CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

miércoles, 29 de junio de 2016

Cultivo fototrofico de microalgas con fotobiorreactores.

El origen de los combustibles fósiles, esencialmente el petróleo, procede precisamente de materias primas de tipo vegetal, tales como las algas con contenidos lípidos, de ahí que su cultivo puede suponer, y de hecho supone, una fuente energética alternativa respetuosa con el medio ambiente.

El proceso de producción de biodiesel a partir de microalgas se inicia con el cultivo de la cepa para la obtención de biomasa con una alta productividad de lípidos, seguido de la separación de la biomasa del medio de cultivo y posterior extracción de los lípidos para finalmente obtener el biodiesel por una reacción de transesterificación, de forma similar a como se produce a partir de cualquier aceite vegetal.

En general, las microalgas dependen para su crecimiento de un suministro de carbono y de una fuente de luz para realizar la fotosíntesis. Sin embargo, como respuesta a cambios en las condiciones ambientales, pueden poner en funcionamiento diversos tipos de metabolismo tales como los fototróficos. 

Imagen: Equipo de investigación de microalgas de la Universidad de Cádiz.

Al considerar el empleo de microalgas para la producción de biodiesel, es importante definir cuantitativamente la influencia de factores que intervienen en su crecimiento y que favorecen la producción de lípidos, así como su interrelación para poder manipularlos en la obtención de biomasa con determinadas características. 

Tanto el contenido de lípidos como el perfil de ácidos grasos de las microalgas varía no solo con cada especie, sino también en función de las condiciones de cultivo, la concentración y tipo de nutrientes, la calidad y cantidad de luz, la temperatura, el O2, el CO2, el pH, la salinidad, otros factores mecánicos tales como el método de mezclado y finalmente la edad del cultivo. 

Todo ello se consigue con los fotobiorreactores, tales como los utilizados en la Universidad de Cádiz.