EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

domingo, 10 de junio de 2018

Respuestas fenologicas al cambio climatico.

La fenología, es decir, el calendario anual de hechos como la reproducción o la migración, es un aspecto clave de la biología de las especies en climas templados. Un estudio que analiza datos de 21 países confirma que la respuesta fenológica de las especies a los incrementos de temperatura, ya conocida en estudios locales, es un hecho general. Otros estudios muestran que los efectos de la precipitación sobre la fenología son muy variables.

El cambio climático produce, y probablemente seguirá produciendo, un aumento de la temperatura y de la sequía en la región mediterránea, lo que induce alteraciones graduales en la fenología de plantas y animales. La mayoría de estudios sobre los efectos del cambio climático en la fenología se han centrado en el calentamiento. Los numerosos resultados de estos estudios muestran que el cambio climático ha alterado la salida de las flores, la salida y la caída de las hojas y de los frutos, y las épocas de migración de los animales.
Fig. Histograma de las tendencias fenológicas de las plantas en Europa, expresadas como número de días por año que se avanzó (valores negativos) o retardó (valores positivos) la salida de las hojas y la floración durante el periodo 1971–2000. Estos días/año son los coeficientes de regresión de las correspondientes tendencias temporales. Obsérvese que la moda (el caso más frecuente) se sitúa alrededor de -0,5 días/año, es decir, un adelanto de la primavera biológica de 15 días en 30 años.
Un metanálisis reciente hecho con datos de 21 países europeos, en el que ha participado el CREAF, confirma la generalización de la respuesta fenológica de las especies a los incrementos de temperatura. El metanálisis demuestra que la fenología de las especies responde a la temperatura de los meses precedentes, con un adelanto medio de la primavera de 2,5 días por cada ºC que aumenta la temperatura, y un retardo de la llegada del otoño de 1 día por ºC.
Los efectos fenológicos que puede tener una mayor sequía se conocen mucho menos. Para llenar este vacío, en el CREAF se ha estudiado la variabilidad espaciotemporal de las respuestas fenológicas de diferentes especies y regiones a cambios en los patrones de precipitación. Se realizaron experimentos que simulaban las condiciones de sequía predichas para las próximas décadas en un matorral (Garraf) y un encinar (Prades), se analizó una serie de datos fenológicos de los últimos 50 años en relación con la precipitación, y se analizaron imágenes de satélite (MODIS) de la península Ibérica. 
Fig. Día del año en el que se produce el enverdecimiento del paisaje. En la mitad norte de la península, el enverdecimiento tiene lugar hacia mediados de marzo, excepto en zonas de montaña. Al suroeste peninsular, tiene lugar entre mediados de septiembre y diciembre. Basado en el índice de reflectancia EVI obtenido a partir de imágenes MODIS del año 2001.
En este conjunto de estudios, los efectos de los cambios en la precipitación y, por tanto, en la disponibilidad de agua sobre la fenología han sido complejos: han variado espacialmente, temporalmente y según la especie. Por ejemplo, en la península Ibérica el momento de enverdecimiento del paisaje (definido como la fecha en que la biomasa verde alcanza la máxima tasa de incremento), tradicionalmente asociado a la primavera astronómica, está determinado por la temperatura en la mitad norte, más fría, mientras que en la mitad sur, más seca y cálida, el enverdecimiento tiene lugar en el otoño y está determinado por la llegada de las lluvias.
Fuente: CREAF
Peñuelas J, Filella I, Zhang X, Llorens L, Ogaya R, Lloret F, Comas P, Estiarte M, Terradas J (2004). Complex spatio-temporal phenological shifts as a response to rainfall changes. New Phytologist 161:837- 846.
Menzel A et al (2006). European phenological response to climate change matches the warming pattern. Global Change Biology 12:1969-1976.