CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 1 de mayo de 2017

Bases quimicas esenciales en la lucha contra la corrosion metalica.

Todos los métodos que existen para lograr controlar la corrosión de los materiales metálicos, están básicamente encaminados a minimizar las reacciones electroquímicas que la desencadenan, de tal manera que la velocidad evolutiva de la misma sea la menor posible. 

Una manera de control de los mecanismos corrosivos consistiría en disminuir el flujo de electrones entre los componentes metálicos de la celda de corrosión por el aumento de la resistencia eléctrica del metal, lo cual haría disminuir la corriente de corrosión, y consecuentemente la velocidad de corrosión. El proceso no  siempre es posible, pero reducir el flujo de corriente en el componente electrolítico de la celda de corrosión produciría el mismo efecto, y esto sí que es viable.
Imagen: Celda de corrosión. (Recreación de GE Imagination at work).

Dado que para que exista un proceso de corrosión, debe formarse una pila o celda de corrosión y, por tanto, un ánodo, un cátodo, un conductor metálico y una solución conductora, además de una diferencia de potencial entre los electrodos o zonas anódicas y catódicas, la eliminación de alguno de los componentes esenciales de la mencionada pila, podría llegar a detener el proceso.

Como resumen, podríamos exponer los tres métodos básicos de lucha contra los procesos corrosivos, como sigue:
1) Aislamiento eléctrico del material. 
Esto puede lograrse mediante el empleo de pinturas o resinas, depósitos metálicos de espesor suficiente o por aplicación de recubrimientos diversos.
De esta forma, se puede lograr aislar el metal del contacto directo con el medio agresivo (agua, suelo y atmósfera por lo general).
2) Cambiando el sentido de la corriente en la pila de corrosión.
Conectando eléctricamente, por ejemplo, el acero con un metal más activo (cinc o magnesio) podemos llegar a suprimir la corrosión del acero, ya que dejará de actuar como ánodo y pasará a comportarse como cátodo, dejando el papel de ánodo al metal más activo (cinc o magnesio).
Este es el principio de la protección Catódica.
3) Polarización del mecanismo electroquímico.
Esto se puede lograr, bien eliminando el oxígeno disuelto, o mediante la adición en el medio agresivo de ciertas sustancias llamadas inhibidores, las cuales pueden llegar a polarizar uno de los electrodos de la pila de corrosión y por lo tanto, llegar a detener, o cuanto menos disminuir, sus efectos. 
Esencialmente, de lo que se trata es de actuar sobre el entorno ambiental químicamente activo al cual está expuesto el metal con el fin de bloquear el proceso electroquímico responsable del deterioro corrosivo.