EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

domingo, 11 de febrero de 2018

La corrosion en la Industria naval e infraestructuras marinas.

En el mar y en las zonas costeras, la batalla contra la humedad no deseada y el salitre es interminable.

En el mar y en las zonas costeras, la batalla contra la humedad no deseada es interminable. Las condiciones ambientales pueden ser muy perjudiciales para las mercancías e instalaciones navales. La humedad y la sal provocan corrosión y condensación y los cambios de temperatura, de un área a otra, pueden causar problemas de humedad en las mercancías causando, también, problemas de condensación.
La protección de las mercancías ha sido y es una aplicación muy importante, desde antes de la 2ª Guerra Mundial.
El secado de tanques después de la fase de limpieza es muy efectivo para acelerar la descargas de la nuevas mercancías.
Los equipos de protección, también, se utilizan en los barcos de tipo FPSO para reducir los costes de mantenimiento de las plataformas.
En la construcción de buques, los equipos se utilizan para prevenir los problemas de corrosión y condensación durante las fases de abrasión por arena y pintura.
Los sistemas de ventilación para las plataformas offshore, las entradas de ventilación en las salas de máquinas y las entradas para turbinas de gas necesitan protección contra cualquier adversidad climatológica que pueda venir por tierra y mar. Lluvia, granizo, bruma, nieve y otras partículas en el aire entran en el sistema de ventilación causando corrosión y humedeciendo los filtros húmedos. Las entradas en las salas de máquinas requieren una atención especial, tanto para la protección a largo plazo contra la corrosión, como para mantener los motores funcionando en situaciones críticas.
Además, existen otros tipos de agentes sólidos y dañinos en el aire que contienen polvo de cemento, polvo de perforación, restos procedentes del carbón, fango quemado, humo y otros productos derivados de actividades de mantenimiento.  
• Filtros secos y una mayor vida útil
• Prevención de la condensación
• Sistemas de ventilación despejados
• Incremento del tiempo productivo
• Reducción de la formación moho, crecimiento de bacterias, olores y corrosión
• Costes de mantenimiento más bajos
• Clima más confortable para los pasajeros y la tripulación, además de, protección de las áreas de almacenamiento y de la instrumentación sensible.
Fuente: Munters.
“ Your Perfect Climate”.