EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

martes, 3 de abril de 2018

Alarma de corrosion en vehiculos Tesla.

Parece mentira que una organización empresarial, con la tecnología necesaria para  desarrollar naves espaciales capaces de llegar a Marte, reconozca la existencia de un problema de calidad en unos simples tornillos; pero así parece ser.

La compañía Tesla ha llamado a la revisión voluntaria de 123.000 vehículos de la serie S para reemplazarles los tornillos metálicos del sistema de dirección asistida que podrían corroerse por la sal usada en las carreteras nevadas para evitar la formación de hielo.
Tesla precisó en su mensaje que se avisaría de forma preventiva a los dueños de los vehículos afectados en todo el mundo pese a que no se había producido ningún accidente que lamentar ni ningún herido hasta el momento.
Se trata de una medida preventiva: "Si la pieza falla, el conductor puede seguir manteniendo el control del coche, pero hace falta más fuerza a causa de la pérdida o de la reducción de la dirección asistida", afirmó la compañía en un correo electrónico enviado a los propietarios de automóviles Model S.
Ningún otro modelo de Tesla está afectado por este problema, manifiesta la compañía.
Aunque la corrosión sólo se ha producido en lugares fríos, especialmente en las carreteras a las cuales se les añade sal para evitar la formación de hielo en invierno, todos los vehículos de la gama Model S serán modificados gratuitamente como medida preventiva.
Pese a la rectificación y reconocimiento obligado, parece inverosímil que puedan producirse estas noticias hoy en día, cuando en todos los laboratorios de calidad existen medios de evaluación de la resistencia a la corrosión de todos los elementos integrantes de los automóviles, tales como las cámaras de ensayos acelerados de corrosión salina, cuestión sobre la cual se debería profundizar.