CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

jueves, 9 de junio de 2016

Precipitacion calcarea y corrosion.

Fundamentos
 
Los depósitos calcáreos en los sistemas de tuberías de agua plantean un desafío técnico importante para los sistemas de suministro de agua y calefacción en los hogares y la industria. Estos depósitos ferruginosos (calcificación, sarro) pueden causar costes importantes en la reparación de tuberías de agua, calefacción y sanitarios y son responsables de la pérdida de energía muy importantes
La cal
La cal se encuentra en la naturaleza como calcita, marga, yeso y mármol. Enormes cantidades se encuentran en forma de carbonato cálcico (CaCO3).
Aunque el calcio es inocuo e incluso deseable en el agua potable, estos depósitos de calcio causan importantes problemas en las tuberías, calderas, calentadores de agua, tanques de agua caliente, bombas de calor, máquinas de lavar y cafeteras. Actualmente en el mercado se encuentran para el tratamiento de la cal los descalcificadores o desmineralizadores, que generan la necesidad de mantenimiento regular.
Una de las consecuencias de la cal es el estrechamiento y la obstrucción de las tuberías de agua. Debido a los depósitos de cal, el diámetro interior de las canalizaciones se reduce en casos extremos hasta llegar a la plena congestión, llegando a formar una capa calcárea de varios milímetros de espesor.
A causa de los depósitos de cal en tanques de agua caliente y calefacción, se produce una reducción del intercambio de calor entre el agua de la calefacción y la fuente de calor. Un sólo milímetro en el interior de estos aparatos puede suponer una pérdida de energía de un 10%.
La corrosión
La corrosión es debida al ataque en las paredes internas de la tubería de oxígeno u otras sustancias corrosivas (por ejemplo por ácidos = corrosión por H+). Por ejemplo un tubo de metal que esté sometido al ataque de estas sustancias corrosivas, y en asociación con el agua, generaría iones de hidróxido (OH+). Paralelamente, los iones ferrosos (Fe2 +) son liberados de las paredes de la tubería. Estos iones ferrosos cargados positivamente reaccionan con el hidróxido para formar el óxido de hierro (Fe (OH)2 = óxido). El metal se corroe.
Las consecuencias de la cal y la corrosión
Áreas domésticas, comunidades y servicios:
Un depósito de cal y corrosión se forma en las canalizaciones, causando roturas en las tuberías, bloqueos y posibles inundaciones (daños por agua).
Daños en duchas, instalaciones sanitarias, calentadores de agua y calderas debiéndose ser mantenidas o reemplazadas regularmente.
Aumento en el consumo de energía.
Pérdida en el rendimiento de sus aparatos.
Fugas y roturas en tuberías.
Riesgo de proliferación de legionella y algas.
Industrial:
Circuitos y torres de refrigeración deben ser tratados químicamente y ser limpiados. Un tratamiento muy pesado en términos de costo y tiempo de limpieza.
Sistemas de control de temperatura e intercambiadores de calor deben limpiarse químicamente a intervalos frecuentes o, en el caso de los intercambiadores de calor de placas, estas deben ser reemplazadas con regularidad, lo que lleva a costes considerables.
Las bombas de vacío y centrífugas con depósitos de cal conducen a una reducción significativa de su tiempo de funcionamiento.
Los intervalos de mantenimiento, reparación e interrupciones generan costos significativos, tanto en términos de mantenimiento de los equipos y de interrupción de la producción.
Fuente: ECOCAL