EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Aeronautica respetuosa con el cambio climatico.


Casi todas las compañías aeronáuticas de renombre están trabajando en el desarrollo de motores de aviación que, cuando menos en parte, puedan estar alimentados por corriente eléctrica, lo cual supondrá un enorme avance en la reducción de gases de efecto invernadero.
Siemens y Airbus se han asociado para el desarrollo de motores eléctricos, al igual que Rolls Royce , que se ha unido al grupo para sacar adelante un motor 100% eléctrico que se montará en un avión comercial real de propulsión híbrida.
El modelo elegido ha sido un BAe-146, cuatrirreactor de ala alta y fabricación británica, del que se construyeron unas 400 unidades y cuyo usuario más singular es el escuadrón 32 de la RAF, responsable de los vuelos de la familia real británica. En ese avión uno de los cuatro motores alimentados por gasolina de aviación será sustituido por un motor eléctrico de 2MW y 2.700 caballos.
Lo que sí es cierto es que se prevén cambios muy importantes en la aviación comercial, no solo en la reducción de combustibles derivados del petróleo, sino también en el acortamiento de la duración de los vuelos, volviendo a trabajar en la idea de diseñar nuevamente aviones supersónicos, emulando al ya antiguo Concorde.
Un ejemplo de ello es el desarrollo del primer prototipo de avión supersónico de la serie de X-planes de la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio estadounidense).
Image Credit: NASA/Lockheed Martin.
Conocido como el “hijo de concorde”, el nuevo avión de la NASA podría transportar pasajeros desde Londres a Nueva York en tres horas, y, además, sin hacer ruido, lo que cambiaría los aeropuertos para siempre, según destacan analistas. Además, a diferencia del Concorde, que estaba limitado a volar sobre océanos por su ensordecedor boom acústico, el avión experimental Quiet Supersonic Technology (QueSST), de la NASA, estará diseñado para generar ondas de choque y minimizar su efecto acumulativo, produciendo un ruido sordo o estruendo más suave, en lugar de un gran estampido.
Y cada vez está más cerca, dado que la propuesta de presupuesto del año fiscal 2019 de la administración Trump para la NASA, presentada a mediados de febrero, incluye fondos completos para el demostrador de vuelo de baja explosión, un avión supersónico experimental. Con el apoyo financiero asignado, la agencia podría comenzar a construir el LBFD a gran escala con el objetivo de comenzar las pruebas de vuelo en 2021.
Boom, en dos años 
En noviembre pasado, Boom Technology Supersonic se unió por primera vez al salón aeronáutico Dubai Airshow, exhibiendo parte de lo que será el futuro de la industria aeroespacial con la próxima generación de aviones supersónicos comerciales que podrían volver a los cielos en poco más de cinco años, según los cálculos de la startup que espera comenzar las pruebas de la aeronave este mismo año, con miras a aceptar pasajeros a bordo de su aún no diseñado jet supersónico de 55 asientos de capacidad en 2023.
El XB-1 de Boom
Boom Technology ha explicado que el avión volará a una velocidad de crucero de Mach 2.2 que equivale a 1.451 mph (2.335,16 Km/h), un 10% más rápido que el Concorde, y a 60.000 pies (18.000 mt). La configuración de cabina es de 45-55 asientos Business. La última actualización señala que podría entrar en servicio a mediados de 2020. 
Los aviones de nueva generación reducirán a un tercio la duración de vuelo
Su diseño aprovechará los ligeros materiales de los aviones modernos, como la fibra de carbono para el fuselaje y los motores turbofan. La aeronave no necesitará postcombustión, lo que le permite volar con más eficiencia de combustible que el Concorde. Según Scholl, si se va a niveles realmente silenciosos, se convierte en un gran devorador de combustible. No obstante, reveló que, abandonando los ruidosos posquemadores del Concorde en favor de la tecnología de turboventiladores, su empresa puede producir un avión lo suficientemente silencioso como para aterrizar en concurridos aeropuertos de ciudades como Londres Heathrow por la noche.
En diciembre pasado, Japan Airlines (JAL) se sumó al proyecto Boom, proporcionando su conocimiento y experiencia como aerolínea, además de una inversión estratégica de 10 millones de dólares. Está colaborando en la afinación del diseño y la definición de la experiencia del pasajero en viajes supersónicos.
Fuente: Boom Technology.