CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 20 de junio de 2016

Percepcion climatica: El subjetivo olor de la lluvia.

En la cultura popular, tras un periodo de ambiente seco, cuando comienza a llover, es muy común oír decir “huele a tierra mojada”.

En ocasiones el olor puede derivar de la producción de ozono (olor a aire puro de alta montaña), como consecuencia de las descargas eléctricas producidas por las tormentas, las cuales excitan el átomo de oxígeno pasándolo a valencia tres (O3), y  en otras, diferenciadamente o simultáneamente, el olor puede provenir de procesos bioquímicos definidos por los nombres descriptivos petricor y geosmina.
 
Petricor es el nombre que recibe el olor que produce la lluvia al caer en los suelos secos. El nombre se deriva de la unión de dos palabras griegas: petros, que significa piedra, e ikhôr, palabra con la que se denomina al líquido que fluía por las venas de los dioses en la mitología griega.
Este término fue creado por dos geólogos australianos: Isabel Joy Bear y R. G. Thomas, que lo  describieron como "el olor que deriva de un aceite exudado por ciertas plantas durante periodos de sequía". Este aceite queda adsorbido a la superficie de las piedras,  que al entrar en contacto con la lluvia se libera en el aire junto con otro compuesto; la geosmina.
La geosmina, que significa en griego «aroma de la tierra», es una sustancia química producida por la bacteria Streptomyces coelicolor, también conocida como bacteria de Albert, y algunas cianobacterias, las cuales se hallan en el suelo y son perceptibles típicamente cuando la tierra se humedece; por ejemplo, cuando llueve. Algunos hongos filamentosos, como Penicillium expansum, también producen geosmina.
Imagen: Estructura orgánica de la molécula de la geosmina.
Fórmula: 4,8a-dimetildecalina-4a-ol o 4,8a-dimetil-decahidronaftaleno-4a-ol.
 
El Streptomyces es un microorganismo importante en el campo de la medicina moderna y actual, dada la factibilidad de obtener a partir de él antibióticos, entre ellos, agentes antibacterianos muy conocidos como la tetraciclina, la eritromicina, la rifampicina o la kanamicina, antifúngicos como la nistatina, y agentes antitumorales, antihelmínticos e inmunosupresores, entre otros.
La investigación de su genoma ha permitido determinar el gen productor de su característico aroma, el cual al ser manipulado experimentalmente y suprimido de la bacteria, causaba la perdida de la síntesis de geosmina.
Este compuesto es importante para los animales vertebrados que habitan el desierto, principalmente para los camélidos, quienes al percibir su olor pueden tener la seguridad de que encontraran agua en poco tiempo. Los nematodos y los insectos también se benefician de este compuesto, pues al captarlo se dirigen hacia donde se halla la humedad. Los botánicos también han descubierto geosmina en flores de cactus y flores del Amazonas, cuyos olores atraen a los insectos en busca de agua y de esta manera y accidentalmente polinizan la flor.
La geosmina es también responsable de algunos aromas no deseados en productos derivados de algunos frutos como las uvas; de manera que si estas son atacadas por hongos de geosmina, tras el proceso de fermentación, el vino puede ofrecer el característico olor a tierra.

Fuente: AEMET.