CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 28 de marzo de 2016

Xilofagos: La anoxia climatica biocida en las obras de arte.

Entendemos por anoxia climática en restauración, a la creación de atmósferas biocidas respetuosas con las obras de arte, capaces de exterminar los insectos que destruyen la madera; es decir, con controles precisos de concentración de oxígeno, temperatura y humedad. Esto se logra con las cámaras climáticas biocidas.

La técnica es cada vez más utilizada, dada la gravedad que suponen los daños desarrollados por los insectos devoradores de la madera y sus derivados.

Es tal la preocupación existente en el campo de la restauración, que cada vez existen mayor número de científicos dedicados al estudio de este fenómeno.
En este sentido, la revista Biology Letters, recogió los resultados de un trabajo de investigación realizado por el científico de la Universidad de Pensilvania, Blair Hedges concerniente a la distribución de los insectos xilófagos de Europa en la antigüedad, mediante el empleo comparativo de  xilografías.
La novedosa investigación se basó en el estudio de los orificios que este tipo de insectos dejan en los soportes de madera de las obras de arte.
Algunos agujeros son  muy antiguos, lo cual permite descifrar la distribución de las especies de insectos presentes en las  obras de arte de la antigüedad.
El científico descubrió que muchas de las pequeñas imperfecciones en las xilografías permitían identificar las especies de insectos que habían perforado la superficie de la plancha de madera original antes de imprimir el grabado.
Haciendo corresponder las dimensiones de los agujeros con el momento y el lugar en los que se realizaron las xilografías, obtuvo un registro histórico de la distribución de insectos xilófagos en Europa.
Los xilófagos adultos ponen huevos en las grietas de la madera. Cuando las larvas eclosionan, se introducen lentamente en la madera alimentándose de celulosa. Una vez transformadas en escarabajos adultos, excavan orificios  para salir de la madera, con lo que se originan los agujeros que se observan en las xilografías.
El científico estudió 3263 agujeros de gusano en 473 xilografías creadas entre 1462 y 1899. Descubrió que había dos tamaños de agujeros: algunos medían unos 2,3 milímetros de diámetro y otros unos 1,4 milímetros. Y se podía distinguir un patrón geográfico: los de menor tamaño pertenecían a xilografías realizadas en el noreste del continente europeo, mientras que los de mayor tamaño se hallaban en las del suroeste.
Así pudo deducir la especie de cada insecto: la carcoma común (Anobium punctatum) al noreste y la carcoma mediterránea (Oligomerus ptilinoides) al suroeste. El método de Hedge podría ayudar a analizar la distribución de especies xilófagas y a obtener un registro histórico en todo el mundo, lo que permitiría identificar los cambios en poblaciones locales y el momento en que aparecen especies invasoras. La técnica podría contribuir también a resolver algunos misterios del mundo del arte,
Los xilófagos han realizado y realizan grandes estragos en las obras de arte, de ahí la importancia de realizar tratamientos biocidas capaces de exterminar las plagas sin deteriorar las piezas, previamente a la restauración. Por ello la  importancia de utilizar las cámaras climáticas de anoxia.