CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

martes, 19 de abril de 2016

Camaras de crioterapia de cuerpo entero para fisiología del deporte.

Las cámaras de crioterapia son equipos de tratamiento climático ultrafrigorífico empleadas en el campo de la fisiología para la recuperación de esfuerzos de los deportistas de élite y otras actividades cuya actividad suponga un elevado estrés físico y una demanda de alto rendimiento.
 
Las cámaras climáticas para fisiología del deporte fueron desarrolladas por primera vez en España por la compañía CCI, situada en Mataró (Barcelona) hace ya diez años, para el CAR (Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sant Cugat de Barcelona).
En el caso de las cámaras de crioterapia, el vehículo utilizado como medio frigorífico es el Nitrógeno líquido, el cual, si bien permite alcanzar temperaturas de hasta -195,82ºC en contacto directo, en el tratamiento climático respirable se limita a no más de -120ºC cuando se recircula a través de intercambiadores de alta superficie y en convección forzada laminar de aire, con el fin de mantener una atmósfera oxigenada purificada. 

La técnica, si bien es muy interesante como medio de recuperación física,  no obstante requiere una vigilancia exhaustiva por parte del personal sanitario, dada la peligrosidad de las ultrabajas temperaturas, las cuales pueden ser peligrosas en tiempos de exposición muy cortos.
Como anécdota periodística podemos decir que la técnica en España ha sido presentada en el Real Club de Tenis Barcelona con motivo del Trofeo Conde de Godó.
Aunque la crioterapia puntual tópica ya hace mucho tiempo que se utiliza, las cámaras criogénicas integrales, o de crioterapia de cuerpo entero, ya se vienen utilizando últimamente por deportistas de élite en países como EEUU, y de hecho, en España se fabrican desde hace casi medio siglo para otras aplicaciones tales como la simulación aeroespacial. 
Con las cámaras desarrolladas por CCI, el fisioterapeuta responsable del tratamiento de crioterapia puede programar cualquier valor de temperatura comprendida entre la ambiental y -110ºC, así como también el tiempo de tratamiento, de tal manera que, una vez transcurrido el mismo, se activa una alarma visual y acústica que avisa del momento en el que el deportista o deportistas deben abandonar la cámara.

Así mismo es posible  monitorizar al deportista vía bluetooth con el fin de registrar externamente todas sus constantes fisiológicas durante el tratamiento, tales como la temperatura corporal, número de pulsaciones, indice de oxígeno, etc., habida cuenta de la importancia de la vigilancia facultativa constante durante todo el tratamiento de crioterapia.

Para más información contactar directamente con el departamento de ingeniería de CCI (Info@cci-calidad.com).