EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

jueves, 3 de agosto de 2017

El cultivo in vitro es un método científico de propagación de plantas a escala de laboratorio, bajo condiciones climáticas preestablecidas.
El cultivo in vitro permite el crecimiento y desarrollo de material vegetal en recipientes que lo separan del ambiente exterior y lo mantienen en condiciones controladas y asépticas.
Entre las diversas técnicas de cultivo in vitro, la micropropagación consiste en la producción clonal de vegetales a partir, generalmente, de ápices o explantos nodales de una planta madre. La gran producción de nuevas plantas se ve favorecida gracias al rápido crecimiento del material vegetal in vitro y a la proliferación de tallos durante los subcultivos.
Imagen: Secuencia CSIC.
La secuencia de un programa de micropropagación puede comprender, en orden correlativo, las siguientes etapas:
a) Selección y acondicionamiento de la planta madre.
b) Tratamientos de asepsia y establecimiento del cultivo.
c) Enraizamiento o acondicionamiento de los brotes para su aclimatación a condiciones ex vitro.
d) Aclimatación a condiciones ex vitro
Antes de realizar la asepsia del material vegetal que se va a introducir in vitro, es necesario disponer de medios de cultivo esterilizados y dosificados en recipientes adecuados. Una parte importante del cultivo in vitro son los medios de cultivo ya que en ellos se encuentran las sustancias necesarias para el crecimiento y desarrollo de los tejidos vegetales. Un medio de cultivo es una solución acuosa en donde se encuentran disueltas sales minerales que aportan los elementos esenciales macronutrientes (N, P, K, S. Ca y Mg) y micronutrientes (Fe, B, Mn, Zn, Cu, Mo, y Co).
Normalmente es imprescindible una fuente de hidratos de carbono, generalmente la sacarosa, debido a la escasa actividad fotosintética de los tejidos in vitro.
Además, el medio puede ser enriquecido con aminoácidos, vitaminas y reguladores del crecimiento.
Los medios de cultivo se preparan a partir de soluciones concentradas denominadas "soluciones madre" o "stock". En estas soluciones se pueden mezclar varias sales minerales, siempre que no se produzcan problemas de precipitación. Algunos elementos, como el Fe, se utilizan en forma de quelatos para mantener su disponibilidad durante el cultivo.
Dichos medios se pueden utilizar, bien en forma líquida, o mediante un agente gelificante como el agar.
Fuente: CSIC Febrero 2017