CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

miércoles, 8 de junio de 2016

Corrosion monumental: Estabilizacion y proteccion del bronce.

En la corrosión de las estructuras metálicas de bronce que forman parte de la arquitectura urbana y monumental de las grandes ciudades, al estar situadas a la intemperie, con el paso del tiempo empiezan por presentar inicialmente diferentes coloraciones fruto de su exposición continuada a las inclemencias del tiempo y los contaminantes químicamente activos procedentes de los combustibles petrolíferos (derivados del carbono, azufre, nitrógeno, etc.) y niebla salina en los litorales marítimos.

Todos estos agentes atmosféricos, junto con la humedad ambiental, lluvia, viento, polvo, etc., generan a largo plazo el deterioro de la superficie metálica, abriendo paso a los fenómenos electroquímicos típicos de la corrosión.
 
El objetivo de los restauradores es detener los procesos corrosivos mediante la limpieza, estabilización y protección del material. 

Para la limpieza y estabilización del Bronce los técnicos aplican Citrato de amonio + benzotriazol 3% (2 aplicaciones + 1 aplicación). Para la limpieza y estabilización del resto de metales emplean acido tánico.
Tras ello se realiza la protección de las superficies mediante barnices.
El barniz protector aplicado es a base de resina acrílica con aditivos antioxidantes, en solución con disolventes orgánicos. Con estas películas protectoras el resultado es más eficaz, puesto que se consigue aislar las piezas del medio con la aplicación de las capas protectoras que sellan. Para conseguir este objetivo, las capas sintéticas agregadas a las superficies metálicas deben resultar estables e inertes.
Con todo ello se garantiza la durabilidad, reversibilidad y que no interfieran u oculten la superficie original.

Al contrario que en la consolidación de otros materiales porosos, los protectores metálicos deben obturar poros, grietas, fisuras y microfisuras para garantizar el aislamiento del metal con el medio ambiente.
Como ejemplo baste mencionar que con este procedimiento han sido restaurados  y protegidos monumentos histórico-artísticos importantes instalados a lo largo y ancho de toda la península ibérica.
Fuente: Metis, Conservación y Restauración.