CAMARAS DE ENSAYOS CLIMATICOS Y DE ENVEJECIMIENTO AMBIENTAL ACELERADO
PARA REPRODUCCION Y SIMULACION EN LABORATORIO DE CLIMAS NATURALES O ARTIFICIALES
DISEÑO, INVESTIGACION Y DESARROLLO DESDE 1967

domingo, 1 de febrero de 2015

Cambio climatico. El equilibrio de los hielos polares.

Nadie duda ya de que el mundo se está calentando. En consecuencia, no causa sorpresa alguna cuando los investigadores anuncian, como lo han hecho recientemente, que la extensión de hielo del mar del Ártico todavía está por debajo de lo normal, y que por ello continúa con una tendencia en baja que ya lleva varios años, cubriendo así una porción cada vez menor de los mares del polo norte con una corteza congelada. Poco después de ese anuncio, llegó otro, algo más desconcertante. Mientras que el hielo del mar del Ártico se derretía, el hielo del mar de la Antártida alcanzaba su récord de altura. 

Así, en el año 2014, el hielo marino que rodea a la Antártida cubrió una porción mayor de los océanos del sur que lo que lo ha hecho desde que comenzó su registro por medio de satélites, a fines de la década de 1970. 

¿Eso también es un signo de calentamiento global? 
“No cabe duda de que el cambio climático es real”, dice Walt Meier, del Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés), de la NASA. “Los dos polos simplemente están respondiendo de su propia y única manera al mismo fenómeno global”. 
Reproducir video:
https://www.youtube.com/watch?v=hauoepPqns4&feature=youtu.be

Este año, el hielo del mar de la Antártida alcanzó una extensión máxima récord, mientras que el hielo del mar del Ártico llegó a la extensión mínima, dentro de las diez extensiones más pequeñas captadas desde que comenzaron a realizarse los registros con satélites. ¿Por qué estas tendencias van en direcciones opuestas? 
Meier destaca que la Tierra en su conjunto está perdiendo hielo del mar. Según las mediciones que fueron llevadas a cabo mediante satélites de la NASA y del Centro Nacional de Datos sobre el Hielo y la Nieve (National Snow and Ice Data Center, en idioma inglés), el Ártico ha perdido un promedio de 53.870 kilómetros cuadrados (20.800 millas cuadradas) de hielo marítimo al año desde fines de la década de 1970. Mientras tanto, la Antártida ha ganado un promedio de 18.900 kilómetros cuadrados (7.300 millas cuadradas) por año (lo cual no es suficiente para equilibrar las pérdidas registradas en el otro extremo del planeta). 
Pero, ¿por qué el Ártico y la Antártida se comportan de manera diferente? 

“El incremento que hemos visto en el hielo del mar en la Antártida es casi un misterio”, cuenta Meier. “Todavía estamos intentando descubrir cómo un clima global más cálido lleva a estos incrementos en la cubierta de hielo”. 
Las condiciones climáticas podrían ser las culpables. El cambio climático está alterando patrones en todo el planeta, y uno de esos cambios es un aumento del viento alrededor del continente antártico. El aire frío sopla desde el continente cubierto de hielo hacia el mar, congelando así las aguas y empujando el hielo marítimo hacia afuera para cubrir áreas que han marcado un récord. 
“Esa es una teoría”, señala Meier. “Creo que los vientos definitivamente están desempeñando un papel significativo. Pero también podrían influir otros factores”. Por ejemplo, él destaca que los glaciares que se derriten alrededor de los bordes del continente podrían, irónicamente, producir más hielo en el océano que los rodea. “El agua de fusión de la nieve de los glaciares se congela más fácilmente que el agua salada del mar”, explica Meier. 
La caída de nieve también podría ser importante. La nieve que se deposita sobre una capa delgada de hielo marítimo puede agregar peso al hielo y empujarlo hacia abajo del agua. El agua fría del océano se filtra a través del hielo e inunda la nieve, lo cual produce una mezcla medio derretida que se congela y torna más espeso el hielo del mar. 
Algunos científicos consideran que estos procesos podrían deberse simplemente a las variaciones naturales del clima de la región de la Antártida. A pesar de que está claro que el calentamiento global está desempeñando un papel significativo en la pérdida de hielo del mar Ártico, la tendencia en la Antártida es baja y se la podría explicar adjudicándola simplemente a las variaciones naturales que tienen lugar en el clima de la región. “Básicamente”, relata Meier, “esperamos que el calentamiento continuo tenga un impacto negativo, e incluso el hielo del mar en la Antártida comenzará a disminuir”. 
Lo que estamos viendo, sugiere, es la poco convencional manera que tiene la Tierra para responder en algunas regiones a un estímulo global. El sistema del clima de la Tierra es complejo, y el cambio climático continuará teniendo consecuencias fascinantemente impredecibles en los próximos años.
Fuente: NASA