CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

lunes, 25 de mayo de 2015

Corrosion en automocion. Camaras climaticas de niebla salina.

En contra de muchos tópicos populares, los motores de automoción no solo se ven afectados por la corrosión externamente, sino también internamente, pese al “carácter protector” comúnmente atribuible a los aceites lubricantes y a los combustibles derivados del petróleo.

A este respecto, podemos decir que los mecanismos desencadenantes de la corrosión de los motores de automoción son los siguientes:
1.- Corrosión externa:
La corrosión externa está influenciada por los agentes corrosivos atmosféricos siguientes:
1.1.- La contaminación urbana compuesta esencialmente por los gases CO2 y SO2 procedentes de los combustibles derivados del petróleo, en presencia de la humedad del aire.
1.2.- La contaminación industrial formada por gases de diversa naturaleza, los cuales unidos al CO2 y SO2 en presencia de humedad son los responsables de las nieblas ácidas.
1.3.- La acción oxidativa de la humedad.
1.4.- La niebla salina existente en los litorales marítimos.

1.5.- La sal que se pone en las carreteras para evitar las heladas.
2.- Corrosión interna:
La corrosión interna está inducida fundamentalmente por la humedad, bajo los tres mecanismos de actuación siguientes:
2.1.- Cuando se desconecta el vehículo, el motor caliente comienza a enfriarse, provocando que la humedad existente en el interior del motor se condense. Esta humedad hace que se incremente la concentración de oxígeno existente dentro del sistema de lubricación, derivando inexorablemente en un incremento notorio del proceso oxidativo.
2.2.- Al combinarse el dióxido de azufre con el agua se produce ácido sulfúrico altamente corrosivo.
2.3.- La humedad hace que se incremente la viscosidad de los aceites, disminuyendo consecuentemente sus propiedades lubricantes.
Para determinar la resistencia a la corrosión de los motores de automoción, se emplean las cámaras de ensayos de corrosión acelerada de laboratorio, tales como las cámaras de niebla salina, las cámaras de humedad saturada, y las cámaras Kesternich, las cuales están capacitadas para reproducir fielmente la contaminación corrosiva de los ambientes industrial y urbano en condiciones climáticas controladas de temperatura y humedad.