CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

martes, 5 de abril de 2016

Fotobiorreactores: Bioproductos derivados de las microalgas.

La Universidad de Valladolid (UVa) celebró ayer lunes, 4 de abril, un workshop dirigido a jóvenes investigadores en el marco del proyecto europeo EUAlgae (European Network for Algal-Bioproducts), que trata de fomentar la formación y la cooperación científica para obtener nuevos productos derivados de algas microscópicas. 

El Departamento de Ingeniería Química y Tecnológica del Medio Ambiente de la Universidad de Valladolid participa en el proyecto europeo EUAlgae para el estudio de microalgas.
 
Hoy en día, “de las microalgas se obtienen anticancerígenos, cosméticos y suplementos alimenticios como colorantes naturales, además de otros productos de alto valor añadido para la sociedad, como los fluoróforos, componentes de las moléculas que hacen que sean fluorescentes", explicó Raúl Muñoz, investigador del Grupo de Tecnología Ambiental de la Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente de la UVa.
El encuentro reunió en Valladolid a una veintena de especialistas europeos que expusieron sus líneas de trabajo de cara a fomentar la interacción entre doctorandos e investigadores posdoctorales. “De aquí saldrán colaboraciones; queremos identificar aspectos complementarios de los diferentes estudios que se llevan a cabo dentro de la red y crear sinergias, sobre todo entre los jóvenes, que son los que tienen un mayor potencial", asegura el investigador.
El proyecto EUAlgae es una acción COST (European Cooperation in Science and Technology) de la Unión Europea e involucra a 28 países y más de un centenar de especialistas agrupados en diferentes grupos de trabajo. Por parte de España, además de la Universidad de Valladolid, participan el CSIC, la Universidad de Almería y el Instituto IMDEA. Esta iniciativa se puso en marcha en febrero de 2015 y aún tiene tres años por delante.
Los investigadores se dividen en varios grupos de trabajo con objetivos concretos, como la optimización del crecimiento de las microalgas para mejorar su productividad; la recogida de biomasa y disrupción celular; el refinamiento de sus componentes; la valorización de productos intermedios; y, finalmente, el análisis económico y la evaluación del ciclo de vida del producto.
Aguas residuales y bioenergía
El Grupo de Tecnología Ambiental de la UVa trabaja, por ejemplo, en el desarrollo de fotobiorreactores para el cultivo de microalgas mediante procesos de bajo coste en aguas residuales. Esta línea tiene un doble beneficio, no sólo permite la obtención de una biomasa algal de bajo coste para su posterior revalorización, sino que a la vez las microalgas contribuyen a limpiar las aguas. Para éste y otros objetivos, los científicos trabajan con fotobiorreactores, dispositivos que se emplean en el cultivo masivo de microalgas dejando pasar la luz para que puedan realizar la fotosíntesis y aportando los nutrientes necesarios.
Un aspecto importante es que una vez extraídos los componentes de interés de las microalgas, la biomasa residual aún se puede transformar en biogás, bioetanol o biodiésel. En esta línea de investigación más relacionada con la energía, el Grupo de Tecnología Ambiental de la UVa también está realizando importantes contribuciones. Por una parte, estudia la transformación de las algas en biogás, con un alto contenido en metano. Por otra parte, investiga su aprovechamiento como etanol, de manera que sirva como combustible.
La investigación en microalgas ha despertado un enorme interés a nivel mundial en la última década. Sin embargo, los científicos del Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente de la UVa han sido pioneros en este ámbito, ya que llevan trabajando en su potencial desde comienzos del 2000, lo cual explica su presencia en un consorcio internacional que se sitúa en la vanguardia del estudio estos microorganismos fotosintéticos y la búsqueda de aplicaciones.
Fuentes: Dicyt, Universidad Valladolid.