EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

viernes, 1 de junio de 2018

Meteorizacion climatica por sequia extrema marciana.

La sequía extrema de la superficie marciana, evidenciada por un clima extremo histórico, ha sido demostrada actualmente por un equipo internacional de científicos planetarios, el cual ha cualificado los meteoritos diseminados por el suelo del Planeta Rojo.
Imagen: Cornell/JPL/NASA/. Diversos meteoritos en el cráter Victoria de Marte. 
En un estudio dirigido por la Universidad de Sitrling (UK), un equipo internacional de investigadores ha encontrado que la ausencia de óxido en los meteoritos indica que Marte es increíblemente seco y que lo ha sido durante millones de años. El descubrimiento es un dato vital para comprender el ambiente actual del planeta y demuestra lo difícil que sería que existiera vida en Marte hoy en día.
“Las pruebas muestran que hace más de 3 mil millones de años Marte fue húmedo y habitable. Sin embargo, esta última investigación reafirma lo seco que es el medioambiente hoy en día. Para que exista vida en las zonas que hemos investigado sería necesario encontrar reservas a gran profundidad bajo la superficie, lejos de la sequedad y la radiación presentes en la superficie”, explica el Dr. Christian Schröder (Universidad de Stirling, UK).
Un estudio publicado el año pasado, que utilizaba datos del róver Curiosity y que investigaba el cráter Gale en Marte, sugería que el agua muy salada podría ser capaz de condensar en las capas superiores del suelo marciano por la noche. “Pero, tal como demuestran nuestros datos, esta humedad es mucho menor que la humedad presente incluso en los lugares más secos de la Tierra”, comenta Schröder.
En esta ocasión, los investigadores han utilizado datos del róver Opportunity que les han permitido estudiar un grupo de meteoritos en Meridiani Planum, una llanura justo al sur del ecuador del planeta y a una latitud similar a la del cráter Gale. El Dr. Schröder y su equipo han calculado por primera vez un ritmo de erosión química en Marte, en este caso lo que tarda en formarse óxido a partir del hierro metálico presente en los meteoritos.
Artículo original: University of Stirling