CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

miércoles, 27 de julio de 2016

Influencia de la lluvia en la corrosion salina del hormigon.

Las estructuras de hormigón armado ubicadas en los litorales marítimos se suelen ver seriamente afectadas por la corrosión salina provocada por el cloruro sódico que, procedente del mar, el viento y el oleaje es transportado a la atmósfera circundante.
Esto se suele apreciar a simple vista por el característico color rojizo superficial producido por los aceros corrugados de refuerzo que tiñen el cemento y que a veces, debido al aumento de volumen de la herrumbre, resquebrajan la estructura del hormigón, asomando dichas varillas de refuerzo, tal como se ve en la imagen adjunta.

Imagen: Hidrodemolición.com

Pero también hay que decir que la velocidad de corrosión de estas estructuras de acero embebidas en el hormigón, no es la misma en el litoral almeriense, que en las costas gallegas, por ejemplo, independiente de la inmersión por oleajes o mareas. Esto es debido a la diferencia en la frecuencia de precipitación de lluvias existentes en las diferentes áreas de nuestro litoral marítimo. Evidentemente, muy superior en las costas del norte, que en las del sur de España.

Cuando se comparan los resultados ofrecidos por los laboratorios naturales y se relacionan con los datos de los registros climáticos facilitados por los centros de meteorología, tales como AEMET, se puede observar que existe una evidente influencia de la lluvia en la velocidad de corrosión, debido a la ionización por dilución del cloruro sódico depositado sobre las superficies.

Como resulta que, desafortunadamente no podemos disponer de laboratorios naturales homologados en todas las costas del litoral marítimo, lo que se hace es estudiar la influencia climatológica y compararla con los ensayos habituales de niebla salina, separándolos y/o simultaneándolos, mediante el uso de las cámaras climosalinas de investigación, las cuales permiten reproducir múltiples ciclos climáticos, combinados con espray salino.

Son múltiples los trabajos de evaluación de la velocidad de corrosión del hormigón realizados por centros de investigación de diversos países en función con la lluvia, concluyendo de la observación de los mismos que, en general, el incremento de la cantidad de lluvia precipitada provoca una disminución considerable de la velocidad de corrosión debido a la frecuencia de lavado de los cloruros precipitados sobre las superficies y que llegan a las barras de refuerzo del hormigón, sobre todo cuanto mayor deterioradas estén las estructuras.

Evidentemente existen otros factores climáticos y cíclicos que pueden influir en la velocidad de corrosión: La calidad de los materiales y la antigüedad de las estructuras, son algunos de ellos. 

Son tantas las variables que intervienen en la corrosión de las construcciones, que no se deben extraer conclusiones generalistas. Por ello, se conseja efectuar estudios particularizados para cada región geográfica estudiada y la climatología predominante en la zona.