CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 22 de febrero de 2016

Influencia climatica en la “ley de los cinco segundos”.

La NASA demuestra que la “ley de los cinco segundos”, en virtud de la cual, un alimento que se cae al suelo no tarda más de cinco segundos en contaminarse por microorganismos, es cierta si se completa con las condiciones climáticas existentes en el entorno.

Mark Rober y Mike Meacham, dos ingenieros de la Nasa, pusieron a prueba el mito urbano que plantea que las personas tienen cinco segundos para recoger del suelo un alimento, sin que se llene de microbios.
De acuerdo a sus estudios, los factores que más influyen en la contaminación de un alimento que se cae al suelo, además de las características y estado de la superficie, son las condiciones climáticas del entorno.
Estos científicos, descubrieron que la comida húmeda recoge 10 veces más bacterias que la comida recogida 3 segundos después de que se cae. Esto es peligroso porque las bacterias como las que producen la salmonella y la listeria "aman los ambientes húmedos", explicaron en el canal de Youtube, Science Channel.
Téngase en cuenta que las bacterias son los organismos unicelulares más pequeños que existen en la Tierra.

Por su forma, las bacterias pueden clasificarse en: bacilos (alargadas o en forma de bastoncillo), vibrios (curvadas), espirilos (onduladas o en forma de espirales) y cocos (redondeadas). Estas últimas pueden presentarse aisladas, en parejas (diplococos), en grupos alineados (estreptococos), en masas irregulares (estafilococos) o en masas cubicas (sarcinas).
Un gran número de bacterias son las que producen algunas enfermedades más comunes y peligrosas que afectan en los seres vivos tales como cólera, sífilis, neumonía, tétanos, tifus, difteria, etc.
Sin bien hay que señalar que algunas bacterias son útiles en el campo de las investigaciones científicas, específicamente en biotecnología e ingeniería genética, en la vida diaria, si un alimento se cae al suelo, lo aconsejable sería desecharlo sin duda, sin necesidad de cronometrar el tiempo transcurrido desde que se nos ha caído.
Para investigar la velocidad de contaminación de un alimento en función de las variables ambientales, se emplean las cámaras climáticas de laboratorio.