CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 5 de junio de 2017

Anomalia climatica urbana: Isla de calor.

Se conoce como “isla de calor” a una anomalía climática urbana consistente en la acumulación de calor debida a las enormes masas de materiales de construcción provenientes de las edificaciones, asfalto, obra pública, etc., materiales con que se construyen las infraestructuras públicas varias, parque automovilístico, instalaciones de aire acondicionado, actividades industriales, etc., todo lo cual hace acumular grandes cantidades de calor, especialmente bajo condiciones meteorológicas de altas presiones y ausencia de viento.

El fenómeno se reproduce habitualmente en las grandes ciudades y consiste en la dificultad de la disipación del calor durante las horas nocturnas, cuando las áreas no urbanas, se enfrían notablemente por la falta de acumulación de calor. El centro urbano, donde los edificios y el asfalto desprenden por la noche el calor acumulado durante el día, provoca vientos locales desde el exterior hacia el interior.

Evidentemente, el fenómeno de la isla de calor es directamente proporcional al tamaño de la masa urbana, es decir, a mayor tamaño de ciudad, mayor es el la acumulación de calor diurna.

El calor acumulado durante el día se irradia lentamente durante la noche. Otro efecto de los edificios altos son las múltiples reflexiones horizontales de la radiación recibida, que aumentan la probabilidad de que esta energía permanezca en el suelo, en lo que se conoce como "efecto cañón".

La escasez de zonas verdes y el entubamiento de los afluentes acuosos en la ciudad reducen las oportunidades de transformar la energía solar a través de los procesos de fotosíntesis o evaporación del agua. Diversos estudios muestran la relación directa entre las altas temperaturas urbanas y la falta de vegetación.
Por otra parte, la actividad industrial y doméstica genera un aporte de calor al medio. En particular los sistemas de refrigeración en la ciudad forman parte de un círculo vicioso, ya que generan calor extra y su uso se incrementa con la temperatura. Algunos autores explican la isla de calor como un efecto invernadero local, pues los gases se encierran en un solo lugar provocando una cápsula de gases que absorbe calor del sol. Los materiales que forman la ciudad absorben la radiación solar de onda corta y la emiten posteriormente con una longitud de onda más larga, frecuencia que resulta retenida por partículas en suspensión y gases de combustión.
La cápsula de gases solo puede ser rota cuando los vientos son superiores a 20 km/h, si en la superficie hay demasiados edificios de mucha altura el aire será obstruido y la cápsula no se romperá, sin embargo hasta lo más natural puede provocar una cápsula de calor. Las ciudades localizadas en un valle rodeado de montañas de más de 500 m son más propensas a una isla de calor, debido a que el aire queda obstruido por las montañas que la rodean, haciendo la cápsula más densa y gruesa.
Otra de las causas que provocan el efecto de isla de calor es el efecto albedo. El albedo es la capacidad de reflejar en mayor o menor medida la radiación solar. Por regla general, un color más claro absorbe menos calor que un color más oscuro. Las calles hechas de asfalto alcanzarán temperaturas mucho mayores que aquellas alcanzadas por una calle construida de hormigón.
La isla de calor puede llegar a disminuir el período frío del invierno y extender el de verano, adelantando la primavera y retrasando el otoño. Su efecto sobre la temperatura urbana puede reducir el uso de la calefacción en invierno, pero aumenta la demanda de refrigeración en verano. El mayor uso de la refrigeración incrementa la demanda energética, con sus consecuentes perjuicios ambientales y económicos. A nivel ambiental, la mayor temperatura también contribuye a las reacciones de los gases de combustión presentes en la atmósfera. En algunos casos no sólo resulta afectada la temperatura de la ciudad sino también de sus alrededores, alterando el clima regional.
Las anomalías climáticas urbanas, tales como la isla de calor, están muy influidas por la mano del hombre, y por tanto está en manos de los dirigentes de los países industrializados la potestad de diseñar ciudades más sostenibles y reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Solo así podremos reducir los desequilibrios climáticos cada vez mayores que están asolando al planeta.