EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Corrosion por microbios.


La corrosión por microbios, o corrosión microbiológica, está producida por microorganismos capaces de realizar actividad electroquímica sobre las superficies metálicas sumergidas, provocando fenómenos corrosivos.
Ejemplo quimioautótrofos: Bacterias de azufre corrosivas.(Wikipedia).
La biodiversidad orgánica que está presente en éste tipo de corrosión la pueden producir tanto las bacterias, como las algas y los hongos. La mayoría de los materiales, incluyendo metales, polímeros, vidrio y cerámica, pueden ser degradados por estos microorganismos.

Así, los agentes microbiológicos pueden influir en la corrosión por efectos tales como celdas de aireación diferencial, la producción de especies corrosivas, tales como minerales y ácidos orgánicos, amoníaco, y la reducción del sulfato a sulfuro. La Corrosión microbiana, también es llamada Corrosión Bacteriana o Biocorrosión.
Los microorganismos involucrados en la corrosión, por lo general autótrofos, están asociados a la acción de actividades metabólicas, las cuales liberan compuestos volátiles como amonio y sulfuro de hidrógeno.
Todos los productos formados afectan a las reacciones catódicas o anódicas alterando la electroquímica de la interface biopelícula/metal.