CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 11 de diciembre de 2016

Una crisis climatica pudo acabar con el Imperio Romano en España.

Un equipo de investigación en paleoclimatología liderado por el CSIC, en el que han intervenido el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE) y el Instituto de Física Química Rocasolano (IQFR), ha realizado un trabajo de investigación, en virtud del cual, la climatología pudo influir en el declive de la presencia romana en la Península Ibérica.

Imagen: Acueducto romano de Segovia. 

Los investigadores han logrado reconstruir fases negativas de la Oscilación del Mediterráneo durante los últimos tres milenios, un patrón climático determinado por el gradiente de presión entre el este y el oeste del Mediterráneo y que controla las lluvias en el sur de Europa, de tal manera que cuando la Oscilación del Mediterráneo es negativa llueve más en la Península Ibérica.

“Este detallado registro paleoclimático del oeste mediterráneo, realizado en los fondos  sedimentarios del lago Montcortés de Lleida, nos muestra que los periodos de sequias han sido una tónica bastante habitual durante los últimos 3000 años del Holoceno” , según manifiesta  el investigador del MNCN Gerardo Benito.

La reconstrucción, que va desde el año 763 a.C. al 2012, no solo ha ayudado a entender las fluctuaciones del clima mediterráneo, sino que ha permitido a los investigadores calcular con precisión los diferentes periodos de retorno de las tormentas en el pasado. “Gracias a las características del lago, el registro sedimentario es muy detallado por lo que podemos determinar hasta la estación del año en la que se produjeron las tormentas”, explicó el investigador del IQFR Juan Pablo Corella.

La investigación refleja que entre los años 370 y 670, la península Ibérica vivió una etapa climatológica caracterizada por ausencia de lluvias y bajada drástica de las temperaturas, lo cual provocó un periodo de procesos migratorios en Europa y la consecuente influencia socio-económica que pudo probablemente desencadenar  el declive final del Imperio Romano en España.

Fuente: MNCN/IQFR.