CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 9 de mayo de 2016

Tecnologia biomecanica con impresoras 3d.

El potencial de las técnicas de impresión en 3D es innegable en diversos campos de la ingeniería, pero también en otros quizás más alejados, como el de la biomedicina. 

Ya en marzo del año 2013, The New England Journal of Medicine publicaba que un grupo de médicos de un hospital de Michigan (EE UU) habían utilizado esta técnica para generar una prótesis de tráquea. El receptor de dicho implante fue un bebé de apenas dos meses de edad, el cual sufría constantes infartos debido a una malformación en sus vías respiratorias, que impedía la llegada de oxígeno a sus pulmones. 
 
Ante la complicada situación, los doctores decidieron arriesgarse con una innovadora técnica. Utilizando un procedimiento conocido como tomografía, obtuvieron una imagen digital de secciones de la tráquea del propio paciente, que utilizaron para imprimir más adelante la pieza que necesitaban. La pequeña reproducción del tubo traqueal se realizó en menos de un día utilizando un material conocido como policaprolactona (Poliéster alifático), y se implantó en el paciente mediante la consiguiente operación quirúrgica. 
Sin duda, lo extraordinario de esta estrategia seguida por los médicos de Michigan, fue que elegir un biomaterial que aunaba las características más importantes y difíciles de conseguir en este tipo de prótesis. No solo cumplía su función, permitiendo al paciente abrir su tráquea adecuadamente y sin provocar rechazo, sino que además, al ser un polímero biodegradable, se estimaron unos 3 años para la total reabsorción del implante. Para entonces, las vías respiratorias del bebé ya estarían completamente formadas, y ni siquiera tendría que someterse a una segunda operación para continuar viviendo normalmente.
El proceso, fue seguido por un estudio paralelo, firmado por Scott Hollister y Richard Ohye de la universidad de Michigan, y Marc Nelson, del hospital infantil Akron. Demostrando un ejemplo de perfecta interacción entre un biomaterial y el cuerpo humano, los beneficios que supone, y las posibles aportaciones de la impresión 3D en este campo.
Actualmente, las aplicaciones de estas técnicas de generación de estructuras tridimensionales se encuentran en expansión. Entre las más esperadas aguarda la generación de moldes biocompatibles para obtener órganos mediante la combinación con ingeniería de tejidos. Algo que no está tan cerca de la ciencia ficción, como publicaba la investigadora Sara Arroyo Moreno.
Fuentes:
UPM
Revista The New England Journal of Medicine