CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 8 de agosto de 2016

CRA: Aleaciones resistentes a la corrosion inducida.

Las aleaciones resistentes a la corrosión, también conocidas como CRA, (por sus siglas en inglés), proporcionan resistencia esencial y duradera a la corrosión para diversos componentes que están expuestos a ambientes asociados con la producción de petróleo y gas. 

Ejemplos de esos componentes son las tuberías y otros elementos críticos para la seguridad dentro de los pozos, conductos, intercambiadores de calor, tanques, válvulas, componentes y válvulas del cabezal del pozo, y muchos otros equipos de la instalación.
Existen muchas aleaciones resistentes a la corrosión, normalmente, se las categoriza en función de sus niveles de resistencia cuando se las expone a diferentes ambientes.
Algunos de los parámetros ambientales clave que influyen en las propiedades de las aleaciones resistentes a la corrosión son:
• Temperatura
• Presión parcial de CO2
• Presencia o ausencia de azufre
• pH del ambiente
• Concentración de iones cloruro
• Presión parcial de H2S
Los parámetros anteriores pueden influir en:
• La estabilidad de la película pasiva (inicio de la corrosión general o picaduras)
• Facilidad de repasivación de las picaduras ya iniciadas
• Tasa de disolución del metal en las picaduras
• El riesgo, inicio y propagación del agrietamiento por corrosión bajo tensión (SCC, por su sigla en inglés)
Métodos de selección de aleaciones resistentes a la corrosión:
La selección de aleaciones resistentes a la corrosión (CRA) destinadas a producir y transportar petróleo y gases corrosivos puede resultar una tarea difícil y compleja que, si se ejecuta de forma incorrecta, puede dar lugar a errores de aplicación y resultados poco fiables en el desempeño de las CRA en un ambiente de servicio concreto.
Las aleaciones resistentes a la corrosión se seleccionan según distintos criterios, para hacer frente a las condiciones que las empresas o los particulares anticipan encontrar en sus líneas de flujo y sus pozos. Donde se tiene acceso a grandes instalaciones de investigación, el procedimiento común es desarrollar y utilizar un programa de pruebas para simular las condiciones de un entorno específico (por ejemplo, comparar lo ocurrido en líneas de flujo y en el fondo de los pozos). Según los resultados obtenidos, se selecciona un grupo de aleaciones como gama de alternativas posibles. En lugar de poner a prueba todas las aleaciones a la vez, es más sencillo y más rentable probar grupos pequeños de las aleaciones que tengan mayores probabilidades de funcionar en el entorno.
Con ese método de selección, se puede tardar fácilmente entre uno y tres años para conseguir resultados satisfactorios, y se puede incurrir en costes considerables. Otra forma de seleccionar aleaciones resistentes es estudiar los datos de corrosión correspondientes a las condiciones de campo esperadas, lo cual permite eliminar fácilmente las opciones inadecuadas. Entonces podrán llevarse a cabo pruebas para refinar aun más la selección.
A continuación, se presentan varios ejemplos de aleaciones resistentes a la corrosión, y las condiciones a las que mejor se aplican:
316L (acero inoxidable austenítico)
La aleación 316L se utiliza generalmente en aplicaciones marinas y para el revestimiento de tanques de petróleo, sus tuberías de superficie y tuberías con revestimiento interno.
Aleación 22
La aleación 22 muestra una excepcional resistencia en un amplio rango de ambientes corrosivos. Tiene excelente resistencia al cloro húmedo y a mezclas que contienen ácido nítrico o ácidos oxidantes con iones cloro. También presenta resistencia a los ácidos reductores tales como el ácido sulfúrico y el ácido clorhídrico. Otras sustancias químicas corrosivas a las que la aleación tiene resistencia son los cloruros ácidos oxidantes, el cloro húmedo, los ácidos acético y fórmico, los cloruros cúprico y férrico, el agua del mar, la salmuera y muchas otras soluciones químicas contaminadas o mezcladas, tanto orgánicas como inorgánicas.
ZERON® 100
La aleación ZERON® 100 tiene gran resistencia a la corrosión por rendija y por picaduras en aguas marinas templadas, y tiene una excelente resistencia al agrietamiento por corrosión bajo tensión.