CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

sábado, 12 de septiembre de 2015

Acidificacion marina por carbonatacion.

Un estudio internacional, con participación de investigadores españoles, advierte sobre las características sin precedentes de los cambios en la química marina que se avecinan. Las emisiones antropogénicas de CO2, además de provocar el calentamiento global, alteran la química de las aguas de los mares y océanos, conduciéndolas hacia una progresiva acidificación. Este cambio conlleva importantes repercusiones para los organismos y ecosistemas marinos.

Un estudio internacional publicado en el último número de la revista Science concluye que a lo largo de los últimos 300 millones de la historia de la Tierra la química oceánica ha sufrido profundos cambios, aunque ninguno de ellos parece haber sido a la vez tan rápido, de tanta magnitud y tan global como el que está ocurriendo en la actualidad.
El trabajo, en el que han participado investigadores del Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA), y del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), pone de manifiesto la magnitud y gravedad del cambio antropogénico en la química marina.
Analizando el registro geológico
La acidificación marina ocurre a medida que el CO2 emitido por las actividades humanas, derivado fundamentalmente de la quema de combustibles fósiles, se disuelve en los océanos. Más del 30% de las emisiones antropogénicas de CO2 pasa directamente a los océanos, que se vuelven progresivamente más ácidos. La acidificación perjudica a muchas formas de vida marina e interfiere, por ejemplo, en el desarrollo de especies que construyen caparazones o esqueletos de carbonato cálcico, como los corales o los moluscos. Puede afectar también a especies del fitoplancton, que constituye un eslabón esencial de las redes tróficas marinas, de las que dependen los peces, crustáceos y otras especies.
Imagen: Ejemplos de corales, uno de los muchos grupos de organismos marinos que se verán perjudicados por la acidificación marina. Dendrophyllia cornigera (de tonos amarillentos) y Astroides calycularis (naranja) son dos especies que se hallan habitualmente en el Mar Mediterráneo. Autor: Autor: Àngel López Sans (ICM-CSIC).
Imágenes de microscopio electrónico de barrido (SEM) de un nanofósil calcáreo muy abundante (Discoaster) que muestran los efectos de un conocido evento pasado de acidificación de los océanos en estos organismos planctónicos marinos. Autora: Patrizia Ziveri (ICTA-UAB).
Gran parte de la investigación sobre esta problemática se basa en experimentación en acuarios que simulan escenarios futuros de acidificación y evalúan la respuesta de los organismos. Para este estudio, por el contrario, se ha analizado el registro geológico mediante análisis paleontológicos y geoquímicos y se ha buscado eventos pasados de acidificación marina para detectar posibles efectos en la biota marina.
La acidificación y las grandes extinciones
El estudio ha detectado momentos concretos de la historia de la Tierra asociados con una profunda acidificación, como el máximo térmico del Paleoceno-Eoceno, hace 56 millones de años. “Debido a emisiones volcánicas y a la desestabilización de hidratos de metano congelado en los fondos marinos, se liberaron a la atmósfera grandes cantidades de carbono, de una magnitud parecida a la que los seres humanos podrían llegar a emitir en el futuro. Durante este evento tuvieron lugar grandes extinciones, sobretodo de faunas bentónicas. No obstante, la inyección de CO2 fue, como mínimo, 10 veces más lenta que la actual, lo que augura consecuencias más catastróficas al cambio antropogénico actual”, detalla Carles Pelejero, investigador del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC y de ICREA.
El registro geológico proporciona detalles sobre los cambios biológicos asociados a otras grandes perturbaciones globales, como la gran extinción acaecida tras el impacto del asteroide que marcó el final del Cretácico, hace 65 millones de años, evento en el que se cree que también se acidificaron los océanos.
Fuente: CSIC 10-09-2015: 
B. Hönisch, A. Ridgwell, D.N. Schmidt, E. Thomas, S.J. Gibbs, A. Sluijs, R. Zeebe, L. Kump, R.C, Martindale, S.E. Greene, W. Kiessling, J. Ries, J.C. Zachos, D.L. Royer, S. Barker, T.M. Marchitto Jr., R. Moyer, C. Pelejero, P. Ziveri, G.L. Foster, B. Williams. The geological record of ocean acidification. Science. DOI:10.1126/science.1208277