CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

martes, 20 de septiembre de 2016

Corrosion por transicion termica en aceros inoxidables.

Cuando en la industria metalúrgica los constructores de equipamientos científicos y de mecánica de precisión o de estructuras metalúrgicas sensibles (como es el caso de la construcción naval), hablamos de la corrosión de las soldaduras, nos estamos refiriendo a la soldadura de los aceros inoxidables debido a la vulnerabilidad de las áreas contiguas a las uniones soldadas por efecto del calor frente a los condiciones ambientales químicamente activas, tales como los climas marinos o ambientes artificiales químicamente activos.
 
Efectivamente en las proximidades de los cordones de soldadura y otros tipos de uniones, aunque se suelde mediante gas Argón y se empleen electrodos de acero al molibdeno, las elevadas temperaturas producen ligeros cambios en las estructuras metalográficas haciéndolas más sensibles frente a la corrosión, especialmente si el proceso se realiza descuidadamente.

Las áreas debilitadas se denominan zonas de transición y tienen un tamaño medio de aproximadamente un centímetro de afectación.

El mayor peligro existente en estas zonas es la presencia de partículas de acero al carbono procedentes de las mecanizaciones de materiales férricos. Es por ello muy importante trabajar en recintos destinados solo a acero inoxidable y limpiar las partes de unión cuidadosamente antes de realizar las soldaduras.
Una técnica empleada en las cámaras destinadas a trabajar con sustancias corrosivas, consiste en realizar las soldaduras en pliegue, con el fin de aislar las zonas de transición. Es el caso de las cámaras de ensayos de corrosión acelerada por niebla salina. Esto mismo debería ser extensible a la metalúrgica de aplicación naval o de procesos químicos.
Si el proceso de soldadura de los aceros inoxidables tales como el AISI 316L se realiza profesionalmente, la resistencia a la corrosión es excelente, incluso en el caso de presencia de ácidos diluidos tales como ClH y SO4H2 y de soluciones con alto contenido en ClNa.
Si además se dota a las estructuras de tratamientos adicionales, la estabilidad puede ser de muy alta fiabilidad frente a la corrosión.