CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

miércoles, 29 de junio de 2016

Corrosion acelerada por lluvia acida de origen contaminante.

Corrosión por lluvia ácida de origen industrial alarma a población asturiana.

Ante la aparición de noticias de este tipo, no queda más remedio, en conciencia, que hacerse eco de ellas, con la esperanza de que alguien con suficiente poder decisorio, pueda poner veto a las emisiones que ponen en peligro la vida sobre el planeta.
En diversas localidades de la comunidad autónoma de Asturias se ha producido un fenómeno de corrosión anormal en vehículos estacionados en las proximidades de la central térmica de Aboño, según han denunciado ante la Policía Nacional diversos vecinos de Tremañes.
Y es que, según manifiestan los afectados, en los últimos días han aparecido varios vehículos con corrosión en sus carrocerías, tubos de escape, etc., que atribuyen a una posible existencia de lluvia ácida que podría proceder del grupo 2 de la central térmica de Aboño. 
Imagen: Central Térmica de Aboño (IES Carreño Miranda).
Ya hace tres años, en enero de 2013, unos 200 vehículos se vieron afectados por el arranque del horno B de la compañía ArcelorMittal inactiva durante los siete meses anteriores. Por aquel entonces, la Policía Nacional se vio abrumada por una masiva  cantidad de denuncias de particulares por la corrosión anormal que presentaban los vehículos estacionados en las calles de diversas localidades de la zona.
Hay que añadir que, si bien las industrias fabricantes de automóviles protegen a sus vehículos contra la corrosión ambiental convencional, lo que no es previsible es la presencia de condiciones extremas artificiales, como es el caso de la corrosión motivada por emisiones contaminantes anormales potencialmente corrosivas a corto o medio plazo como consecuencia de la lluvia ácida generada por emisiones industriales descontroladas.
La noticia publicada por LNE en su editorial del 2016-02-27, indica que solo cinco empresas emiten el 80 por ciento de todo el CO2 atmosférico en Asturias. La Central Térmica de Aboño (Gijón) y las plantas de ArcelorMittal en Gijón y Avilés son las instalaciones más contaminantes de la región, añadiendo que la temperatura atmosférica en Asturias ha aumentado 0,21 grados por década desde los años 60 como consecuencia de la liberación a la atmósfera de grandes cantidades de gases de efecto invernadero.
De ser esto cierto, la corrosión de los automóviles aparcados en las zonas colindantes afectadas, son solo un problema insignificante en comparación con los daños infringidos al medio ambiente.