EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

viernes, 14 de diciembre de 2018

La inteligencia artificial mejora el diseño de los paneles solares.

El nuevo método tiene en cuenta las variaciones en la luz solar a lo largo de del día y del año, así como la localización del panel.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid han usado técnicas de inteligencia artificial para mejorar el diseño de los paneles solares. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, explica cómo incluir los cambios que se producen en el espectro solar en los cálculos para predecir la producción de energía fotovoltaica.
Representación de la producción de energía de células solares de 5 uniones bajo concentración (1000 soles) en función de las propiedades de cada uno de los materiales semiconductores constituyentes. / J. M. Ripalda Cobián
“En 2017 se instalaron en el mundo unos 300 millones de paneles solares fotovoltaicos, el equivalente a 50 centrales nucleares. Y estas cifras están creciendo un 24% al año. El coste de esta tecnología está bajando muy rápidamente, pero ahora el reto es mejorar la eficiencia. Esto se consigue con un tipo de panel solar llamado multiunión”, explica José María Ripalda Cobián, investigador del CSIC en el Instituto de Micro y Nanotecnología.
Los paneles multiunión combinan varios materiales para aprovechar mejor el espectro de la luz solar. Sin embargo, la producción de energía de estos paneles depende en cierta medida de los cambios de color que se producen en la luz del sol en los diferentes momentos del día y a lo largo del año.
“Tomando como base una idea de Iván García Vara, y usando una técnica de estadística e inteligencia artificial que se conoce como clustering, hemos conseguido un método práctico para tener en cuenta todos los cambios en la luz del sol y obtener en apenas unas horas un diseño óptimo de panel solar para cada localización”, añade Jerónimo Buencuerpo Fariña, también investigador del CSIC en el Instituto de Micro y Nanotecnología (actualmente en el National Renewable Energy Laboratory, Estados Unidos).
J. M. Ripalda, J. Buencuerpo, and I. García. Solar cell designs by maximizing energy production based on machine learning clustering of spectral variations. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-018-07431-3
Fuente: CSIC 03/12/2018

jueves, 13 de diciembre de 2018

The Zone of Hope: Ver y sentir los efectos del cambio climatico.


El cambio climático y sus consecuencias son un motivo constante de preocupación y advertencias por parte de los expertos, que llaman a la sociedad a actuar antes de que sea demasiado tarde. Vivimos los años más cálidos desde que existen registros de temperatura. 
Los efectos del cambio climático se harán notar de modo gradual pero creciente, con predicciones de falta de agua, condiciones difíciles para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad a causa de inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor. 
Esta amenaza puede pasar desapercibida ahora, pero ¿qué sucedería si pudiéramos ver y sentir en primera persona estos efectos devastadores? Esto es lo que propone The Zone of Hope (TZOH), una espectacular experiencia de realidad virtual pionera en Europa y nacida del compromiso de Aigües de Barcelona con la sostenibilidad.
En The Zone of Hope los visitantes pueden ver y sentir físicamente los efectos del cambio climático a través de un viaje en el tiempo. En este viaje el público puede experimentar frío, calor o viento, pasear por el interior de un glaciar y quedar atónito al ver y vivir con gran realismo, gracias a la tecnología 3D, una inundación en Barcelona o la desertificación en un embalse de Cataluña. El mensaje es claro: es necesario reaccionar inmediatamente y, para ello, hay que conseguir que el impacto que puede tener el cambio climático y la necesidad de actuar urgentemente calen entre la ciudadanía, cada uno en su ámbito y conjuntamente como sociedad, para preservar el planeta. 

Las entradas se pueden reservar por correo electrónico.
Fuente: Aigües de Barcelona.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Descubren el origen del bromo antartico que destruye el ozono atmosferico.

Identificada una nueva fuente de bromo a la atmósfera en la Antártida que contribuye a la destrucción del ozono.
Las emisiones naturales de compuestos de orgánicos de bromo contribuyen a la destrucción de ozono en la troposfera y estratosfera. Estas emisiones tienen lugar en los océanos y en las regiones polares. Hasta ahora se pensaba que los mecanismos de producción de estos compuestos requerían luz solar, pero un nuevo estudio con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Gotemburgo (Suecia) ha mostrado que el hielo marino es capaz de producir y emitir grandes cantidades de bromo en ausencia de luz, durante el invierno polar. Los resultados del estudio se publican en la revista Nature Communications.
Barco R.V Polarstern en el invierno austral de 2013, en el Mar de Weddell, Antártida. (Stefan Hendricks)
El estudio combina medidas de campo en hielo, nieve y aire, y un modelo global de clima. “La inclusión de los flujos de emisión medidos en un modelo atmosférico indica que estos compuestos se dispersan por la troposfera del hemisferio sur y podrían llegar incluso a la estratosfera”, explica Alfonso Saiz López, investigador del CSIC en el Instituto de Química Física Rocasolano. “Asimismo, el modelo atmosférico también muestra que la foto-descomposición de esta nueva fuente de bromo orgánico puede contribuir a la destrucción de ozono en la baja atmósfera del hemisferio sur”.
Katarina Abrahamsson, Anna Granfors, Martin Ahnoff, Carlos A. Cuevas & Alfonso Saiz-Lopez. Organic bromine compounds produced in sea ice in Antarctic winter. Nature Communications.  DOI: 10.1038/s41467-018-07062-8
Fuente: Instituto de Química Física Rocasolano. CSIC 11/12/2018

martes, 11 de diciembre de 2018

Patente de depuración eficaz de aguas residuales por fotosíntesis de microalgas.

Investigadores de los grupos Composición, arquitectura y medio ambiente y Aguas residuales y agricultura de la Universidad de Sevilla han desarrollado un nuevo método eficaz y económico para obtener agua apta para uso humano y riego. El sistema se basa en contenedores herméticos y transparentes que, a partir de aguas residuales pretratadas, consiguen que las microalgas realicen su labor purificadora de una manera más eficiente y rápida.

Con una mayor luminosidad se aumenta la actividad fotosintética de las algas.
Los resultados obtenidos tras los ensayos realizados tanto en laboratorio como en la estación de depuración de aguas residuales (EDAR) La Ranilla de Sevilla confirman que el sistema mejora cualitativa y cuantitativamente otros métodos similares. Concretamente, han logrado suprimir en un 99,97% las bacterias coliformes fecales, presentes en las heces de seres humanos y animales, causantes de multitud de enfermedades. Además, han ampliado entre un 50 y un 70% la eliminación de sólidos en suspensión con respecto a los medios utilizados en la actualidad.
De esta manera, los expertos han conseguido rendimientos de depuración superior al 50%, lo que supone la obtención de aguas conforme a la normativa vigente para el vertido a los cauces de ríos y mares.
Tanto el material como las estructuras de las piscinas son económicas y fáciles de instalar lo que fomenta su implantación de manera inmediata en zonas en las que el acceso al agua está restringido por cualquier causa dotando a la población y a los regantes de la posibilidad de ampliar su capacidad hídrica.
Diferentes aplicaciones
La carga contaminante de las aguas obtenidas es muy baja lo que promueve su uso en diferentes sectores. “Por un lado, el agua puede ser utilizada para regadío en zonas donde es difícil el acceso a este recurso. Aunque el resultado aún contiene sales minerales en una alta concentración es apta especialmente para el riego por goteo de productos hortícolas, como las judías, o arbóreos, como el olivo, influyendo de manera directa en una mayor producción de las cosechas”, afirma el investigador de la Universidad de Sevilla Emilio Ramírez Juidías, uno de los inventores.
También se propicia para su uso no potable tanto en zonas urbanas como rurales consiguiendo un ahorro considerable al poder reutilizar el agua tratada. Al mismo tiempo, su implantación en zonas desfavorecidas o que hayan sufrido catástrofes naturales posibilita el acceso a un agua con calidad aceptable, evitando la proliferación de enfermedades.
Además, se logra un sistema que proporciona a las industrias un sistema de depuración de sus residuos más económico, respetuoso con el medio ambiente y asegura el cumplimiento de la legislación actual con respecto a los niveles de contaminación permitidos para el reciclado del agua o su vertido al cauce público.
El sistema ideado por los investigadores sevillanos consiste en piscinas de agua pretratada procedente de los EDAR que contienen microalgas que se alimentan de la materia orgánica residual. Son totalmente transparentes, herméticamente cerradas y cuentan con reactores que mantienen un flujo continuo. De esta manera, se aumenta la actividad fotosintética de las algas, ya que se someten a mayor luminosidad, lo que favorece la producción de oxígeno de forma masiva. Al estar sellados, el pH y la temperatura se controlan mejor que en espacios abiertos y el oxígeno no pasa a la atmósfera, contribuyendo así a la purificación del agua de una manera más rápida. Tan sólo son necesarios dos días de tratamiento para obtener mejores resultados que con otros métodos utilizados.
Las investigaciones se han desarrollado dentro del plan propio de cooperación al desarrollo de la Universidad de Sevilla.
Referencia bibliográfica: ‘Procedimiento para depuración y desinfección de aguas residuales mediante fotobiorreactores’. Emilio Ramírez Juidías y Antonio Javier Gutiérrez Cotro.
Autor de la noticia: Fundación Descubre
Fuente: Rectorado de Investigación Universidad de Sevilla.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Las alteraciones en la estratosfera influyen en los climas extremos.


El final de la mayor sequía europea de los últimos 50 años estuvo asociado a alteraciones súbitas de la estratosfera, según ha demostrado un grupo de investigadores de la UCM y el CSIC
En 2016/ 2017 Europa sufrió la mayor sequía desde 1970, la cual llevó al racionamiento de agua de múltiples regiones de Italia, secó zonas de Gran Bretaña y fue responsable de incendios mortales en Portugal. En el caso de la Península Ibérica dicha sequía se extendió hasta marzo de 2018, momento en el que se produjeron lluvias extraordinariamente intensas y persistentes, así como vientos muy fuertes. De hecho, la intensidad de estos fenómenos hizo que las energías renovables (eólicas e hidroeléctricas) cubrieron la mayor parte de la demanda eléctrica del país y la totalidad de ella en el caso de Portugal.
Investigadores de la UCM y CSIC han detectado que un cambio repentino en la estratosfera (a más de 30 kilómetros de altura) jugó un papel clave en la ocurrencia de dichas lluvias extraordinarias. A mediados de febrero la estratosfera polar experimentó un incremento súbito de la temperatura en un fenómeno llamado calentamiento súbito estratosférico (en inglés, Sudden Stratospheric Warming, SSWs). Sus efectos se propagaron hasta capas bajas de la atmósfera, afectando sobre todo a la región del Atlántico Norte donde contribuyeron a la aparición de un patrón de circulación atmosférica, caracterizado por un debilitamiento del anticiclón de Azores. Esto originó precipitaciones elevadas durante el mes de marzo de tal manera que la precipitación acumulada sobre la Península Ibérica al final de febrero estaba muy por debajo de lo normal, mientras que superaba el 75% de los valores de años anteriores al final de marzo.
Los resultados han sido publicados en la revista Geophysical Research Letters de la American Geophysical Union. Los SSWs son fenómenos extremos que suceden en la estratosfera polar en invierno con una frecuencia de aproximadamente dos veces cada tres años. Estos episodios comportan un aumento de temperatura y un cambio en la dirección de la circulación atmosférica en esa región (la ruptura del vórtice polar estratosférico). A pesar de que suceden tan alejados de la superficie terrestre, en las últimas décadas se ha detectado que dichos SSWs pueden impactar en el tiempo y clima en superficie, aunque no siempre son apreciables debido a la influencia de otros fenómenos. En el caso de 2018, al igual que lo que sucedió cerca de superficie, el calentamiento estratosférico fue también anómalo, siendo el más intenso desde que se disponen datos observados (1958). Además, fue muy persistente, lo cual contribuyó a que sus efectos en niveles más bajos fueran más importantes. Mediante la aplicación de diversas técnicas, el grupo de la UCM y CSIC ha podido establecer una relación directa entre las condiciones anómalas en superficie y en la estratosfera.
Referencias: Ayarzagüena B., Barriopedro D., Garrido-Perez J.M., Abalos M., de la Cámara A., García-Herrera R., Calvo N., Ordóñez C. (2018): Stratospheric Connection to the Abrupt End of the 2016/2017 Iberian Drought, Geophysical Research Letters, aceptado.
Fuente: Instituto de Geociencias (IGEO).
http://www.igeo.ucm-csic.es/

domingo, 9 de diciembre de 2018

Comportamiento a la corrosión de aleaciones Mg-Al con elementos lantanidos.


Una tesis doctoral inedita, realizada en la Universidad Complutense de Madrid, muestra las cualidades de resistencia frente a la corrosión de nuevas aleaciones metálicas.
La creciente preocupación por el efecto invernadero y el aumento en el costo del combustible han sido las principales fuerzas motrices para el desarrollo de materiales de baja densidad tanto para aplicaciones aeroespaciales como en la industria del automóvil.
El magnesio, el material más ligero de todos los metales de ingeniería, y por tanto sus aleaciones también, siguen siendo considerados candidatos potenciales para tales aplicaciones. Sin embargo, el uso inadecuado del Mg y de sus aleaciones en ambientes húmedos y salinos ha dado lugar a la percepción de ser materiales que se corroen rápidamente y ello ha sido un obstáculo importante, inclusive para su habitual utilización en aplicaciones estructurales.
Las principales investigaciones sobre el magnesio y sus aleaciones se encuentran enfocadas en el desarrollo de métodos que puedan mejorar su resistencia a la corrosión, manteniendo sus propiedades de conformabilidad, para ello se ha recurrido tanto a la modificación química, como a la mejora en la tecnología de fabricación y en protegerlo superficialmente.
El hecho, que la modificación química del Mg haya permitido obtener aleaciones que bajo condiciones ambientales puedan alcanzar resistencia a la corrosión comparable o mejor que la de un acero suave, ha retomado el interés por el uso industrial de estas aleaciones.
Fuente: UCM
Tesis inédita de la Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias Químicas, Departamento de Ciencia de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica.
Paucar C., Karín María.
Documento completo en:  https://eprints.ucm.es/21667/

sábado, 8 de diciembre de 2018

Primer cultivo vegetal de alta resistencia climatica en la Luna.


Por primera vez en la historia, la humanidad va a intentar cultivar vegetales en la Luna; especialmente en su cara oculta. El proyecto ha comenzado esta misma mañana.

China ha lanzado hoy sábado la sonda lunar Chang E 4 con destino a la cara oculta de la Luna. En su interior transporta un robot de exploración, sondas para tomar muestras y diversos programas experimentales, entre los que cabe señalar lo que podría ser el primer cultivo de vegetales lunares, como es el caso de la arabidopsis thaliana, una planta herbácea capaz de reproducirse bajo condiciones climáticas extremas, y que será plantada robóticamente en su subsuelo. De tener suerte, los genes de esta planta podrían servir para modificar genéticamente todo tipo de cultivos alimentarios.
La Arabidopsis thaliana, conocida simplemente como arabidopsis, aparentemente es considerada como una “mala hierba” a juzgar por su crecimiento en cunetas o cualquier lugar fuera de control. Pero nada más lejos de la realidad científica.
Esta humilde planta, de la familia de las crucíferas, ha despertado la curiosidad de la comunidad científica internacional; tanto es así que ya fue incorporada como objeto de investigación en el laboratorio hace casi medio siglo, y actualmente se cuentan por miles los investigadores que intentan descubrir los secretos de su cultivo y desarrollo, especialmente en el campo de la agrigenómica.
Es de destacar que, por primera vez en el año 2000 se obtuvo la secuencia de su genoma secuenciado, llegando a ser en la actualidad uno de los más importantes vehículos para el estudio de muchos aspectos de la biología de las plantas.
Sus características únicas ofrecen una serie de ventajas a la hora de considerarla como modelo de investigación.
Actualmente, la estrategia más utilizada por los investigadores para prevenir las grandes pérdidas económicas que originan las enfermedades de los vegetales alimentarios es la incorporación de estos genes de resistencia frente a las plagas.
Por lo tanto, la clonación y caracterización de genes de resistencia de Arabidopsis que condicionan resistencia para diversos patógenos, es una de las más frecuentes herramientas de trabajo en fitopatología molecular, ya que de esta manera genes de resistencia clonados en Arabidopsis podrían ser transferidos a otras crucíferas relacionadas para su uso directo, o emplearse como sonda para la búsqueda y el aislamiento de genes homólogos de especies comerciales importantes tales como trigo, patata o tomate.
Un aspecto muy importante para el estudio de la Arabidopsis es la evaluación de su desarrollo frente a condiciones climáticas extremas, tales como la temperatura, la humedad o la radiación solar. La Luna, como objetivo de colonización humana, especialmente como base intermedia hacia objetivos más lejanos, como Marte o Venus, es una buena escala para experimentar la viabilidad de cultivar vegetales para uso alimentario de astronautas.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Tratamientos contra la corrosion mediante galvanizacion selectiva.


La galvanización es un procedimiento muy eficaz para luchar contra la corrosión metálica. En la industria existen compañías especializadas en este tipo de tratamientos selectivos por galvanotecnia. A este respecto, la entidad INGALSA, (reputado especialista desde 1943) cataloga los siguientes procedimientos normalizados de galvanización:
Galvanización general en caliente
Procedimiento para obtener recubrimientos de zinc sobre piezas y artículos diversos mediante inmersión de los mismos, aisladamente o en lotes, en un baño de zinc fundido.
Galvanización general en continuo
Procedimientos de obtención de recubrimientos de zinc en productos tales como la chapa (UNE 36­130:1991 y su modificación UNE 36 130/1M:1996, así como UNE 36­137:1992 y su modificación UNE 36­137/1M:1996), y el alambre (UNE EN 10.244­2 y UNE 37­506), en los que estos productos se hacen pasar de manera continua por un baño de zinc fundido.
Depósito electrolítico de zinc o zincado electrolítico
Procedimiento de obtención de recubrimientos de zinc sobre piezas diversas mediante electrólisis de sales de zinc en disolución acuosa. Predominantemente se utilizan electrolitos ácidos, pero también pueden ser básicos, con o sin cianuros.Procedimiento en discontinuo: UNE 112­036:93. Procedimiento continuo: UNE EN 101,152.
Metalización con zinc o zincado por proyección
Procedimiento de obtención de recubrimientos de zinc sobre superficies previamente preparadas por granallado, mediante la proyección de zinc semifundido con ayuda de una pistola atomizadora alimentada con alambre o con polvo de zinc, (UNE 22063:1993).
Depósitos metálicos a partir de polvo de zinc
Recubrimiento mecánico (Sherardización). Procedimientos para obtener depósitos de zinc o de aleaciones Zn/Fe sobre pequeñas piezas mediante tratamiento de las mismas con polvo de zinc en tambores giratorios a temperaturas inferiores a la de fusión del zinc. Sherardización: pr EN 13811. Recubrimiento mecánico: EN ISO 12683.
Pinturas de polvo de zinc
Pinturas pigmentadas con suficiente cantidad de polvo de zinc como para que aplicadas sobre las piezas a proteger, una vez secas, formen un recubrimiento conductor de la electricidad. Zinc en polvo: ISO 3549.
Protección catódica
Procedimiento basado en el contacto eléctrico de las piezas a proteger con un ánodo de zinc en presencia de un electrolito. En estas condiciones el metal menos noble (ánodo de sacrificio de zinc) se va disolviendo lentamente, preservando del ataque corrosivo a la pieza de acero a la que está conectada. Ánodos de sacrificio: pr EN12496.
Fuente:  Industrial Galvanizadora (INGALSA).
Polígono Can Buscarons de Baix
Ctra. San Adrián – La Roca, Km. 15,5
08170 Montornés del Vallés
Tel. 93 568 66 10         Fax. 93 568 66 11
ingalsa@ingalsa.net
www.ingalsa.net

jueves, 6 de diciembre de 2018

El proceso normativo de Sherardizacion contra la corrosion metalica.


La Sherardización consiste en recubrir con una capa protectora de zinc las piezas de acero por medio del calentamiento simultáneo con polvo de zinc. También se denomina galvanización en seco.
En nuestro país el proceso está regulado por la entidad de normalización AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), en colaboración con diversas entidades y expertos del sector según la referencia PNE-EN ISO 14713-3, denominada AEN/CTN Corrosión y protección de los materiales metálicos.
La norma contempla las directrices y recomendaciones para la protección frente a la corrosión de las estructuras de hierro y acero. Recubrimientos de cinc. Parte 3: Sherardización (ISO 14713 3:2009).
Se utiliza primordialmente para el recubrimiento de pequeños artículos de ferretería y de piezas para equipo eléctrico. Los recubrimientos son bastante resistentes a la acción atmosférica en la intemperie, pero son menos resistentes que los recubrimientos electrolíticos de zinc.
A escala industrial, la esencia del procedimiento tecnológico de sherardización, para el caso de pequeñas piezas, consiste en lo siguiente:
Las piezas, con la superficie limpia de óxidos e impurezas, junto con polvo de zinc y polvo de óxido de zinc, se cargan en un tambor. Por cada 100 kg de piezas cargadas se introducen de 5 a 10 kg de mezcla, compuesta por 90% de polvo de zinc y 10% de óxido de zinc. El óxido se incluye para evitar la sinterización de la mezcla.
Con ello se obtienen unas piezas aptas para sufrir los embates de las condiciones climáticas extremas de carácter corrosivo, aumentando su resistencia a las condiciones reales de servicio.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

La inteligencia artificial mejora el diseño de los paneles solares.


El nuevo método tiene en cuenta las variaciones en la luz solar a lo largo de del día y del año, así como la localización del panel.
Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid han usado técnicas de inteligencia artificial para mejorar el diseño de los paneles solares. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, explica cómo incluir los cambios que se producen en el espectro solar en los cálculos para predecir la producción de energía fotovoltaica.

Representación de la producción de energía de células solares de 5 uniones bajo concentración (1000 soles) en función de las propiedades de cada uno de los materiales semiconductores constituyentes. / J. M. Ripalda Cobián
“En 2017 se instalaron en el mundo unos 300 millones de paneles solares fotovoltaicos, el equivalente a 50 centrales nucleares. Y estas cifras están creciendo un 24% al año. El coste de esta tecnología está bajando muy rápidamente, pero ahora el reto es mejorar la eficiencia. Esto se consigue con un tipo de panel solar llamado multiunión”, explica José María Ripalda Cobián, investigador del CSIC en el Instituto de Micro y Nanotecnología.
Los paneles multiunión combinan varios materiales para aprovechar mejor el espectro de la luz solar. Sin embargo, la producción de energía de estos paneles depende en cierta medida de los cambios de color que se producen en la luz del sol en los diferentes momentos del día y a lo largo del año.
“Tomando como base una idea de Iván García Vara, y usando una técnica de estadística e inteligencia artificial que se conoce como clustering, hemos conseguido un método práctico para tener en cuenta todos los cambios en la luz del sol y obtener en apenas unas horas un diseño óptimo de panel solar para cada localización”, añade Jerónimo Buencuerpo Fariña, también investigador del CSIC en el Instituto de Micro y Nanotecnología (actualmente en el National Renewable Energy Laboratory, Estados Unidos).
Fuente: CSIC noviembre 2018.
J. M. Ripalda, J. Buencuerpo, and I. García. Solar cell designs by maximizing energy production based on machine learning clustering of spectral variations. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-018-07431-3

martes, 4 de diciembre de 2018

Influencia de la radiación UV-B sobre los cultivos de la vid.


El presente trabajo representa la investigación realizada respecto del efecto de la radiación UV-B sobre la variedad Tempranillo
Este artículo técnico es el resumen de la Tesis Doctoral realizada por Johann Martínez-Lüscher. La investigación se ha llevado a cabo en colaboración entre la Universidad de Navarra (en el marco de la Unidad Asociada al CSIC), la Université de Bordeaux-INRA y la EEAD-CSIC (Fermín Morales, investigador en el Grupo de Fisiología de Estrés Abiótico en Plantas), para estudiar el efecto de la radiación UV-B en la variedad de vid Tempranillo.
La radiación ultravioleta (UV) emitida por el sol es absorbida en gran medida por el ozono que se acumula en la estratosfera. En las últimas décadas, los niveles de radiación UV-B (280-315 nm) han aumentado sensiblemente debido al descenso en la concentración de ozono estratosférico, a su vez inducido por la emisión de gases de origen antrópico como los clorofluorocarbonados.
Tras el éxito del protocolo de Montreal, encaramos una fase de recuperación en la que se prevé una vuelta a los niveles de radiación UV-B similares a los de antes de los años 70 para mediados de este siglo. A pesar de ello, existen algunas incógnitas sobre esta recuperación relacionadas con los posibles cambios globales en el clima y que se comentan a continuación.
Dentro del marco del cambio climático, la temperatura media del planeta se está elevando de forma pareja a los niveles de CO2. En principio, esta mayor temperatura, conllevaría una mayor tasa de evaporación, y por lo tanto, un aumento de la nubosidad y precipitación a escala global. Sin embargo, estas precipitaciones no estarían distribuidas de forma homogénea. De este modo, para la mayor parte de la cuenca mediterránea, las previsiones indican una reducción de la cobertura nubosa media y, por extensión, una reducción de la disponibilidad hídrica y un aumento de la radiación solar incidente, incluyendo la radiación UV-B (IPCC 2013).
Actualmente el cultivo de la vid se ve afectado por un cambio global en el clima, y cabe esperar un mayor impacto en las próximas décadas. Comparando las fechas de cosecha de las últimas décadas con las actuales, se ha observado un adelanto de 2-3 semanas. Así pues, existe un fenómeno generalizado, por el cual la acumulación de azúcar en la uva se da de una forma acelerada, y esto a su vez puede repercutir en otros parámetros de calidad, como la acidez o la coloración de las uvas. Los factores enmarcados dentro de las predicciones climáticas para la región mediterránea: niveles de CO2, temperatura, disponibilidad hídrica y radiación solar, han demostrado tener de forma individual un impacto tanto en la fisiología como en la composición de la uva.
El objetivo de este trabajo fue estudiar cómo la combinación entre la radiación UV-B y los diversos factores enmarcados dentro del cambio climático afectan a los procesos fisiológicos más importantes de la hoja de vid y cómo pueden repercutir sobre la maduración y la calidad del fruto.
Martínez-Lüscher J, Torres N, Hilbert G, Morales F, Delrot S, Sánchez-Díaz M, Aguirreolea J, Gomès E, Pascual I. Efecto de la radiación UV-B sobre la variedad Tempranillo. La Semana Vitivinícola 3459 (2015).
Fuente: Estación Experimental de Aula Dei (EEAD) 07/12/2015

lunes, 3 de diciembre de 2018

10 consecuencias del calentamiento global.


Sequías, huracanes, hambre, pobreza y destrucción: estas son algunas de las terribles consecuencias que el calentamiento global provoca en nuestro planeta. Y en nuestra mano está participar activamente para frenar sus efectos si queremos que las siguientes generaciones hereden un mundo tal y como lo conocemos hoy. O mejor.
¿Qué consecuencias tiene el calentamiento global?
1. Temperaturas más cálidas
La acumulación de gases contaminantes hace que las temperaturas aumenten cada vez más y que los climas cambien: esto provoca sequías y, además, aumenta el riesgo de incendios que conllevan la deforestación y la desertización del planeta.
2. Tormentas más intensas
El hecho de que las temperaturas sean más altas hace que las lluvias sean menos frecuentes, pero que sean más intensas; por tanto, el nivel de inundaciones y su gravedad también irán en aumento.
3. Propagación de enfermedades
Un cambio de temperatura de varios grados puede hacer que la zona templada se haga más acogedora a la propagación de determinadas enfermedades. De esta manera, pueden empezar a darse casos de mal de Chagas, el dengue u otras enfermedades que están olvidadas en los países desarrollados y en zonas que tradicionalmente han sido más frías.
4. Olas de calor más fuertes
El calentamiento global del planeta producido por la quema acelerada de combustibles fósiles agotables ha sido muy intenso en el Polo Norte. Esto hace que el Polo Norte esté hoy mucho más caliente que hace cincuenta años. La salud e incluso la vida de miles de personas pueden verse en riesgo debido al aumento de las olas de calor, tanto en lo que se refiere a frecuencia como a intensidad.
5. Derretimiento de los glaciares
Océanos con temperaturas más altas son océanos que derriten el hielo de los casquetes polares: esto significa que aumenta el nivel del mar.
Los efectos de alcance global incluirán cambios sustanciales en la disponibilidad de agua para beber y para riego, así como un aumento de los niveles del mar, cambios en los patrones de circulación del agua en los océanos, y la amenaza a la supervivencia de especies de flora y fauna que sobreviven en dichos ecosistemas.
6. Huracanes más peligrosos
El aumento de temperatura del mar hace que los huracanes se vuelvan más violentos. ¿Por qué? Pues porque un huracán es el medio que tiene el planeta para repartir el exceso de calor de las zonas cálidas a las más frías. Y a más temperatura, más huracanes, con todos los problemas que conllevan: destrucción de ciudades, de cultivos, desmantelamiento de todos los sistemas, enfermedades…
7. Cambio de los ecosistemas
Una temperatura más alta, menos precipitaciones, sequías e inundaciones hacen que el clima se adapte a esta nueva climatología y, por tanto, se produzcan cambios en la duración de las estaciones, aparezcan patrones más propios de climas monzónicos…
8. Desaparición de especies animales
Muchas especies de animales están viendo cómo su clima actual desaparece y no son capaces de adaptarse a cambios tan rápidamente. Así, muchos osos polares están muriendo ahogados porque no pueden alcanzar los hielos flotantes, y las aves migratorias están perdiendo la capacidad de emigrar porque no pueden seguir los flujos de temperatura a las que están acostumbradas.
9. Aumento del nivel del mar
Como los casquetes se derriten, se vierte muchísima más agua en los mares y océanos y, por tanto, aumenta el nivel del mar: esta es una de las consecuencias del cambio climático más graves, ya que significa que muchísimas islas podrían desaparecer en el futuro y que un buen número de ciudades verán cómo su distancia a la costa se reduce de forma significativa.
10. Alimentos más caros
El cambio climático pone en peligro la producción de alimentos tan básicos como el trigo, y esto significa que cientos de miles de personas cuya vida depende de sus cultivos están en riesgo de perderlo todo. Y no solo eso: si los cultivos escasean, los precios se disparan. Esto nos afecta a todos y todas, pero en los países menos desarrollados, con altísimos índices de pobreza, las consecuencias pueden ser devastadoras.
Fuente: Oxfam Intermón

domingo, 2 de diciembre de 2018

Elaboran la primera base de datos mundial de vegetacion de la Tierra.


La diversidad de la vegetación global se puede describir basándose tan sólo en unos pocos rasgos de cada especie. Esto es lo que revela un estudio internacional en el que participa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que está liderado por la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg (MLU) y el Centro Alemán para la Investigación de Biodiversidad Integrativa (iDiv) Halle-Jena-Leipzig.

El trabajo, que se publica en la revista Nature Ecology & Evolution, presenta la primera base de datos mundial de vegetación, que contiene más de 1,1 millones de listas completas de especies de plantas muestreadas de todos los ecosistemas de la Tierra. sPlot, que es como se llama esta base de datos, podría ayudar a predecir mejor las consecuencias del cambio climático global.
Cerca de un centenar de universidades y centros de investigación han participado en este estudio, entre ellos están la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad (mixta entre el CSIC, la Universidad de Oviedo y el Principado de Asturias), el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales y las universidades de Barcelona, del País Vasco, de Oviedo y la Rey Juan Carlos. Dos de los expertos de este equipo internacional son Josep Peñuelas, investigador del CSIC y del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales, y Aaron Pérez Haase, científicos de la Universidad de Barcelona vinculado al Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC.
“Todas las plantas enfrentan los mismos desafíos, ya sean pequeñas hierbas, arbustos o árboles”, explica Helge Bruelheide, profesor de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg y codirector del iDiv, quien ha liderado el estudio. “Por ejemplo, tienen que encontrar una forma eficiente de realizar la fotosíntesis para obtener la energía que necesitan. Al mismo tiempo, compiten con las plantas vecinas por los recursos limitados en el suelo, como el agua y los nutrientes”.
390.000 especies de plantas conocidas
Actualmente, alrededor de 390.000 especies de plantas son conocidas por la ciencia. A lo largo del tiempo, cada especie ha desarrollado rasgos muy diferentes para adaptarse a los factores de su entorno. Estos rasgos incluyen el tamaño de la planta, el espesor y los componentes químicos de sus hojas. Dichas propiedades también se conocen como rasgos funcionales de la planta. “Estos rasgos influyen directamente en la función de la planta en el ecosistema, como la cantidad de biomasa que produce o la cantidad de dióxido de carbono que absorbe del aire", dice Bruelheide.
Hasta ahora, los científicos habían investigado las diferentes combinaciones de estos rasgos funcionales desde la perspectiva de especies individuales. “Pero, en realidad, las especies de plantas rara vez se presentan solas; las plantas viven en comunidades”, apunta Bruelheide. Así que se necesitan bases de datos de vegetación que contengan información sobre todas las plantas que crecen en un lugar específico.
La base de datos de referencia de vegetación alemana es un ejemplo. Está administrada desde la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg y contiene información sobre aproximadamente 200.000 parcelas de vegetación, de estudios publicados y no publicados. Existen otras bases de datos similares, o están siendo compiladas, en otros países.
Hasta ahora no ha habido una base de datos unificada para compilar y armonizar ese conjunto de diferentes bases de datos. Por eso se lanzó la iniciativa sPlot para la Investigación de Biodiversidad Integrativa (iDiv), con el fin de desarrollar y configurar la primera base de datos de vegetación global, unificando y fusionando los conjuntos de datos existentes.
sPlot contiene actualmente más de 1,1 millones de listas de vegetación de todos los continentes, recopiladas en las últimas décadas por cientos de investigadores de todo el mundo. “Cada punto de nuestra base de datos es un lugar real con coordenadas precisas e información sobre todas las especies de plantas que coexisten allí”, explica Bruelheide.
El grupo de investigación combinó este conjunto de datos masivos con la base de datos más grande del mundo para rasgos de plantas, llamada TRY, que también es una plataforma de base de datos iDiv. “Nos ha permitido responder a preguntas que nadie ha podido abordar antes”, continúa Bruelheide.
Factores externos que influyen en los rasgos funcionales
La investigación ha demostrado, por ejemplo, hasta qué punto los factores globales influyen en los rasgos funcionales de las comunidades de plantas. Han descubierto que, contrariamente a la opinión actual, la temperatura y la precipitación juegan un papel relativamente limitado. “Sorprendentemente, estos dos factores no son tan importantes. Nuestro análisis demuestra, por ejemplo, que las comunidades de plantas no se caracterizan por tener hojas más delgadas a medida que aumenta la temperatura, desde el Ártico hasta la selva tropical”, señala Bruelheide.
En cambio, los investigadores “encontraron un vínculo estrecho entre las variables climáticas y el suministro de fósforo en las hojas, reflejado en la proporción entre el contenido de nitrógeno y fósforo en la hoja, que es un indicador del estado nutricional de las plantas", explica Josep Peñuelas, uno de los coautores del estudio.  El uso local de la tierra y la interacción de diferentes plantas en un lugar específico tienen un impacto mucho mayor en los rasgos funcionales de las comunidades vegetales.
Según Peñuelas, estos hallazgos muestran que los cálculos futuros de la producción de plantas en España no pueden determinarse únicamente sobre la base de modelos simplistas de temperatura-precipitación.
Al estar disponible para los científicos que lo pidan, la base de datos "sPlot" es una oportunidad sin precedentes para abordar numerosas cuestiones de biodiversidad a escala global, incluyendo los temas relacionados con la distribución de especies de plantas no nativas, y las similitudes y diferencias de las comunidades de plantas en las regiones del mundo.
Fuente: CSIC 20/11/2018
Helge Bruelheide et al. Global trait–environment relationships of plant communities. Nature Ecology & Evolution. DOI: 10.1038/s41559-018-0699-8

sábado, 1 de diciembre de 2018

Como cultivar plantas resistentes a las sequias.


Científicos españoles descubren como hacer plantas resistentes a las sequías.
Científicos del Centro de Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) de Barcelona han descubierto cómo generar plantas resistentes a la sequía sin perjuicio de su crecimiento modificando la señalización de sus hormonas esteroides. En el estudio han participado los investigadores Cristina Martínez-Andújar, Alfonso Albacete y Francisco Pérez Alfocea, del CEBAS-CSIC de Murcia.
La investigación, liderada por Ana Caño-Delgado, se publica en la revista 'Nature Communications' y es la primera en encontrar una estrategia para incrementar la resistencia de las plantas al estrés hídrico sin perjudicar su crecimiento. Los investigadores ya están trabajando para aplicar este conocimiento en cereales y especies hortícolas.
Ana Caño-Delgado lleva más de 15 años estudiando como los esteroides vegetales, los brasinoesteroides, regulan el desarrollo y el crecimiento de la planta modelo por excelencia, la 'Arabidopsis thaliana'.
Desde 2016 y gracias a un proyecto financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC, de las siglas en inglés), su laboratorio busca estrategias para incrementar la resistencia de las plantas a la sequía.
Modificando la señalización por brassinoesteroides, los investigadores habían logrado hasta el momento plantas de 'arabidopsis' más resistentes a la sequía, pero debido a la acción compleja de estas hormonas sobre el crecimiento de la planta, las plantas resistentes al estrés hídrico eran mucho más pequeñas que las de control.
Ahora, los investigadores han estudiado la resistencia a la sequía y el crecimiento de plantas de Arabidopsis thaliana con mutaciones en los distintos receptores de brasinoesteroides y han descubierto que las que sobre-expresan el receptor de brasinoesteroides BRL3 en el tejido vascular son más resistentes a la falta de agua que las plantas control y que no presentan defectos en su desarrollo y crecimiento.
"Hemos descubierto que modificando la señalización de brasinoesteroides solo de manera local en el sistema vascular, logramos que la planta sea más resistente a la sequía y crezca igual que las plantas no modificadas", ha resumido Caño-Delgado.
Así, los investigadores del CRAG, en colaboración con investigadores de Europa, EEUU y Japón, analizaron los metabolitos de las plantas modificadas genéticamente y evidenciaron que producían más metabolitos osmeoprotectores (azucares y prolina) en las partes aéreas y en las raíces en condiciones de riego normales.
Cuando estas plantas fueron expuestas a condiciones de sequía, estos metabolitos protectores se acumularon rápidamente en las raíces, protegiéndolas de la desecación.
Según Caño-Delgado, de esta manera, la planta se prepara para la situación de sequía, "lo que se puede comparar con el efecto de las vacunas, que preparan el cuerpo para hacer frente a patógenos".
Si bien este descubrimiento se ha hecho con una pequeña hierba utilizada como planta modelo, el equipo de investigación liderado por Caño-Delgado ya está trabajando en aplicar esta estrategia en plantas de interés agronómico, especialmente en cereales.
"La sequía es uno de los problemas más importantes de la agricultura actual. Hasta el momento los esfuerzos que se han hecho en biotecnología para producir plantas más resistentes a la sequía no han sido muy exitosos porque como contrapartida a un incremento a la resistencia a la sequía siempre había una disminución en el crecimiento y productividad de la planta", ha dicho la investigadora.
"Parece que finalmente hemos encontrado una estrategia que se podría aplicar y queremos seguir explorándola", ha concluido Caño-Delgado.
Además de los investigadores del CRAG Norma Fàbregas, Fidel Lozano-Elena, David Blasco-Escámez, Mariana Bustamente, José Luis Riechmann y Ana Caño-Delgado, también han participado en el estudio Takayuki Tohge y Alisdair R. Fernie del Max Planck Institute of Molecular Plant Physiology (Alemania), Cristina Martínez-Andújar, Alfonso Albacete y Francisco Pérez Alfocea del CEBAS-CSIC de Murcia, Sonia Osorio, de la Universidad de Málaga, Takahito Nomura, de la Utsunomiya University (Japón), Takao Yokota, de la Teyko University (Japón), y Ana Conesa, de la University of Florida (EEUU). 
Fuente: Agrodiario.

viernes, 30 de noviembre de 2018

OMM: Las evidencias del cambio climatico se mantienen en 2018.


La tendencia al calentamiento a largo plazo se ha mantenido en 2018 y la temperatura media mundial han sido la cuarta más elevada de la que se tienen datos. Los 20 años más cálidos de los que se tienen datos se han registrado en los últimos 22 años, siendo los últimos cuatro los cuatro más cálidos, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
Otras señales reveladoras del cambio climático, como el aumento del nivel del mar, el calor oceánico, la acidificación de los océanos y el derretimiento de los hielos marinos y los glaciares, se mantienen mientras que las condiciones meteorológicas extremas han sembrado la destrucción en todos los continentes, según se indica en la versión provisional de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2018:
Este informe incluye detalles referentes a los efectos del cambio climático que se basan en las contribuciones de diversos asociados de las Naciones Unidas.
Asimismo, muestra que la temperatura media mundial durante los diez primeros meses del año superó aproximadamente en 1 °C a la de la era preindustrial (1850-1900). El informe se basa en cinco conjuntos de datos relativos a la temperatura mundial mantenidos independientemente.
“No estamos bien encaminados para alcanzar los objetivos de la lucha contra el cambio climático y limitar el aumento de la temperatura”, declaró el Secretario General de la OMM, señor Petteri Taalas. Dijo además que “las concentraciones de gases de efecto invernadero han alcanzado de nuevo niveles sin precedentes y, si se mantiene la tendencia actual, es posible que se produzcan aumentos de la temperatura de 3 a 5 °C para finales de siglo. Si utilizamos todos los recursos de combustible de origen fósil conocidos, el aumento de la temperatura será considerablemente mayor”.
La impactante aseveración del señor Taalas es para ser tenida muy en cuenta:
“Conviene reiterar una vez más que somos la primera generación que comprende plenamente el cambio climático y la última generación que puede hacer algo al respecto”
Fuente: OMM (Organización Meteorológica Mundial).
29 noviembre 2018. Press Release Number: 29112018
Ver artículo completo en:

jueves, 29 de noviembre de 2018

El precio del cambio climatico.


240.000 millones de euros al año. Eso es lo que nos costará el cambio climático en Europa si, en vez de cumplir los objetivos del Acuerdo de París, dejamos que el calentamiento global alcance 3 ºC, según un reciente informe de la propia Unión Europea. Unos efectos del cambio climático que vemos en forma de olas de calor, fenómenos meteorológicos extremos, especies invasoras o intensificación de enfermedades, y que van a ser cada vez más habituales en nuestras vidas.
Mientras, al otro lado del Atlántico, Trump ha vuelto a ironizar sobre el cambio climático. La propia Casa Blanca elaboró un documento semejante al europeo en el que valoraba los efectos devastadores que el cambio climático tendría en la salud, la economía y el medio ambiente de Estados Unidos. Estaba respaldado por 300 científicos de 13 agencias estatales, pero la única respuesta de Trump a las 1.656 páginas del informe fue “No me lo creo”.
Las cifras que muestra el informe vuelven a ser contundentes: al país americano el cambio climático le ha costado 400.000 millones de dólares en los últimos tres años. Señala que “el calentamiento global está transformando dónde y cómo vivimos y presenta un desafío creciente para la salud pública y la calidad de vida, la economía y los sistemas naturales que nos ayudan a vivir.”

Tenemos que actuar ya. La responsabilidad de nuestra generación es luchar contra el cambio climático. De nada valdrá mirar atrás dentro de unos años y preguntarnos por qué no hicimos nada. No hay excusa: las evidencias están ahí, y ya las conocemos; solo personas cínicas como Trump se atreven a ponerlas en duda. Ayer nuestros activistas estuvieron en Carboneras, Almería, para pedirle a Endesa que cierre sus centrales eléctricas de carbón. Y seguirán estando donde haga falta, pidiendo a gobiernos y empresas que actúen YA contra el cambio climático.
Fuente: Greenpeace.
Greenpeace es un movimiento global integrado por más de 3 millones de personas en 55 países, que actúan para poner fin a los abusos contra el medio ambiente.
Greenpeace lleva a cabo campañas para detener el cambio climático, proteger la biodiversidad y el medioambiente, por un mundo en el que las personas puedan disfrutar de un futuro verde y en paz.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

La estación española del inSight ya envia datos climaticos desde Marte.


InSight Aterriza con Éxito en Marte, despliega sus paneles solares y comienza a enviar datos a la Tierra. Entre ellos, informes climáticos de la atmosfera marciana desde la estación meteorológica española allí instalada.
La Cámara de Implementación de Instrumentos (IDC), ubicada en el brazo robot de InSight, tomó esta fotografía de la superficie marciana el 26 de noviembre de 2018, el mismo día en que la nave espacial aterrizó en el Planeta Rojo. La cubierta transparente para el polvo de la cámara aún está en esta imagen, para evitar que las partículas levantadas durante el aterrizaje se asienten en la lente de la cámara. Esta imagen fue transmitida desde InSight a la Tierra a través de la nave espacial Odyssey de la NASA, actualmente en órbita alrededor de Marte.
Image Credit: NASA/JPL-Caltech
InSight de la NASA ha enviado señales a la Tierra indicando que sus paneles solares están abiertos y que recogen luz solar en la superficie marciana. La sonda espacial Mars Odyssey de la NASA transmitió las señales que se recibieron en la Tierra aproximadamente a la 1:30 GMT de la madrugada del martes 27 de noviembre. El despliegue de los paneles solares garantiza que la nave pueda recargar sus baterías cada día. Odyssey también transmitió un par de imágenes que muestran el lugar del aterrizaje de InSight.
"El equipo de InSight puede descansar un poco más fácil esta noche ahora que sabemos que los paneles solares de la nave espacial están desplegados y recargando las baterías", dijo Tom Hoffman, gerente del proyecto InSight en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, que lidera la misión. "Ha sido un día largo para el equipo. Pero mañana comienza un nuevo y emocionante capítulo para InSight: operaciones de superficie y el comienzo de la fase de implementación del instrumento".
Los paneles solares gemelos de InSight tienen 2,2 metros de ancho; cuando están abiertos, todo el módulo de aterrizaje tiene aproximadamente el tamaño de un coche convertible grande de la década de 1960. Marte tiene una luz solar más débil que la Tierra porque está mucho más lejos del Sol. Pero el módulo de aterrizaje no necesita mucho para operar: los paneles proporcionan de 600 a 700 vatios en un día claro, suficiente para alimentar una licuadora doméstica y mucho para mantener a sus instrumentos dirigiendo la ciencia en el Planeta Rojo. Incluso cuando el polvo cubra los paneles, lo que es probable que ocurra con frecuencia en Marte, deberían poder proporcionar al menos de 200 a 300 vatios.
Los paneles están inspirados en aquellos utilizados con el Phoenix Mars Lander de la NASA, aunque los de InSight son un poco más grandes para proporcionar más potencia y aumentar su resistencia estructural. Estos cambios fueron necesarios para apoyar las operaciones durante un año completo en Marte (dos años terrestres).
En los próximos días, el equipo de la misión desarmará el brazo robótico de InSight y usará la cámara adjunta para tomar fotos del suelo para que los ingenieros puedan decidir dónde colocar los instrumentos científicos de la nave espacial. Pasarán de dos a tres meses antes de que esos instrumentos se implementen por completo y envíen datos.
Mientras tanto, InSight utilizará sus sensores meteorológicos fabricados en España y magnetómetro para tomar lecturas de su lugar de aterrizaje en Elysium Planitia, su nuevo hogar en Marte.
Fuente: NASA

martes, 27 de noviembre de 2018

Encuentran restos de cremas solares en huevos de aves de Doñana.


El trabajo de científicos del CSIC revela la presencia de filtros solares en los huevos de aves silvestres, y que la transmisión de madre a cría es prenatal; se da antes de la puesta del huevo.
De las especies analizadas, la cigüeña blanca es una de las más contaminadas. En la imagen, una cigüeña adulta de Doñana.

A los huevos de las aves silvestres de Doñana también han llegado los compuestos que nos protegen de la radiación UV (filtros solares) que se han dispersado al medio ambiente, procedentes de los productos de cuidado personal y otros artículos comerciales. Así lo revela un estudio liderado por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua IDAEA del CSIC, y que cuenta con la participación de la Estación Biológica de Doñana (CSIC).
El trabajo, publicado en la revista Environmental Science and Technology (Vol 51, págs. 10983-10990, 2017), es el primero en hallar filtros solares en huevos de aves. La Dra. Silvia Díaz-Cruz, autora principal del trabajo e investigadora en el IDAEA-CSIC, explica: “Este hallazgo es relevante porque demuestra que, si está en el huevo, antes de que el ave se haya desarrollado y se haya expuesto al medio ambiente, es porque la madre ha transferido el contaminante antes de la puesta”.
Los científicos han analizado muestras de huevos no fecundados o malogrados, recolectados entre los años 2010 y 2012 durante campañas de anillamiento de juveniles llevadas a cabo por los técnicos del Equipo de Seguimiento de la Estación Biológica de Doñana, y en el marco del proyecto IMPAR, liderado por la Dra. Ethel Eljarrat, coautora del estudio e investigadora en el IDAEA-CSIC. Las 39 muestras de huevos corresponden a 7 especies (2 rapaces diurnas, 2 gaviotas, la pagaza piconegra, el pato friso y la cigüeña blanca), todas ellas residentes en Doñana o migratorias que visitan anualmente el espacio natural protegido.
La totalidad de las muestras contienen o bien los filtros solares originales, que se pueden hallar en los productos de cuidado personal, o bien sus metabolitos. Hallar los metabolitos, explican los autores, demuestra que una vez el contaminante ha llegado al organismo de la madre, éste lo ha metabolizado y transformado en otros compuestos (metabolitos), pero “no los ha excretado, o al menos, no totalmente”.
La oxibenzona (también conocida como benzofenona 3, BP3), uno de los filtros más frecuentes, estaba presente en todas las muestras, a niveles de entre 16 y 49 nanogramos por gramo. Pero un metabolito de la oxibenzona, la hidroxibenzofenona (4HB), se ha hallado a niveles mucho mayores y en todas las muestras: de 12 a 3348 nanogramos por gramo. Otros metabolitos hallados son la benzobenzona 1 (BP1) y la dihidroxibenzofenona (4DHB).
La frecuencia de detección de cada uno de los 7 filtros solares encontrados fue del 95 al 100% de las muestras.
De este hallazgo, los investigadores infieren que los filtros solares llegan a las aves a través del tracto gastrointestinal (ingeridos con el alimento o el agua), que los metaboliza y los transfiere al huevo cuando éste todavía se está formando, antes de la puesta. Es una evidencia de que la exposición a estos contaminantes es “pre-natal”, afirma la Dra. Díaz-Cruz.
De las muestras analizadas, la cigüeña blanca (Cicona ciconia) y el aguilucho lagunero (Circus aeroginosus) son las especies más contaminadas, con concentraciones de filtros solares de entre 834 y 985 nanogramos por gramo. Estas concentraciones superan las concentraciones máximas permitidas según lo estipulado para agua y biota en la Directiva Marco del Agua europea para contaminantes regulados, como el mercurio.
En los últimos años ha aumentado la presencia de filtros solares en los productos de cuidado e higiene personal. Ya no están sólo en las cremas solares, sino también en los productos para el cabello o maquillaje, en textiles, adhesivos, pinturas, plásticos… Como se unen fácilmente a los lípidos (son lipofílicos), se acumulan en los organismos. Trabajos previos de estos investigadores ya habían revelado la presencia de filtros solares y parabenos en la placenta de mujeres gestantes y de mamíferos marinos, así como en leche materna.
Sobre sus efectos, los estudios hasta la fecha son escasos, pero hay indicios significativos de que pueden ser disruptores endocrinos y cancerígenos, causar endometriosis en mujeres y disminuir la calidad del semen en hombres.
A Potential New Threat to Wild Life: Presence of UV Filters in Bird Eggs from a Preserved Area. Molins-Delgado D, Máñez M, Andreu A, Hiraldo F, Eljarrat E, Barceló D, Díaz-Cruz MS. Environ Sci Technol. 2017 doi: 10.1021/acs.est.7b03300.
Fuente: DYCAT-CSIC 15 noviembre 2017

lunes, 26 de noviembre de 2018

Picadura por corrosion metalica. Susceptibilidad alveolar.


La picadura es una forma de ataque corrosivo localizado que produce hoyos pequeños agujeros en un metal. Este tipo de corrosión es muy destructivo para las estructuras de ingeniería si provoca perforación del metal. Sin embargo, si no existe perforación, a veces se acepta una mínima picada en los equipos de ingeniería. Frecuentemente la picadura es difícil de detectar debido a que los pequeños agujeros pueden ser tapados por los productos de la corrosión.
Asimismo, el número y la profundidad de los agujeros puede variar enormemente y por eso la extensión del daño producido por la picadura puede ser difícil de evaluar. Como resultado, la picadura, debido a su naturaleza localizada, frecuentemente puede ocasionar fallos inesperados.
La picadura puede requerir meses o años para perforar una sección metálica. La picadura requiere un periodo de iniciación, pero una vez comenzada, los agujeros crecen a gran velocidad. La mayoría de estas se desarrollan y crecen en la dirección de la gravedad y sobre las superficies más bajas de los equipos de ingeniería.
Los agujeros empiezan en aquellos lugares donde se produce un aumento local de las velocidades de corrosión. Inclusiones, otras heterogeneidades estructurales y heterogeneidades en la composición sobre la superficie del metal son lugares comunes donde se inicia el agujero. Las diferencias entre las concentraciones de iones y oxigeno crean celdas de concentración que también pueden ser el origen de las perforaciones.
Se cree que la propagación de un agujero trae consigo la disolución del metal en el agujero mientras se mantiene un alto grado de acidez en el fondo del hoyo. Este proceso de propagación en un medio salino oxigenado ha sido ilustrado en la figura 12.10 para un metal ferroso.
En el ánodo la reacción del metal en la parte más inferior del agujero es la siguiente:
M M+n + n e-
En el cátodo, la reacción se lleva a cabo en la superficie del metal que rodea al orificio, es la reacción del oxígeno con el agua y los electrones procedentes de la reacción anódica:
O2 + 2H2O + 4e- 4OH-
De este modo el metal circundante a la picadura está protegido catódicamente. La elevada concentración de iones metálicos en el hueco atrae iones cloruro para mantener neutra la carga. Entonces, el cloruro metálico reacciona con el agua para producir el hidróxido metálico y liberar el ácido de la manera siguiente:
M+Cl- + H2O MOH + H+Cl-
De esta manera se acumula una alta concentración de ácido en el fondo del orificio que hace que se incremente la velocidad de reacción anódica, y el proceso global se hace autocatalítico.
Para prevenir la corrosión por picadura en el diseño de equipos de ingeniería, es necesario el empleo de materiales que carezcan de tendencia a la corrosión alveolar. Sin embargo, si para algunos diseños esto no es posible, entonces deberán usarse los materiales con la mayor resistencia a la corrosión, Por ejemplo, si tiene que usarse acero inoxidable en presencia de algunos iones cloruro, el tipo de aleación AISI 316, con un 2% de Mo, además de un 18% de Cr y un 8% de Ni que tiene mayor resistencia a la picadura que el tipo de aleación 304 que solo contiene el 18% de Cr y un 8% de Ni como elementos principales de aleación.
Fuente: UPV