CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 19 de julio de 2015

Corrosion en las instalaciones petroquimicas.

Si tuviéramos que ponderar diversos tipos de industrias por su orden de mayor vulnerabilidad a la corrosión, sin duda situaríamos en primer lugar a la industria petroquímica. 

El motivo no es otro que el de la existencia de una doble afectación, externa e interna, en las enormes infraestructuras de acero empleadas. Desde las plataformas petrolíferas instaladas en el mar, pasando por las refinerías de petróleo, hasta llegar a las últimas industrias químicas productoras de gases, plásticos, etc., todas están afectadas por el doble riesgo de corrosión externo e interno.
Corrosión externa:
Fundamentalmente provocada por la salinidad del mar, la alta humedad, y la atmósfera ácida generada por la presencia de SO2.
La protección contra este tipo de corrosión pasa por la aplicación de recubrimientos ( mayoritariamente pinturas) y un eficaz plan de vigilancia y mantenimiento industrial.
Corrosión interna:
Provocada por la existencia de ácido sulfhídrico con gas nafténico (procedente de las naftas), en presencia de hidrógeno (procedente de las cadenas de hidrocarburos).
Una forma de protección contra estos medios corrosivos es la utilización de revestimientos de aluminio intermetálico Fe/Al por tratamiento térmico a 1050ºC. Este tratamiento se denomina alonización y aporta una excelente protección del interior de las tuberías.
Para determinar en el laboratorio el grado de resistencia de los aceros y los medios de protección empleados, se utilizan las cámaras de ensayos de corrosión acelerada tales como: Cámaras de corrosión por niebla salina, cámaras Kesternich de atmósferas gaseosas por SO2, cámaras humidostáticas de humedad saturada y cámaras de ácidos, todas ellas desarrolladas por CCI. 
Las cámaras de ensayos de corrosión y de simulación climática para investigación y control de calidad son empleadas por las entidades de la máxima relevancia y los centros de investigación más prestigiosos existentes en la actualidad, tales como el Centro Nacional de Investigaciones metalúrgicas (CENIM), Empresa Nacional Siderúrgica (ENSIDESA), Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA), AIRBUS, REPSOL I+D, Catalana del Gas, etc.