CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

jueves, 15 de diciembre de 2016

Bio Hesperides: Nueva campaña climatica desde la Antartida.

Con un presupuesto de siete millones de euros, el Hespérides, con una dotación de 70 científicos, ha zarpado desde su base de Cartagena, para realizar una nueva misión  científica en la Antártida de casi un año de duración centrada en el cambio climático.
 
El Hespérides es un buque de investigación oceanográfica que pertenece a la Armada española y que tiene su base en Cartagena (Murcia), donde fue construido y botado el 12 de marzo de 1990. 

Su dotación es también de la Armada, quien a su vez es responsable de su mantenimiento. La Unidad de Tecnología Marina (UTM) del CSIC es la responsable del mantenimiento del equipamiento científico del buque y aporta el personal técnico de apoyo para la realización de las campañas oceanográficas.
La investigación que en él se realiza está fundamentalmente dirigida y financiada por el Plan Nacional de I+D+i con evaluación científica por parte de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva. La instrumentación y los laboratorios con los que cuenta le permiten investigar los recursos naturales, la atmósfera, el clima, los recursos marinos, el cambio global, la biodiversidad marina y los riesgos naturales.
El Hespérides ha realizado numerosas campañas de investigación, recorriendo más de 300.000 millas náuticas y acogiendo a más de un millar de investigadores extranjeros. Su casco está reforzado para navegar en las zonas polares de la Antártica y el Ártico, por lo que, además, sirve de apoyo logístico a las bases españolas del Polo Sur.
En esta nueva campaña de casi un año de duración que comienza hoy, y con un presupuesto de siete millones de euros, el buque, al mando del  comandante Aurelio Fernández  y  con una dotación de 70 científicos, desarrollará diversas investigaciones conforme a  los acuerdos del Tratado Antártico, entre las que destacan las siguientes:
1) Evolución de la temperatura en los suelos que se encuentran permanentemente congelados (permafrost) y su progresiva descongelación como indicador de ese calentamiento del planeta.
2) Análisis del espesor de hielo de los glaciares en la isla de Livingston y las descargas de hielo al océano en forma de iceberg y su contribución al aumento del nivel del mar.
3) Búsqueda de especies de plantas especialmente resistentes a situaciones de estrés ambiental.
4) Estudio de la disminución de krill en el océano a través del comportamiento de los pingüinos, que se alimentan de esa sustancia.
5) Investigaciones sobre especies de flora invasoras.
6) Registros del campo magnético terrestre en función de las mediciones históricas, series meteorológicas, o mantenimiento de las series temporales geodésicas, geotérmicas y oceanográficas en las islas Decepción y Livingston. 

Entre otras.
Fuente: Unidad de Tecnología Marina/ UTM-BIO Hespérides.