento, etc.), sino que además son altamente tóxicas, con toda la problemática de riesgos y protecciones en materia de seguridad, exigibles por una legislación cada vez más restrictiva.

El equipo ha dado un resultado extraordinario y será destinado, tanto por las Administraciones Públicas (como Ministerio de Cultura y afines) a los más importantes museos del Estado y organismos responsables de la conservación de nuestro valioso patrimonio histórico, como también por todas las entidades interesadas en los tratamientos de xilófagos de obras de arte.

El desarrollo de este equipo ha sido fruto de una larga experiencia, por parte de los ingenieros de diseño y expertos en seguridad de CCI, en la fabricación de cámaras con atmósferas controladas de gases diversos, para aplicaciones tanto industriales, como de investigación, destacando la aplicación en arqueología, paleontología, tratamiento de obras de arte, restauración, etc.

viernes, 1 de junio de 2007

Cámaras climáticas multifunción para ensayos de productos cosméticos.Reportaje.

Reportaje a D. Miguel Angel Beteta Garmendia, Ingeniero Químico, fundador de CCI y director de Investigación de CCILAB.

En busca de la máxima calidad

Las cámaras climáticas y de ensayos de simulación ambiental, son herramientas indispensables para maximizar la calidad de los productos, permitiendo ajustar los envases a las necesidades de lo que se pretende envasar.

Que un producto llegue al consumidor final en las mejores condiciones de calidad depende
de múltiples factores, pero es indispensable que el envase que lo alberga sea el idóneo en condiciones normales,tanto desde un punto de vista físico como químico.
Si esto es así, tal y como explica Miguel Ángel Beteta, Ingeniero Químico y Director Técnico de CCI, se habrán tenido en cuenta factores tales como la resistencia al choque térmico producido por una carga a presión, el ultracongelado rápido o el llenado en caliente,etc., los cuales pueden crear tensiones extremas en el envase,además de otras reacciones químicas que puedan implicar corrosión, solubilidad, etc.
Para efectuar estas pruebas es imprescindible que en el laboratorio se disponga de cámaras de simulación capaces de reproducir fielmente las condiciones extremas del envasado y de la estabilidad del producto sólo,del envase sólo, y del producto envasado.
Por tanto, para la consecución de la calidad inicial es imprescindible que el laboratorio disponga de medios fiables para garantizar en una primera fase un alto nivel de calidad tras el envasado.

Entre estos medios,el laboratorio debe hacer uso de las cámaras de simulación de climas,con dimensiones y programas diversos;de las cámaras de simulación solar,en la cual se lleve a cabo una reproducción exacta del espectro de la luz del sol; de las de simulación de la corrosión,dónde se someterá al producto a las condiciones que tendría en tres ambientes diferenciados:
ambiente marino,ambiente industrial y ambiente urbano; y de las cámaras multifunción compartimentada por climas selectivos, que debe estar preparada para simular temperaturas negativas,positivas, condiciones de sequedad o altas humedades.

De calidad inicial a final

Si presuponemos que todo ello se ha llevado a cabo y que en ese momento el producto es de calidad y su envase compatible,debemos pasar a un segundo nivel de comprobación de calidad: garantizar que dicho producto llegará al consumidor final en idénticas condiciones a como se manufacturó. A la calidad de este producto inicial la vamos a denominar, a partir de
ahora, calidad inicial. Pero….¿de qué le serviría a una empresa hacer tantas pruebas de calidad en las cámaras mencionadas anteriormente, si no es capaz de garantizar que este va a llegar al mercado en las adecuadas condiciones de calidad?. Y es más, ¿cómo saber si dichas condiciones se van a mantener hasta que el usuario las aplique?. Esa sería la calidad final.
El objetivo entonces está claro: conseguir que la calidad inicial y la calidad final sean idénticas.
Por desgracia, esto no siempre es así debido a múltiples factores. Entre ellos, porque el tiempo que transcurre entre el envasado del producto y su utilización por el usuario es difícil de determinar. A este periodo de tiempo se le denomina etapa vital.

Durante la etapa vital el producto envasado va a estar sometido a todo tipo de condiciones climatológicas, cada una de las cuales van a influir en su calidad final.

Nos referimos a las altas temperaturas: el vehículo que lo transporta puede llegar a alcanzar en verano una temperatura cercana a los 80º C, si éste no está climatizado; las bajas temperaturas: no es infrecuente que, sobre todo en zonas urbanas y en determinadas latitudes, se alcancen hasta 20º C bajo cero.

Esto ocurre, por ejemplo, en lugares alpinos.Pero también en ciudades como Nueva York, que este pasado invierno experimentó temperaturas de -21º C.

También son importantes los cambios térmicos bruscos que se producen durante el traslado de las mercancias en diferentes medios de transporte, o cuando esta está esperando su traslado a la intemperie.

Las humedades extremas influyen de igual manera en la calidad final, incluso una simple condensación puede echar al traste con la calidad de una mercancía. Ni qué decir que una lluvia intensa, o un ambiente especialmente húmedo le afecta en gran medida.

En diversas áreas geográficas y en determinadas condiciones de transporte pueden encontrarse:
condiciones de saturación de humedad (98% HR), condiciones de alto secado deshidratante
(20% HR) e incluso condensación (punto de rocío, como es el caso del transporte frigorífico en el cual el conductor desconecta el aire acondicionado para evitar ruido y poder descansar).

La influencia de las radiaciones UV del sol: las radiaciones solares ultravioleta son capaces de traspasar los acristalamientos de los ventanales y escaparates en los comercios donde el producto final está expuesto. Ocurre también en los cuartos de baño de
los usuarios que disponen de luz natural.

Otros aspectos que influyen en la calidad final, aunque menos probables, son la lluvia sobre los embalajes o su manipulación.

Pero la eficacia del producto depende también de la persona que lo utilice y de las condiciones ambientales en que lo haga. Además influyen el sexo, la edad,sus hábitos alimentarios,el tipo de piel, la composición de su sudor, el tipo de actividad que desarrolle y, además, las condiciones climatológicas bajo las que se aplique dicho producto. Por este motivo, antes de lanzar al mercado un producto,sería un riesgo demasiado elevado si no es sometido previamente a todas las condiciones, a escala de laboratorio con cámaras de simulación.

Esto es algo que la empresa CCI lleva realizando desde hace más de un cuarto de siglo, fabricando cámaras para la industria farmacéutica, alimentaria y, más recientemente, para el sector químico-cosmético, con el fin de determinar la estabilidad del producto y poder conocer la calidad final del mismo asociándola a su vida límite o caducidad estimada, fecha a partir de la cual pudieran sobrevenir efectos indeseados sobre los usuarios.

Llegados a este punto es importante resaltar que averiguar la equivalencia entre los ensayos realizados en las cámaras de simulación y el tiempo real para establecer las condiciones de caducidad representa una de las grandes incógnitas para los profesionales.
Para Miguel Ángel Beteta la respuesta es simple.
Si existen normativas hay que aplicarlas sin más. En cambio, ante la ausencia de normativa hay que normalizar mediante la formación de comités científicos,tal y como ocurre con las normativas de estabilidad ICH para los medicamentos, por ejemplo.

Cámara Meteotron Original CCI

CCI acaba de presentar dos primicias de cámaras novedosas para su aplicación en el campo de la cosmética: la adjudicación por parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de un cámara de simulación para el estudio del comportamiento de los insectos aplicable a productos cosméticos, en condiciones ambientales diversas;y la fabricación de una cámara de simulación para el Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sant Cugat, del Consejo Superior de Deportes.
Esta segunda cámara servirá para aplicarla al comportamiento humano, en especial para conocer el comportamiento físico de los deportistas, en diversas condiciones climatológicas; y para su aplicación en química cosmética, donde puede determinar la eficacia del producto cosmético cuando se aplica a diferentes tipos de personas, desarrollando diferentes actividades y a su vez sometidos a las diversas condiciones climatológicas que se pueden dar en cualquier lugar de la tierra.

En esta cámara de ensayos, por la que también ha mostrado recientemente interés la Dirección Técnica del Real Madrid, la gran novedad consiste en que en el interior de la misma se sitúan máquinas de esfuerzo físico (cinta y bicicleta estática), con el fin de someter a la persona a una situación de esfuerzo físico, procediendo al control y registro de determinadas variables físicas: temperatura interna, sudoración, nivel de deshidratación, etc..., mientras se programan en la cámara las condiciones climatológicas en las cuales se quiere realizar el correspondiente estudio sobre la persona, con bajas temperaturas, altas temperaturas, bajas humedades, altas humedades, contaminación, altitud/disminución de oxígeno, etc. En otras palabras, un clima propio de la India,Malasia,Marruecos, Egipto, Ecuador, Antártida, Islas Hawaii, Londres(inviernos/veranos), etc.

Estas cámaras desarrolladas por CCI, no solo están avaladas por una experiencia de casi 30 años en los más importantes proyectos de investigación existentes en nuestro país (Universidades, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Centros Tecnológicos acreditados, compañías tales como Airbus,etc…), sino también por estar fabricadas bajo procedimientos certificados por la Asociación Española de Normalización, AENOR.

Más información en http://www.cci-calidad.com/