EL PORTAL DE LAS CIENCIAS CLIMATICAS AL SERVICIO DE LA INVESTIGACION, LA SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA, LA VIDA Y LA TECNOLOGIA.

miércoles, 28 de junio de 2017

Alerta climatica: Nuevo peligro destruccion capa de ozono.

Según un artículo publicado en la revista Nature Communications, un producto químico no regulado en el Protocolo de Montreal y que se utiliza en la industria de forma masiva, podría  estar afectando de forma grave a la capa de ozono que protege la sostenibilidad climática de nuestro planeta y que podría afectar peligrosamente a las previsiones establecidas en su día.

Imagen: NASA.
El producto químico a que hace referencia es el cloruro de metileno, también conocido como diclorometano (CH2CL2) y que se utiliza habitualmente como disolvente en múltiples procesos industriales e incluso domésticos, y que puede ser adquirido en cualquier establecimiento de pinturas o droguerías.
Mecanismo de actuación.
Varias reacciones determinan la formación del ozono o la descomposición del ozono en la estratosfera (10 hasta 35 km de altura):
 
Estas reacciones mantienen la concentración de ozono en un equilibrio estacionario.
Si la radiación UV-C actúa sobre el oxígeno con longitudes de onda menores que los 240 nm, ésta desencadena la formación de ozono (reacciones 1 y 2), pues los radicales oxígenos formados reaccionan con otra molécula de oxígeno entregando energía cinética a un tercer participante M neutro de la reacción (por ej. una molécula de nitrógeno) y formándose ozono. Debido a que la lámpara de vapor de mercurio utilizada en el kit de experimentación UV-IR-VIS produce radiación UV-C con una longitud de onda de 254 nm y no está en capacidad de descomponer moléculas de oxígeno, en el ensayo la reacción 1 es desencadenada mediante una alta tensión de 10 kV.
La descomposición del ozono transcurre con la ayuda de luz UV: Sin embargo, para la separación (reacción 3) es suficiente la radiación de longitudes de onda menores que 310 nm. Esta dependencia UV de la formación del ozono y de la descomposición del ozono tiene efecto en la absorción completa de la radiación UV-C (220 a 280 nm, desencadenamiento de las reacciones 1 y 3) y la absorción parcial de la radiación UV-B (280 a 320 nm, desencadenamiento de la reacción 3) por la capa de ozono en la estratosfera.
La descomposición del ozono por el CFC (hidrocarburo clorofluorado) se desencadena igualmente por la radiación UV-C:
El radical cloro surge de la reacción 5 por absorción de la radiación UV-C y es liberado constantemente por repetición continua de las reacciones 6 y 7. Aquí el radical oxígeno de la reacción 7 proviene de la descomposición natural del ozono (reacción 3) y de la separación natural del oxígeno (reacción 1). Por esta razón es suficiente una pequeña cantidad de radicales cloro para desencadenar una reacción en cadena de descomposición del ozono.
Contrariamente al CFC (clorofluorocarbonos) completamente halogenado, el diclorometano se descompone en la troposfera y no daña la capa de ozono de la estratosfera.