CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

viernes, 25 de septiembre de 2015

Textiles biomedicos “Cocomi” de Toyobo.

La compañía textil japonesa Toyobo ha desarrollado un tejido capaz de medir ritmos biológicos corporales tales como la frecuencia cardíaca, la temperatura, etc.

Se trata de un tejido altamente conductivo sensible a las diversas respuestas corporales.
La parte que toca la piel recibe señales eléctricas de los músculos apenas perceptibles y envía los datos a un teléfono inteligente u otro dispositivo similar para procesarlos.
La compañía planea utilizar el material en prendas de deporte gracias a sus altas propiedades elásticas y su delgadez (aproximadamente 0,3 milímetros de espesor).
Estas cualidades son fruto de la investigación de Toyobo, ya que los materiales conductores convencionales no son elásticos y carecen de precisión dada su incapacidad de “seguir adecuadamente el movimiento del cuerpo”.
“Es posible conocer el estado fisiológico y psicológico de una persona a través datos recogidos por el dispositivo conociendo, por ejemplo, el grado de relajación o somnolencia de un individuo”, explicó el fabricante a la Agencia EFE.
Por ello, el material también podría ser aplicable a la medicina tradicional, así como a otras aplicaciones, dado que se pueden adherir a otro tipo de superficies.
Toyobo, que decidió invertir en este campo debido al “creciente interés que generan los dispositivos de medición de información biológica para vestir”, planea comercializar el material en 2017 de forma conjunta con otras empresas del sector textil y de diversas áreas, informó el diario Asahi.
Durante ese año, la compañía prevé alcanzar una cifra de ventas de 200 millones de yenes (1,47 millones de euros).
Es de destacar que el interés por los tejidos biológicos es general, prueba de ello es que el fabricante textil Toray y la compañía telefónica nipona NTT presentaron el pasado año una propuesta similar, un tejido para elaborar prendas capaces de tomar el pulso y medir otras constantes vitales.
Fuente: EFE