EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

miércoles, 10 de enero de 2018

Peligros de la sal comun contra el hielo viario. Alternativas ecologicas.

Año tras año se viene usando sistemáticamente la sal común en las carreteras para bajar el punto de congelación del agua con el fin de minimizar la temible formación de hielo. Solo en las salinas de Torrevieja (Alicante) se producen, durante cada campaña invernal, una media de 450.000 toneladas de ClNa para uso viario.
Imagen: Wikimedia. Own work. Autor: SnowKing1.
No obstante, según las más recientes investigaciones, este producto conlleva efectos colaterales muy peligrosos, lo que obliga a los científicos a buscar soluciones alternativas sostenibles con el medio ambiente.
Efectos nocivos.
Además de corroer los automóviles y las infraestructuras viarias, el uso de la sal en las carreteras conlleva serios riesgos para el medio ambiente; la sal se descompone en iones activos de sodio y cloro que acaban siendo filtradas a la tierra y los acuíferos, siendo absorbidos por los vegetales e ingeridos por los animales.
Según científicos de la Universidad Laval, en Canadá, la sal común altera el pH del agua de ríos y lagos favoreciendo la propagación de algas verde azuladas (cianobacterias), las cuales fluyen hacia ríos y lagos liberando sustancias tóxicas para la vida animal y vegetal, especialmente en el caso de cultivos próximos, además de provocar la conocida corrosión bacteriana.
En el caso de la ingestión animal, en algunas especies menores (insectos, ranas, etc.,) se producen verdaderas mutaciones: las hembras adquieren un cerebro más grande y los machos una estructura física más poderosa. Finalmente la sal atrae a varias especies de mayor porte, con el consecuente riesgo de accidentes en carretera por atropello.
Todo ello es extensible a los aeropuertos, donde se suele usar también urea, altamente corrosiva cuando se convierte en ácido al diluirse.
Alternativa orgánica contra el hielo.
Científicos norteamericanos de la Universidad de Columbus, en Ohio, están poniendo a prueba un método alternativo contra el hielo, basado en la utilización de remolacha mezclada con cloruro de calcio, la cual reduce el punto de congelación de -7 ºC a -31 ºC evitando la formación de escarcha de forma sostenible.
Sus ventajas son:
Se trata de una alternativa más ecológica, ya que la remolacha es biodegradable.
No tiene sabor, dado que la remolacha se aplica una vez extraído el azúcar para evitar que el ganado y otros animales sean atraídos a las carreteras.
La mezcla de color marrón, lo que permite comprobar a simple vista si un camino ha sido ya tratado.
La mezcla supone un ahorro de cientos de toneladas de cloruro sódico.
La corrosión que sufren los vehículos y las infraestructuras (puentes, etc.) será mucho menor, así como el daño que esta sustancia provoca en los árboles que crecen junto a las carreteras.