CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 3 de mayo de 2015

Ultracongelacion y micronizacion de cadaveres en el espacio.

En los viajes espaciales de larga duración con imposibilidad de retorno a la Tierra, lo normal es prever que puedan morir astronautas en la travesía; de ahí que, en el imparable objetivo de viajar a Marte, haya que prever absolutamente todo, incluso la muerte y el tratamiento de los cadáveres.

Ya en los tiempos del viaje a la luna se había previsto la altísima probabilidad de que los astronautas no volvieran jamás vivos a la Tierra; de hecho, en los días anteriores a la llegada del Apolo 11 a la Luna, el presidente de los Estados Unidos de América, Richard Nixon, tenía preparado un discurso de “homenaje a los astronautas desaparecidos”, que evidentemente no fue necesario pronunciar.

Imagen: blog.thedaily.com (Extracto del discurso escrito por Bill Safire, fechado el 18 de julio de 1969 y que Richar Nixon nunca llegó a pronunciar).

Como se ve, el discurso comenzaba: "Estos bravos hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, conocen que no existe esperanza de ser rescatados. Pero ellos saben que su sacrificio no ha sido en vano para la humanidad,………………”
Se puede observar que en el discurso no se mencionaba a Michael Collins, el piloto del modulo lunar que les esperaba, quizás porque para él sí había esperanza; no así para ellos, que les sobrevendría la muerte de forma irremediable en la más absoluta soledad; esto si no se suicidasen, cuestión que entraba dentro de una probabilidad contemplada.
Y es que, a decir verdad, incluso en nuestro planeta, es una realidad  el problema de qué hacer con los restos de tantos seres humanos fallecidos, fruto de la superpoblación (China se lo está estudiando seriamente), luego ¿porqué no pensar lo mismo en el futuro de los viajes espaciales de larga duración?
Imagen: NASA. Astronautas durmiendo en el transbordador espacial.

En el caso de fallecimientos en la Estación Espacial Internacional, o en los viajes a la Luna, es factible transportar lo cadáveres a la Tierra, pero cuando se habla de “viajes sin retorno” (como dicen algunos, en el caso de Marte), es necesario planificar soluciones.

A este respecto la NASA, en colaboración con la compañía norteamericana Promessa, está estudiando soluciones tales como:  Introducir los cadáveres en  bolsas “Body Back”, dejarlas unas horas fuera de la nave flotando en el espacio a temperaturas de ultracongelación, y emplear un sistema de ondas de choque para micronizar el cuerpo helado reduciéndolo a polvo; un sistema con una efectividad equivalente a la incineración, entre otras soluciones.
Por macabro que parezca el tema, no cabe duda de que, este u otro procedimiento,  habrá de ser planificado y descrito detalladamente, dado que la alternativa de abandono de los cuerpos en el espacio está prohibida por la ONU, y por otra parte, los cuerpos no pueden ser conservados en el reducido espacio de una nave espacial.