CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 7 de diciembre de 2015

Oxidacion: corrosion incipiente. Camaras de ensayos.

Cuando aparecen los primeros síntomas de oxidación superficial, excepto en los fenómenos específicos de pasivación,  podemos estar seguros del desencadenante de una inminente corrosión intersticial.

En las primeras fases de las reacciones químicas oxidativas iniciadas por la migración de los primeros electrones bajo la acción de determinados electrolitos, la pérdida de masa es prácticamente inexistente. Este es el momento en que aparecen los primeros síntomas de oxidación, evidenciados por un cambio de color en la superficie de los metales: rojo en el acero al carbono, verde en las aleaciones de base cobre, gris en los aluminios, etc. En estos momentos iniciales de la desintegración estructural, todavía es posible la aplicación con éxito, de recubrimientos de protección eficaces.
Centrándonos en los metales ferromagnéticos expuestos a la acción corrosiva de la humedad y del ambiente marino, el primer momento de aparición de la tonalidad rojiza es el óptimo para la aplicación de los recubrimientos, en preferencia con los metales recién llegados de la acería. El poro inicialmente abierto en la superficie, facilita la adherencia de los primeros tratamientos previos al recubrimiento final.
Cuando los procedimientos de protección son tardíos, o el deterioro superficial ha pasado de una incipiente oxidación, a una corrosión intersticial en profundidad, con importante pérdida de masa del metal base, la recuperación es ya mucho más complicada.
Cuatro son los aspectos fundamentales que influyen en la solvencia resultante de las estructuras sometidas a ambientes corrosivos como la niebla salina del mar: La composición del acero, la calidad de los recubrimientos de protección, el método de aplicación de los mismos y el grado de resistencia a las condiciones climáticas químicamente activas.
Para determinar la resistencia de los metales y la fiabilidad de los recubrimientos aplicables, se realizan ensayos acelerados en el laboratorio con cámaras de corrosión por niebla salina, cámaras de condensación humidostáticas y de corrosión con atmósferas simuladas de contaminantes tales como SO2, CO2, NO2, etc.