CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 13 de noviembre de 2016

Corrosion extrema. La contaminacion climatica de la guerra.

Que el hombre es el responsable de la contaminación atmosférica que nos está llevando a un gravísimo cambio climático, es algo que ya nadie ignora, sobre todo en los países desarrollados, como consecuencia de la actividad industrial y de la utilización de los combustibles fósiles empleados en automoción, especialmente.

La localización más acusada de toxicidad y corrosividad por atmósferas contaminadas, especialmente por SO2 y NOx, se localiza en las zonas urbanas y en los polígonos industriales, pero aún puede existir un escenario mucho más extremo y grave: La guerra; y si la guerra se desarrolla en territorios productores de petróleo, y una facción contendiente incendia los pozos deliberadamente, entonces, ni el más apocalíptico de los fenómenos volcánicos en cadena lo puede igualar.
Imagen: El Confidencial.
La NASA está siendo testigo de ello, a través de la detección de enormes nubes de dióxido de azufre sobre Irak, y así lo ha informado. Una de las mayores nubes detectadas ha sido provocada por un incendio ocurrido en la planta de procesamiento de azufre Al-Mishraq, en las afueras de  Mosul, causando  la muerte por asfixia de varias personas y la asistencia médica de cerca de mil afectados por problemas bronquiales.
Imagen: Bulent Kilic AFP.
La NASA emplea equipos analíticos de monitorización, como el Espectrómetro de Imagen de Resolución Moderada, ubicado en los satélites Terra y Aqua, para evaluar los niveles de contaminación atmosférica en las zonas de conflicto, encontrando que la mayor concentración de SO2 se encuentra latente entre la capa límite ambiental y la troposfera inferior, lo que agrava aún más la situación; no solo por destrucción climática, sino por pura corrosión humana.