CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

martes, 23 de mayo de 2017

Picado por corrosion climatica del aluminio.

De todos los metales utilizados en la  actualidad, especialmente en la construcción, uno  de  los  más  resistentes a la corrosión climática es el aluminio.

Entre las principales propiedades del aluminio como elemento, cabe destacar su excelente resistencia a la corrosión. No obstante, el uso del aluminio puro es muy limitado por su baja resistencia mecánica. Esto ha originado el desarrollo de una gran variedad de aleaciones. 
 
La película de óxido formada sobre su superficie permite que con el tiempo su velocidad  de corrosión disminuya, incluso en atmósferas industriales muy  contaminadas o en ambiente marino. Sin embargo, cuando el aluminio se encuentra en contacto con otros metales, especialmente en atmósfera salina puede sufrir corrosión galvánica y consecuente deterioro por picaduras.
El comportamiento del aluminio en presencia de sales de NaCl corresponde al de un metal en cuya superficie se forma y se estabiliza una película protectora. La causa fundamental de la corrosión por picaduras se atribuye a la rotura localizada de la película pasiva formada,  lo que produce una disolución del material.
Por esto, la  resistencia a la corrosión por picaduras estaría determinada por la estabilidad  electroquímica de la película y por su capacidad para regenerarse en el medio agresivo.
Estudios realizados para examinar la influencia de algunos parámetros atmosféricos sobre  la formación y crecimiento de picaduras, durante la corrosión del aluminio, han demostrado  que la densidad de picaduras aumenta linealmente con el tiempo de exposición, especialmente en atmósferas contaminadas con sustancias que contienen azufre y cloruros, como es el caso de las atmósferas urbana y marina.